Imprimir
Inicio » Opinión, Cultura  »

¿De qué están hablando?

En este artículo: Cuba, Cultura, Música, Rock, The Rolling Stones
| 65
Los Rolling Stones dieron un mítico recital en Cuba. Foto: AP / Enric Marti

Los Rolling Stones dieron un mítico recital en Cuba. Foto: AP / Enric Martilling

A propósito de la exitosa presentación de los Rolling Stones en Cuba, la mayor parte de las agencias extranjeras de noticias han abundado en no solo la significación que tuvo semejante actuación para nuestro pueblo, sino también en lo emocionado que se quedó el legendario grupo británico por la cálida acogida ofrecida desde esa enorme multitud conformada tanto por extranjeros que vinieron nada más que para el concierto, pero sobre todo por muchísimos cubanos y cubanas que nos dimos cita en los terrenos de la Ciudad Deportiva.

Prevalece el consenso que fue tal el impacto del mencionado evento, que no se registró ni un altercado entre las tantas personas allí reunidas. Incluso, se afirma que, en el momento de la retirada del público, predominó una atmósfera de euforia, de franco regocijo por haber sido espectadores de este suceso de alto rigor artístico que acababa de concluir. Sin embargo, siempre existen aquellos que prefieren buscar las manchas en el Sol y centraron sus opiniones acerca de la actuación de los Stones a partir de la prohibición en Cuba de la música de Los Beatles y sus coterráneos durante los años sesenta. Para esos periodistas y reporteros que escriben sobre dicha problemática, pero que sin el menor rubor manipulan irresponsablemente los hechos ocurridos hace más de 50 años, esta aproximación al polémico tema desde la mirada de alguien que fue testigo presencial de tales acontecimientos del pasado.

Para hablar de cómo fue recibido en nuestro país el fenómeno beatle, resulta imprescindible auscultar el conmovido corazón de la sociedad cubana de aquellos lejanos años sesenta. Pero antes de entrar al asunto en cuestión, valga la observación que cuando hablemos de Los Beatles en sus comienzos, estamos haciendo alusión a un grupo cuya música todavía no había sido merecedora de ese prestigio universal que personalidades como el maestro Leo Brouwer ha llegado a alabar como la obra de clásicos del siglo XX, sino a cuatro jóvenes irreverentes portadores de un modo de vida en el que le proponen a su generación la libertad no solo de asumir qué tipo de música hacer suya sino también la del apropiarse del derecho de cómo peinarse, de cómo vestirse y hasta de cómo amar, audaz resolución inédita hasta entonces en el contexto de la cultura occidental.

Tanto para ellos como para los Rolling Stones, tuvo que transcurrir el tiempo para lograr ser aceptados a nivel de la sociedad en su conjunto como les sucedió en Inglaterra, en Canadá o en los Estados Unidos entre tantos otros países (1).

Por otra parte, para evitar caer en vacíos conceptuales motivados por falta de información, si queremos comprender a cabalidad la problemática que nos ocupa, tenemos que ver esta situación como una consecuencia de la ruptura de las relaciones entre Cuba y los Estados Unidos a comienzos de los años 60, como una consecuencia más del bloqueo impuesto por el gobierno norteamericano a nuestro país. Tan es así, que los discos de Los Beatles nunca circularon por las tiendas para poder ser adquiridos normalmente por el público, así como tampoco podían llegar a nuestras emisoras radiales, porque dicho vínculo comercial estaba interrumpido. De no haber pasado esto, otra hubiera sido la historia. Por lo tanto, la música de sus inicios, era desconocida para la gran mayoría del pueblo que no tenía la posibilidad real de cómo enterarse. No obstante, cuando en 1964 Los Beatles triunfan en los Estados Unidos, mis trece años de edad fueron los suficientemente ágiles para buscar cómo escucharlos por las ondas de emisoras radiales norteamericanas captadas en Cuba o hasta poder disfrutar de sus discos a la semana de salir estos publicados, pues estábamos al tanto de alguien que por razones de trabajo viajara al exterior y era posible que trajera consigo un disco del grupo (2). Obviamente, no todos tuvimos las mismas experiencias y hay quienes conservan cicatrices producidas por cualquier tipo de incomprensión debido a su decidida filiación por la música del cuarteto de Liverpool.

Se afirma que cuando se lee un libro a los 15 años de edad, la valoración de dicha lectura es diferente a la de cuando se lee el mismo libro, pero a los 30, del mismo modo que a los 60 años, es otro el punto de vista. Por lo tanto, intentaré despojarme de todo remanente espiritual que pudiera quedar de mi adolescencia, para quien no había nada más importante en el mundo que Los Beatles, y entonces proyectarme con la madurez y el sentido de compromiso que traen consigo el transcurrir de los años. Por muy ofendido que alguien se sienta por no haber disfrutado a plenitud de la música de su preferencia en tiempos de juventud (3), de esos mismos años quedan también otras cicatrices, pero mucho más profundas y dolorosas como es la pérdida de algún familiar, víctima de un atentado ejecutado por manos criminales de mercenarios pagados por el gobierno norteamericano. Basta leer los artículos recientemente publicados por la prensa nacional en torno al clima de violencia que vivía nuestra sociedad, por ejemplo, nada más que en el mes de marzo de 1961, para convivir en el mismo nivel de inestabilidad del acontecer cotidiano de los cubanos de entonces, donde lo mismo se asesinaban milicianos que estaban de guardia en un centro de trabajo, que explotaban bombas en automóviles o se incendiaba una tienda (4). En cuanto a mi experiencia personal, desde el patio de nuestra residencia situada en el municipio Playa, una zona bien distante del puerto habanero, no solo pude sentir claramente el sonido de la explosión que destruyó La Coubre, barco francés que traía armas y municiones para la defensa de nuestra nación, sino que además pude ver el enorme hongo blanco provocado por la explosión.

También recuerdo la madrugada del 15 de abril del mismo año, el despertar de imprevisto por un sonido similar al de la lluvia que cae sobre una superficie metálica, cuando en realidad era el retumbar de nuestras baterías antiaéreas, disparándoles a los aviones B-26 que, procedentes de los Estados Unidos, intentaron neutralizar nuestra aviación militar como preludio a la invasión mercenaria de Playa Girón. Por supuesto, el aliento innovador desplegado por Los Beatles en el contexto de la música contemporánea tendrá lugar años después de estos hechos trascendentales en nuestra historia, pero la tensión contra el enemigo angloparlante que ha intentado destruir a la Revolución por todos los medios, continuaba todavía elevada; por lo que ellos y su música, de alguna manera se vieron envueltos, sin comerla ni beberla, en tan dramático escenario. Aunque curiosamente este grupo inglés surge en 1962, el mismo año en que tiene lugar la llamada Crisis de Octubre, para el imaginario popular nuestro, cayeron en el mismo saco donde se identificaban los códigos relacionados con las esencias del enemigo (5). Las piezas extranjeras que se trasmitían por la radio cubana en aquellos días, procedían de diversos orígenes, pero se evitaba escoger las cantadas en inglés (6).

Para quien todavía pudiera tener dudas acerca de la espontaneidad y legitimidad de semejante actitud, le pido que se imagine por un instante la respuesta que darían los franceses de hoy en día, si los terroristas del Estado Islámico cometieran en la propia urbe parisina, el aluvión de hechos criminales a los que ha tenido que enfrentarse nuestro pueblo durante años. La nación cubana se encontraba bajo el fuego de una guerra no declarada por el gobierno norteamericano contra nosotros y cada cual asumió cómo defenderse no solo en el terreno de las armas, sino además desde las posiciones teóricas y las circunstancias más diversas con todos los aciertos y errores que pueda traer consigo cada caso. Sin embargo, a quienes todavía insisten en prolongar esta censura (7) a Los Beatles en Cuba, les aseguro que hacia finales de los sesenta, populares programas de la radio cubana como Nocturno de Radio Progreso, trasmitía canciones tales como Hello Goodbye, While my guitar gently weeps y Hey Jude. Al mismo tiempo Radio Rebelde convirtió en leyenda aquel programa matutino llamado De, donde cada viernes se le dedicaba 30 minutos a la música del famoso cuarteto. Paulatinamente, el panorama de la difusión de la música extranjera en nuestro país se iba transformando en un ambiente no exento de contradicciones, pero con una mirada bien diferente a los ya lejanos años en cuestión.

Como colofón de este emotivo recuento, recordemos que el 8 de diciembre del 2000, a los 20 años del asesinato de John Lennon, el escultor Villa Soberón recrea una estatua del ex beatle que, ubicada en el parque capitalino que lleva su nombre, debía de ser develada por el Comandante en Jefe Fidel Castro junto a Silvio Rodríguez. Cuando en la tarde del mencionado día, vimos llegar velozmente los carros del Comandante, nos colmó la certeza que se trataba de algo que iba mucho más allá del acto de inaugurar un monumento escultórico que honrara la memoria del renombrado músico en la Cuba socialista. El hecho de él haber aceptado su presencia, implicaba además un respetuoso gesto de reconocimiento de su parte a todos aquellos que disfrutamos de la música de Los Beatles en el convulso escenario de la sociedad cubana de aquellos años.

Notas de interés:

(1) “Estos intérpretes son una amenaza para la ley y el orden, y el resultado de su laringitis, su pellejo craneal y su sexo es desviar la atención de la policía de los robos de banco, de los asesinatos y de otras formas de alboroto para sofocar la violencia de la chusma que ellos generan”. Daily Mirror. Agosto 1964. Rolling with the Stones. Bill Wayman 2002. Orling Kindersley Limited London. P.147

“A menos que alguien enseñe los acordes de la guitarra a los chimpancés, el colmo de lo visual se ha logrado con los Stones.” Michael Drew. Milwaukee Journal. Rolling with the Stones. Bill Wayman 2002. Orling Kindersley Limited London. P.157

“Tan pronto como el rock and roll alcanza su ritmo, los fans se vuelven locos. Estos es realmente lo que se esperaría que un adulto viese en un espectáculo erótico. No es solo vulgar sino también asqueroso. Es una danza tribal. Su propósito es excitar sexualmente a los jóvenes. Los Stones no serán bienvenidos a la ciudad en el futuro”. F.C. Errington. Inspector de la policía local. Vancouver Sun. 20 de julio de 1966. Rolling with the Stones. Bill Wayman 2002. Orling Kindersley Limited London. P.236

Al mismo tiempo, también en nuestro país la propuesta de Los Beatles representaba una forma de asumir la vida bien distinta a los patrones habituales de conducta para los cubanos adultos en aquellos tiempos. Por ejemplo, estos estaban convencidos que para tener una apariencia correcta había que permanecer pelado corto y peinarse para atrás además de usar pantalones anchos con pliegues y bajos. Por lo tanto, obviamente rechazaban la intrusiva moda de los músicos extranjeros y sobre todo si sus hijos la hicieran suya, como fue en nuestro caso al dejarnos el pelo largo, peinado hacia abajo y usar pantalones estrechos, sin pliegues ni bajos. Nada, toda una tragicomedia que daría material para una ocurrente obra de teatro.

(2) Emisoras locales de los Estados Unidos como la W.Q.A.M de la Florida, se escuchaba claramente en nuestro país, vía por la cual estábamos al tanto no solamente de la evolución profesional de Los Beatles, sino de todo ese universo de intérpretes que cambiaron el rostro de la música popular anglosajona. En cuanto a los discos de Los Beatles, no sé cómo, pero éramos unos cuantos amigos que del mismo modo que las hormigas se enteran que hay azúcar por algún lugar, averiguábamos quien tenía el último disco del grupo y entonces íbamos todos a escucharlo, sin preocuparnos lo lejos que pudiera ser y si conocíamos o no la gente de la casa. Lo verdaderamente importante, era llegar hasta el disco.

(3) Independientemente de la experiencia de cada cual, el término censura, tiene diferentes niveles de concreción. Si durante la tiranía de Pinochet en Chile o en los años terribles de la Junta Militar en Argentina, los militares te agarraban con cassettes de la música de Silvio Rodríguez o de Pablo Milanés, te podía costar la vida. Esa es para mí la definición más concreta de censura, hecho impensable en nuestro país.

(4) “Como consecuencia de un nuevo acto de terrorismo, el 8 de marzo se dio sepultura al miliciano Carlos Rodríguez Borbolla, asesinado cuando custodiaba el almacén de papel de bobina sito en Franco, entre Lindero y Santa Marta. Dos días después, el 10 de marzo, también fue sepultado el miliciano Raúl Silvio Vega, quien murió a consecuencias de las heridas que había recibido, varios días antes, por criminales al servicio de la contrarrevolución.

(…) El 21 de marzo, con la explosión de una potente bomba en un auto que estaba estacionado en la calle 15 entre 2 y 4, en el Vedado, murieron dos personas, ignorándose si las víctimas estaban dentro o fuera del vehículo, ya que sus cuerpos fueron lanzados a ambos extremos de la acera”. Marzo de 1961: un mes colmado de agresiones y provocaciones. Eugenio Pérez Suárez y Acela Caner Román. Granma. 31 de marzo del 2016. P. 3

(5) Quizás sea difícil al cabo de tanto tiempo hacer una abstracción ante tales hechos, por lo que puede parecer un acto de oscurantismo el renegar la presencia de un famoso conjunto que ni siquiera fue norteamericano sino británico. Nada más lejano a la realidad. Es que mientras jóvenes como yo, perdíamos el sueño ante el anuncio de la salida al mercado de un nuevo disco del grupo, nuestros hermanos mayores, padres y abuelos, también perdían el sueño, pero por garantizar la supervivencia de la nación cubana. En momentos como esos, cuando un país está en pie de guerra, el odio al yanqui agresor es una cruda realidad con todas las consecuencias que se derivan de tan alta tensión.

(6) Fue la época en que proliferaron en la radio cubana las versiones en español a temas de Los Beatles y de Los Rolling Stones a cargo de intérpretes mejicanos y españoles como Roberto Jordan y Los Mustangentre otros.

(7) Conocí a numerosos directores de programas de radio que no ponían canciones de Los Beatles porque sencillamente ni sabían quiénes eran o incluso porque no les interesaba en absoluto promover ese tipo de música.

Se han publicado 65 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • atenta dijo:

    Bravo Guille!, pero artículos como este deben también publicarse en otros medios. Es triste cuando se quiere borrar la historia de un pais como Cuba. Felicitaciones

    • elmano dijo:

      Bueno yo nace en el 64, estudie en el cerro en la escuela Braulio Coroneux, en los años 75 iba a fiesta de la mano de personas mas grandes, era fanaticamente un rockero, Deep Purple, Grand Funk railroad, Led Zeppelin, Rare Earth, BTO y otros, me gustaban los Rolling, me bañe y polemice en el Cubaneleco, comparti con Mayito Frankestein, el Grand Funk y hasta conversaciones con el Platano, lo mejor a escuchar en aquella epoca mia era el Programa Now, para este tipo de musica,asisti a los conciertos de los Secciones Ocultas Alamas Vertiginosas, la guerrilla del Landi asi que los que vivieron de verdad esto saben de lo que hablo y le dire que a varios amigos le reparon el pelo, las escuelas nos veian como apestados y fui analizado en el Pre ya a los 80 como un diversionista ideologico, se se recuerdan palabrita en moda por toda una generacion.
      Pero realmente nunca fui a la carcel por escuchae esa musica pero si recibi las marginaciontanto social como por las autoridades de la escuela. A esta altura anecdotas para contar.

    • BeatleManiaco dijo:

      Perdona Guille. Discrepo.
      Tengo 53 años y sufrí discriminación y castigos por escuchar música en inglés entre ella la de los Beatles y menos de los rolling Stones que nunca me gustó mucho salvo algunas canciones.
      Lo he escuchado en varios programas y siempre me ha parecido una persona con criterio propio.
      Perdon pero erró el tiro o se ha dejado utilizar para salirle al paso a los comentarios bien justificados de todos los que sufrimos en carne propia por amar esa música
      Nadie se ha declarado culpable. Nadio ha pedido disculpas. Como si ir a ver a Lennon fuera suficiente. Para mi no lo es.
      Fue un error histórico y hay que ofrecer disculpas. No pido mas
      Y por favor no siga en esa linea política que parece le han endosado por asistir a la mesa redonda y mantener el Submaino Amarillo.
      Siga analizando la música que asi lo conocí y lo admiro por eso.
      Perdone si lo he ofendido. No ha sido mi intención.

      • voxpopuli.cubava.cu (ppCARLITOS) dijo:

        Solo repetir lo que usted ha mencionado:
        “Fue un error histórico y hay que ofrecer disculpas.(…)”

      • Papito Segundo dijo:

        Justo en el clavo. Para seguir la rima de las frases de moda: ” quien olvida de su pasado esta condenado a repetirlo”

      • cas dijo:

        Beatlemaniaco, vivi esa epoca y nunca resulte detenido ni ” castigado ” ideologicamente por nadie, creo debes leer el articulo otra vez y con detenimiento, cantabamos las canciones de ambos grupos, unos preferian a uno u otro, entonces deberiamos pedir disculpas a la gusanera reclacitrante de Miami que rompen discos, cuadros, libros, hacen manifestaciones anticubanas, insultan, ofensden etc en plena calle de la pequeña habana a intelectuales cubanos y no cubanos que han tratado de llevar nuestra cultura a ese pais, o que han actuado en Cuba como por ejemplo Juanes, oscar de leon, por favor te repito dees leer con mas detenimiento , no comparto su criterio por que mis vicencias son diferentes a las suyas, saludos cas.

      • Un beatle dijo:

        Bueno, yo también nací en el 64, quizás por ser de provincia en mi escuela nunca pasó lo que en la tuya, se exigía el uso del uniforme y como uniforme al fin incluía pelado y etc, en la calle era otra cosa, en el grupo (esa aglomeración de adolescentes tan importante a esa edad) éramos beatlemaníacos a la máxima expresión, la ropa que úsabamos era ya tú sabes, el desamparo textil en esa época era tremendo, pero recuerdo incluso que en las clases de educación musical que recibíamos en la secundaria se hablaba de los de Liverpool y de su influencia en la música de la época, en fin, lo que si conozco es de gente que usando su afición con el rock ponían malo con sus conductas todos los lugares a los que asistían (habrá sido eso lo que pasó con usted) al extremo que muchos nos dedicamos a escuchar el rock en la casa de algún socio que tuviera tocadiscos o alguna grabadora de casettes con los inventos que sabemos de bafles trompeta y todo lo demás, de todas formas el artículo de Guille me parece muy mesurado y claro, saludos….

      • AbelBC dijo:

        Sr BeatleManiaco. Yo había nacido un poco antes que ud. en el año 56 y recuerdo perfectamente que en esa época, la mayoría de irreverentes que querían hacer lo que le daba la gana en escuelas, calles y en cuanta fiesta se presentara, se decían seguidores de la música que se oía a traves de las emisoras del sur de la florida, claro que también estábamos los que escuchábamos esa música pero para nada queríamos formar broncas en los 15 ni le faltábamos el respeto a los profesores etc etc etc, entonces nadie nos analizaba en ninguna parte, y le puedo asegurar que yo no era monja, le aseguro que escepto de las cosas que conllevaran a ser un antisocial ud no hizo más que yo en su juventud, ni la disfrutó más que yo. Es decir los marginales eran marginales con los Beatles y sin los Beatles, lo demás es sólo una forma de justificar 40 o 50 años después por qué fueron unjuiciados. Quien no vivió esa época se puede creer el cuento que era por oir música, los que la vivimos, sabemos que no fue así. Para el Guille como siempre excelente artículo, ojalá todos los días escribieras sobre estas cosas

      • rccc dijo:

        Por el traqueteo con el vocablo “diversionismo” fui directo hacia el viejo amigo “el diccionario” (también a la versión digitalizada del Gran Diccionario de la Lengua Española Larousse) pero no lo encontré. Sí unas parientes, como “diversión”, que además de lo que se sabe, cuenta con la acepción nº 3: “Movimiento estratégico, maniobra para desviar la atención del enemigo”; y tiene carácter militar. Es la conceptualización que más se acerca al asunto comentado, que hasta uno por allá reclama compensación moral, exigiendo se le pida perdón por los agravios causados por oír la música de los inicios de los Beatles considerado por el “régimen comunista” como “diversionismo ideológico”.
        En las fechas que señalan varios comentarios, ocurrieron numerosos acontecimientos en nuestro país, todos trascendentales, que no solo aseguraban el presente, sino solidificaban las bases para el futuro de la patria cuyo factor común era la superación del creciente hostigamiento yanqui. Entre esas contundentes respuestas cubana estuvo: “cambiar por compotas y medicinas a los capturados mercenarios de una potencia extranjera”, que invadieron por Girón al territorio de lo que debía ser su patria, y mataron compatriotas suyos. Por su crimen podrían haber sido fusilados por traición a la patria y servir a un gobierno extranjero, pero el “régimen comunista” no lo hizo así, fueron, sencillamente, liberados por el canje.
        No, no, no; nada de eso. A los que vivimos esa etapa de adolescentes siendo becados-soldados, que oímos a los Beatles y todos los otros, incluyendo el combo de nuestra tecnológico-unidad militar, no puede venir alguien ahora con el cuento de que por oír a los Beatles lo reprimieron. No, no, na de eso. Se puede asegurar que todos a los que en aquellos difíciles años se consideró diversionista ideológico y fueron frenados de alguna forma, no fue por oír música extranjera, ni por tener melena igual que los barbudos del ejército rebelde, sino por su comportamiento existencialista, enajenado, extravagante ante la difícil situación que se vivía en el país. “El extremismo” de los extremistas que siempre acompañaron los procesos de cambios radicales en cualquier parte del mundo, no llegó en Cuba revolucionaria a esos niveles nunca porque la doctrina de respeto estuvo clara siempre desde la etapa de los casquitos capturados en la Sierra Maestra.
        El concepto de “diversionismo ideológico” no surgió de la nada, ni siquiera de los extremistas de entonces. Fue una actividad real, y la contrarrevolución utilizó todo cuanto podía agenciarse para sus propósitos, incluyendo las artes, de los Beatles y de quien fuera. Cabría preguntarse: ¿Qué lectura se puede hacer de un tipo pelú, o con ropa sucia, o conducta alienada en el fragor de los combates ocurridos en medio de una etapa de radicalización política cuando todo el pueblo se vestía de miliciano para defender la patria de los ataques sistemáticos de los yanquis? Ah y que quizás, además, se las pasara oyendo música extranjera. Esos se mostraban como enemigos de la revolución y conllevaban algún tipo de neutralización. Los Johnson estuvieron controlados, por su vocación anexionista, pancistas y acomodados, no por oír a los Beatles. Los conocidos batistianos comprobados que estuvieron trancados en cines de las ciudades cuando la invasión de Girón, no estuvieron allí porque oían música extranjera. Yo tuve un tío que fue botellero del batistato que sin embargo no fue convocado en esa, ni en ninguna otra ocasión. Los que fueron reprimidos por el propio pueblo en las calles por salir en protesta con calderos desde los templos católicos, no fue por su creencia religiosa, ni por oír música extranjera o bailar rock and roll, fue por conspirar contra la revolución e involucrar sus sitios sagrados en esas campañas. Andando estaba la operación yanqui Pedro Pan bajo auspicio de sacerdotes católicos. La inquisición no fue inventada, ni practicada por la revolución socialista cubana. A Hatuey lo quemaron vivo por no aceptar la evangelización forzosa. Al adolescente Martí le impusieron picar piedras en San Lázaro por gritar Viva Cuba Libre.
        La revolución cubana desde el inicio sembró en el corazón y en el cerebro del pueblo dos sentencias humanísticamente muy claras: “La revolución no te dice CREE, la revolución te dice LEE” y “Ser cultos es el ÚNICO modo de ser libres”.
        Con 15 y 16 años, yo oía a los Beatles junto a otros compañeros, todos vestidos de verde olivo y listos para enredarnos en una contienda a tiros de cañón 85 mm contra quien osara atacarnos de nuevo. ¡Ah! y habían extremistas entre nosotros. ¿Dónde si no? Bueno, y qué.

    • victor dijo:

      Por favor Guille!!! Yo nací en 1952. Claro que sí existió prohibición no sólo de la mpúsica de los Beatles, sino de toda la mpusica en inglés. Al menos en dos momentos a principios de los años 70 se eliminó de la programación de la radio toda mpusica en inglés. Podía ser capitalista o emitirse en servio-croata, pero no en inglés. Antes de que vinieran los Beatles, ya se habpian vendido en Cuba cientos de discos de Paul Anka y los famos 15, con Diana en la primera pista te podía buscar un problema en una secundaria o en el militarizado pre de Marianao, donde tú y yo entramos en 1967. Recuerda que en una evaluación alguien podía ponerte que escuchabas música con desviación ideológica y ese san neito te perseguía por mucho tiempo. Así fueron las cosas, tristes, pero así. Tiempo después eso fue cambiando y se escucharon muchas cosas, pero decir que no se prohibió en aquellos tiempos es querer tapar el sol con un dedo. Creo que todavía queda por escribir, desde el punto de vista de los de adentro y los que segumos aquí qué pasó y cómo pasó, pero por favor, no tratar de variar la historia que a nuestra generación eso le dolió y la marcó.

      • Bernardo dijo:

        En la década de los 70, desde los primeros años, había un programa radial llamado Now que era sólo de música estadounidense de la época. En la radio ponían con frecuencia lo que llamaban “Tres en uno” de los grupos Rare Earth, Grand Funk y otros. todos rockeros. A los Beatles se les escuchaba y desde mediados de la década sus discos, producidos en la URSS, los vendán en las tiendas. Alfredito Rodríguez no se oía en los Estados Unidos y por eso no estaba prohibido. El rock le gustaba a pocos, yo entre ellos, y sufriamos la incomprensión de padres, maestros y otros que no entendían la inclinación por ese tipo de música. En los hotels Nacional, Capri, Riviera y Habana Libre tocaban en los 70 grupos de rock que imitaban el inglés en sus letras porque no dominaban el idioma. En las becas en el campo se ponía esa música en lo bailables, compitiendo con la música cubana que era la preferenica de muchos. En los años 20 se le prohibía a ls mujeres enseñar el tobillo, a los hombres andar en las calles sin sobrero y a los varones adolecentes usar pantalón largo, pero eso no era injustiica y razón por la cual estar pidiendo disculpas.

    • Tenesmo dijo:

      Yo naci en el 51. Y soy fan a los Beatles (pero no maniaco) y al rock. Estoy de acuerdo con todo lo que dice el Guille. pero hay una cosa: en medicina, cuando se dice que tal patologia tiene una mortalidad de 1 en 100,000 se dice que es baja (muy baja). Pero para el que se muerde y su familia es del 100 por ciento!!! Es bueno por eso que dejen a todos expresar como vivieron y sintieron aquella epoca!!! Para el que pelaron a la fuerza o le rompieron un disco de los Beatles (a veces la propia familia!!!) esa etapa fue de una prohibicion injusta. para otros no fue asi y lo sienten de otra forma. Eso es lo que se llama diversidad de criterios, TAN NECESARIA PARA HACER AVANZAR O PARA ENTENDER EL PASADO!!! Ah!! hay quienes piden perdon … No se resuelve mucho con eso, lo que se hizo en el pasado se hizo. ESO SI NO DEBEMOS, NO PODEMOS OLVIDAR. pero el objetivo es hacer una sociedad justa y diversa!!!!

      • Tenesmo dijo:

        Huy!!! no se puede escribir muy rapido!! Es “para el que se MUERE”!!!! no para el que se “muerde”!!! Disculpen!!

  • Cayaguaca dijo:

    Muy interesante artículo quisiera saber si se sabe algo de cuando transmitirán el concierto

  • eluko dijo:

    Guille usted es una persona muy informada sobre estos temas.
    En el orden personal ya escribí un comentario en este sitio antes. solo puedo afirmar que conocí los Beatles y los Rollings por radio alrededor de 1967 con las primeras canciones de ellos, también un primo que tenia un disco enviado por un familiar en Europa. en aquella epoca no tenia ni tocadiscos y menos grabadora, las caseteras no existían pues aparecieron a comienzos de los 70, así que tener música era escuchar nocturno.
    siempre digo a algunos conocidos que nosotros pasamos del furor del Mozambique de Pello con su Rubia teñida despampanante, los zafiros, Beatriz Marquez, el cuarteto de Meme Solis nuestra querida Rosita Fornés y otros, a escuchar casi exclusivamente música extranjera pop y rock. En cuanto a la difusión en aquellos 60, debemos recordar los que ya peinamos canas que prácticamente solo se escuchaba música pop y rock en la radio y casi nada de música cubana al menos hasta que apareció Van Van que si prendió de inmediato en nuestros corazones. también se puede hablar de cierto cansancio de la música cubana que se hacia, toda varada en los 50. Los mismos cha cha chas, o guarachas o sones. mas tarde gente como Adalberto cuya música se escucho nacionalmente en los 70 primero tocada por Rumbavana que eran conocidos mientras que avance Juvenil era un conjunto local.
    esa llamada década prodigiosa entrego mucha música a los cubanos tanto de cantantes españoles como ingleses o unos bee gees que conocimos por Roberto Jordan primero.
    He leído estupideces de gente que entrevisto algún medio extranjero y no cualquiera sino la propia BBC en su sitio, donde se plantea la misma tesis de la prohibición pero no se si es es por intención del reportero o ganas de congraciarse, que parece como si eso estuviera hasta nuestros días.
    Yo no la recuerdo, si existió rechazo a todo lo que era pelo largo, moda de pantalones tubo, etc. eso sucedió en Cuba , en USA y donde quiera. Especialmente aquellos que querían imitar la corriente Hippie que nunca tuvo muchos seguidores aquí. Cosas de encuentros generacionales como las sayas cortas en los 20, imaginen salir del periodo victoriano donde no se veía ni un tobillo a unas sayas a la rodilla y blusas sin mangas en un par de años.
    Incluso lei la opinion de un hombre que decía tener 54 años que habla de la susodicha prohibición. M pregunto que edad tenia en 1964 o 1970 o si nació adulto? porque no creo que pueda hablar mas que de oídas. sin embargo se trata de extender fenómenos de corta duración a todo el periodo revolucionario. Eso ya es mala intención y no realidad objetiva. Coincido con usted que los Beatles no eran apenas conocidos hasta que viajaron a USA entonces comenzó su difusión internacional, pero de eso eran otra banda rock mas ah por cierto en USA quebraron discos de ellos en masa en esa época sobre todo jóvenes conservadores y evangélicos porque decían que los Beatles eran antipatrióticos y promocionaban valor anticristianos. así que si queremos ser objetivos hay que pensar de acuerdo a la época y no tratar de tergiversar la verdad.
    para finalizar agradecer a Radio Progreso y su programa nocturno, que tanto nos divirtió con esa música de la llamada década que muchos gustamos.

    • Alberto Medina dijo:

      Mi hermano que era un adolescente en aquellos años vivió algunos de esos episodios, como el caso de ver romper un disco de los Beatles por un profesor, que por cierto ahora estará recordandolo desde los Estados Unidos. No es el unico joven de la epoca que así lo expresa, así que sería tonto tapar el sol con un dedo. De todas formas es muy buena la forma de valorar los hechos en que se describe el asunto en el articulo de Guille Vilar, el es un conocedor y lo expresa muy bien, es innegable el papel que jugó la historia del conflicto con los Estados Unidos y el momento historico que se vivía, en muchos de los errores que se cometieron. En entrevista hecha a un importante dirigente de los medios de aquel momento, este plantea que nunca recibió la orden expresa de prohibir algun tipo de musica, pero reconoce que lo cierto es que hubo intolerancia con esa musica e incluso con esas modas, y que en los medios y la sociedad se reflejó de forma notoria. Debo decir que no solo fue en Cuba, pues en los mismos paises europeos y en los Estados Unidos la hubo, así que creo que no debemos abochornarnos por algo que fue una tendencia en el mundo, y forma parte de nuestra historia, a fin de cuentas, los cubanos somos tan humanos como cualquier otra nacionalidad sobre la tierra. De todas formas lo inteligente no es seguir viviendo en el pasado, sino verlo desde las perspectivas del presente. Ah, a lo mejor el hombre de 54 años al que se hace referencia no hizo el comentario con malas intenciones, sino porque forma parte de la historia de sus gentes, o lo vió, pues recuerden que tan lamentables errores se siguieron cometiendo hasta los años 70, así que no debemos condenarlo tan facilmente.

  • alexander dijo:

    siempre he dicho que cuando se va analizar la historia hay que hacerlo situandose en el contexto donde se dan los hechos. Todavía a finales de la primera década del siglo XXI, fue todo un acontecimiento la presentación de músicos cubanos en los Estados Unidos. Ya para esa época, hacía años que en Cuba no se censuraba ningún tipo de música, sólo nos queda el reggaetton y creo que es más por sus letras que por la música en sí.

  • rccc dijo:

    Que bien, cara. Ha expuesto Ud. de forma magistral lo que muchos contemporáneos suyos pudieramos decir a ese respecto. Muy compactado ha logrado poner en contexto la situación de entonces para bien de los que no lo vivieron y que no se dejen confundir por opiniones manipuladas. Ya voy para viejo, con una edad similar a la suya, lo que presupone un curriculum saturado de actividad revolucionaria en defensa de nuestro pueblo siempre.
    Gracias por su precisión. Cosas como esta dan confianza, y de que siempre la verdad se impone.
    Gracias por nuestra generación y por lo útil para las que nos suceden.

  • lapatria dijo:

    despues de meter preso y dar palos a los hippies pelos largos desde hace 10 anos atras se rectifico ,rectificar es de sabios para esos que handan con la bandera americana todavia no se ha rectificado

    • Soy dijo:

      ¿!!HANDAN!!!?

  • Victor SA dijo:

    Que bien, magistral manera de abordar un tema del que tanto se habla y manipula, sin embargo Ud. Vilar ha sido muy claro en su explicación. La Revolución brilla por su propia obra, errores existieron y estarán ahí para recordarnos que siempre será perfectible. Gracias CUBADEBATE, sería genial que se publicara en el Granma y Juventud.

    • Lola dijo:

      Cuando leo cosas asi no sé por qué pienso en la amnesia selectiva

      • katana dijo:

        a lo mejor es que ud elige olvidar lo que lee y comenta para centrarse en las manchas.

      • Victor SA dijo:

        ¿amnesia selectiva?, pero que juego de palabras más fuera de contexto, precisamente lo que Vilar está haciendo es recordando la historia y un análisis desde sus vivencias, nada que ver con el olvido sino más bien razonar por qué en un momento histórico se dieron esos episodios ¿un error? si ese fuera el único, varios, pero ninguno me hace pensar en culpar a mi Revolución, nos equivocamos todos. Por allá arriba alguien desea que se pida perdón, ahora si no entiendo nada, la generación que logró derrotar la invasión de Girón pidiendo perdón, mucho fant de esos grupos musicales combatieron en las arenas victoriosas de Girón; el colmo, ahí están las verdaderas intensiones del imperio, nos quieren dividir!!! yo le pido perdón a Fidel por no haber hecho más por mi país, me dio educación, salud, seguridad y tranquilidad ciudadana, todos los que estamos aquí e incluso allá, debemos pedir miles de disculpas a Martí, a Maceo, Frank, a Camilo, al Che, lo dieron todo por este pueblo y algunos ingratos se atreven a exigir perdón. LE ZUMBA EL MANGO!!. Obama no pidió perdón al pueblo de Cuba y a ese si está justificado exigirle una perdón universal. Saben lo que más me gusta de esta etapa revolucionaria??? que la batalla es en el campo de las ideas y ahí la verdad y la justicia están de parte del pueblo revolucionario.

      • De todo un poco como los locos dijo:

        Yo le recomiendo que se centre más en la “ceguera selectiva” acaso no leyó bien? Donde se habla de olvidar?
        Nací en el 61, no tengo recuerdo personal de represión alguna por gustos musicales en la década del 60. Y también oí de caso de discos rotos en las escuelas, pelados al rape y sanciones aplicadas en las escuelas por modificar los uniformes. En todos los casos fueron decisiones de individuos que se creyeron con derecho a llevar los gustos estéticos ajenos a lo que ellos consideraron “normal”, o “la norma”. Pues bien, que se disculpen ellos, los individuos.
        Con esto sucede similar a con la UMAP. Donde está la ley promulgada por el Estado que sancionara la tenencia de un disco de los Beatles?, o llevar el pelo largo peinado hacia abajo?, o usar la ropa en un entalle determinado? Donde estaba el reglamento que orientaba el trato abusivo a los recluidos en las Unidades de Apoyo a la Producción?. Parece ser que en ninguna parte, no existen, nunca existieron. Fueron decisiones de individuos tomadas al calor de momentos de crisis. Crisis causada por un enemigo de lengua anglosajona. Un error, sin duda, pero que tire la primera piedra…
        Muy bueno el artículo del Guille.

  • fide dijo:

    Gracias Guille por tan excelente escrito, usted con total conocimiento del tema le calla la boca a los estupidos que a tantos años cuestionan la Revolución en las distintas etapas, mi saludo.

  • Pepe dijo:

    Exelente artículo. Yo siempre tuve la sospecha de lo que se ha dicho acerca de la censura de The Beatles era exagerado, en no pocas ocaciones de forma intencional. Yo nací a fines de 1966. Cuando asesinan a Lennon yo acababa de cumplir 13 años. En mi experiencia personal puedo decir que al menos en mi época de adolesencia no hubo tal censura, aunque sí hubo quienes en mi circulo de amigos me cuestionara acerca de mi gusto por el rock, pero a decir verdad poco caso hice, porque tenía plena convicción de que eran un absurdo total dichos cuestionamientos.

  • pappo leyva dijo:

    Guille,felicidades por demostrar equilibrio entre la pasiòn y la objetividad. Al Cèsar lo que le corresponde. Don`t give it up

  • jose t dijo:

    Excelente artículo Guille.
    Mi papá siempre defiende al teoría de que la tal censura nunca existió, al menos como política generalizada.
    Y se pone a sí mismo como ejemplo, ambos nacimos en un pueblito cercano a la Sierra Maestra, en el caso de mi papá sin otros medios que la radio, sin tocadiscos, sin grabadoras, sin embargo descubrió a Los Beatles siendo muy joven a través de varios programas radiales como Nocturno y recuerda que muchos temas del cuarteto llegaron a ser en aquella época temas de presentación del programa.
    Siendo así, si estaban prohibidos o censurados, como mi papá, desde su montaña pudo ser uno de sus admiradores.
    Mi papá se volvió un gran fan de los Beatles y yo crecí en los 80 escuchando su música también en la radio, nos hicimos de los primeros discos a inicios de los años 90. Pero antes que eso entonces, como tú bien dices: de qué estamos hablando?

  • Jorge dijo:

    Guille como se informo en la mesa redonda que se transmitiria el video del concierto, para cuando tiene planificada dicha transmision la television.

    • guille Vilar dijo:

      Hola a todos..! Le agradezco a todos sus opiniones, pues me estimulan a seguir escrbiendo. Hay una frase el lider independentista de Ecuador, Eloy Alfaro que cada vez que paso por la Embajada de dicha nacion en La Habana, me marca un camino por el que he tratado de andar y mas o menos dice asi. lo voy a citar, pero no es textual, lo que más me interesa es el principio que lo anima: “Nada soy, nada valgo, nada tengo. todo lo que hago es por ustedes…” A los que discrepan del trabajo, no hemos querido ocultar ningun tipo de experiencia que haya podido tener cualquiera sino mas bien a analizar aquellos años desde la perspectiva actual con la mayor objetividad posible y por supuesto, desde el mayor respeto a sus criterios, que para nada me ofenden siempre que sean respetuosos como lo hace uno con los demas. A quienes me agradecen el trabajo, es mi pequeño aporte a una verdad que ha permanecido oculta durante demasiado tiempo y está bueno ya de tener que sentirnos avergonzados cuando alguien de afuera repite lo que sabe por parte de otros y nosotros como que tener que bajar la cabeza avergonzados porque no es justo con nuestra historia. Injusticias, errores, incomprensiones todo eso forma parte de la vida, pero tampoco se deben de sobredimensionar los hechos en la historia como tampoco negar, simplemente tratar de colocarlos en el lugar que les corresponde de acuerdo a nuestros puntos de vista.. Abrazos para todos. Sinceramente, Guille Vilar.

  • MICHAEL dijo:

    Nadie recuerda,que los Beatles fueron furtemente sensurados en los ESTADOS UNIDOS en mas de una ocacion,inclusive fueron prohibidos en varios estados de la union,y todo por problemas de caracter intolerante,es decir es muy facil criticarnos a nosotros los cubanos,,los 4 del liverpool,fueron cuestionados en todo el mundo esa es su grandesa,a pesar de todo son y seran fuente inagotable de inspiracion ,y CUBA a tenido el coraje de a pesar de todas las agreciones, reconocer , educar y seguir adelante. Gracias GUILLE.

  • jose manuel dijo:

    el problema es q hay un principio: ¨difama q algo queda: , y eso ha pasado con este tema, del cual hay q hablar abiertamente, y decir como realmente fueron las cosas, un poco como se hace en este articulo, y no quedarse callados. Errores hubo,, si Guille, estuvieron prohibidos, me lo reconoció y me explicó por qué el mismísimo Papito , como paso en USA con Elvys, pero recuerdo perfectamente, q estando en el Pre, y hablo de los 60 tardíos, el tema de cierre de Nocturno era ya Hey You, y los poniamos en las fiestas, y eramos becados, en un Pre bastante ortodoxo y extremista. Sería bueno entonces decir: se prohibieron hasta tal año, fue un error, se hizo por esto y aquello, y se acabó el cuento.

  • el barre dijo:

    Otro bravo por el Guille; interesantísimo y esclarecedor trabajo; su idea central se hace aplicable a otros hechos que frecuentemente se distorsionan, sin tener en cuenta el contexto en que se originaron. De acuerdo con Atenta: este al igual que muchs articulos que publica Cubadebate, deben publicarse en otros medios para su mayor y mejor difusión.

  • Tania dijo:

    GENIAL!! Muchas gracias!! en tu artículo no solo he consolidado opiniones sino que además he aprendido nuevos argumentos. Por favor..escriba más a menudo!

  • PADR dijo:

    Hola Guille. Era de esperar eso comentas porque desde antes del concierto ya habían alguno periodistas extranjeros (al menos que ya haya leído) que estaban comentado sobre ese tema.
    Parafraseando una frase conocida en Cuba “la historia es la historia y sin historia no hay historia”. Se cometieron errores, pero ¿en qué revolución no se comenten errores?, había una lucha física (no declarada, incluido bloqueo) e ideológica y hubo incomprensiones sobre el mensaje que esos grupos podían transmitir, sin embargo sus textos eran revolucionarios y contra la cultura de sus mundos (y probablemente de la que imperaba en la Cuba de esos años pues acaba de triunfar una revolución sobre una sociedad capitalista y para colmo mimética de los EU). Esa música probablemente, aún si la revolución no hubiera triunfado, hubiese sido prohibida también. El acceso a esa música se nos vio muy limitado, pero hubo voluntad, perseverancia y férrea decisión de los que nos gustaba esa música lográbamos acceder a ella. Pero también aparecieron comprensiones y aparecieron programa de radio, con música “anglosajona” como De, NOW, donde además se hacían comentarios precisos sobre la música que se ponía, y que por cierto era de lo mejor de aquel momento, y la Esquina del Jazz (en CMBF).
    Habían muchísimas fiestas, sábado tras sábado y los más jóvenes deben saber que la gran mayoría de esas eran “abiertas” donde entraban los conocidos y cualquiera que pasara por la calle y le gustara esa música, no se necesitaba invitación (probablemente el preámbulo de la capacidad solidaria de esa generación), había mucha música y “refrescos”, poco alcohol, y , que yo recuerde, casi nulas “broncas”.
    De música “prohibida” no hablar, la hubo, la hay y la habrá, no solo en Cuba si no en todos los países del mundo, de rock o no, Serge Gainsbourg ha sido prohibido en España y Francia (país donde nació), músicos clásicos fueron prohibidos por incomprensiones. Hoy en día mucha de la música que oyen lo jóvenes, de Cuba o no, hubieran sido prohibidas en todos los países, pero la historia cambia, por eso hay que conocerla.
    Del concierto, en el que estuve desde la mañana hasta que finalizó, lo que vale resaltar es que fue realmente maravilloso, desde la gentileza de los Rolling Stones, hasta el millón de personas, pocos conciertos de Cuba y del mundo se pueden vanagloriar de haber sido más tranquilos (excepto por la agitación de todos los que disfrutábamos de la música). La policía, necesaria siempre en una actividad de este tipo fue, como decimos en Cuba: “elegante”, pero el público lo fue más pues no dio un motivo para problemas y la salida del concierto, para mí fue tan emocionante como el propio concierto: enormes hileras de personas caminado por las principales “arterias” de la capital con una felicidad extrema y disciplina envidiable aunque “bullangueros”, mis respeto también y felicidades para la cantidad de choferes, particulares y estatales, que fueron lo suficientemente cuidadosos y comprensibles para manejar dentro de aquel mar de personas que inundó las calles.
    Como dices no nos podemos dejar confundir por los que, con toda la mala intención del mundo, quieren poner manchas en el Sol.

  • Alejandro H H dijo:

    Buen comentario, todos los paises toman desiciones en determinado momento historico, por favor algunos son tan criticos de Cuba que no analizan ni donde viven o emigraron

  • DOGARBE dijo:

    1-quisiera que alguien del ICRT tuviera la amabilidad de decirme si aun conservan en los archivos de radio progreso el programa esto no tiene nombre y como podrian de nuevo retransmitirlo.
    2-a Guille –el debe saber algo de eso. que lo escriba aqui.
    3- por que alguien no responde. a quiene vine a estas altura el secrerismo. hablo de la tranmision del concierto de los rolling.

    • Pepe dijo:

      Yo todavía recuerdo un programa de radio llamado NOW. Yo era un Chama, pero mis 2 hermanas mayores que yo 9 y 6 años respectívamente lo escuchaban junto a sus compañeros de secundaria. Eso sería si mal no recuerdo por allá por 1975 76 mas menos. Lo que mas recuerdo de ese programa es que toda la música que transmitía era Anglo. Tenía igualmente la peculiaridad de que no se anunciaban ni los interpretes ni los títulos de las canciones, y la temática entre canciones era sobre los Estádos Unidos. No puedo recordar como es lógico la esencia de lo que se hablaba, porque además de que como ya aclaré era un Niño, lo que me interesaba era la música que ponían, sobre todo la canció Chica Maravillosa de The Grand Funk. Les pido de favor, si algún lector puede aportarme mas detalles acerca del mismo, le estaré eternamente agradecido,

  • GINEPD dijo:

    El hombre crece con su propia historia, yo no viví concientemente los años 60, era uno niño nacido en el 65, hoy ya peino canas y me asiste el derecho de la experiencia para opinar, es ilógico pretender evaluar la historia fuera de su época, cada momento tendrá sus propias censuras, ya sean oficiales o sociales ayer los tatu eran exclusivos de presos y marineros, hoy ya se consideran artistas sus constructores, ayer el homosexualismo o la transexualidad eran la antesala de la apocalisis, hoy solo es una elección de vida.
    Si partimos de ste analisis debemos llegar a la conclusión que existio una censura amyoritariamente de origen social e idelógico, era el moemnto de la confrontación acerrima entre dos formas de vida, dos culturas, dos fruturos previstos, yo fui de los que luego crecí en la idea

Se han publicado 65 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Guille Vilar

Guille Vilar

Reconocido comunicador de la prensa escrita, radial y televisiva cubanas. Fundador y director de A Capella, programa de televisión.

Vea también