Imprimir
Inicio » Opinión, Salud  »

Más Médicos, Más Salud

| 3

El Programa Más Médicos cuenta hoy con 18 247 profesionales en más de 4000 municipios del país. Este año el número de brasileños y brasileñas que serán atendidos llegará a 63 millones.

La atención de los médicos inscritos en el Programa llega a ser personalizada, siguiendo la metodología del Médico de la Familia, que permite al profesional cuidar, no tanto la enfermedad y si la prevención. La salud es un derecho y su progresiva comercialización pone en riesgo la vida de muchas personas que no pueden pagar por el tratamiento.

Una investigación UFMG – Ipespe, señaló que el 95 % de los entrevistados está satisfecho con la atención que reciben. De los cuales el 84 % están en las regiones del norte y nordeste. En esas regiones el 86 % de los municipios tienen al menos el 20 % de su población en extrema pobreza.

Es bueno señalar que las plazas disponibles, la primera prioridad fueron los médicos brasileños, como no se completó la cifra, entonces el gobierno convocó a los brasileños graduados en el extranjero y a nacionales de otros estados, llegando a más de países.

Los cubanos son más de 14 mil en más de 2700 municipios, en general los más pobres y distantes de centros urbanos. Los cubanos traen la experiencia de la solidaridad, ya que Cuba presta servicios de salud en más de 67 naciones de todo el mundo, hasta el gobierno de los Estados Unidos elogió la actitud de los profesionales de la isla socialista en el combate al Ébola en África.

No es solo médicos que Brasil importa de Cuba. Desde el gobierno de Collor de Mello nuestro país compra a Cuba diversas medicinas, algunas únicas de su tipo en el mundo, como la meningitis.

El proyecto presentado en el Senado contra Más Médicos es un atentado contra tantos brasileños que por primera vez reciben esta atención domiciliaria de salud. El derecho a la salud está por encima de las ideologías. Partidarizar un servicio que atiende a casi un tercio de la población es un delito de lesa patria.

El programa que este año abarcará el 72 % de los municipios, muchos de los cuales (66%) son gobernados por el PSDB.

Cuba cuenta con 6,9 médicos por cada mil habitantes, uno de los mejores indicadores del mundo. Brasil 2 por mil y Estados Unidos 3,2 por mil. Con la aproximación entre ambos países, muchos norteamericanos miran hacia la isla del Caribe con la intención de atender sus enfermedades en el llamado turismo médico, ya que en los Estados Unidos el acceso al sistema médico – hospitalario es caro y difícil para quien no dispone de recursos.

El convenio de Brasil con Cuba es monitoreado por la OPAS, que tiene más de 110 años de servicios prestados y una larga tradición de seriedad y calidad.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • aymimadre dijo:

    Una buena noticia para todas las personas que están necesitadas de estos servicios en Brasil.

    Sería bueno que se vele también por las condiciones de salud en nuestro país. Cada vez tenemos menos médicos capacitados con deseos de atender pacientes en los hospitales. Creo que podemos seguir siendo solidarios sin dejar de conservar los logros alcanzados internamente.

    • ELIESER IMBERT PUENTE dijo:

      Y YA TE PREGUNTASTE PORQUE ????

  • carmen Ferreira dijo:

    cuba es un ejemplo desde el comienzo de la REVOLUCIÓN

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Frei Betto

Frei Betto

Teólogo brasileño y uno de los máximos exponentes de la Teología de la Liberación. Es el autor del libro “Fidel y la Religión”.

Vea también