Imprimir
Inicio » Opinión, Cultura  »

Maniquíes de New York (II)

| 154

cabezal amaury perez columna cronica de amaury grande

Sucedió al otro día de mi encuentro con Jorgito y mi diálogo telefónico con Richard, después de una noche borrascosa; el clima de New York es así, siempre te sorprende.

Me incorporé temprano, tenía que ir a recibir a un amigo cubano, qué decir amigo, ¡hermano! llamado Joel Valdés, que había viajado desde Seattle en el estado de Washington a vernos haciendo no sé cuantas escalas.

Ya la emoción y la juerga posterior de la noche anterior habían sido suficientes y llegamos a la hora convenida a la puerta del hotel donde se hospedaba en la calle Ámsterdam, muy cerca de Times Square.

Por aquella costumbre “adquirida” de no entrar en los hoteles, y además porque vestía un viejo mono deportivo, calzaba tenis sucios, vagaba resacoso y con cara de no haber dormido en semanas, me quedé en la acera, junto a un farol, esperando a que Joelito saliera. Mi esposa, ya dentro, trataba de localizarlo en la carpeta; ella sí no cree en convenciones de ningún tipo. Es la persona más desinhibida que conozco.

Mientras esperaba me dispuse a mirar a los transeúntes. Una de las cosas que adoro de New York es que si estás atento te puede pasar por delante tu vida entera en minutos. No sé como explicar esa cosmopolita sensación.

A lo lejos, vi acercarse a una pareja que parecía sacada de una revista de modas: Ella, perfecta: alta, de ojos verdes, rubia como los maniquíes de la tienda Macy’s de la calle 34, con el peso exacto, bellísima. Traía un sobretodo negro, guantes de cabritilla a juego, tacones altos y el andar de quien se sabe poseedora de todo el tiempo del mundo. Él, también impresionante: pelo entrecano, ojos azules, más o menos de mi altura, 6.1 o 1.90, según mida cada quien la estatura, un cuerpo trabajado en incontables horas de gimnasio, también con sobretodo negro y andar pausado. Iban de la mano y ambos cargaban bolsas Luis Vuitton, Armani, Hugo Boss, Chanel… en fin toda una canasta de “bienestar” y solvencia. Me dije para mí: ¡Me he encontrado a un par de millonarios neoyorquinos!. Yo, vestido como un homeless, los examinaba extasiado. Fue tal la indiscreta insistencia de mi mirada (los que han estado en New York saben que mirar fijamente a alguien te puede ocasionar una demanda por acoso visual) que, cuando estuvieron a mi lado, se detuvieron y entonces él me recorrió de arriba abajo para preguntarme en perfecto español: “¿Tú no eres Amaury Pérez?”. Intenté escapar, pero mis tenis se aferraron al asfalto como si pretendieran formar parte del mismo para siempre. “¿No te acuerdas de nosotros?”, prosiguió risueño, con un sonoro timbre en la voz y mostrando una dentadura perfecta. “¡No!”, fue lo único que alcancé a decir, “¿De dónde?” agregué. “¡Del Vedado compadre, de la secundaria Finlay! ¿Tanto hemos cambiado?”. “¿Pero ustedes son cubanos?”, les pregunté entre torpe y sorprendido. “¡Claro, somos Jaime y Margarita, ahora James y Margaret you know, que estudiábamos dos cursos por detrás del tuyo!”. Ya ahí y observándolos más sosegado les hice la pregunta más idiota que he hecho en mi vida: “¿Y qué hacen ustedes aquí?”. Ellos pudieron haberme contestado con un demoledor: “¿Qué haces tú aquí?”. Eso lo hubiera simplificado todo, pues ellos parecían los dueños de la Gran Manzana.

“Te cuento”, me dijo Jaime ahora James: “Mi padre era abogado y salió de Cuba a finales de los sesentas. Aquí fundó una consultoría que trabaja para el Departamento de Defensa, nosotros vinimos por el Mariel, estudiamos derecho en Harvard y a su muerte ocupamos su puesto en la compañía”.

Todo esto me lo contaba Jaime, digo, James, mientras se acercaba su negra limosina. Me preguntó qué hacía allí, le conté y me invitó a una fiesta al día siguiente haciéndome una grave recomendación: “Así no puedes ir vestido, es una fiesta de etiqueta Bro”. Me alcanzó una cartulina de finos hilos con el nombre de una lujosa sastrería donde podía alquilar un esmoquin, otra con su dirección y me dijo con entusiasmo: “¡Te esperamos!”. A lo que yo respondí con la segunda pregunta idiota en diez minutos: “¿Y por dónde viven ustedes más o menos?”. Los dos se echaron a reír pues supuestamente debía, al menos, haber mirado la tarjeta.

“¿Tu viste la película Meet Joe Black en la que trabajan Brad Pitt y Anthony Hopkins?” “Sí”, le respondí. “Bueno, pues nosotros le rentamos parte del apartamento a los productores del film”. “¿El Penthouse, el de la cúpula azul turquesa?”, “Ese mismo, me dijo. ¡Ya sabes donde encontrarnos!. Dejaremos tu nombre en recepción para que no tengas problemas de ningún tipo. ¡Nos vemos mañana!”. Sucedió un simple apretón de manos y desaparecieron dentro de la limosina que partió velozmente.

Frente a todos el mundo seguía su curso. Joel Valdés, mi amigo cubano de Seattle, ya salía de su hotel vestido sencillamente con jeans y franela de cuello alto del brazo de mi esposa con un disco de Barbra Streisand en la mano como presente y todo el amor del mundo en su mirada.

Yo encendí la mía y nos abrazamos los tres mientras las tarjetas con la dirección de la lujosa sastrería y del imponente edificio de cúpula azul turquesa saltaron de mis manos e iniciaron el piadoso descenso hacia los desagües de la capital del mundo.

En Video, “Amigos como tú y yo”: Silvio Rodríguez y Amaury Pérez

https://www.youtube.com/watch?v=zP8KluJWO5w

Se han publicado 154 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Arístides Lima Castillo dijo:

    ¡Concho, Amaury, te perdiste ese tremendo fiestón de altura, como de los que no tenemos por casa! Pero no te crítico, hubiera hecho exactamente lo mismo. Me hubiera sentido como un perfecto extraterrestre entre lo que se tiene que haber reunido esa noche en casa de tu… ¿amigo?
    Un guajirito de Madruga, poco cepillado ¡a mucha honra! no quepo en un ambiente tan chic. Sería el centro de atención por mis yerros.
    Gracias por este regalo de sábado. Un abrazo.

    • Lennon dijo:

      Amaury, ,,,,al llegar a USA fui a varias fiestas de ésas, ,,,,para ser sincero, no me gustaron porque me gusta bailar y hacer un poco de bullicio, soy joder y bromista.

      La verdad es que son interesante esas fiestas por los contactos que generan, todos los invitados están en éso

      No es lo que sabes, ,,,,ES A QUIÉN CONOCES

      Pero le digo algo mas, ,,,,estoy seguro que dentro de Cuba ha podido ser testigo de fiestas iguales a esas,pero con sonido tropical en el ambiente

    • Esteban dijo:

      Pues yo no me hubiera perdido esa fiesta…Amaury, el tipo te invitó con sinceridad. Le hubieras pedido un traje prestado a tu amigo de la infancia. (Y no me caigan con la cantaleta de la “sencillez y la humildad”..yo prefiero ser un “maniquí” que un homeless. La pobreza no es hermosa ni virtuosa. Es una desgracia. )

    • Eduardo Lenin Aguilar (de Caymari) dijo:

      Sr. Carlos New York, entiendo que no pueda venir a Cuba por su edad pero no me venga con su extremismo político comunista de las consignas a estas alturas, no me joda que usted no sabe lo que se ha pasado en Cuba ni por las que estamos pasando ahora mismo los cubanos de a pie. Que sienta añoranza por este pedazo de tierra que se llama patria de verdad no me lo creo porque las puertas de este país ahora más que nunca están abiertas a usted y su dinero en aras de edificar algo que se llama “socialismo próspero y sustentable”.
      Paradojas de la vida estos cubanos que viven afuera y han alcanzado cierto standard de vida ahora son más patriotas que nosotros y dirigentes tronados como uno que vive cerca de mi casa ahora son los mas contrarevolucionarios. Ya se les olvido todo lo que lucraron a costilla de la revolución y el esfuerzo del pueblo.
      Gracias Amaury. Hace tiempo que quiero saber que fue de la vida de Vicente Rojas. Me encantaba su música al punto que aún recuerdo la letra de muchas de sus canciones.
      Ahhhhh! otra pregunta
      ¿Cómo haces para leer tantos comentarios?

  • Dorita Águila Morejón dijo:

    Mi Amaury extraordinario,sabemos todos que eres una persona tan,pero tan sencilla que no te interesan los lujosos penthouses de los cambios de la personalidad. Ya tú mismo lo expresaste a través del título de tu propia crónica.La vida les va restando valores y poco a poco se van volviendo robots de estas sociedades de consumo.Yo te admiro,pues preferiste mejor la sencillez a tu modo de sentirte mucho más cómodo,ya que existe abismal diferencia entre lo que apreciamos con nuestos ojos y lo que realmente se vive.Por supuesto,ellos van a responder según como se vive en la sociedad que habitan,pero lo que no se dan cuenta es que se van convirtiendo en maniquíes reales.De tu postura sencilla nada me sorprende,y para mi opinión tu persona estuvo mucho más elegante que ellos ya que mostraste tu sencillez,tu modestia,porque la elegancia verdadera la llevas por dentro,estuviste en tensión al toparte con dos maniquíes ya que no entendiste en ese instante muchas cosas,pero tu postura fue mucho más valiosa que la de ellos.¡Felicidades AMAURY!Eres hijo de Consuelo,que a nadie le quepan dudas.Un beso inmenso para ti y tu princesa Petí.Dorita.

  • labala dijo:

    Fui el primero en leer esta cronica tuya, pues las espero como todos tus fans,es incrible las vueltas que da el mundo quisas muchos no les encuentren lógica a esta anecdota, pero para mi es una fabula que me dejo una enseñanza y un nuevo motivo para reflexionar
    el ser humano es capas de llegar a donde se lo proponga,pero para mi el mayor orgullo es tu sencilles .Gracias por contarnos cosas que te han pasado a lo largo de tu vida.

    luis rios

    • admiradora dijo:

      Eres Luis Rio el que trabaja en CL yo soy Inma de Riesgos. Me encanta esta seccion de Amaury y el nos ha dejado colgados…

  • Laurita dijo:

    Particularmente no me interesan mucho por no decir nada los trapos, pero a veces da pena encontrarse con gente bien vestida que te conoce. Me pasó mientras corría por el malecón con mi short jean desflecado y mis zapatos remendados, pero así me sentía cómoda y sobre todo feliz de la habana vieja y su mar. Solo le dije a los q me miraron cómo una cucaracha aquí dando una vuelta por el barrio para ponerme bella jajaha

  • yam dijo:

    Amaury: ¿ Y el cheque ?

    • Amaury Pérez Vidal dijo:

      No me dieron ningún cheque Yam. Imagino que pensaron que no lo necesitaba jajajaja. También podía ser que la sastrería fuera de ellos jajaja si es de eso de lo que hablas.
      Estoy de muy buen humor. Fui feliz ayer.
      Saludos.

      • Guille (no el Vilar) dijo:

        Amaury, si fuiste feliz ayer, me alegro mucho, y ojalá que hoy y mañana y siempre también lo seas. Gracias por ser auténtico. Ojalá algún día la vida me dé la oportunidad de que me cuentes entre tus mejores amigos.

  • Ale de Moscú dijo:

    Amaury hermano son las 11 de la mañana moscovita y lo primero que hago es desayunar leyéndote. No dejes de escribir nunca herma, nos alegras el día a muchos. Abrazón y cuídate.

  • Cifuentens dijo:

    Perfecto mi hermano! El de verdad es tu amigo viajo desde Seattle a Nueva York a verte y te dio un abrazo de hermano. Los maniquíes que disfruten su fiesta, sus fresas y su limousina con sus amigos de conveniencia.
    Nunca he estado en Nueva York, pero si en Seattle y también es preciosa. No dejes de visitar el mercado de mariscos para q veas un show y tomate un café en el primer Starbucks q se abrió en el mundo y vacila la vista desde lo alto Space Needle. Pero sobre todo vas a tener a tu amigo de verdad como anfitrión.
    Bravo por tu elección! Me encantó que las tarjetas se fueran por la alcantarilla jaja.

  • Cifuentens dijo:

    Valga decir que Seattle está en el costa del pacífico bien al norte. Son más de tres mil millas hasta Nueva York!!!

    • Jorge el curioso dijo:

      Cifuentes ,soy de la zona de quemado y vivi algun tiempo en san diego …trabajé en cifuentes ..en acopio…con julito el gordo..y los mangallos..a lo mejor nos conocemos…estre es mi correo..cont2geasp@infomed.sld.cu..saludos..

  • Lupe María dijo:

    Extraordinaria crónica esta Amaury, me fascina como logras mantener la tensión narrativa hasta el final. Es también muy hermosa. Gracias. Besos desde Madrid.

  • Carlos de New York City dijo:

    Ante todo , ante nada ,lo mismo desde la acera ancha en la calle 8va y la 34 street parado en las puertas de Mercys que deseo tanto que hubieran sido las puertas de mi FIN DE SIGLO ahi en la calle aguila y San Rafael , aquellas tiendas en mi Cuba querida , en mi Patria Cubana, aquellas tiendas humildes, bonitas, de cubanos de Pie que sin ese falso aire de que todos en mi New York quieren ser Millonarios y Ricos, de aquellos que entran a esta tienda que venden tan caro , que quieren vender y venden pero con el famoso dinero de los POBRES de New York ” la Tarjeta de Credito ” este es el dinero de los pobres , de los que entran a mercy con su pecho erguidos , aquellos con su aire de millonario y comprando cualquier boberia solo para que le vean que compro aqui es una tonteria , alli en fin de siglo , cuando se compraba con una libreta no importad, no habia ni existe ese aire falso y tonto de que sienten estos mismos que dicen ser millonarios de imaginacion y fantasias porque al llegar a sus casas se encuentran con su realidad y yo intregal ? que tengo ? nada ” solo deudas por hacerme el Rico y el millonario aqui en la Yuma.
    Fin de siglo antes de cerra , antes de ser lo que hoy es sin haber nada , solo aquel aire acondicionado en todo el inmueble, era una tienda de gentes humildes, gentes de pueblo, gentes de no esos ” que es verdad ” no puedes mirar FIJO a una mujer es acoso sexual : una estupidez digo yo ” se pierde el amor , el interes o la Mirada de aprobracion de una Buena hembra , no hay piropos ni existe la admiracion a una mujer aunque delgada sea , aqui son gordas todas ? para que mirar yo un tanque de M… ? Mirar me gustaba major en mi Cuba , aquel piropo , aquellas miradas y la mujeral sentirse piropeada hasta se sonreia , no como aqui , todo es falso como el mismo aire , todos caminan aprisa y nadie mira a nadie ” pero digo yo ” que vamos a mirar si no HAY NADA QUE VER porque no existe ni la mujer aquella femenina de verdad ni aquella grasiosa mujer cubana que hablan con uno como si nos conocieramos hace 20 años, aqui No existe nada de lo que existio ni en mi FIN DE SIGLO en Cuba yo le regalo a los tontos y los ignorantes pobres todos la tienda de mercy una sola vez en toda mi existencia aqui que yo entre porque yo vivo humildemente no dejandome MORDER por el CAPITALISMO SALVAJE ni animal Y viviendo como un POBRE Todos los Dias ” para dormer como un MILLONARIO”
    ! Sin Tapujos , Sin miedo ! que se rompa el corojo ! Viva mi Cuba y Viva Fidel y raul !

    • Manuel López Rodríguez dijo:

      Los cubanos somos felices solo viviendo en Cuba.

      • Armando Perez dijo:

        Hable por usted, no generalice.

    • Prudencio dijo:

      Carlos de New York City, mientras mas te leo mas me pregunto ¿Y tu que haces ahí?
      No te quejes tanto, asume tu realidad y ven para Cuba que ya lo puedes hacer, asi que no pongas ningún pretexto para no hacerlo y decidete.

    • ROLANDO CABRERA dijo:

      ROLANDO CABRERA DICE: NO ENTIENDO ESOS CORREOS TAN LARGOS DE CARLOS, HABLANDO SIEMPRE LO MISMO, DESTILANDO NOSTALGIA DE SU CUBA Y VIVIENDO EN NEW YORK Y LO OTRO QUE NO ENTIENDO, QUE MUCHOS FORISTAS LE DEDIQUEN UN COMENTARIO, CUANDO LO SENSATO ES HACERLO SOBRE LA CRÓNICA DE AMAURY, QUE LE PREGUNTARIA DE DONDE SACÓ EL VIEJO MONO DEPORTIVO Y LOS GASTADOS TENIS SI ANDABA DE GIRA CON SU ESPOSA POR LA GRAN MANZANA. GRACIAS CUBADEBATE POR OPINAR Y QUE CONSTE NO ES MI INTENCIÓN OFENDER A NADIE.

  • Carlos de New York City dijo:

    ! AVISO !
    SALIO mi COMENTARIO DISTORSIONADO y INCOHERENTE 1 Gracias !

  • Amaury Pérez Vidal dijo:

    Buenos días : Me levanto temprano y veo que publicaron una segunda parte. Falta la tercera de esta historia. Estuve en Seattle Cifuentes. Fue en el otoño pasado, es un lugar hermoso.
    Ayer estuve en Artemisa por la feria del libro. Fue una visita conmovedora. Mucho cariño de pueblo, muchas emociones. Estoy muy agradecido.
    Los abrazo esta madrugada,

    • Cifuentense dijo:

      Que bueno que te gustó compadre. Gracias por tus crónicas!

    • JORGE LUIS MARTINEZ ALEJANDRES dijo:

      Hola Amaury estuviste lanzando algún libro tuyo en Artemisa relacionado con el programa “Con 2 que se quieran 2”, te pregunto para comprarlo.
      Que bueno que pasaste un buen rato en Artemisa el pueblo te respeta y te quiere.

      Un abrazo

      Jorgito

    • Romyna dijo:

      Hola Amaury, esta no fue la hora que planifiqué con mucha emoción el pasado viernes para escribir a su crónica de este sábado, pero fue justo ahora que puede acceder a una más de sus deliciosas historias. Resulta que el viernes llego a casa luego de una intensa jornada de trabajo y me encuentro a mi querida madre que en cuanto me ve entrar me dice “Hay mi hija como me he acordado de ti hoy”. Me cuenta que pasó la tarde compartiendo con usted, su esposa Petí, la periodista Katiuska Blanco y Alba una de las hijas del Indio Naborí entre otras personas en una actividad que se realizó aquí en Artemisa. Ella estaba repleta de cosas que contar, en sus ojos se podía ver la intensidad de su alegría. En cuestiones de segundo la familia estaba en pleno escuchando detalles de crónicas anteriores, historias que aun usted no ha publicado y cotilleos del mundo de la farándula jajaja. Mi madre cuenta que fue una tarde inolvidable, exquisita, que tanto usted como su esposa son personas completamente encantadoras y humildes, que usted estaba muy emocionado por el recibimiento que le dieron en la tabaquería, en fin, nos describió con lujo de detalles lo ocurrido en su encuentro, lo que me llevo a mí también a vivirlo como si hubiese estado ahí a su lado disfrutando de su cautivadora compañía. Me enorgullece saber que se sintió a gusto en mi provincia, más aun cuando mi mamá formó parte de ese pueblo que le dio mucho cariño como usted dice. En nombre de ella y mi familia le pedimos que no deje de publicar esa anécdota que le contó sobre el Capitán del Titanic, dice que esta muy buena jaja.
      Un abrazo fuerte, lleno de admiración y respeto desde Artemisa.

  • guantanamera dijo:

    Amauri eres especial no por ser hijo de quien eres sino por tu luz propia

  • Cubanita dijo:

    Carlos de New York City Gracias por seguir amando a Cuba

  • Carlos de New York City dijo:

    PIDO PERDON y Disculpas Pirmero a mi estimado Amaury y a todos utds por EMBORRONAR esta WEB con mi escrito y sin embargo no se Porque al subirlo a esta Pagina se distorsionan los parrafos y se lee incoherente.
    Parece que tengo algun programa en mi computadora que no dejan a que uno escriba a lo cubano sus ideas y pensamientos pero con Verdad de como yo miro al mundo y al salvaje capitalismo de los tontos y ilusos ignorantes esclavos MODERNOS del Siglo XXI.
    Espero que de todas maneras aquellos Humanos de Corazon me sepan Entender, a los criticos y detractores mios no importad, sus letras ni escritos ” naci Para crear dificultades con mi VErdad ”
    POST DATA : este comentario lo escribi afuera con otro programa.

    (A MI Apreciada Cubanita para usted un BESO Grande y un abrazo>)

    • Amaury Pérez Vidal dijo:

      No te preocupes Carlitos. Al menos yo te entendí.
      No sé por qué siempre he querido saber tu edad si no te molesta. Curiosidad mía.
      Saludos.

      • Carlos de New York City dijo:

        ESTATURA : 6.1
        PESO : 187.LBS
        No Fumo ni Bebo Salvo algun dia especial .
        MI Presion arterial 120 -78 por lo regular
        Comidad Como si Fuera en Cuba .
        Trabajo muy Duro mental , mucha responsabilidad Civil y penal ….
        hago ejercisios , Disfruto de mi Intimidad spiritual y emocional con mi esposa por 42 años Tan Cubana como yo mismo, de Oriente ella yo de las Villas Conocidos en la Ciudad de la Habana ahi mismo detras del CAPITOLIO.
        vendi cuando Niño : caramelos , periodicos en la guagua y esquinas, Limpie Zapatos unos dias , lo hacia para yo mismo tener mi dinero y libros , libretas para escuela.
        Vendi café con un termo en la Antigua Lonja del Comercio.
        Me bañe en las Pocetas de malecon, la 21 , la cachimba , la 100. hiba como loco a las Playas de Marianao, la CONCHA , tantos recuerdos hermosos, el CONY island, de joven Visite las posadas de atras del paradero alli mismo al Frente de la Concha.
        En Fin : ! Haaa ! Tengo Por Edad proximo a cumplir 69 con mi Corazon de 20 años, mis sentimientos de niño aun y con mi Respeto y Amor a mi Mismo con 30 años y mi Pasion por el amor y el sexo con 40 años.

      • Amaury Pérez Vidal dijo:

        Pues le felicito!!! me parecía que era un jovenzuelo; ya leo que lo es de alguna manera. Yo también mido 6.1, solo le envidio las 187 libras. Pasé por ahí hace MUCHO rato.

    • La Rosa dijo:

      No pida disculpas, le entendimos y me hizo recordar mi infancia , a mi mama que me llevaba a Fin de Siglo a comprar , y me hizo llorar como una condenada, pero feliz porque fue una etapa inovidable de mi vida, nada que casi le roba el show a nuestro querido Amaury, así somos las cubanas gritonas, pero sentimentales, gracias a todos por estos momentos.

    • Joanna dijo:

      Carlos de New York City mijo me da migraña leer tus comentarios, ven para Cuba si tanto extrañas o es que alguien te tiene amarrado en New York?????????????

  • gladys regina dijo:

    Ay Amaury,como me haces madrugar!,y nada menos que un sabaddo!!!
    Me hubiera gustado verte llegar en esa misma facha acompañado por la desinhibida Petit,guitarra al hombro,a la fiesta del caballero y la dama.En definitiva,vestirse de “etiqueta” tiene muchas acepciones.Ademas,si fue capaz de reconocerte y saludarte en medio de New York e invitarte a su casa,no creo que seria para estregarte sus millones,….o si?,por lo que cuentas todo me sabe a espontaneo y sincero.Podian haber pasado por tu lado y ni mirar o cruzar para que en todo caso no les hubieras abordado tu(de haberlos reconocido primero),de todos modos me gusto mucho el final de la cronica.

  • Cristy dijo:

    Querido Amaury ayer nos vimos en Artemisa cuando visitaste la fábrica de tabacos y conversamos después que viviste la emoción de constatar que cientos de trabajadores, chavetas en mano te ovacionaron y cantaste a capella la canción de Con dos que se quieran con toda la fuerza de tu garganta, fue estremecedor y como te dije me encantó sentirte tan querido por el pueblo.
    Te beso mi alumno. Tu cronica de hoy no es más que constatar que la sencillez y humildad nunca te abandonaron.

  • Paquita dijo:

    ¿Y fuiste a Artemisa y no me avisaste?¡¡¡¡te mato!!!! Esta es una de tus crónicas, como añgunas de entrevistas, que son increíbles no por lo que dicen sino por lo que sugieren… Gracias amigo, lo esencial se ve… ya sabes

  • Carlos de New York City dijo:

    AMAURY :

    Para bajar de Peso : Nada Mejor que CAMINAR y despues Caminar trotando , es decir; caminar pero brazos con inclinacion codo hacia arriba y veras que tomando agua , no sodas ( refrecos ) para calmar tu sed , Agua siempre la mas que tu puedas ingerir , subir escaleras , te sentiras de maravillas . el Pan y galletas es lo que engorda.

  • JoseCuba dijo:

    Amaury, esos son los detalles que te hacen inmenso. La ciudad de New york, esa que es diferente a todas, está llena de maniquíes como esos que se acercaron a ti, es una ciudad de plástico de esas que no quiero ver en mi país como dijo Rubén en su clásico disco SIEMBRA. Gracias por tu apoyo incondicional a la causa de los más desfavorecidos. Muy buena la crónica y hasta el próximo sábado.

Se han publicado 154 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Amaury Pérez Vidal

Amaury Pérez Vidal

Cantautor cubano. Fundador de la Nueva Trova. Ha conducido varios espacios exitosos en la televisión nacional. Ha escrito varias novelas y poemas.

Vea también