Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

¿Qué bolá con Cuba?

| 20

La visita del Presidente de Estados Unidos a Cuba ha marcado un antes y un después en la compleja relación que tienen históricamente los dos países, aunque después que el Air Force One despegara del aeropuerto José Martí el cincuentenario bloqueo continúe intacto.

Para muchos, dentro y fuera de la isla, ha generado entusiasmo el paseo de Barack Obama por las calles de La Habana y esperan que el porvenir llegue iluminado por los neones de las grandes cadenas de hamburgueserías y cafeterías. Otros, más del llano, desean que la realidad apriete un poco menos y el día a día no sea una lucha constante de supervivencia. Los cubanos, sobre todo, son así: sin término medio. “Unos festejan sus millones, otros la camisita limpia y hay quien no sabe qué es brindar”, canta Silvio Rodríguez en síntesis apretada de lo que anhela cada cual.

Lo venturoso del hecho es que no hubo dobleces ni discursos bonitos para halagar por parte del visitante, tampoco el anfitrión ocultó sus cuestiones detrás de floridas palabras sino en verdades que cada quien dijo en la cara del otro y delante del mundo.Hay los que se rasgan las vestiduras en pos de un principismo de manual, detrás de la distancia que hace más fácil la diatriba o el halago desmesurado, dos posturas que se sostienen en argumentos débiles.

Algunos hubiesen querido que Obama ni pisara suelo habanero con Fidel y Raúl vivos, de mínima que los humillara ante la prensa internacional ávida de títulos que conlleven claudicaciones y siempre lista a enviar valientes reporteros que levantan el dedo admonitorio y exigen, por caso, la libertad de presos políticos sin dar identidad de la víctima para que quede flotando la idea que todo el territorio insular es una gran celda.

Por la parte de aquellos defensores de la causa revolucionaria, al borde del purismo más infantil, lamentan que la enseña de barras y estrellas ondee en territorio libre de su influencia y aseguran que el caos sobrevendrá sobre Cuba para arrastrarla a las fauces del capitalismo más salvaje. Estos inspectores de revoluciones prefieren la inmolación de una nación entera, bajo fuego de metralla o por inanición consecuente del hambre y así sostener sus certezas. Para ellos el Che es más útil impreso que vivo, quizás.

En todo caso, si se anduvo por la tierra mambí de a pie y entre la pelea cotidiana, principalmente en los duros años 90 del siglo XX, se dará cuenta que Cuba ha cambiado mucho desde entonces. Es más, de lo que va del XXI esos cambios se han acentuado y la velocidad de éstos se ha dado más por necesidad de la sociedad que por directrices del gobierno. Aunque los nuevos prósperos negocios se desarrollan lentamente por falta de recursos e insumos, que siguen ligados a medidas coercitivas externas y un poco también, es justo decirlo, a la desidia e inoperancia que apadrinan engordan la corruptela.

Para acelerar y conducir las transformaciones económicas, los hábitos sociales y el progreso de los cubanos, mucho puede servir la presencia del residente de la Casa Blanca. Siempre que se guarde el recetario de verdades y le explique a los “halcones” de su Congreso, que se han equivocado. Igual se oyen ruidos y gruñidos de reprobación desde el Capitolio y más allá.

Sin embargo, la presencia, los gestos y hasta la sonrisa de Obama junto a un relajado Raúl Castro, dieron la impresión que esto es un respiro que ambos se han tomado sin resignar posiciones. Es cierto que si se juzga un derrotado, al menos un revés, Washington queda en evidencia pues en 55 años de ahogo económico y sabotajes varios, la revolución sobrevive con un Castro en el poder y sin revueltas sangrientas, ni “primaveras” naranjas o amarillas.

¿Que hay problemas? Sin dudas. ¿Quejas en la población, críticas y algún connato de protestas? Imposible ocultarlo. Pero la historia de la Mayor de las Antillas está salpicada de rebeldía, inconformismos, luchas y revueltas más o menos violentas.

El cubano es rebelde por mandato de tradición, así que en tantos años de penurias bien podría haberse levantado y sacudido de encima a los triunfadores de 1959. Si no lo ha hecho es porque tiene bien claro que es soberanía del pueblo decidir su camino al futuro, que nadie de “allá afuera”, como suelen señalar, puede hacerlo por ellos, y para eso no hacía falta que el primer mandatario afroamericano estadounidense se los dijera a los pies de Martí.

Se han publicado 20 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Frank Gonzalez Leon dijo:

    Pienso que la visita del presidente de EUA tiene en verdad connotación histórica, a pesar de su discurso y es un primer paso ,creo que no debemos olvidarnos de nuestra historia pero tampoco quedarnos atrapados en el tiempo

    • Jamir dijo:

      De acuerdo con usted Frank González. Seguimos atrapados en el tiempo. Deberíamos tratar de mejorar el país, tomando las partes positivas de esta relación: como en toda relación.

  • Jairo Trujillo dijo:

    Soy colombiano y la semana pasada regresé de Cuba, después de un viaje de más de dos semanas.
    Allí pude apreciar mucho de lo dicho en este artículo.
    Seguí en televisión todo el viaje de Obama. Es un acontecimiento muy importante para los pueblos de Estados Unidos y de Cuba, al igual que de nuestra América.
    Los tiempos de hoy no son los de hace medio siglo.

    • Chino Chan dijo:

      Tampoco los imperialsitas de hoy son los mismos ….(Pero los métodos y los medios,son aun mas poderosos,variados y consistentes con su esencia hegemónica).Luego,negociar no se rehusa,pero desmovilizarnos es un error que pagaríamos muy caro,los que vemos al trasluz,el lobo contenido en la piel de oveja de ocasión y sabemos que hora es exactamente en el microcosmos cubano y en la macropolitica planetaria.

    • Jamir dijo:

      Totalmente de acuerdo con Frank González Leon y Jairo Trujillo.

  • Eduardo Hernández dijo:

    Me ha gustado su artículo compañero Vidal, lo considero bien fundamentado en nuestras realidades e historia. Honor a quien honor merece, sólo el hecho de venir a esta tierra cubana,libre y de pie, esa que los *halcones made in USA* han tratado de convertir en feudo a costa de más de medio siglo de todo tipo de métodos encaminados a ponernos de rodillas por hambre, enfermedades y necesidades: merece nuestro respeto y reconocimiento; ha sido un gesto valiente, y reconocer nuestros logros y sacrificios en la batalla desigual también. No esperé un discurso izquierdista, no deja de ser el representante del imperio más poderoso jamás conocido y como tal tiene que actuar; los que hicieron diferente están en el sueño eterno. Una gran verdad dijo: sólo los cubanos podemos resolver nuestros problemas… Los ilusos que esperan soluciones externas deben despertar, basta de mirar por la ventana, miremos la casa y vamos a repararla con prisa y sin pausa porque el tiempo apremia, porque la vida sólo es un destello en el tiempo universal y todos merecemos tener unos instantes de satisfacción; esa a la que cantan los Rolling Stone.

  • T Carmen Sánchez Martínez dijo:

    en cuanto al discurso pronunciado por el Presidente estado unidense , dejo mucho que desear, primero porque la historia de un pueblo no se puede borrar, en otras palabras , …un pueblo sin historia es como un árbol sin raíz … muchas penurias , vicisitudes , escaceses , muerte ha sufrido nuestro LOS HIJOS de esta tierra , por la prepotencia del vecino del norte, porque esta nación no ha claudicado , ni claudicará , somos de estirpe mambisa, considero que no tenemos semejanza con nadie , hemos aprendido a solucionar problemas , crecernos ante las dificultades, reirnos y llorar cuando lo merece la situación .
    en fin….. SOMOS CUBANOS …..ÚNICOS EN EL MUNDO

  • Dayana Heredia Laurente dijo:

    yo opino que la visita de Obama es un nuevo paso en la historia de nuestro pais y espero que con su visita traiga nuevas cosas para el bien de todos los cubanos .

  • polemizando dijo:

    Muchas gracias al colectivo de revisión a los comentarios de Cubadebate por censurar la pregunta que hice en tres de los artículos escritos analizando el discurso de Obama en el Teatro Nacional.

    No encuentro de que forma, preguntar por la transcripción del mencionado discurso, pudiera haber sido “… denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social….”

    Nuevamente, muchas gracias.

  • Ernesto Moreira dijo:

    El mejor análisis que he visto en la prensa cubana. Casi todos los demás adoptan una posición defensiva ante Obama y lo que representa que le hace el juego a cualquier intención de destruir la revolución.

  • OLD dijo:

    Obama es un politico inteligente, pero con un defecto terrible, para mi gusto, lleva en su sangre la prepotencia yanqui, esa que lo lleva a ofrecer, a comprar, no entiende el concepto de compartir, senti que todo el tiempo nos miraba por encima del hombro, dando lecciones que no se quien le pidio. Dice que no quiere hablar del pasado y de la historia, pero nos da consejos basado en “su historia”, entonces debemos renunciar a la nuestra y asumir la de el??? En fin, es excelente que tengamos relaciones, es genial que nos haya visitado, y estoy segura de que se llevo un monton de dudas porque lo que vio no tiene nada que ver con lo que sus asesores le habian contado, pero nada de eso elimina el hecho de que sus ambiciones siguen siendo las mismas de siempre.

    • Chino Chan dijo:

      Sabiduria de pueblo y honestidad en su comentario,me permito apoyarlo al 100%.

  • cas dijo:

    Eduardo hemos tratado de arreglar la casa desde hace mas de 100 años, despues del 59 hemos tratado de perfeccionar los arreglos y no nos han dejado hacerlo sin obstaculos, nos han querido derrotar a base de hambre y desesperacion, Obama no vino, a Obama lo
    mandaron a hacer un papel que va a responder a los intereses de nuestros adversarios, ya cumplio, puede irse sin penas ni glorias, saludos cas.

  • carlos dijo:

    me ha gustado mucho su trabajo, tiene muy buen conocimiento de cuba y de los cubanos

  • lily dijo:

    buen articulo, realmente totalmente de acuerdo con usted.

  • POR FIN!!! dijo:

    Gracias Dios, un artículo pergeñado por un cerebro digno de leerse. Felicidades me encantó tu artículo sin parcialidades lejos de muuuuchas de los escritos obtusos que desventuradamente han visto la luz luego de la visita de Barack Obama.

  • fernández dijo:

    Like para usted!!!

  • Eldis Vargas Camejo dijo:

    Bravo amigo Diego. Tú bien que conoces a los cubanos y sabes que nunca claudicaremos!!!

  • nitrofuram dijo:

    Muy buen articulo, con una mirada real de lo que estamos viviendo en Cuba y sin parcializaciones, el mejor que he leido en estos dìas.

  • roberto dijo:

    ¿ Que bola CUBA? esto me recuerda el lenguaje mal hablado aqui en cuba por algunos.
    Parece que no le explicaron bien ese lenguaje de los aceres,moninas porque el saludo
    de ellos correctamente es. Acere,Monina,Consolte,Nague que bola.
    Parece que ese saludo era dirijido a este grupo minoritario

Se han publicado 20 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Diego M. Vidal

Diego M. Vidal

Buenos Aires, Argentina, 1961. Periodista gráfico, radial y productor televisivo y de documentales. Columnista de “Miradas al Sur”.

Vea también