Imprimir
Inicio » Opinión  »

La despedida de Roberto

| 18

roberto-gonzalez

Miami.-  Hacía una bella mañana de verano aquel sábado a finales de junio pasado.  En la costa del barrio habanero de Miramar estábamos reunidos un pequeño grupo de familiares y amigos de Roberto.  Allí nos encontramos para hacer cumplir su voluntad de qué hacer con sus restos hechos cenizas ya que quiso que al morir su cuerpo fuese incinerado.  Hacía escasamente un año que había muerto y menos de una semana del día de su cumpleaños, el primero después de su muerte, que siempre es el más difícil.

En una conversación que tuvo con Sarita --el amor de su vida y su esposa de tantos años--, la única conversación que trató sobre su muerte, le explicó que cuando muriera quería que guardaran sus cenizas hasta que su hermano René regresara a vivir definitivamente en Cuba. Entonces cuando eso sucediera quería que un día sus dos hijos, Robertico y Renecito, junto con sus hermanos René y Liván fueran a la playita de la Calle 16 en Miramar y esparcieran sus cenizas en las aguas cercanas a esa parte de la costa donde por muchos años cuando jóvenes y después juntos ellos y otros amigos gozaran tanto la vida.

Fue así que nos juntamos, a petición de Sarita, Irma, Robertico y Renecito, en aquel tramo de la costa habanera aquella bella mañana ese pequeño grupo de familiares e íntimos amigos.  Sentía una mezcolanza de sentimientos. Tristeza, claro, por la pérdida tan temprano en su fructífera vida de un entrañable amigo que fue un ser verdaderamente extraordinario.  Fuera de serie, como se dice en buen cubano.  Sentía orgullo. Orgullo de poder haber sido su amigo, aunque sólo durante sus últimos años, no como los otros amigos presentes aquella mañana que lo conocieron y disfrutaron muchos más años. Orgullo por lo que pudo hacer Roberto de él mismo como ser humano; como padre, como hijo, como hermano, como esposo.  Por haberse hecho un hombre cabal, un revolucionario íntegro.

Sentí su presencia aquella mañana entre nosotros, en nosotros.  Lo percibí satisfecho de su vida, de su obra, de sus hijos. Compartí con él aquella satisfacción.  Todos allí sabíamos que cumplíamos lo que él quiso que fuera aquella despedida.  Por suerte, el mar se comportó bien y la balsa en la que se colocó la hermosa caja de madera que llevaba sus restos y las flores no tuvo contratiempo para llegar al punto en el mar que sus hijos escogieron para entonces sumergirse, abrir la bolsa en la que se encontraban las cenizas de su padre y esparcirlas.

Fue René el que abrió, con cierta dificultad por la presión del mar, la bolsa que contenía las cenizas de su hermano. Me contaron los muchachos, sus hijos, lo bello que lució todo allí en aquel momento en el que las cenizas flotaban en diferentes direcciones entre la luz del sol que penetraba en el mar allá abajo. Intuyo que él lo previó así.

Roberto era un excelente abogado.  Por serlo, y por ser quien él había hecho de él mismo, estuvo plenamente preparado para asumir los retos de ser parte del equipo de la defensa de los Cinco, y por tanto de su hermano René, cuando el gobierno de Estados Unidos los encarceló y después falsamente acusó por luchar contra el terrorismo y los terroristas que lo ejecutan.

Fue en esa larga y ardua lucha que nos conocimos.  Precisamente en Miami en diciembre de 2001, cuando compañeros y compañeras cubanos residentes en esta ciudad,  por años comprometidos en la defensa de su pueblo, compartimos día tras día con las madres, las esposas, con Irmita, la hija de René, y con Roberto, durante aquel brutal mes durante el cual se dictaron las terribles condenas contra los Cinco.  Fue entonces cuando realmente comenzó la lucha por hacerlos libres.  Lucha que se ha convertido en un formidable movimiento político a escala mundial.

De Roberto me impresionaron desde entonces su claridad de pensamiento, parte de su formidable inteligencia, y su honestidad bregando con la gente que se involucraron en este magnífico esfuerzo y con los líos y las cosas propias de estas complicadas cuestiones, jurídicas y políticas. Por su práctica como abogado siempre pudo explicar claramente, como muy pocos, las cuestiones más complejas de estos asuntos.

Por lo que también lo admiro, además, es que supo mantener una actitud perseverante y digna ante la muerte que sabía segura. Con su ejemplo supo enseñarnos que la vida hay que disfrutarla hasta en el morir. Tuvo, mi amigo Roberto, como está escrito en un libro sabio “constancia en la virtud y en mantener la gracia hasta la muerte”.  Mucho lo respeto y quiero.

Se han publicado 18 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Shedra dijo:

    Al leer, parece que se vive junto a ellos este momento de tanto y tan bonito sentimiento.

    Adios, Roberto. Siempre estarás aquí, en la figura de tu hermano, en la lucha por el regreso de los demás.

  • Osmay dijo:

    Tuve la oportunidad de conocer personalmente a Roberto en una de las reuniones de apoyo a la lucha por Los cinco, conversé mucho con él sobre varios temas, especialmente sobre su hermano y los cinco en general. Coincido con la opinión del autor de este artículo, lo conocí menos que él, pero me dió la impresión de una persona especial...

  • yo dijo:

    Respeto siempre y admiración total, para ese hermano que tanto hizo por nuestro Rene y los otros cuatro que no han llegado. Un día seguro irán los cinco juntos a la playita a levarles una flor y hacer un brindis en honor a quien tanto hizo por ese momento. Si puedo estaré junto a ellos, de no ser posible, seguro mi pensamiento estará también en el homenaje.

  • Eduardo y Tahymi dijo:

    Andrés, en tu palabra se aprecia la belleza de nuestras ideas, el dolor y la tristeza por haber perdido un soldado hermano. Imagino que ese adverso y lindo día en la playita de 16 fue algo cargado, pero lleno de cubanía, de sentimientos de amor a la patria, a la familia y a esta Revolución, que tenemos que defenderla siempre, sobre todo, por el respeto a nuestra historia. No nos cansarémos, continuarémos la lucha por el regreso de nuestros hermanos.

  • Mary dijo:

    Un homenaje tambien a la mamá de Roberto y René. pensemos en lo todo lo que esa mujer ha pasado y sin embargo sigue ahi, con fuerza

  • Ana Cristina Tablada. dijo:

    !Qué relato tan profundo y conmovedor! Andres Gómez es un excelente comunicador algo que apreciamos en sus diversos artículos, pero esta vez nos robó todas las lágrimas posibles. Somos seguidores de la causa de los CINCO y al perder a Roberto se nos fue alguien especial con el que nuestro pueblo aprendió a entender todo el proceso en la causa de los cinco con la mayor sencillez del mundo, aprendimos además,que el regreso era posible, aunque no fueran todos a la vez.Agradecemos a CUBADEBATE permitirnos compartir con sus familiares y amigos tan solemne momento, reiterarle a René nuestro orgullo por su valentía y decirles que Roberto está y estará siempre en la historia de nuestro proceso revolucionario, en una de las batallas más humanas y firmes, la lucha por la liberación y regreso a la Patria de nuestros CINCO héroes prisioneros en cárceles del imperio.

  • irma dijo:

    Bellas palabras la de Andrés, Roberto fue mi compañero de estudio en la Universidad y compartimos varias veces en los estradios de justicia, siempre fue brillante y trabajop con gran honestidad, por eso todos siempre lo admiramos, mucho más cuando vimos como enfrentó la defensa de sus cinco hermanos y después su enfermedad.
    Varias veces al coincidir en algún lugar le preguntaba por su hermano y siempre contestaba son los cinco.
    Hubiera querido estar ese día en la playita de 16, lugar estimado por todos en la Facultad de Derecho durante esa etapa estudiantil, pero hoy no le digo adios, solo hasta siempre Chevre, te seguimos queriendo.

  • El Guara dijo:

    Andres, muchas muchas gracias por tu escrito. Muchas gracias por compartir con todos lo que lo querian y quieren el relato de esa despedida. Ser amigo de Roberto es una de las cosas que mejor me ha pasado en la vida y como dijimos muchas veces en los años que compartimos "los amigos de mis amigos, son mis amigos"
    Gracias una vez mas

  • Israel dijo:

    Realmente ha sido conmovedor el escrito, Honor y Gloria para Roberto y fuerza para Rene y el resto de sus familiares.

  • Renata dijo:

    QUE EN GLORIA ESTÉS HERMANO ROBERTO.. TU PUEBLO. FAMILIA, AMIGOS Y QUIEN NO TE CONOCÍA JAMAS TE OLVIDARÁN GUAPO. EN PAZ DESCANSES...!!!!

  • osmani dijo:

    Andrés Gómez gracias por lo contado los hombres tambien lloramos ante la perdida de un ser querido. Roberto un gran hombre

  • Alcides dijo:

    Compañero Andrés, que relato tan bello, que profesioalidad, honestidad y sentido de la amistad. Estoy seguro que cuando los 5 estén de vuelta, harán una visita obligada a la playita a esparcir flores. Su amiga Irma, compañera de la Universid, que aquí dejó sus impresiones, muy lindas también, estoy seguro que le rendirá tributo en el lugar, que lo hará con una mezcla de dolor y mucho carinño, porque lo recordará como en los años que visitaban la playita.

  • Julia García Capote dijo:

    Leí con detenimiento el escrito de Andrés Gómez y los comentarios al mismo. Digno merecimiento para Roberto. Lo conocí a partir del proceso de nuestros Cinco Héroes y su inclaudicable luchaaa. No lo conocí personalmente pero lo respeté y admiré por su consecuencia con al causa que abrazó. Lo admiró mucho más ahora que através de este escrito me acerqué más a su espiritualidad y entereza. Vivo en Miramar y siempre que pase por la Playita de 16 lo recordaré. Aunque comprendo que no será necesario pasar por allí porque los hombres dignos no mueren nunca y Roberto está entre ellos Llegue hasta René y sus familiares mis respetos y condolencias. Gracias.

  • Raisa Hernàndez dijo:

    hermosìsimo y Bello este artìculo que me ha sacado las làgrimas. Y conocemos mas aùn de esta manera, quien era Roberto el hermano de Renè. Y como dice un Forista llegarà el dìa en que los Cinco se reuniràn en la Playita de 16 y allì le llevaràn una corona de bellas flores a Roberto, un Hombre Integro."GLORIA ETERNA A ROBERTO, LIBERTAD PARA NUESTROS HEROES, VIVA CUBA, VIVA LA REVOLUCION, VIVAN FIDEL Y RAUL"

  • Maria Elena Martínez Díaz dijo:

    Tristeza, consternación, dolor, es lo que siempre sentiremos cuando parte un hermano, pero a estos sentimientos se agrega el orgullo de saber que es un cubano, un cubano con principios y una férrea voluntad.
    Al año de tu partida te reiteramos, hasta siempre Roberto, tu pueblo continuará y vencerá en la lucha por el regreso de tus hermanos.

    Un saludo cariñoso a la familia de este gran hombre, de Malena y Rigo.

  • Faustino dijo:

    Visitaba frecuentemente el apartamento de Lorenzo el guara, mi hermano de toda la vida y en ese edificio vivia Roberto el chewole como le deciamos, conevrse con el ocacionalmente en multiples ocaciones y siempre con mucho respeto y afecto me trataba, efectivamente comprometio su vida en los ultimos anos a defender la causa de su hermano y sus companeros y fue constante en su proposito, una amistad como la que el brindaba yo tuve en minimas ocaciones la oporunidad de recibir y me siento orgulloso de haber compartido con el esos momentos
    execelente persona, vecino, amigo. Sentimos mucho tu desaparicion fisica pero te recordaremos siempre. el mar es la inmmensidad donde tus restos hoy se reparte tu alegria y firmeza amigo

  • Mercedes dijo:

    ¡Que triste, cuando se nos van, personas que no lo merecen!
    Roberto esta y estará presente en la lucha por el regreso de los Cinco Héroes.

  • LYM dijo:

    Que relato tan descriptivo que lo hace estar a uno allí y conmoverse y erizarse, gracias Andrés por este homenaje.

Se han publicado 18 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Andrés Gómez

Andrés Gómez

Periodista cubano residente en Miami. Fundador de la Brigada Antonio Maceo, integrada por cubanos que viven en los Estados Unidos. Es el director de la Revista Areito.

Vea también