Imprimir
Inicio » Opinión, Sociedad  »

Reivindicación de Don Ñame

En este artículo: Agricultura, Cuba, Vida cotidiana
| 12

agricultura-campesino-11-cuba-foto-abelrojas

En tiempos pretéritos ser un ñame con corbata era un insulto; se trataba de una categoría filosófica en la cual estaban incluidos todos aquellos cuya inteligencia o talento brillaba por su ausencia aunque hubiesen alcanzado altas posiciones económicas o administrativas y tuvieran colgado uno o más títulos en las paredes de su casa.

Fulanito es un ñame con corbata era una lápida dictada por las acciones del aludido.

Ahora que hago memoria, sin embargo, no recuerdo por más que lo pienso, que el calificativo se aplicara a una mujer: existe la madre de los tomates, esa señora que aunque se supone sea un vegetal ¿u hortaliza? ejemplifica al conjunto de la humanidad: “eso lo sabe hasta la madre de los tomates” dice uno y todos entienden.

Pero nunca se ha escuchado una referencia a la madre de los ñames y hay que preguntarse si se trata de una discriminación de género, que la progenitora del tubérculo vive tan avergonzada de su retoño que prefiere el anonimato, o a que los ñames no tiene madre y son el primer bebé probeta jamás conocido.

Pero ha llegado el momento de la reivindicación; una coyuntura histórica en la cual el ñame, con toda la grandeza que es capaz de contener sus cuatro humildes letras, está pasando a ocupar un lugar cimero en la historia de la contemporaneidad.

Soy testigo de ese viraje desde que tropecé con una evidencia palmaria en el mercado agropecuario de 17 y K, en la barriada del Vedado, donde la alianza obrero-campesina es un concepto tan abstracto que ni se menciona y los pesos se desvanecen a un ritmo tan dinámico que da vértigo, sobre todo a mediados de mes.

Del mercado que está en 19 y A, en el mismo distrito, ni me atrevo a hablar porque todos sabemos que los productos que allí se expenden son traídos de otra galaxia, lo que explica el brillo de los boniatos, la existencia de chirimoyas, extinguidas en nuestro planeta, y los altos precios de la carne y las verduras, consecuencia de que los viajes intergalácticos demoran mucho y son caros.

Y por lo tanto que las malangas, tomates, yucas y mazorcas de maíz que se venden en ese emporio de maravillas están hechas de una sustancia celestial que los mantiene inertes por siempre jamás, lo que explica que nunca bajen de precio: o están prístinos, o no están, el ser o no ser del Hamlet dinamarqués cantado en tiempo de tonada campesina.

Pero a lo que iba: me percate de la variación en el status de la vianda en cuestión cuando el dueño de la tarima con su mejor sonrisa me pidió 18 pesos: un día de salario; ocho horas de mi vida,por el privilegio de hincarle el diente a un ñame que ni siquiera había alcanzado la adolescenciarazón por la cual le faltaba madurez para ser el ñame nuevo.

El acto de desembolsar los billetes de banco fue en sí una epifanía: comprendí de un duro y doloroso golpe que durante cientos de años el ñame había sido vilipendiado, discriminado y relegado por causas oscuras aún por determinar.

Pero llegado está el momento de la reivindicación.

Por ello, en lo adelante, cada vez que me encuentre con un ñame, con o sin corbata, lo saludaré con la correspondiente reverencia y, si por alguna de esas afortunadas circunstancias tengo la oportunidad de hablarle, lo haré como corresponde, con una reverencia versallesca y llamándolo Mi ilustre y nunca bien ponderado Don Ñame.

Se han publicado 12 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • fulanito dijo:

    Y yo pensaba que los ñames eran los vendedores

  • labala dijo:

    yo tambien pensé que se referia a un inescrupuloso vendedor

  • Henry. dijo:

    Moisés, usted si que no es un Ñame con corbata, asi van las cosas por esta parte del mundo.

  • Soñador dijo:

    Si, hay muchos vendedores que son Ñames y sin corbata….sin embargo, especulan más que en la Bolsa de New York o Londres…increible los precios de 19 y B.

  • belkis dijo:

    jajajajjajajjajja

  • Eduardo Ortega dijo:

    Lo bueno que tenemos los cubanos es que nos reímos de nuestras dificultades. Este artículo con su fino humor trae verdades irrefutables de nuestro actual contexto. Espero que la sabiduría de nuestro Pueblo, ese que se ríe de sus desgracias, pueda encontrarle la solución a la difícil situación con el abastecimiento agrícola y sus galácticos precios. SALUDOS!

  • laureano rodríguez dijo:

    Bien Moises muy bien. Gracias por crónicas como estas.

  • Lennon dijo:

    Febrero 05 2016 11:02 AM

    El índice de los precios de alimentos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) experimentó un retroceso durante el mes de enero de casi un 2% respecto a diciembre de 2015, según reseña el Centro de Noticias de la ONU

    En concreto, el índice bajó un 16% interanual con lo que alcanzó el nivel más bajo desde el mes de abril del año 2009.

    Según la FAO, las tres principales causas que llevaron a la precipitación de los precios fueron la fortaleza del dólar estadounidense, la desaceleración económica mundial y una abundancia de suministros agrícolas.

    Concepción Calpe, economista principal de la FAO en el departamento de mercados y comercialización de bienes, explicó a Radio ONU cómo la fortaleza de la moneda estadounidense impactó negativamente en los países que depreciaron su moneda.

    “Unos precios bajos en dólares no quieren decir necesariamente que los precios serán bajos a nivel de las monedas locales. Si pensamos en un país como Argentina que ha tenido una devaluación muy fuerte, seguramente para ellos los precios bajos en dólares no vienen reflejados en pesos. Para los países que tienen una moneda que se ha depreciado con el dólar seguramente no verán una disminución de los precios”.

    Todos los productos básicos evaluados por la FAO experimentaron caídas y el mayor descenso se produjo en el precio del azúcar con un 4,1%, respecto al precio del mes anterior. Ese hecho fue debido especialmente a una mejora en las condiciones de los cultivos en Brasil.

    Los productos lácteos menguaron un 3% y los cereales y aceites vegetales descendieron ambos un 1,7%

  • Oscar dijo:

    Moises la corbata se podemos poner a las demás viandas, no soy de La Habana, soy sancristobalence, devenido Artemiseño y me asusta cuando veo en las placitas y las carretillas los precios que aunque topados en el mercado agropecuario estatal siguen inalterables y bueno el frijol puede incluirse entre los vestidos de trajes si de precios se trata. Pienso que es una cuestión prioritaria para las autoridades competentes resolver de una vez por todas esta situación. Precizamente en Granma sale un articulo mencionando una caida en los precios de los alimentos pero parece que es para “otra galaxia”

  • Amada O. Ramos dijo:

    Estoy acostumbrada a leer y escuchar al compañero Moisés en temas de política internacional, profundos, complejos y de altura, pero no le conocía esta faceta de fino is feliciitaciones por tener llos piues en la tierra…y en el agromercado.
    Amada Ramos.

  • EL LUPA dijo:

    Moises gracias por el artículo, ud que a desandado y andado el mundo arabe, en el desierto el ñame es más barato que aca, sin contar las otras viandas o frutos , si nos ilustrase sobre ese particular , seria bueno, a lo mejor son las arenas del Sahara las culpables.

  • granito de arena dijo:

    Muy bien por Moisés, pero yo le agregaría la necesidad de vindicar también la malanga guagüí. Sube y sube y se pierde en el espacio, porque ya no sé quiénes comen malanga en Cuba. Pobres de quienes tienen que alimentar un enfermo o un pequeño.

Se han publicado 12 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Moisés Saab

Moisés Saab

Vea también