Imprimir
Inicio » Opinión  »

Chávez, el gran hacedor

| 12

hugo-chavez_0

Contundente a la hora de tomar decisiones, sobre todo aquéllas que tenían que ver con los intereses de su querida Venezuela. Apasionado y entusiasta en la defensa de los más humildes, a los que dedicó todos y cada uno de los días de su mandato. Procurador de la unidad para golpear todos juntos al Imperio, algo que demostró no sólo en la política interna sino en la doctrina que sentó a nivel de Latinoamérica y el mundo. Cerebral y con los pies en la tierra cuando se trataba de abrir las puertas al debate -incluso con sus enemigos más feroces- y a la hora de formular ideas que permitieran acercar posiciones que estaban en las antípodas. Se trata de Hugo Chávez, a quien en este segundo aniversario de su paso a la eternidad tanto extrañamos.

Forjador de las armas más potentes para enfrentar los embates de los Bush o los Obama, esas que no se cargan con balas sino con el desarrollo de una conciencia sólida y vital, recogida de la historia de lucha de nuestros pueblos. Sólo él y nadie más que él tuvo la lucidez para darse cuenta que había llegado la hora de enrrumbar al continente hacia la Segunda Independencia que tanto se nos ha negado, y que aún sigue siendo una asignatura pendiente. Rescatador de nuestros próceres y hacedores de gestas, a quienes extrajo del mármol o el bronce y convirtió en actores de inusitada vigencia. Bolívar, San Martín, Sucre, Manuelita Sáenz, O’Higgins, Guacaipuro, Túpac Amaru, Simón Rodríguez, Sandino, Evita Perón y por supuesto, al Che Guevara. Con ellos en la mochila, convocó a rescatar la Patria Grande de la manos hechas garras del Norte brutal. Denunció el azufre derramado por Bush en la tarima de la ONU y le pegó un soberano patadón en aquellos días gloriosos en que el ALCA fue demolido por él y un grupo de presidentes que lo arroparon. De Chávez, hablamos. ¿De quién otro, si no?

Pensando en los niños y niñas, en los ancianos y ancianas, en los condenados de la tierra (este Comandante feminista y antipatriarcal introdujo el lenguaje de género en la política, como nadie antes lo había hecho), le dio fuerza a las Misiones y las convirtió en imprescindibles a la hora de desarrollar su gestión. Eludió las burocracias ministeriales y como si fuera un conejo que el mago saca de la galera, entregó a su pueblo la posibilidad de alfabetizarse a pleno, de obtener atención médica gratuita con la Misión Milagro, de la mano de Cuba solidaria. Posibilitó acceder a los más pobres, por primera vez en décadas (o en siglos) a las Universidades. Las Misiones se convirtieron en río correntoso y en bandera de enganche de las grandes mayorías: viviendas para todos y todas, el Mercal alimentario para romper con las cadenas de la intermediación, la Misión Música, el Banco de la Mujer, la práctica deportiva en los barrios, la Misión Ciencia, o la Che Guevara (de formación socialista), la Misión Negra Hipólita, o la de las Madres del Barrio. No alcanzarían los días del año para enumerarlas, y a todos ellas el Comandante les imprimió su impulso personal, su sapiencia y sus horas sin dormir para que se hicieran realidad. A Chávez Frías, el nieto de Maisanta, guerrillero montaraz, recordamos en estas apretadas e insuficientes líneas.

Hijo proclamado de Fidel, junto a él plasmaron un huracán que recorrió el continente derramando ideas, fuerza, sabiduría y esa particular forma de recrear la política sin especulaciones de ningún tipo. Al son de semejante duo nació el ALBA, dotando a Latinoamérica y el Caribe de una herramienta eficaz para impregnarse de solidaridad, espalda con espalda. Pero no sólo eso, sino que supo mostrarle al mundo que a los gringos se les podía hablar de igual a igual, sin titubeos ni sumisiones, como había venido ocurriendo hasta que las naciones afro-indo-americanas recuperaron su autoestima y se echaran a andar. Esa fue su primera hazaña, pero luego fue por más, y ayudó (con una paciencia invalorable) a construir la CELAC y la UNASUR, juntando a todos -de derecha a izquierda- pero sin el tutelaje norteamericano que les marcara el libreto. Chávez lo hizo, y su huella fue recorrida por otros como él, nacidos de las luchas en Bolivia, Nicaragua, Ecuador y tantos otros sitios.

Impecable a la hora de hablarle al pueblo con la verdad. Maldiciendo al tutelaje yanqui, o sacudiéndose de encima a los diplomáticos sionistas, agresores de Palestina ocupada. Con una lenguaje didáctico, le fue explicando a su propia gente que había que mantenerse alerta contra los golpistas de adentro y de afuera. Lo planteó, recordando su propia experiencia en aquél fatídico 2002 de la matanza de Puente Llaguno, su secuestro en La Orchila, el rescate por parte de quienes bajaron de los cerros a demostrarle su amor y lealtad, el golpe petrolero y su propia decisión de radicalizarse al máximo para no darle la otra mejilla a sus enemigos. En verdaderas asambleas populares de casi dos millones de almas, supo dar las indicaciones precisas para que las milicias empezaran a ocupar un espacio necesario, pero también valoró el papel meritorio que en el proceso revolucionario han venido jugando las Fuerzas Armadas, que bajo su mando se restearon junto a los bolivarianos de a pie. Hugo Chávez, ha sido el motor fundamental de tales hazañas.

Ahora que su legado ha sido recogido por millones en el mundo, y que su compañero de tantas luchas, Nicolás Maduro, preside el país con coraje y una lealtad indiscutible, es hora de que redoblemos el homenaje a quien indudablemente, cayó combatiendo, en una patriada de “victoria o muerte”. Qué otra cosa fueron esos días de pelea a brazo partido con ese cáncer que le quemaba el cuerpo pero no le hacía retroceder en su fuerza ideológica y discursiva. Quién no recuerda, sin que se le erice la piel, aquella tarde caraqueña del 4 de octubre de 2012, cuando bajo un verdadero diluvio, el Comandante se trepó al palco y ante una multitud increíble gritó ¡Viva la Revolución!, y convocó a hacer el esfuerzo final para obtener el triunfo en las elecciones cercanas. El palo de agua que caía sobre su enorme figura no logró arredrarlo, tampoco pudo con él la brutalidad del dolor que le provocaba la maldita enfermedad que nos lo arrebató meses después. Sacando fuerzas de su amor por aquella marea roja que lo escuchaba extasiada, agitando banderas y cantando consignas, Chávez habló para la posteridad y proclamó el triunfo contra la oligarquía y el Imperio. Ese era su estilo y su práctica. Poner el cuerpo hasta las últimas consecuencias.

En este nuevo 5 de marzo, la figura del Comandante eterno Hugo Chávez y el ejemplo que supo darnos, refuerzan la necesidad de redoblar la solidaridad con Venezuela Bolivariana, jaqueada por la guerra económica y en clima de golpe latente por parte de la oposición escuálida y la injerencia estadounidense. Hoy Chávez convoca otra vez a dar batalla, Maduro y el pueblo que no olvida ni perdona a sus enemigos de clase, serán los ejecutores de una nueva gesta antiimperialista, en la que el continente se juega su futuro.

Se han publicado 12 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • pacheco dijo:

    Es que de Chávez todo es importante. De su origen humilde, la forja de su caracter, su personalidad. Ha sido una suerte histórica ese liderazgo para América y el mundo, y a vez un infortunio, tan temprana desaparición física, cuando en realidad había alcanzado su plena madurez. Esa velocidad que le imprimía a los acontecimientos, capaz de moverse de un punto a otro del planeta tierra con sus ideas y su pensamiento y , esa valentía a toda prueba, ese rico caudal de sabiduría. Nadie ha hecho tanto por los pueblos en tan poco tiempo. Su impronta sera para siempre, figurara entre los grandes hombres de la historia de todos los tiempos. Viva Chavez. Pacheco

  • mayra La Bayamesa dijo:

    No supo la naturaleza humana la perdida que ocasionó a la humanidad
    por desconocimiento de su grandeza, alegre, sincero y fiel seguidor de las ideas de Bolívar…Por siempre estará entre nosotros……Viva Chávez…..

  • PANCRACIO dijo:

    ¡AY TRIBILÍN!
    ¿CÓMO LE EXPLICO A MIS HIJOS QUE TE FUISTE?, TRIBILÍN.
    Y A ESA TAN HUMILDE GENTE, DEL BARRIO SAN AGUSTÍN,
    LOS DE PETARE, Y EL VALLE, EN LAS SIERRAS
    Y LOS LLANOS DONDE TE VIERON PASAR,
    VIVIR Y SUFRIR POR ELLOS, ARAÑERO PARLANCHÍN.
    CÓMO LE DIGO A LOS INDIOS, LOS DEL ÚLTIMO CONFÍN,
    LOS QUE SIGUIERON LOS CAUCES DE LOS RÍOS TRAS DE TÍ.
    ¡AY TRIBILÍN!
    CUÁNTA PENA LA QUE ME HACES SENTIR,
    ¿QUIÉN SABE CUÁNTOS LLORAMOS?,
    PORQUE TE VIMOS PARTIR.
    CREIMOS RESISTIRÍAS, PARA LLEGAR HASTA EL FIN,
    PERO TE FUISTE TÚ SOLO Y NOS DEJASTE AQUÍ.
    COMO NO PODEMOS IRNOS, TODOS JUNTOS TRAS DE TÍ.
    NO PERMITIREMOS NUNCA, QUE TE NOS PUEDAS SALIR.
    NO ME CALO EN ESTAS HORAS, QUE TE HAYA LLEGADO EL FIN.
    Y POR ESO VOY CONTIGO, PORQUE TE QUEDAS EN MÍ.
    ¿CÓMO CONTARÉ EN MIS CUENTOS?,
    CUÁNTO TE AMAMOS AQUÍ,
    EN LA ORILLA DEL CARIBE, QUE TANTO TE GUSTÓ A TÍ.
    NO TE VAYAS, VEN CONMIGO, AQUÍ ESTARÉ JUNTO A TÍ,
    CON TUS INDIOS, CON TUS NEGROS,
    CON LOS DE CUALQUIER COLOR,
    EN FIN CON TODOS LOS NUESTROS,
    QUE AHORITA LLORAN POR TÍ.
    VEN COMANDANTE GUERRERO, QUE ACABA DE COMENZAR
    UN COMBATE QUE ES ETERNO, EL CAMINO POR LA PAZ.

  • PANCRACIO dijo:

    ¡ESTAS VIVO TRIBILIN!
    Porque estas junto a nosotros, en casi todo lugar,
    En el pequeño a la escuela, con la Canaima que va.
    En el joven que ha crecido, viéndote en cada lugar.
    En la mujer que lloraba, por sola irse a luchar.
    En el hombre que trabaja, y se emborracha también.
    Y quizás en el malandro, como aquel que conocí,
    en los cerros y en los llanos, el valle y en la montaña,
    a donde mal fue llevado, por una vida fugas.
    En el mendigo del puente, en el viejo sin pensiones.
    En la madre sin marido, en el que sufre de un mal.
    Estas en los de tu pueblo y de mucho más allá.
    Cada uno de nosotros, siendo tú te hace vivir.
    Y vivirás todo el tiempo que te sepamos llevar.
    Voy contigo mi arañero, juntico con los demás.

  • PANCRACIO dijo:

    “DEL 54 A LA ETERNIDAD”
    Si tus eres de julio y yo de septiembre, como he de olvidarte hermano del alma, me sentía en tu cuerpo en cada lugar.
    Te oía en Caracas y por todas partes.
    Esa Cruz del Ávila, hoy brilla por ti.
    El Guaire que crece al verte llorar, un día irá limpio para que se bañen los nietos allí, ¡está escrito, Tribilín!
    Verás lo que no lograste, alcanzado por los pobres que siguen hoy tu legado.
    Después de Bolívar, “tú”, el pueblo lo sabe, porque le mostraste el camino hasta la eternidad y desde allí verás tu legado realizado.
    Hoy después de tu partida, madura Maduro, salva la unidad.
    Es bello ver generales y doctores frente a tu pueblo, morral a cuesta te siguen por cuanto rincón tiene tu tierra, allí donde no se atreven a entrar los escuálidos.
    América toda no sabe si llorar o bailar cuando te siente, porque siempre te recordamos cantando y cantamos contigo.
    Como olvidarte, como no quererte, como dejarte solo, ahora que es cuando más pesa el morral y entre todos lo cargamos y no precisamente estaba a la orilla del camino, sino al pie de la montaña que todos subimos sin descanso para llevarlo a ti, lleno de victorias y rebozado de amor de mano en mano, por siempre.
    Voy contigo Tribilín,
    ahh allá nos encontramos.

  • PatriaesHumanidad dijo:

    Lo único que viene a mi cabeza son consignas (Patria, Corazón y Vida. Viviremos y Venceremos. Hasta la Victoria Siempre… y otras de igual corte) pero por primera vez en mucho tiempo no son consignas vacías, ni siquiera derroteros a seguir… Chávez era, indiscutiblemente, el líder de la izquierda de su generación, líder de líderes, de Correa, de Evo, de Maduro, de todos los que abrazaron ese socialismo del siglo XXI a su resguardo, Chávez dió fuerza a los líderes de izquierda anteriores a él que aún estaban peleando en América: a Lula, a Ortega, a los K, al Pepe Mujica… y me atrevería decir que al propio Fidel Castro. Fue un huracán que pasó por la Patria Grande… y a mí me gusta creer en la canción de Raúl Torrens: “Nadie piense que se ha ido/fue un mentico a la misa/ y va a volver con Sandino/ con el Che, Martí y Bolívar.”
    Ojalá pueda abrazarlo de nuevo a su regreso.

  • daya dijo:

    Este es el momento de seguir su ejemplo de perseverancia y amor por su pueblo.

  • Sony dijo:

    Hoy a dos años de la desaparición fisica del Comandante Presidente Hugo Chavez Frías todos los cubanos sentimos aún dolor por su muerte , el carisma del “arañero” tan jovial y humano al mismo tiempo ; ese hombre que con su poder de oratoria nos conmovia hasta los huesos ,un día como hoy nos dijo Hasta Siempre.

  • PANCRACIO dijo:

    “DE SUAVE NADA”
    Muchas veces, nos montamos sobre una denominación que nos regala cualquier cabeza mala, que nombra hechos y acontecimientos que tienen alcance infinito e impredecible, “GOLPE SUAVE”,¿ quien le puso ese nombre? a una perreta estérica y asesina, que nace en el imperio como fórmula para evitarse los muertos ellos y que otros sean los que llenen las fosas comunes si es necesario , para eso ellos son capaces hasta de donar las maquinas sepultadoras, que producen silencio temporal porque esos muertos que ellos van enterrando en todas partes del mundo, hasta sus propios muertos que con frecuencia, se preguntan bajo los tiros ¿y yo que hago aquí?, esos muertos retoñan en el tiempo algunas veces a miles de kilómetros de ellos, o en su propio territorio, porque bueno, es lo bueno pero en el tiempo es ya demasiado. Casi hay la misma cantidad de seres sobre la tierra, que los que las guerras ninguna imprescindible, han llevado bajo la tierra o se han secado al sol, porque nadie se ha ocupado de enterrarlos y mucho menos de honrarlos, aún cuando la mayoría se merece la gloria. Nicolás, corrigió el error y le puso “GOLPE CONTINUADO”, porque¿ cómo va a ser suave si corre aún la sangre por las calles del país?, lloran las madres , lloran los hijos , lloran todos los de dos bandos que no existen en la génesis humana sino que los ha fabricado la pobreza y la opulencia alimentada desde afuera , hagan las listas de los muertos en el tiempo y verán de que cama se levantó cada cual el día de su muerte, verán la pobreza en la alfombra sobre la que pisaron el día de su muerte, en un país donde los que especulan son los que dan empleo , y a los que emplean los usan para hacer la guerra , poniendo el pellejo . En esas listas no hay Zuloaga, Capriles, Ramos Ayud, Ledesma. Ninguno otro de los que tienen grandes sumas allí, o ya protegidas fuera del país solo dispuestos a ponerlas detrás los miserables, ninguno de ellos con nombre ni liderazgo, porque son solo la mano encapuchada de todos los nombres que desde hace mas de 2000 años allí fueron llegando y erigiéndose sobre la pobreza de un pueblo humilde y cosmopolita, donde el lema de Chávez de vivir viviendo nunca lo aplicaron, por eso Julio Borges, la Mari Cory y los muchos bacalaos que les rodean solo quieren ver como mueren miles, para ellos tener menos a quienes mirar en un supuesto futuro, luego de un golpe a sangre y fuego, que poco a poco querrán ir imponiendo.
    GUILLERMO L SANABRIA FERNANDEZ _ARENA
    5/3/2015

  • Rafael dijo:

    Sin dudas la figura mas excelsa de este siglo.
    Que Dios lo tenga en la gloria.

  • Miguel dijo:

    En la Historia de Venezula y de America Latina, un Hombre Imprescindible.

  • ROSA dijo:

    CHÁVEZ ES INDIO, ES MORO, ES NUESTRO, SU SONRIZA CAUTIVO A CUBA , SU MIRADA A AMÉRICA, SU CORAZÓN AL MUNDO, LLEVAS LUZ AL MILAGRO DE LOS QUE NO LA TUVIERON EN SUS OJOS , VIVIRAS POR SIGLOS

Se han publicado 12 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Carlos Aznarez

Carlos Aznarez

Periodista argentino. Director de Resumen Latinoamericano.

Vea también