Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Vestidos de sol

| 7

«Mi familia por los Cinco. Así salimos de casa esta mañana», mensaje en el perfil de Facebook de una madre y periodista cubana. Foto: Cortesía de Leticia Martínez

Por Nyliam Vázquez García

— Quédate aquí, no vaya a ser que la niña se caiga de la cama.

— Mami, no puedo, tengo que ver algo importante en la televisión. Dile a mi hermana.

Mientras el sueño de Isabela es velado por su madre, abuela trajina en la cocina, tía fija toda la atención en lo que tiene que decir René González Sehwerert.

Cuando comienza a hablar pareciera que lleva luz en los ojos y uno se imagina que sus manos infinitas no están quietas frente a esa cámara. René sorprende, René pide un terremoto de amor para impedir que Gerardo muera en la cárcel, para que Fernando, Antonio y Ramón, no tengan que cumplir íntegramente, como él, sus injustas condenas.

Contarle al pueblo norteamericano de una injusticia cometida en su país vuelve a ser prioridad este septiembre. La cinta amarilla tiene un significado especial para Estados Unidos a lo largo de la historia y la canción que ahora se ajusta al reclamo de libertad para cinco hombres, lleva un mensaje claro en sus mismos códigos para que los norteamericanos buenos entiendan por qué un pueblo entero se viste de amarillo, espera el regreso de cuatro de sus hijos.

“Qué Cuba entera se llene de cintas amarillas, que nadie pueda ignorar…que se sepa que Cuba está esperando a sus hijos… que esta sea la última la última jornada… ”

René hablaba para cada uno de los cubanos que habitamos la isla y yo ya lo veía todo de un mismo color.

El brillo peculiar en la mirada del único de los Cinco que ya puede disfrutar del abrazo de su familia —preso aún hasta que sus hermanos regresen— emana de la certeza de lo vivido en estos meses de recorrer el país, de sentir el cariño colectivo desde la espontaneidad y sus más diversas expresiones.

René, confía en el pueblo, sabe que no habrá rincón de esta isla que no se vista de sol, cada quien con su rayito. Por nosotros los Cinco arriesgaron sus vidas durante los años difíciles de la década del noventa, infiltrados en los grupos terroristas que operan en Miami; por nosotros no se doblegaron ante toda clases de torturas psicológicas, por nosotros fueron a juicio a decir la verdad, por nosotros han pasado quince años tras las rejas. Los Cinco saben de la nobleza de la gente a la que se entregaron. La gente que hoy se pregunta de dónde saca una cinta, qué pedazo de tela agarra para mandar su mensaje por el regreso definitivo.

Por eso no fueron pocos los que, apenas la imagen de René desapareció de la pantalla, estaba desandando gavetas para buscar algo que pudiera convertirse en símbolo sugerido. El 12 de septiembre es el día señalado, pero desde ya las cintas amarillas se adueñan de los espacios cotidianos.

Unas horas después de la alocución de René, la red social Facebook ya tenía decenas cintas amarillas coloreando los perfiles de los usuarios cubanos, algunos blog escritos desde la isla publicaron sus iniciativas, al tiempo que los integrantes de la plataforma de blog, BlogosferaCuba, colocaba la cinta en su logo y sus miembros comenzaron a cocinar iniciativas y en twitter de sentía el movimiento telúrico. Cualquier cosa puede servir, desde los marcadores de las agendas, retazos de tela, pulóvers…

Seguro que superaremos con creces las cien cintas en el roble, de las que habla la canción, muestra inconfundible de que esos hombres son esperados con vehemencia en su tierra. No son los héroes de una élite inexistente, son los héroes de los jóvenes, de las familias, de la gente que todos los días levanta sobre sus hombros el país.

Cuando una madre periodista comparte una foto de las manos de su familia ataviadas con la cinta que le quitó al mosquitero de su pequeña, no queda más que aferrarse a la certeza de que las ganas de sol después de la voz de René fueron una sensación compartida, una sensación que se multiplica, que estremece los cimientos de la isla.

No podrá ser ignorado este clamor amarillo. Quince años es demasiado tiempo…

Isabela despertó a las seis de la mañana. Balbuceó un «tía» en su idioma de 10 meses y se lanzó a sus brazos. La niña quiso arrancar un lazo que quizás le resultó extraño en el lado izquierdo del pecho que la acurruca. No sabe, pero su tía tiene paciencia y se disculpa por no haberle velado el sueño durante los instantes en que escuchaba a René y le explica que ese lazo no se toca, porque es por y para los Cinco. No entiende mucho, pero se queda quieta. Isabela también se vestirá de sol, llevará estos días un cintillo amarillo.

niña con lazo amarillo

La pequeña Isabela con su cintillo amarillo. FOTO: Nyliam Vazquez

 

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Tania Fernández dijo:

    Creo que a todas las personas sensibles sobre este planeta les toca muy de cerca esta historia .Puede ser la historia de cualquier familia.Fue la decisión que tomaron de luchar en favor a su justa causa. Es hora ya que regresen y puedan disfrutar de la libertad que merecen en unión de sus familias.
    FIN A LA INJUSTICIA!!!!!!!!!!!!!!
    QUE REGRESEN YA!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  • El Nene Peña dijo:

    Hoy toda la Habana ha amanecido como un mar vestida de amarillo o con cintas amarillas, todo por la causa de los cinco.

    LIBERTAD YA……………………….

  • elguille dijo:

    Bella cronica, aqui tambien yo pongo mi cinta amarilla !libertad para los cinco ya!

  • LACETEL\Rodney dijo:

    Hoy los árboles de LACETEL, nuestros jovenes, nuestra página web, amaneció con cintas amarillas, clamor de justicia, para nuestros cinco héroes. Que cada rincón de Cuba, incluso cada sitio de la red virtual tenga una cinta amarilla, para clamar por la justicia.

  • beatriz dijo:

    pedimos a Obama que disponga el regreso de nuestros hermanos. el pueblo norteamericano que ama la paz puede acompañar este reclamo como muestra de un alto sentido de justicia y humanismo.

  • El Nene Peña dijo:

    ¨12 de Septiembre 2013¨

    No puedo vivir en paz
    Lo que me resta de vida
    Si no comparto esta herida
    Que a nuestro pueblo causó
    La injusticia vengativa
    Que allá en USA se fraguó.

    Pienso mucho en esa hombría
    Que manifiestan los CINCO
    Cumpliendo con un castigo
    Impuesto a pura venganza,
    Temor y hasta cobardía
    Esperando llegue el día
    Y se cumpla la añoranza.

    Creo que ha sido muy bueno
    El “terremoto” anunciado
    De cariño y devoción
    Con buena organización
    Demostrando con amor
    Que nuestro pueblo es sincero.

    Yo los veo enaltecidos,
    Sencillos, disciplinados,
    Con su tiempo limitado,
    Alejados de los suyos
    Pero siempre con orgullo
    Saliendo siempre adelante.

    Y pienso mucho en sus madres,
    Sufriendo por las heridas
    Sus lágrimas contenidas
    Y su razón de esperar
    Porque pronto ha de llegar
    El día Feliz en sus vidas.

    Yo, que no puedo hacer mucho
    Me uno de corazón
    A la ¨ Tormenta Amarilla ¨
    Que sin equivocación
    Causará una conmoción
    Porque lo que vale, brilla!

    Obama, ¨ NOBEL de la PAZ ¨
    Convertido de repente
    En cultivador de GUERRAS
    Y usurpador de riquezas,
    Espero que haga conciencia
    Y les de la libertad.

    Pero es el pueblo, es el pueblo !!!
    Es el NORTEAMERICANO
    Que nos debe dar la mano
    Y hacer a la vez justicia
    Porque ya estará informado
    De todo lo que ha pasado.

    No los debemos culpar
    De su despreocupación
    No les dan información
    Verídica, de importancia,
    Y caen en esa ignorancia
    Que podemos apreciar.

    Nosotros, alegres siempre
    Sabiamente dirigidos
    Acometemos unidos
    El TERREMOTO AMARILLO
    Que de manera espontánea
    Nos hemos comprometido.

    Todos con mucha pasión
    Portando y cantando temas
    Sin que medien los esquemas
    Formamos un FAMILIÓN
    ¡Con nosotros no hay quien pueda!
    Y recordando refranes:
    ¨ EN LA UNIÓN ESTÁ LA FUERZA ¨

    Como una oleada creciente
    Contentos manifestamos,
    Portando cintas y lazos
    Y contagiando el ambiente.

    Pero confronto un problema……
    Deseo que todo llegue
    Lo más cercano posible
    Pues quiero disfrutar
    Y no sé si voy a estar
    Porque….. no es que ¨ peine canas ¨
    Son ya ¨ los noventa y nueve ¨
    Que no se hacen de rogar
    Y siempre quieren estar
    Con sus verdades presente
    Y al saberse tan activos
    Decidieron descansar.

    ¡Quince años! Es mucho tiempo
    Cumpliendo un castigo impuesto
    Que duele, por ser injusto
    Y tenerlo que acatar.

    Pero el poder de los dignos
    Vence siempre sobre el mal.
    Y a Obama: ¡Give me Five!
    Es un reclamo mundial
    Que nadie puede negar
    Porque lo exigen los pueblos
    Que aborrecen tanta guerra
    Y quieren vivir en PAZ!

    Aquí termino el relato
    Pensando como ha quedado
    Si a todos les ha gustado
    Me despido con un ¨ VIVA
    A Nuestra REVOLUCIÓN ¨

    Y a continuar trabajando
    Para mejorarlo todo
    Porque admito que es muy
    Cierto: ¡ FALTA MUCHO POR HACER ¡

    Aida Fernández
    98 años
    (el 13 del mes de octubre cumplo 99 años)

    Playa 8-9-2013

  • Laura dijo:

    Combatiremos hasta final sin cansarnos nunca. Libertad para los 5.

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también