Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

El mensaje de una ceremonia inolvidable

| 14
El momento. Foto: Silvio Rodríguez / Segunda Cita

El momento. Foto: Silvio Rodríguez / Segunda Cita.

Ver la bandera de la estrella solitaria otra vez alzada en la Embajada cubana en Washington trae inevitablemente el recuerdo de quienes no pudieron asistir a una ceremonia por cuya realización, sin embargo, dieron generosamente sus vidas. Son muchos, cubanos, estadounidenses, puertorriqueños e hijos de otras tierras, los ausentes que asaltan la memoria y, vencedores del olvido, incitan a escribir estas rápidas reflexiones.

Mencionaré sólo a uno que a todos sintetiza. Carlos Muñiz Varela, quien hizo suyas y defendió hasta el último aliento dos insignias hermanas. Él tampoco asistirá, pero su presencia será imborrable, el día no lejano en que la enseña boricua se levante, libre, orgullosa y solitaria, en la capital norteamericana.

El restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos es ante todo una gran victoria del pueblo cubano y también de la solidaridad internacional. No se habría llegado a ese día sin la abnegada y heroica resistencia antillana frente al bloqueo económico que aún persiste y constituye el genocidio más prolongado de la Historia. Tampoco habría sido posible sin la exigencia unánime de los países de América Latina y el Caribe y de incontables amigos solidarios en Norteamérica y en otras partes.

Se pudo alcanzar este acuerdo, sobre todo, porque el continente vive una época nueva y los intentos por aislar a Cuba fueron derrotados y terminaron aislando totalmente a Washington. Hace medio siglo el Imperio forzó a todos los miembros de la OEA, salvo a México, a romper con Cuba, pero ahora, cuando reabre su Embajada en La Habana, encontrará aquí que, desde hace tiempo, todos los demás habían regresado y el poderoso vecino era quien estaba en la absoluta soledad que ahora quiere superar.

Habrá que continuar la lucha para eliminar completamente una política que el mundo entero rechaza y el presidente Obama reconoció que había fracasado, pero será necesario, asimismo, que Estados Unidos devuelva el territorio que usurpa en Guantánamo, abandone sus programas subversivos y compense a los cubanos por los cuantiosos daños causados durante más de medio siglo. Sólo después podrá hablarse de una relación normal entre los dos países.

Cuba ha obtenido este triunfo sin renunciar a ninguno de sus principios. Seguirá empeñada en el desarrollo de su proyecto socialista, buscará el socialismo realizable en el mundo de hoy, continuará practicando la política internacionalista y solidaria con otros pueblos que bregan por sus derechos nacionales y guardará fidelidad a la promesa de José Martí quien, al convocar a la Guerra Necesaria, dejó este mandato: “Conquistaremos toda la justicia”.

De Martí viene a los cubanos la obligación de respaldar el derecho de Puerto Rico a su independencia. Que Cuba flaquease en el cumplimiento de ese deber fue durante muchos años una de las principales demandas norteamericanas para normalizar las relaciones. De hecho, ésa fue la exigencia más duradera, pues otras condiciones igualmente inaceptables, como los vínculos con la URSS o el apoyo a los movimientos de liberación en África y Centroamérica, hace décadas fueron superadas por la historia.

Cuba nunca renunció a la solidaridad con la causa nacional puertorriqueña. No lo hará jamás y Washington lo sabe.

Por eso esta victoria cubana pertenece también a Puerto Rico y se produce cuando la isla hermana enfrenta una coyuntura definitoria, luego de que la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC) ha reafirmado que el caso de Puerto Rico es parte de su propia Agenda y avanza un apoyo internacional indispensable que debe hacerse cada vez más resuelto y eficaz.

El actual estatus colonial fue rechazado por la mayoría absoluta de la población en el plebiscito de noviembre de 2012 y todos reconocen que su modelo económico se derrumba y Puerto Rico sufre una profunda crisis de la que sólo podrá salir con el pleno ejercicio de la soberanía y la independencia.

Estados Unidos tiene una responsabilidad insoslayable y debe ejercerla si quiere mejorar sus vínculos con nuestro Continente. El imperio yanqui se apoderó de Puerto Rico por la fuerza en 1898 y desde entonces la trata como territorio que le pertenece, como a una posesión suya, es decir, una colonia. El presidente Obama, profesor de Derecho Constitucional, conoce que el colonialismo es ilegal y que las potencias coloniales, de acuerdo con las normas internacionales, tienen el mandato de devolver a los pueblos sometidos todos los poderes que detentan. Debe dar los pasos que le incumben para que el pueblo puertorriqueño asuma sus inalienables derechos nacionales y lo haga por sí mismo, libremente, sin intromisiones ni presiones foráneas. Debería apoyar una fórmula que cuenta hoy con muy amplio consenso, la realización de una Asamblea Constituyente en la que participen todas las corrientes de opinión boricuas y cuyos trabajos y resultados Estados Unidos se comprometa a respetar.

Hay otras cuestiones que el presidente Obama está en plena capacidad de resolver y respecto a las cuales tiene también una obligación ineludible. Poner en libertad inmediatamente a Oscar López Rivera, disponer que el FBI entregue toda la información que aún oculta respecto a los asesinatos de Santiago Mari Pesquera y de Carlos Muñiz Varela son decisiones que dependen enteramente de él y debe tomarlas ya, sin más dilación.

Estas medidas son acciones que puede emprender fácilmente ahora y están en sus manos precisamente porque Puerto Rico todavía es una colonia del Imperio que él preside. Sí se puede y él lo sabe.

(Tomado de Claridad)

Se han publicado 14 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Beatriz dijo:

    Bien por Alarcón.
    Muy profundo el artículo.
    Gracias por su participación activa haciendo historia y recordar a los que ya no estan.
    BHS

  • Leira dijo:

    Casualmente ahora se encuentra desarrollando la VI asamblea de los pueblos del Caribe y en este espacio también se reafirmará la solidaridad con la causa del pueblo de Puerto Rico. Su independencia y la liberación de Oscar Lopez han de seguir siendo luchas a las cuales no vamos a renunciar.

  • José J. Gorrín Peralta dijo:

    Este artículo del compañero Ricardo Alarcón nos confirma una vez más que Puerto Rico será libre, y pronto. A los independentistas puertorriqueños nos refuerza nuestra confianza que nuestra Patria será libre. La haremos libre los boricuas que por 117 años hemos resistido la asimilación y reafirmado nuestra nacionalidad, y la harán libre también todos y todas los/as latinoamericanos/as que la reclaman como parte de las epopeyas de Bolívar y Martí. Y siempre tendremos la deuda de gratitud con Cuba, a quien la inmortal Lola Rodríguez llamó nuestra Hermana Mayor, que nos señaló el camino y todavía nos guía en este empeño. Ya nos dicen los versos de Lola, cuando estando en Cuba, dónde reposan sus restos, dijo:…¡sueña la musa de Lola con ferviente fantasía, de esta Patria y de la mía hacer una Patria sola! ¡Vivan Cuba y Puerto Rico libres!

  • Daniel García dijo:

    Por un Puerto Rico libre para el pueblo y fuera los EEUU de él. Y fuera tambien de Guantánamo y que reparen todo el daño que han causado.

    • NELIA TORRES dijo:

      Estimado compañero Daniel, tienes toda la razón, claro y conciso.

  • Consuelo dijo:

    Muy buen comentario, excelente diría yo, aunque a veces yo misma tengo mi desconfianza con esa relación que no me complace del todo, considero que sí por Cuba y que vamos a desafiar también este reto y mantendremos nuestras ideas por Cuba y Puerto Rico. Creo que de ahora en lo adelante la lucha será fuerte sobre todo la de pensamiento y a pensamiento habrá que ganar esta batalla.

  • pablo perez dijo:

    gracias Ricardo por tan importante y esclarecedora historia de nuestras dos islas caribenas que Deben ser respetadas por todos, Cuba y Puerto Rico, en esta area del caribe

  • beatriz dijo:

    Gracias Alarcón, fue un momento emocionante y sin lugar a dudas de recordación a los que lucharon y no pudieron estar presentes. Entonar el himno nacional, ver la bandera abrirse y erguirse para ondear libre y soberana sin renunciar a los principios que nos sostienen y dan vida es un hecho histórico que tiene su mayor defensa en lo que nos falta por hacer desde la unidad siempre, de nuestro pueblo.

  • Zab dijo:

    En aras de evitar un monstruoso choque de aviones tods los que hubiesen podido asistir al historico momento de la apertura de la embajada cubana en Washington han preferido no viajar. Es preferible evitar la hecatombe aerea y leer las resenas en cubaDebate.

    • José M. Calero Gross dijo:

      Perdónenme Uds. en Cubadebate pero, QUE CARAJOS esta diciendo ZAB ? . Es un animal con ropa sucia, que teclea la PC con pezuñas de asno. Lo que has escrito merece estar en la letrina del olvido.

  • Steinwald dijo:

    Zab, y en tú en aras de no sufrir una verguenza has preferido andarte por las ramas..quiéres hablar de los dislates de tus amigos imperiales ? Los Bush, los Cheney, los Rumsfeld…podemos ilustrarte al respecto…

  • Emmanuel dijo:

    Steinwald, cualquier persona puede equivocarse. Pero personalmente creo – es también la opinión de muchos cubanos -, que la respuesta a la que se refiere Zab, no fue una equivocación, si no, un atajo torpe para salir de la situación, pues no había una respuesta real, con cordura, precisa, justa. Creo que la modificación posterior de la Ley Migratoria Cubana, reafirma que esa respuesta dada no tenia fundamento. Será posible en Cuba, realizar encuestas de opinión para conocer el pensamiento real de los cubanos? Ya existe un Software, enteramente cubano, para el diseño, publicación y análisis de encuestas:
    Beesor (http://datys.cu/spa/site/product/29).

  • José M. Calero Gross dijo:

    Ricardo Alarcón de Quesada : Otro de los imprescindibles !!!

  • tf dijo:

    Alarcón, en varios artículos suyos los foristas le han publicado los resultados del referendo del 2012 celebrado en Puerto Rico, donde el 61,1% quiso ser yanqui.
    Sí, rechazaron el modelo colonial. No, no quieren ser independientes. Quieren ser USA.
    Por favor, escriba algo con nuevos argumentos sobre el tema, o no lo toque más.

    Pareciera constantemente que los puertorriqueños quieren ser libres, son oprimidos, y ese no es el sentir de las masas en Puerto Rico. quien ser libres… como en los USA.
    El porciento de la opción independentista en noviembre del 2012 fue ínfimo. Aun con la manipulación de los medios, presiones y demás trucos, si el sentimiento fuese mayoritario, los por cientos de votación hubiesen sido diferentes, muy diferentes.

Se han publicado 14 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Ricardo Alarcón de Quesada

Ricardo Alarcón de Quesada

Doctor en Filosofía y Letras, escritor y político cubano. Fue Embajador ante la ONU y Canciller de Cuba. Presidió durante 20 años la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba (Parlamento).

Vea también