Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Es imprescindible un ambiente de discusión y creatividad

| 18

En estos momentos, a lo largo y ancho del país se están analizando importantes documentos aprobados por el VII Congreso del Partido que se someten ahora a un amplio escrutinio por parte de los militantes y el pueblo en general. No es difícil comprender la extraordinaria importancia que tienen para orientar a la sociedad en los desafíos del presente y de cara al futuro inmediato y mediato del país.

Su importancia se acrecienta al tener lugar en un contexto mundial extraordinariamente complejo y peligroso al que se ha llegado como resultado de las deformaciones del capitalismo tardío y de las pretensiones hegemónicas de las potencias imperialistas, y en una región en la que está en marcha una ofensiva derechista contra todos los procesos populares de la América Nuestra, incluyendo en primer lugar a la revolución cubana, ofensiva digitada por los centros de poder del Estado norteamericano.

Se entonan viejos y nuevos cantos de sirena, se provoca la duda, se fomenta la división, a la vez que se denigra la experiencia socialista vivida por nuestro pueblo durante más de medio siglo, mientras se ofrece el viejo capitalismo como única alternativa. Estamos en medio de la batalla de ideas que vaticinó Fidel.

De ahí que cobre una mayor significación el debate de estos documentos, que debe verse como proceso decisivo en el fortalecimiento de la cohesión nacional. Su elaboración transcurrió por diferentes versiones y recogió valiosas opiniones de personas con gran experiencia y preparación. Son documentos cuidadosamente elaborados, en los que se puede ver la intención de lograr integridad, armonía, sustantividad y economía de palabras en sus enfoques y definiciones; pero como toda obra humana son mejorables, algo que seguramente ocurrirá como resultado de su valoración en esta amplia convocatoria a la militancia y la ciudadanía.

Ciertamente, los plazos establecidos son muy estrechos, sobre todo si se tiene en cuenta que desde fines de julio y todo el mes de agosto, así como el inicio de septiembre, transcurre el merecido descanso de las vacaciones escolares que muchas familias hacen coincidir con el descanso laboral. Ambos documentos tienen una considerable densidad conceptual y programática y se corre el peligro de la formalización del proceso de su discusión y aprobación si no se hace una preparación previa que recoja las ideas esenciales que contiene y si no se hace sobre ellas un eficiente ejercicio analítico crítico. Lo que debe procurarse como finalidad esencial es precisamente su enriquecimiento.

Tampoco debe esperarse la unanimidad, si bien no hay que excluirla si ella se produce. Por más que unos y otros estén de acuerdo con sus contenidos y que haya confianza política e intelectual en quienes los prepararon, hay que verlos ante todo como documentos en consulta, no como documentos normativos.

El texto acerca de la conceptualización del modelo económico y social cubano de desarrollo socialista, no debe entenderse como algo acabado, menos como “la teoría” de la construcción del socialismo en Cuba, sino que esboza las líneas generales del desarrollo integral deseable de la sociedad cubana en el mediano y largo plazos, y en ese tenor contribuirá al propósito de trabajar ese proceso en el plano teórico. Considero importante esta aclaración, ya que es a partir de esas ideas -una vez enriquecidas por el debate- y de su puesta en práctica, que continuará el proceso de teorización acerca de la construcción de una sociedad de orientación socialista en las condiciones cubanas.

El texto acerca del plan nacional de desarrollo económico y social contiene una propuesta de visión de nación y un conjunto de ejes estratégicos cuyos contenidos y objetivos generales y específicos se explicitan en cada caso. Es la oportunidad de proponer ideas que aporten a todo lo pensado en materia de estrategia de desarrollo.

Nuestra cultura política

La revolución nos ha educado en el derecho a opinar sobre las políticas fundamentales del país, hemos tenido experiencias brillantes y únicas en el mundo en esta materia, baste recordar el debate del Llamamiento al IV Congreso del Partido y los importantísimos parlamentos obreros, ambos procesos en medio de las mayores dificultades económicas que ha vivido Cuba y cuyos resultados fueron decisivos para el fortalecimiento del consenso político de la revolución socialista.

No por el poco tiempo que tenemos para desarrollar estos análisis según los plazos que han sido previstos por el partido, sino por su incalculable trascendencia social y política, se impone que en todo el país se cree un ambiente de discusión y se estimule una vasta participación social en la más amplia democracia, algo que solo será posible si se logra que interactúen eficientemente tres factores fundamentales: la movilización social, la intervención directa de los dirigentes políticos del país en el esclarecimiento, tú a tú, de los contenidos y finalidades de las políticas propuestas, y si se logra que los medios de comunicación social del país, los tradicionales y los nuevos, reflejen fielmente la riqueza de las ideas que genere la discusión colectiva y contribuyan así a motivar y a fertilizar el debate en el país.

Hoy es necesario un proceso que reverdezca las fibras revolucionarias de la sociedad cubana, que conmueva el patriotismo y el civismo de la ciudadanía, que estimule a todos, en especial a nuestra juventud a una activa y comprometida participación y para ello los tres factores antes mencionados son decisivos.

Algunos criterios prácticos

El documento referido al plan nacional de desarrollo económico y social hasta el 2030, contentivo de los ejes y sectores estratégicos de la construcción económica y social, así como una propuesta de visión de nación, está en plena consonancia con el relativo a la conceptualización del modelo. Al final del tabloide que se ha publicado con ambos textos hay una relación de términos fundamentales empleados en esos documentos. Considero un buen procedimiento para el debate, conocer primero esos contenidos. Naturalmente, como toda definición, las 33 que se recogen en el tabloide pueden ser todas modificadas, sin embargo, lo fundamental para entender ambas propuestas: la conceptualización y el plan nacional, es conocer cómo han sido entendidos los conceptos fundamentales que se recogen en el glosario.

El mundo nos observa

No exagero si afirmo que los cambios que están teniendo lugar en la sociedad cubana son seguidos por muchos en el planeta. Cuba se ha convertido una vez más en el fiel del equilibrio del mundo.

La batalla que estamos librando pone sobre el tapete nuevamente el dilema de ¿quién vence a quién? De un lado están las pretensiones de reinstalar en Cuba el capitalismo dependiente, del otro la salvación de la Revolución, de nuestra independencia y soberanía nacional. De eso trata este debate.

Se han publicado 18 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Reynaldo Feijoo dijo:

    Debmos discutirlo todo desde posiciones verdaderamente revolucionarias, no temer al debate y la opinión contraria. Debemos tener cuidado. Cuba no es un país normal. Lo que sería normal en cualquier país, en Cuba no lo es. Nuestro contexto es complejo. Pienso que en el tabloide (no lo tengo) debería aparecer el concepto de Revolución de Fidel y debatirlo primero como brújula para el debate para que este no sugiera involución en vez de revolución.

  • Mi País dijo:

    Concuerdo con lo expresado en su artículo.

    Pero se percibe, y no es la impresión de este que escribe, un ciudadano más del país, una relativa apatía por parte de muchos, sustentada en su mayoría en la falta de comunicación e intercambios entre las autoridades gubernamentales y la población en general. Tengo la impresión de que el lenguaje o discursos oficialista es uno y el de la vida diaria es otro, por lo que temo no se encuentren en varios años. Van lentos los cambios, sobre todo la implementación real y tangibilidad de sus resultados.

    Por ejemplo, supimos por información del Congreso que se suprimieron varios lineamientos del VI Congreso, otros fueron modificados, todo lo cual es razonable y lógico si vemos la sociedad y la economía como procesos dinámicos, pero esta es la fecha que la mayoría, la inmenza mayoría de la ciudadanía no conoce cuáles se eliminaron y cuáles se modificaron. La pregunta es: ¿si para su aprobación se trabajó directamente con las masas, donde todos tuvimos oportunidad de opinar y aportar, porqué no se hizo para suprimir lineamientos o modificar otros?

    Reitero que es necesaria más comunicación, más intercambio con las masas, con el pueblo que trabaja todos los días para sostener el país y a todos. No es posible estar experimentando a estas alturas, creas procesos de trabajo como experimentos para al paso del tiempo decir que el experimento no funcionó. La pregunta sería, por qué experimentar a esta altura si todo está creado? No sigamos extendiendo el tiempo, no ayuda en nada. Abramos de una vez la economía a la inversión extranjera, hay muchas empresas serias, con historial económico y comercial reconocido en sus países y en el mundo que están interesadas en invertir en la economía cubana, si eso es así, por qué tanta demora, por qué tantas trabas todavía? Son esos inversionistas los que nos facilitarán dinero, tecnología, mercado para verder, conocimiento y mucho empleo.

  • Charles Romeo dijo:

    De acuerdo:debemos todos participar. Pero ?Como? A que organo de la prensa podemos enviar nuestras opiniones? Donde publicar para compartir nuestras ideas? Que debates han sido organizados para exponerlas?
    A ver si Cubadebate propone una formma de hacerlo. Hasta ahora nunca he recibido respuesta alguna a opiniones que les he enviado, salvo la publicacion de mis comentarios.!Algo es algo!

  • CARLOSCRESPO dijo:

    Que buen articulo. y concuerdo en muchas cosas que plantea el autor, pero, ojo, el modelo social y economico que queremos en nuestro pais, no es el capitalismo, es el que nosotros mismo seamos capaces de hacer.
    Hay muchos fallos en lo que se está queriendo hacer, y esto produce mas daño que resolver los principales problemas que tiene nuestro pueblo.
    En muchas ocasiones he dicho que no se puede seguir implantando proyectos que no halla sido bien estructurado y estudiado hasta el mas minimo detalles, y pongo como ejemplo ¨el mercado del trigal¨que falló en todos los aspectos, idea que no tuvo el impacto que debia tener en la población. Esta es una de las muchas, que se hacen y despues se convierten en fraude.
    Nuestro pais no puede seguir proyectandose en este tipo de tarea, hay que ser preciso y conciso en lo que se quiere hacer, no se pude inventar a estas altura del juego.
    Por otra parte el burocratismo que nos ataca, peor que el bloqueo de EE.UU, y hace mas daño que este, la falta de gestión algunos funcionarios, la malversación, la corrupción, las cantidades de resoluciones y prohibiciones para muchos aspecto que son necesarios, pero para otros, solo entorpecen el funcionamientos de los mismo.
    ES necesario escuchar a la población en estos debates, no solo a los militantes, estos no solos estan comprometido con la revolución, es el pueblo entero. Es preciso que que las ideas, los planteamiento del pueblo se recojan, en los CDR, centro de Trabajo, y se relaicen los analisis correspondientes. y respuesta a los que se planteó.
    Nuestro camandante dijo que esta revolució es de todo, pues entonces todos tenemos que poner un granito de arena en estos proyectos, porque al final quien lo va a ejecutar y hacer que realice es el pueblo, y este tiene las manos para construir lo que queremos, por lo tanto es el que mejor sabe como hacerlo.

  • CarlosM dijo:

    Si alguien me explicara que tiene de malo el capitalismo en Finlsndia o países nórdicos donde la educación y salud son gratis y tienen los niveles de bienestar de la población más altos del mundo?

    • mirita dijo:

      Mejor vas a cualquier país capitalista y lo compruebas tu mismitico .Nosotros queremos lo que tenemos mejorado pero no cambiado.

    • Mari dijo:

      CarlosM: no soy especialista en el tema, pero te aseguro que si fuéramos a SUPONER nada más que el capitalismo regresara a Cuba, nunca sería como el de los países nórdicos. ?De dónde, con qué? Esto es América Latina y los EE UU nos caerían arriba para hacer lo que quisieran. Así que no te hagas ilusiones, yo sé que tú deseas mucho que Cuba fuera capitalista, conozco tus comentarios. Te siento como que ni eres patriota siquiera.

  • admiradora dijo:

    confiemos en que las desiciones que se tomen sean sabias, solo tenemos que mirar lo que esta ocurriendo en nuestros paises vecinos y sacar nuestras conclusiones,yo particularmente no quisiera que mi pais se viera envuelta en protesta, cierre de universidades, paros etc.cosa a las cuales no estamos acostumbrados,por lo menos los nacidos con la revolucion,Estos procesos de cambio violentos, solo crea un conflictos y un empobrecimiento mayor para nuestro pais y una inestabilidad entre los cubanos,ej. Venezuela, argentina etc.nosotros los cubanos queremos vivir en paz y hacer nuestros cambios para mejorar a nuestra forma,con inteligencia y paz mucha paz.

  • jpuentes dijo:

    participacion ciudadana. Aplicar el concepto tal cual

  • qbanisimo dijo:

    yo creo que debemos abrirnos crear un soporte de debate permanente incluyente y libre de censuras… mientras solo se pueda ofrecer o publicar un criterio o tendencia será complejo defender lo logrado o incrementar nuevos logros…

  • Arturo Menéndez dijo:

    De acuerdo total y absolutamente con el Profesor Machado. Así debe comportarse una de las expresiones de nuestra democracia socialista, participativa. No debe haber limitación en la participación de las organizaciones de base sindicales. Los militantes y los directivos, miltantes o no, debemos ser capaces de escuchar, analizar, argumentar, explicar, asimilar las inquietudes y expectativas. Estamos decidiendo nuestro futuro.

  • Néstor del Prado Arza dijo:

    Considero muy oportuno y serio este artículo del colega Dario Machado. Creo que será de gran importancia para el debate con los militantes que ya se está realizando, la conducción por parte del funcionario designado por el partido y los demás invitados que participarán para apoyar la calidad de la actividad. Como ya se han realizado algunas reuniones, pienso que se debe esclarecer bien el texto que se somete a votación en la reunión para que la información resultante tenga el mayor valor de uso. Supongo que será similar a la consulta de los lineamientos, en que se aseguraba que todos los planteamientos serían tramitados, y que se produjo una votación por el documento primario. Seguramente la dirección de nuestro Partido esté monitoreando el proceso con el objetivo de rectificar cualquier desviación o falta de correspondencia entre lo previsto y lo sucedido. Comparto totalmente la opinión sobre la necesidad de darle divulgación sustanciosa al proceso, incluyendo la comparecencia de dirigentes principales en la TV. Se utiliza en el título la palabra creatividad, pero en el texto está faltando escribir algo sobre cómo favorecerla.

  • Benito Pérez Maza dijo:

    Estos artículos de Darío y los de José Luis, ambos son útiles para tenerlos en cuenta en momentos en los que, por acuerdos de los dos últimos Congresos del PCC, se van trazando, la ruta, los procesos de análisis, las decisiones para nuestro socialismo que, tiene que ser con desarrollo ostenible.

  • Ramonlnh dijo:

    Tal parece que algunos piensan que la vida de los cubanos es el doble de todo el mundo, ya es imposible que una parte de la generación que creció con la revolución reverdezca porque se cansaron y se apartaron, nuestra juventud sin taparnos los oídos están con la mente en otros países y ellos no esperaran el cansancio como lo han visto y lo han sentido en sus propias vidas, el ejemplo de sus progenitores lo interpretan sin patriotismo y sin compromiso con nada, ellos no quieren reverdecer sus fibras dentro de 30 años o más.
    Sencillamente nos cogió tardísimo para reverdecer, el 1 de Mayo no es ninguna muestra fiel de los pensamientos del pueblo y todos sabemos por qué muchos desfilan, el tabloide de 33 pag es un cuento de Hadas muy profesional pero (57 + 30)= 87, seria lindísimo que todos nos imbuyéramos en el paro preguntémosle a los más jóvenes, a las amas de casa, a las personas en la calle sus opiniones al respecto y la respuesta será lacerante, realmente es penoso y hasta triste pero a la mayoría popularmente no les interesa porque ya no pueden unos reverdecer, otros están defraudados y los que vienen no creen en esas teorías porque sencillamente en la práctica su salario no les sirve para vivir.
    Existe pánico y terror a abrir las puertas con el capitalismo porque le tememos a sus inmenso poder, se teme a que nuestras ideas desaparezcan y seguimos pataleando y haciendo más planes y más propuestas y más consultas y más tabloides, ¿Hasta cuándo?, la sociedad cubana, el civismo ciudadano y gran parte de la juventud tienen el 80% de sus NECESIDADES INSATIFECHAS y se sigue con el pánico inaplicable de que REVOLUCION ES CAMBIAR TODO LO QUE DEBE SER CAMBIADO.
    Oiga Machado como me gustaría que usted pudiera recorrer el mundo y hablara unos cuantos idiomas para que dejara de afirmar que Cuba se ha convertido una vez más en el fiel del equilibrio del mundo, cuando voy en un tren de la Habana a Santiago lo único que se ve es marabú y vacas flacas, y para Pinar del Rio por el circuito Norte el sueño sin trigo de El Mariel, el equilibrio del mundo lo tienen las potencias más productivas del mundo, Cuba no es ni un alpiste en ese equilibrio, siento pena en decirle esto pero eso fue cuando la crisis de los cohetes y los dos presidentes de la Unión Soviética y Estados Unidos ni contaron con Cuba para romper el hilo del equilibrio cuando acordaron retirar los cohetes.
    REVOLUCION NO PANICO Y TERROR A ABRIR LAS PUERTA, yo apuesto a que se salva la revolución pero no con más teoría y más tabloides y más modelos, se salva peleando en la batalla practica día a día.
    Saludos

    • Mari dijo:

      A Darío Machado: espero con interés una respuesta o algo así a semejante comentario de parte tuya. Parte el alma leer cosas así. Te tuteo porque te conozco desde hace muchos años. Me alegra saber de ti aunque sea por esta vía.

  • JuViFlo dijo:

    Eso es Democracia… Fomentar la discusión de ideas, contrastándolas con la Realidad, para la obtención de mejores conclusiones. Es la forma de revolucionar… Felicitaciones… Por favor, nunca dejen crecer… VIVA DE REVOLUCIÓN CUBANA

  • jpuentes dijo:

    Que en lo que a mí respecta, sino se promulga en cómo deberian ser estas discusiones, reuniones y debates, sobre todo en las organizaciones laborales, sino se instruye a los encargados de gestionarlas y organizarlas, sino se informa a la opinion publica las obligaciones que tienen los encargados de darle vida a estos debates, podriamos correr el riesgo hacer algo poco util, frio, calculador y poco participativo o lo que es peor asumir el tema como una “tarea” y no como una necesidad. Espero que los medios se pronuncie al respecto mas. Dr. Machado usted la primera piedra, ojalá se entienda el mensaje…

  • Barbaro Teodoro dijo:

    Totalmente de acuerdo con lo planteado por el forista que se denomina, Mi País
    Debe ser mas estrecha la relación entre los dirigentes municipales y la población

Se han publicado 18 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Darío Machado Rodríguez

Darío Machado Rodríguez

Licenciado en Ciencias Políticas y Doctor en Ciencias Filosóficas. Preside la Cátedra de Periodismo de Investigación y es vicepresidente de la cátedra de Comunicación y Sociedad del Instituto Internacional de Periodismo José Martí.

Vea también