Inicio » Opinión, Política  »

Pedro Miret: un revolucionario profundo y de amplio espectro

En este artículo: Cuba, Historia, obituario, Pedro Miret
7 marzo 2016 | 5

pedro miretEl pasado 19 de febrero de 2016, se realizó un homenaje póstumo a Pedro Miret, fue un acto presidido por tres  de sus históricos compañeros de lucha, desde el Moncada hasta sus últimas contribuciones en pro de la industria cubana, la ciencia y la tecnología. Raúl y Ramiro en cuerpo y alma, Fidel a la distancia no distante. ¡Qué  valor simbólico que las condecoraciones del destacado combatiente revolucionario y la urna cineraria fueran depositadas en un nicho cerca de donde descansan sus compañeras de lucha Haydée Santamaría y Melba Hernández!

Con el disparo de tres salvas de fusilería y la interpretación de la Marcha del 26 de Julio, los presentes colocaron rosas blancas en la bóveda del combatiente del Ejército Rebelde, nacido en la ciudad de Santiago de Cuba, un día como hoy en 1927. Tengo la dicha de haber nacido un 19 de febrero. Cuántas veces me felicitaron por tan estimulante  coincidencia.

Cuando escribí Miret, el corrector de WINDOWS me lo subrayó con la sierra dentada roja que denota falta ortográfica, o palabra desconocida. “Vaya ignorancia”.

De sus méritos en la guerra necesaria del siglo XX se conoce bastante, y solo me refreiré a dos contribuciones que marcan su vocación martiana de maestro.

Enseñar el manejo del fúsil a los futuros combatientes del 26 de julio, en la insospechada Colina Universitaria de la Universidad de La Habana.

La otra contribución, sus clases de  matemática, a sus camaradas de  la prisión de Isla de Pinos, aquellos que  intentaron evitar que murieran “las doctrinas del apóstol en el año de su centenario”.

La trayectoria destaca de Miret en las Fuerzas Armadas Revolucionarias también está bien documentada.

En este breve artículo compartiré algunas enseñanzas del “Comandante Miret” en la vida civil, vinculadas principalmente a la fundación y desarrollo del llamado Frente de la Electrónica que presidió a partir del año 1986.

  1. La importancia de la capacitación en el proceso de introducción de nuevos equipos, ya sean nacionales o importados
    Miret narraba repetidamente-la repetición es madre de la pedagogía-, la anécdota del funcionario que regresó eufórico de una misión en el extranjero, contando que le había ahorrado al país miles de rublos, al no contratar el servicio de capacitación ofertado por el suministrador.
  2. La importancia de los manuales acompañantes de los equipos y otras cosas.
    Miret nos decía que se sentía feliz, cuando en un simple estuchito de nylon, con unas zapatillas de plomería, aparecía un mini manual explicando cómo ponerlas para hacerlas más duraderas.
  3. Antes de extinguir algo pensar bien. Extinguir es fácil, lo difícil es fundar.
    Miret decía que era muy fácil decidir extinguir una organización. Con solo un plumazo se logra, pero concebir, fundar, desarrollar y hacer que produzca con eficiencia y eficacia es lo meritorio y lo que necesitamos.
  4. Una expresión sabia de Miret era que si no aplicábamos los avances de la ciencia y la técnica nos acercaríamos cada vez  más al mono originario.

Les cuento una anécdota que jamás logré descifrar. En una ocasión en que nos visitaba una personalidad de la Informática Internacional, participé en el encuentro qué él sostuvo con el Presidente del Buró Internacional de Informática de la UNESCO, el Profesor Bernasconi. Miret me dijo. Néstor: asegura una invitación al profesor Bernasconi y su delegación, al concierto que darán en estos días Pablo Rodríguez y Silvio Milanés. Yo con mucho tacto le riposté, usted quiso decir Silvio Rodríguez y Pablo Milanés, a lo que me repitió con énfasis. No, yo digo de  Pablo Rodríguez y Silvio Milanés. Ah, ya entendí, descuide que lo intentaré. Vaya usted a saber qué quiso decir, pues en aquellos tiempos el comandante Miret tenía su mente “al kilo”, con esa capacidad entrenada en combinar el humor, el pensamiento lógico y la creatividad galopante.

Estoy seguro que muchos otros compañeros que ahora tengo en mente podrían enriquecer estos recuerdos míos, para que las jóvenes generaciones sepan aquilatar el valor humano de este revolucionario profundo y de amplio espectro.

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Alisa dijo:

    Un revolucionario coherente!

  • abelboca dijo:

    De Pedro Miret se podría hablar mucho. Era una persona sencilla y jovial, que tuve la ocasión y el privilegio de conocer y de trabajar con él en una faceta de su vida que muy pocas personas conocen, y los que la conocen parece ser que la han olvidado: El Desarrollo de la Informática en Cuba y la ruptura del bloqueo electrónico de los EEUU contra nosotros. Para lo anterior se creó el Plan Cálculo adscrito a JUCEPLAN, bajo la dirección del entonces presidente Osvaldo Dorticós y la atención directa del Cmdte. Miret. Tuve el privilegio de trabajar en el Plan Cálculo desde su creación hasta su extinción cuando se creo el INSAC, organismo rector de la Informática en Cuba durante más de 15 años… Pero esto del INSAC es otra historia. En 1960 él fue mi Jefe Superior (Director) de la Escuela Especial de Morteros que el Cmdte. en Jefe creó en la ciudad de Matanzas, en el entonces Tecnológico “Enrique Hart Dávalos”, casi enfrente de la conocida Escuela de Oficiales de Milicias. En esa escuela de morteros habíamos 12 baterías de morteros de 82 mm. de La Habana y luego se incorporaron a ella 16 baterías de bazookas chinas procedentes de las provincias orientales, después de haber subido cinco veces el Pico Turquino. La mía era la 5ta. Batería Especial de Morteros. Yo entonces tenía 15 años de edad. Una anécdota: En la Escuela de Morteros (quiero apuntar que Miret en la Sierra Maestra era morterista) estando en el campo de tiro de Limonar a un miliciano se le trabó el obús de su pieza en el tubo. La única forma de sacar ese obús era sacandolo a mano del tubo, inclinando ese hacia abajo y cogiéndolo con la mano antes que cayera al suelo, pues si cae, explota y no queda nadie vivo…El compañero mío, que por cierto era gago, trató de hacer aquello pero el obús no corría por el tubo cuando lo inclinaba. Entonces Pedro Miret inclinó el tubo a casi 90 grados, logrando que corriera y en el último instante lo agarró al salir por la misma espoleta. Acto seguido salió corriendo hacia delante de los emplazamientos con el obús en la mano, lo lanzó con todas sus fuerzas a mano y fue entonces que explotó, lanzándonos él y nosotros al piso, por supuesto. Después de aquello nos dijo: “no les recomiendo que Uds. hagan esto nunca…”, por eso engrasen bien el tubo antes del tiro”. Cada cinco años Pedro Miret se reunía con sus artilleros en una fiesta que él mismo organizaba en la Polar, en el Parque Almendares, Etc. El quería muchísimo a “sus artilleros” y nosotros también a él. De Miret tengo muy gratos recuerdos. Me alegra mucho que a Néstor se le haya ocurrido hablar de él. Fue una magnífica persona. Con respecto a lo que decía Néstor de Bernasconi, Presidente del IBI, también conocí a esta persona cuando presidí la Delegación Cubana en la Primera Conferencia Mundial de Flujos de Datos Transfronteras en Italia a principios de los años ochenta, habiendo tenido el privilegio de lograr en licitación que se le donara a Cuba la primera Red Local experimental de MicroComputadoras que se instaló en el país. Eso fue una misión que me asignó personalmente el Cmdte. Miret, de quien guardo muy gratos recuerdos.

    • Néstor del Prado Arza dijo:

      Estimado Abel, gracias por esta excelente contribución para rendir homenaje al entrañable compañero Pedro Miret. Ni idea tenía de lo que relatas ni de tu participación en estas actividades de pasión y combate. Albergo la esperanza de que otras personas se animen a escribir sus vivencias.

  • baracoa dijo:

    Gracias a Pedro Miret, la minería y la geología tuvieron un gran impulso despuès de la desaparición del Che. Siempre ,cuando Ministro de minería y despues en cargos superiores,.no le quitaba “un piè” a las investigaciones geológicas y al desarrollo de la industria minera.desde el ultimo piso del antiguo MINBAS. Poseía buen conocimiento de esta esfera de la economía y siempre se podía buscar apoyo en èl para echar adelante tareas de investigación geológica y minera. Mucho se extrañó en los ultimos años su actividad, pero lo que sembró perdura..

  • Humberto Pedroc dijo:

    Miret era un ejemplo insuperable en muchos aspectos: De disciplina a la Dirección de la Revolución, de modestia, de estar siempre en busca de resultados concretos y reales, con los pies en la tierra.
    Como Néstor ejemplifica, cuando Miret quería conseguir algo necesario para el país usaba sin ninguna pena la repetición.
    Recuerdo cuando a un dirigente soviético que conocía hacía tiempo le planteó la solicitud de apoyo para una industria y este con respeto, pero ya cansado le dijo: – ¿Comandante, ya Ud. eso me lo ha dicho antes. Miret le dijo: ¿Pero una sola vez, no? A lo que este respondió: Comandante, realmente ya me lo ha dicho cuatro veces. Miret le replicó, con una semisonrisa para endulzar la píldora: ¡Cuatro veces nada más! Pues mira, te faltan cinco por lo menos y volvió a explicarle por que nos debía ayudar en esa industria. El soviético accedió a lo que se le pedía.

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Néstor del Prado

Néstor del Prado

Es Director de formación y difusión del conocimiento de GECYT (Empresa de Gestión del conocimiento y la Tecnología).

Vea también