Imprimir
Inicio » Opinión, Ciencia y Tecnología  »

David tiene el reto de ser más astuto que Goliat

| 35

Discurso en nombre de los Premiados por la Comisión Nacional de Grados Científicos, del Ministerio de Educación Superior de Cuba.

Rosa Miriam Elizalde al hablar en el Aula Magna en nombre de los premiados, en el acto en el que se reconocieron las mejores tesis de doctorado de Cuba en el curso académico 2013-2014. Foto: Ladyrene Pérez/ Cubadebate.

La Dra. Rosa Miriam Elizalde, editora de Cubadebate, al hablar en el Aula Magna en nombre de los premiados, en el acto en el que se reconocieron las mejores tesis de doctorado de Cuba en el curso académico 2013-2014. Foto: Ladyrene Pérez/ Cubadebate.

Agradezco a la Comisión Nacional de Grados Científicos el honor que me hace al designarme para ofrecer estas breves palabras en nombre de los premiados, y les confieso que no salgo de la sorpresa. Me he visto en no pocos aprietos profesionales como periodista e investigadora, pero jamás ante uno en el que a la responsabilidad de la encomienda se une el peso de las columnas de esta Aula Magna, tan imponente en su belleza,  tan abrumadora en nuestros recuerdos.

La primera vez que estuve aquí fue para escuchar al doctor Carlos Rafael Rodríguez hace 30 años. Les juro que no entendí lo que dijo. Y no creo que haya sido por mi corta edad y por mi ignorancia. La razón, seguramente, es porque su mensaje estaba cifrado para hoy y ha llegado ahora en nuestro auxilio.  Releyendo en la colección Letra con filo el discurso de aquel día, resulta que Carlos Rafael nos habla de la necesidad del rigor en la formación científica, de la trascendencia que tiene para el socialismo la capacidad de examinar críticamente las propias ideas y las tradiciones culturales en que se ha crecido. Parado en este mismo lugar, el viejo comunista se ajusta sus gruesos espejuelos e indaga sobre la capacidad que tenemos, cada uno de nosotros, de vernos no solo como ciudadanos pertenecientes a una nación, sino como seres humanos vinculados a los demás seres humanos por lazos de reconocimiento y mutua inquietud.

Y por si fuera poco, nos exige:

“Frente a lo que nos imputan nuestros adversarios, repudiamos como opuesta al socialismo la comunidad de los autómatas, administrados por la propaganda o por la imposición, y abogamos por su antítesis: el hombre pleno, delineado en el Manifiesto Comunista. Cuando Carlos Marx, al preguntársele cuál era su precepto favorito, replicó: ‘De omnibus dubitandum’ (Dudar de todo), no predicaba el escepticismo como norma, sino nos hacía ver que la duda metódica, fórmula incompleta del racionalismo cartesiano, es una parte inseparable del racionalismo materialista que nos guía; que el fideísmo embrutecedor es el antípoda del marxismo esclarecedor”[1].

No sé qué piensan mis compañeros, pero yo no habría podido hilvanar nada mejor para esta ocasión como voz colectiva, que debe responder la pregunta de qué puede esperar Cuba de sus doctores; pregunta que no merece ser respondida solo con lo obvio: aportar a la transformación de una sociedad equitativa, que brinde espacios para la solidaridad, la igualdad, la inclusión, la participación efectiva y la sostenibilidad.

La perspectiva cientificista y tecnocrática, que imagina a la ciencia como una condición necesaria y suficiente para tratar los asuntos humanos, no puede ser hoy más que ese acto de cruel dogmatismo del cual nos habla Carlos Rafael.  Si algo hemos aprendido en la investigación es que las soluciones a los problemas de una organización o de un país no están ni en la teorías asépticas, descoyuntadas de los dilemas sociales, ni en los enfoques mágicos que abandonan a la tecnología la salvación de nuestras almas.

Lo que no significa que la búsqueda de un saber objetivo que nos permita entender y consensuar, más allá de la subjetividad, aspectos relevantes del universo natural y social, sea una actividad secundaria. No es cierto que hayamos entrado en la era del conocimiento. Hemos entrado en la era del aprendizaje. Donde empieza a esbozarse una respuesta que no termine en una gaveta, comienza de hecho el cambio. Como dice el investigador Pedro Urra, fundador de Infomed, no se pueden dirimir los problemas de las sociedades complejas del mundo actual desde el sentido común. Se necesita, como nunca antes, de la ciencia y de la ética.  Una ciencia que forme parte del corazón de nuestra cultura y, aunque su poder puede desplegarse para preservar intereses dominantes de clase o de género, también puede hacerlo para aliviar el sufrimiento humano y promover una perspectiva liberadora.

De hecho tenemos la certeza de que será imposible construir una sociedad más igualitaria y un futuro más prometedor de espaldas al conocimiento y a los compromisos racionales de la ciencia. Y, también, que esa sociedad que soñamos será impracticable sin los jóvenes. ¿Quién tuviera 30 años menos para asomarse por primera vez a esta Aula Magna? ¿Quién se atreve a negar que vivimos un momento privilegiado para los que padecen “la pasión del conocimiento”, de la cual más de una vez nos habló Fidel en esta misma Universidad? Hoy sabemos más de astronomía que Ptolomeo o Kepler, de física que Newton -e incluso que Einstein-, de medicina que Hipócrates, de química que Lavoisier. Tenemos en nuestros laboratorios piedras traídas de la Luna. Las sondas exploran los planetas vecinos y la semana pasada un astronauta replicó en el espacio una llave inglesa con una impresora 3D. Nuestra medida del universo es más exacta que la de Copérnico, y dialogamos con las estrellas fuera de la órbita terrestre. A pesar de lo que no sabemos y de lo que no nos imaginamos que no sabemos, podemos decir que los conocimientos que tenemos son mayores que los que tenían los griegos, o los que se tenían hace dos siglos o dos años.

Si lo pensamos así, no podemos sino preguntarnos cómo es que llegamos desde los Siete Sabios de Grecia hasta nuestra realidad contemporánea, pasando además por Félix Varela, por Finlay, por Martí, por Mella, por Rubén, por Fidel. Todo esto tiene evidentemente las pistas de una aventura incomparable: es la historia del esfuerzo intelectual del hombre por comprender el mundo en el que le tocó vivir, y por trasformarlo. Y allá vamos, pero no de cualquier modo. El Doctor Agustín Lage lo dijo insuperablemente: “La ciencia es una tarea social: la hacen las colectividades humanas a través de determinados individuos, no a la inversa” (como algunos aún la describen, por cierto)[2]. Luchamos y estudiamos en Cuba para que esto sea así, para que lo que se hace en común se disfrute en común, y para ser ciudadanos del mundo sin dejar de ser jamás cubanos.

Finalmente, compañeros, no quiero pasar por alto noticias recientes. El 17 de diciembre Washington puso sobre la mesa su nuevo consenso en torno a Cuba. Se ha calzado guantes de seda, pero la sentencia de muerte a la Isla la mantiene en pie, lo que obliga a David a ser más astuto que nunca frente a Goliat; y a la universidad, a ser más rigurosa, comprometida, emancipada y más antidogmática que nunca.

En ese espíritu, permítanme cerrar estas palabras con un llamado de atención: el que hiciera un intelectual cubano, tesoro de las Letras y las Ciencias Sociales y Humanísticas de este país, al que entrevisté varias veces como periodista, y al que he vuelto muchas más como investigadora, Cintio Vitier. Dice Cintio en su libro Resistencia y libertad, y con esto termino:

“Este inicio de siglo replantea, muy agravada y a su modo, la problemática del 98: el imperialismo entonces naciente es hoy hegemónico, el independentismo entonces aplastado es hoy irreductible, el eterno reformismo intenta volver por sus fueros y el anexionismo por sus desafueros”[3].

Citas


[1] Rodríguez, C. (1983). “La Universidad en el socialismo”. En Letra con filo, Tomo III (pp.578-579). La Habana: Editorial de Ciencias Sociales.

[2] Lage, A. (2001). “La ciencia y la cultura: las raíces culturales de la productividad”. Educación Médica Superior, v.15 n.2, pp. 189-205.

[3] Vitier, C. (2012). “Resistencia y libertad”. En Resistencia y libertad (p.107). La Habana: Centro de Estudios Martianos.

Se han publicado 35 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Maria Mat dijo:

    Felicidades a todos los que recibieron un merecido premio y mención, extensiva a todos los que alcanzaron el Grado de Dres. aunque no fueran premiados; su discurso Dra. es una excelente reflexión que vigoriza y enaltece que Cuba es un país de hombres y mujeres de Ciencias. Felicidades.
    Mariamat

  • Rebeca dijo:

    Felicidades a todos los nuevos doctores, en especial a Rosa Miriam por su excelente discurso y por su aporte, visible cada día en Cubadebate

  • Pedro Pablo dijo:

    Felicidades Rosa Miriam, sus esfuerzos coronan quehacer diario, entrega y desinterés total para compartir los conocimientos adquiridos y como Doctora maravilla la incisivo de tan elocuentes palabras que desnudan el filo del maestro Carlos Rafael, pero a la luz de estos tiempos confirma razones anunciadas por ese grande de Cintio Vitier

    • Juan Eduardo Bernal Echemendía dijo:

      Querida amiga:
      Felicito infinitamente el resultado de tus esfuerzos, que ahora cierran una parte de lo que sin dudas representa una etapa más de entrega.
      Más allá de cierta euforia subjetiva que se disfraza de guayabera y afectos,estos tiempos nos recuerdan aquellas palabras del Che que no resultan necesario repetir por conocidas y siempre actuales. Profundos afectos y júbilo compartido,
      Juanelo

  • Raúl Fuillerat dijo:

    Raúl Fuillerat dijo:Su comentario ha sido recibido.

    La he admirado siempre, creo que una gran parte de los cubanos y cubanas le sucede igual, mucha alegría no solo por encontrarla entre los galardonados, sino por su titulo de Doctora en Ciencias. Le admiramos, le respetamos y la seguimos de siempre a través de su obra periodística. Nuestro agradecimiento para usted por todo lo que nos enseña con su periodismo de primera línea y para el resto de los que conforman la lista de destacados. Que la sencillez y la inteligencia continúen acompañándole.

  • Peladero Arriba dijo:

    Felicidades. Sabias palabras, dichas asomada al borde del entramado complejo de nexos y relaciones que hilvanan estos tiempos. Nuestra ciencia sociales, ávida de perfilar una teoría, desde las base marxismo como método, requieren de un pensamiento “criollo” para explicar esta vocación de resistencia y por la resistencia que nos ha tocado vivir desde el mismo nacimiento de nuestra identidad. Indudablemente vivimos es un país formado en una cultura de resistencia, de contrarios en unidad, que nos ha conducido y nos conduce a ser una Nación de “contracandelas”, de resolver lo urgente entre las paredes de la inmediatez, de ahorrarnos, en no pocas oportunidades, el difícil pero necesario “consejo de científico”. Los resultados de la ciencia no son patrimonios de entes aislados dirigidos por “cuidapuestos” encarnados. Es un hecho que donde hay mayor desarrollo de la ciencia hay colectividades que se interrelacionan los saberes y las voluntades, ejemplo sobran en nuestros polos científicos. Hoy más que nunca es imposible que la “madeja” de ideas se perfile en una misma dirección porque se requiere pasar de enfoques científicos “guerrilleros” a miradas acentuadas, mesuradas y bien decididas (para ahorrar recursos en cualquier sentido). Las universidades, todos los sabemos, deben ir delante del desarrollo, marcando las pautas, por necesidad y en no pocas ocasiones, se deben alejar del centro de los paradigmas para reformularlos y no ir mansamente recogiendo las tecnologías y conocimientos obsoletos –por la dinámica de estos tiempos- que se acumulan en el vórtice. El cambio de mentalidad, socorrido, no solo debe llegar a las universidades sino que debe generarse en ellas, estrechamente ligadas con su entorno y hasta donde alcance su mirada, a veces con los ojos cerrados. La ciencia necesita recursos, a la par, debe generar recursos y administrar sus propios recursos. No se hace ciencia con el abdomen contraído y la mente delirante. Con todos y para el bien de todos, debemos desarrollarnos con celeridad y a la vanguardia, aportarle al mundo, tal y como se hace en la rama de la biotecnología, por ejemplo. Creo, particularmente, que las ciencias sociales, especialmente las sociologías están a la espera de un ordenamiento, quizá hasta legislado, urgente, es probable que haya hoy muchos trotamundos (teóricos) encendiendo hogueras con llamas ajenas, haciéndonos creer que son faros. No hay tiempo para, además, perderlo.

  • LicMiguel dijo:

    Cuando leí la cita deCintio, pensé ¿Quienes son los reformistas de hoy y què reformas estan implementando. Confieso que temo a algunas medidas que hoy se estan aplicando y solo me tranquiliza mi confianza en nuestros líderes históricos. Pero cuando ello me falten ¿De qué podré asirme?

  • José M. Calero Gross dijo:

    Bien merecido el título, Rosa Miriam. Excelente discurso de una excelente persona.

  • CARLOS dijo:

    Acotaria lo que dijo mi amigo Pedro Urra que tampoco se pueden dirimir CONTRA el sentido comun,por mucha apariencia de hecho cientifico que posea alguna estimacion.Bajo el ropaje de “ciencia” se puede esconder mucho que nada tiene de cientifico.Por otra parte,nada veo de nuevo en el discurso,solo me llama la atencion el final confrontativo,si empezamos asi los acercamientos pronto estaremos nuevamente tirandonos piedras.David no tiene que estar enarbolando permanentemente la onda frente a un Goliath por momentos conciliador.No siempre sus disparos acertaran en la frente,la ciencia de la estadistica lo confirmaria indudablemente.Seamos cientificos,no prehominidos apegados a la hostilidad territorial.Recordemos ademas que las contradicciones internas de los procesos y no las circunstancias externas son las determinantes del desarrollo de los procesos.

    • cas dijo:

      Ingenuo, eso, cuesta caro, me quedo con Marti, el Che, Fidel y Rosa Miriam, saludos cas.

    • Leandro dijo:

      Concuerdo en que bajo el ropaje de “ciencia” se puede esconder mucho que nada tiene de cientifico.Sin dejar de reconocer que las contradicciones internas son las decisivas, obviar la influencia que tienen en los procesos internos las circunstancias externas en el mundo globalizado en que vivimos, creo que no es científico. Obvia Ud. que en los manuales de Guerra no Convencional de los EE.UU. queda claro que el propósito de este tipo de guerra es hacer implosionar a los gobiernos desde dentro. ¿Acaso es tan conciliador el discurso de Obama del 17 de diciembre de 2014 cuando nos dice, en síntesis, que los propósitos de destruir la Revolución se mantienen, pero hay que cambiar las vías? No ha sido mostrándonos débiles como hemos llegado hasta este momento; considero que no es mostrándonos débiles, o ingenuos como vamos a asegurar el futuro digno para nuestro país.

  • senelio ceballos dijo:

    Saludos y felicidades a los nuevos doctores!!!!….no quiero caer pesado….Pero si DAVID..sigue pensando como el siglo pasado en terminos..JURIDICO-ECONOM ICOS…lo veo feo!!!…GOLIAT..se lo comera..El reto..yo lo veo aun mas peligroso..Lo henmos vivido en carne pripia aqui por muchos paises ex-CAME!!!!

    Gracias Rosa…su lector permanente..Ing-guajiro chambero desde Rusia

  • Jose Carlos Melo dijo:

    Rosa Miriam, felicidades por su logro y por su conferencia en IBERGECYT, estaba sentado en el auditorio y me llamo la atencion su frase de que vivimos con un pie en el Siglo XIX y otro en el XXI, ese dia le iba a preguntar sobre la frase que aparecio en un articulo que hablaba de usted, sobre que a internet no se puede ir con miedo, cuando en muchos lugares no tenemos el suficiente acceso para la informacion, le puedo afirmar que me informo mas por cubadebate y por telesur en la tv que otros.

  • César dijo:

    ¡¡¡¡¡FELICITACIONES!!!!! Con mayúsculas, por todo lo que bien dice y actualiza oportunamente en estos muy complejos momentos. Eso es ser Cuban@.
    ¡GRACIAS! una y mil veces.

  • Arleen dijo:

    Qué orgullosa me haces sentir. Por haber nacido y crecido periodista en nuestra casa materna común, Juventud Rebelde. Por haber fundado tanto en tan poco tiempo, con una pasión más ordenada y por suerte más útil. Y por ser parte, en la vanguardia, de una batalla que sigue, aunque a veces no lo parezca. No pude estar allí, pero estuve después de leer tu discurso, hondo y comprometido, como los intelectuales que citas y de los que gloriosamente hemos bebido para sentir orgullo profundo e insuperable de ser lo que somos, aquella palabra dulcísima de la que hablaba Martí. Si se atienden a tiempo tus alertas, me sentiría más feliz todavía. No te felicito. Nos felicito por tenerte.

  • Carlos Rodríguez dijo:

    Llevo un mes leyendo o escuchando cientos de comentarios derivados de las declaraciones de los presidentes Raúl Castro y Barack Obama del 17 de diciembre. Por mucho que trato de identificar a alguien que no sea ni imperialista, ni independentista, ni reformista, ni anexionista, no encuentro un sólo ejemplo.¡Genial Cintio! Pero entre los independentistas los hay muy conservadores, que temen mucho a los riesgos que se derivan de la nueva situación y no aprecian las oportunidades que ofrece para la inteligencia y la firmeza de nuestro pueblo.
    Felicidades a los nuevos doctores, a los premiados y a Rosa Miriam por su discurso.

  • pancracio dijo:

    EN EL HUECO DE LA AGUJA

    Toda la vida viendo las pinturas rupestres,
    en las paredes del hueco de la aguja,
    sin llagar a pasar al otro lado;
    Empujándome para no volver atrás.
    No es fácil ver siempre la luz a la distancia,
    y no poder tocarla,
    Quizás porque pasar al otro lado,
    es como caer al vacío,
    porque, se me acaba el piso que sé pisar,
    porque, además parece ser el más firme.
    En este entorno de tembladeras y arenas movedizas,
    mejor que me entierren en tierra firme,
    que parece ser el de una isla.
    ¡Me quedo con los ciclones!

  • pancracio dijo:

    Mantengamos la pobreza en el límite con la miseria, para que no se nos envilezca el alma.

  • pancracio dijo:

    …”Debemos lograr que los agredidos nos reciban con los brazos abiertos, pero estamos hablando de ciencia, de una ciencia para ganar en un nuevo escenario la mente de los hombres. Antes que los portaaviones y los misiles, llegan los símbolos, los que venderemos como universales, glamurosos, modernos, heraldos de la eterna juventud y la felicidad ilimitada”.
    “El objetivo final de la estrategia a escala planetaria, es derrotar en el terreno de la ideas las alternativas a nuestro dominio, mediante el deslumbramiento y la persuasión, la manipulación del inconsciente, la usurpación del imaginario colectivo y la recolonización de las utopías redentoras y libertarias, para lograr un producto paradójico e inquietante: que las víctimas lleguen a comprender y compartir la lógica de sus verdugos”.
    1953
    Allen Dulles fue un oficial de alto rango de la Oficina de Servicios Estratégicos, OSS,
    organismo antecesor de la Agencia Central de Inteligencia, CIA, y estuvo presente en la creación de esta última donde sirvió ocho de sus diez años como director.

    • Pepe dijo:

      pancracio, qué pena que llenes esta página de lugares comunes bien superados a lo largo de medio siglo.

  • Magalys dijo:

    Excelente discurso, hilvanado a partir de citas de Carlos Rafel Rodríguez y Cintio Vitier, dos preclaros intelectuales y cubanazos. Corren tiempos difíciles, para los que hace falta asumir posturas valientes pero también es necesario pisar en firme, y para ello, nada mejor que la cientificidad y el conocimiento, gracias a Miriam por mostrar que el periodismo de hoy no es el de ayer, y por poner a Cubadebate todo el amor y el oficio, que lo hacen, ahora mismo, una de las mejores ventanas de esta Isla al universo y por qué no, a nuestra propia casa, gracias, enhorabuena por los triunfos

  • NELSO N S AVILA dijo:

    FELICIDADES DRA. ROSA MIRIAM POR TAN BRILLANTE EXPOSICION.CUBA TIENE QUE SER COMO EL DAVID BIBLICO MAS INTELIGENTE QUE EL GOLIAT.A PRINCIPIOS DEL SIGLO PASADO UN PRESIDENTE NORTEAMERICANO DIJO ESTO; AL PUEBLO QUE NO PODAMOS CONQUISTAR POR LAS ARMAS ,LO CONQUISTAREMOS CON DINERO. POR ESO EN ESTOS MOMENTOS DE CAMBIOS HAY QUE TENER BIEN ABIERTO LOS OJOS ,COMO LO PREDIJO EL APOSTOL J. MARTI HAYQ UE EVITAR A TODA COSTA QUE EL IMPERIO ETC ETC.GRACIAS NELSON

  • armando dijo:

    Saludos:

    UN ARTICULO QUE PRESTIGIA AL SITIO CUBADEBATE.

    APARTE DE ASTUTO, NUESTRO DAVID ANTE TODO DEBE SER JUSTO E

    INTOLERANTE CON LO MAL HECHO, Y NO TOMAR LA JUSTICIA POR SU CUENTA.

    LA SOCIEDAD DE ESTE PAIS HA PERDIDO MUCHO EN TODOS LOS ASPECTOS POR

    “” LOS LIBRETAZOS JUSTIFICATIVOS”” EN INNUMERABLES MOMENTOS DEL PROCERSO REVOLUCIONARIO.

    DAVID NO DEBE OLVIDARSE QUE VIVE EN COMUNIDAD, Y QUE QUIENES VIVEN FUERA DE CUBA NO SE VAN A INMOLAR EN CUBA.

    DAVID NO DEBE OLVIDAR QUE DEBE PREPARAR SU RELEVO, PARA EL PRESENTE Y EL FUTURO DE LA SOCIEDAD CUBANA.

    DAVID NO DEBE OLVIDAR QUE LA PRIMERA EDUCACION QUE SE TIENE QUE PROTEGER “”TIENE QUE SER LA CIVICA””. UN CIUDADANO QUE NO SEA CIVICO ,”” SERA UN INDISCIPLINADO Y UN TRAIDOR A EL MISMO””.

    Y POR ULTIMO DAVID DEBE Y TIENE QUE :

    RECONOCER EL ESFUERZO DE NUESTROS CIUDADANOS POR EL MEJORAMIENTO DEL PAIS, NO PERMITIR QUE POR CUMPLIRSE CON LOS DEBERES CIUDADANOS
    “” SE PAGEN Y SE COBREN RECURSOS MATERIALES “”

  • Lazaro Hernandez Muñiz dijo:

    Rosa Miriam:Washington no puso sobre la mesa su nuevo consenso en torno a Cuba,los dos gobiernos se sentaron a conversar civilizadamente,para cambiar una relación estupida y atrasada,por favor,no se ponga a la altura de los perdedores,usted es muy inteligente.

Se han publicado 35 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Rosa Miriam Elizalde

Rosa Miriam Elizalde

Periodista cubana y editora del sitio Cubadebate. Es Doctora en Ciencias de la Comunicación y autora o coautora de los libros “Antes de que se me olvide”, “Jineteros en La Habana”, “Clic Internet” y “Chávez Nuestro”, entre otros. En twitter: @elizalderosa

Vea también