Imprimir
Inicio » Opinión  »

Sobre Repsol-YPF, España y otras muchas cosas

| 19

El conflicto suscitado entre Buenos Aires y Madrid a propósito de la expropiación del 51% de las acciones que Repsol tenía en YPF ha desatado virulentas reacciones por parte de las autoridades del Estado español y sus voceros.

El repertorio comprende toda suerte de amenazas en contra de Argentina -y, por extensión, en contra de quienes, con independencia de nuestras opiniones acerca del actual Gobierno, habitamos en esa tierra- proferidas por altísimos funcionarios del Gobierno como la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría; el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, y otras figuras menores del séquito de La Moncloa y secundadas por un coro impresentable de mal hablados e ignorantes hasta el tuétano que dicen ser periodistas, pero que, en realidad, parecen más bien ser supervivientes descartados del casting que Luis Buñuel organizó para seleccionar a los mendigos de Viridiana.

Alentados por sus mandantes, estos personajes repiten desaforadamente y sin gracia el libreto que les pasan sus mentores, auspiciantes y empleadores, no ahorrando epítetos dirigidos a la presidenta, Cristina Fernández, sus ministros, el partido del Gobierno y, ya en el aquelarre, a todos los argentinos, cómplices indirectos del «robo» sufrido por una inocente españolita llamada Repsol.

Por supuesto, ese espectáculo denigrante también lo tenemos en Argentina, pero, tal vez afectados aún por el reflejo del colonizado, pensábamos que en esa España, que tan machaconamente se vanagloria de su condición europea (Freud ya advirtió sobre lo que ese síntoma podría significar), tal cosa no podría ocurrir. Pero ocurre. Y no solo eso: a medida que pasan las horas, el Gobierno del Estado español ha avanzado en una campaña para aglutinar «en defensa de España y los españoles» la ayuda de sus compinches europeos, esos bribones que perpetraron el golpe de Estado en Grecia cuando el pobre Papandreu, movido tal vez por el recuerdo de la Oración Fúnebre de Pericles y su exaltación de la democracia, tuvo la inoportuna idea de decirle a quienes ahora acuden en ayuda del Gobierno español que quería solicitar la opinión de los griegos acerca del plan de ajuste salvaje que le proponían sus salvadores.

Al día siguiente, la pérfida troika que hoy gobierna Europa -la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el FMI- lo desalojó a puntapiés en el trasero y lo sustituyó por uno de los suyos: un émulo contemporáneo del consigliere de don Corleone, para que maneje con la pulcritud propia de un tahúr del casino financiero global los destinos de Grecia. Por supuesto, estos bandidos no operan solo en Grecia y están asolando casi toda Europa, como bien lo saben quienes viven en el territorio del Estado español, sometidos a un ajuste de una brutalidad que no tiene nada que envidiar a las peores experiencias latinoamericanas en la materia. La cosa no es solo con Grecia, es con todos.

En su afán por defenderse de la agresión argentina, Rajoy y los suyos buscaron (y consiguieron) el apoyo del emperador y premio Nobel de la Paz (el mismo que dijo que «se hizo justicia» cuando le informaron que habían asesinado a Osama Bin Laden ante su propia familia y cuya secretaria de Estado estalló en carcajadas al enterarse del linchamiento de Muammar Gadafi). Ya en las Américas, los enviados de Madrid obtuvieron en México el apoyo de don Felipe Calderón, quien por su ineptitud e inmoralidad sumió a ese maravilloso país -en realidad, mi segunda patria luego de ocho años de exilio- en la crisis más grave del último siglo, por decir lo menos. Postrado indecorosamente ante los dictados de Washington y la violencia criminal de los narcos, Calderón se rasga las vestiduras junto a los paniaguados del Partido Popular ante la tibia medida adoptada por el Gobierno argentino.

Quienes viven en el Reino de España saben muy bien que Repsol es una transnacional en la que algunos ricachones tienen depositados sus dineros en acciones de la compañía. La participación de ese sector en el total del capital accionario de la empresa es del 43%. Y como dijera hace apenas un par de días un colega de la Universidad de Sevilla, «confundir los intereses de Repsol con los de España es un insulto a la inteligencia de los españoles. Ni es española por la composición de su capital -mayoritariamente en manos de intereses extranjeros-, ni por la estrategia empresarial que persigue ni, como he dicho, porque beneficie principal o sustancialmente a las familias o empresas españolas. Más bien todo lo contrario».

La opinión de Torres López contrasta con las declaraciones del estadista en ciernes, Felipe, príncipe de Asturias y heredero del trono de España (hasta el momento en que los españoles se despierten y acaben con una institución tan inútil, parasitaria, costosa y corrupta como la monarquía), quien ha agradecido «todo lo que Repsol hace y ha hecho, que es mucho, por el bienestar de numerosos países, así como expresar todo el apoyo a quienes hacen posible su importante tarea en España y fuera de España».

En su artículo, Torres López aporta algunos datos interesantes de lo mucho que Repsol ha hecho por el bienestar de España, en palabras que hago mías sin reservas: «Utiliza paraísos fiscales para tratar de tener aquí la menor carga fiscal posible, ha destruido empleo y a docenas de pequeñas y medianas empresas españolas al someterlas a condiciones de pagos draconianas a pesar de que cuenta con abundantes recursos financieros y liquidez suficientes».

En síntesis, el pleito del Gobierno argentino no es con España o los habitantes del Estado español. Es con una empresa que aquí también ha incurrido en las habituales prácticas depredadoras que todas las transnacionales sin excepción incurren en todo el mundo, incluyendo sus propios países. Y esto fue hecho, preciso es decirlo, con la complicidad de las autoridades argentinas, tanto de las provincias como de la nación, que hicieron la «vista gorda» ante el descarado incumplimiento de las obligaciones contraídas en los contratos de privatización de YPF. Gracias a esta negligencia oficial, sobre cuyas (malas) razones preferimos, por ahora, no expedirnos, Repsol pudo explotar los yacimientos conocidos, y hacerlo de mala manera, sin cuidarlos como se debe, y sin tener tampoco que preocuparse por tomar los riesgos financieros que supone la exploración y búsqueda de nuevos mantos petrolíferos o gasíferos, cosa a la que contractualmente estaba obligada. Pudo también remitir el 90% de sus utilidades, ante la mirada distraída de los entes estatales encargados de fiscalizar sus operaciones en la Argentina.

Pudo ocultar operaciones, al punto tal que recién con la intervención de Repsol-YPF se conoció que había una compañía denominada Repsol YPF Gas S.A, que se encontraba en poder de Repsol sin que los sagaces ojos de los funcionarios de diversos entes reguladores de Argentina se hubieran percatado de ello.

Por eso, cuando la presidenta envió el proyecto de ley expropiando las acciones de Repsol en YPF no incluyó la de aquella empresa, cosa que hubo de corregir apresuradamente una vez que la intervención hizo el anuncio correspondiente.

Esto nos recuerda lo ocurrido cuando, después del paro petrolero que PDVSA hizo en contra del Gobierno de Chávez y producida la intervención de la firma, los venezolanos se enteraron de que esa empresa estatal era la ignota propietaria de la cadena de gasolineras CITGO, con unas 6.000 bocas de expendio en EEUU. Estas prácticas de ocultamiento, fuga de capitales, evasión fiscal, incumplimiento de obligaciones contractuales son corrientes en el mundo de las grandes compañías. Y ocurren porque los gobiernos consienten este tipo de conductas. De otro modo sería imposible.

El Gobierno argentino tiene razones muy fundadas para avanzar sobre Repsol. Pero esto es apenas un primer -y tibio- paso, porque la crisis energética de Argentina, y de la cual Repsol es altamente coresponsable, no se solucionará con las medidas tomadas. Hay que ir mucho más a fondo. No se entiende por qué no se expropian todas las acciones, incluyendo las de los argentinos nucleados en el Grupo Petersen, una suerte de proto-burguesía nacional inventada con malas artes por el kirchnerismo y cuyos resultados fueron desastrosos. Además, dado que Repsol-YPF representa el 30% de la producción hidrocarburífera de Argentina, ¿qué se va a hacer con el 70% restante? ¿O es que se piensa, erróneamente, que las otras empresas actúan con patrones de moralidad y eficiencia superiores a la de la española? ¿O que la crisis energética se solucionará actuando solo sobre Repsol-YPF?

Como se puede apreciar, son muchas las críticas que se pueden formular a la iniciativa de la Casa Rosada. Pero, de lo que no cabe ninguna duda es que no se debe identificar a España con Repsol. Para nosotros España son los versos de Machado, Alberti, Hernández, García Lorca; la pintura de Picasso y la tragedia de Guernica, fabulosamente retratada por su pincel; es Manuel de Falla y Pablo Casals, o la filosofía de Sacristán Luzón, Sánchez Vázquez y el humanismo de Roces, Gaos, Imaz. Y entre quienes están entre nosotros, la excelsa pluma de don Alfonso Sastre, la de él y su sombra, a cuál más incisiva.

Eso es España para los argentinos. Y no la picaresca ramplona de lobistas como Felipillo o Aznar, el siniestro ascetismo de Escrivá y Balaguer, o la obra, la obra de verdad que impulsa el Opus Dei, de los saqueadores profesionales que se lanzaron a la reconquista de América a caballo del tsunami neoliberal que asoló nuestras costas desde mediados de los ochenta, expertos en vaciar empresas, fugar capitales y corromper políticos y periodistas.

Tenemos una larga lucha por delante. Los pueblos de España y de América Latina y el Caribe debemos ser conscientes de que tenemos los mismos enemigos. Los que destruyen la legislación laboral y provocan paro y empobrecimiento en el Estado español son los mismos que han provocado el holocausto social y ecológico que hoy padecen los países de este lado del Atlántico.

Se han publicado 19 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Alejo... dijo:

    de acuerdo…

  • Ernesto dijo:

    Buen articulo y es bueno que se repita que no es contra el pueblo espanol sino contra una empresa que incumplio lo contraido ademas ingenuos los que piensan las buenas intenciones de todas esas companias America Latina esta palagada de las mismas y solo traen miseria y se llevan sus recursos enhorabuena lo de Argentina ojala otros sigan ese ejemplo y recuperen lo que le pertenece .Pero si ladran como decia el Quijote es que marchamos Pancho y eso es bueno .

  • John dijo:

    Un ejemplo para nosotros aqui en Canada. Gracias Argentina!

  • osmel dijo:

    Que buen articulo!, bien profundo y sin sesgo alguno. Realmente algo asi dota a los foristas de argumentos muy solidos para cualquier debate. Una vez mas, gracias a Cubadebate por permitirnos acceder a materiales con esa carga de matices, negados por otros medios.

  • Esperanza dijo:

    Completamente de acuerdo, están dañando las economías de Argentina y España. Nunca trabajaron para el pueblo, hoy más que nunca se debe pensar en los que sustentas las economías, hasta cuando va a ser el atropello. La nacionalización de la Empresa es contra los intereses privados que la explotaban, hoy va a encaminarse hacia los verdaderos dueños que son los argentinos.
    Está más que claro que nunca favoreció al pueblo español menos al argentino donde está sacando los recursos minerales.

    Muy buen artículo.

  • JULIANO SIQUEIRA dijo:

    ALÉM DA AGRESSIVIDADE DAS FÓRMULAS NEOLIBERAIS, ANTINACIONAIS, ANTI-SOCIAIS, ANTILABORAIS, IMPOSTAS PELA TROIKA (UE, BCE, FMI), QUE LEVAM A ESPANHA AO CLIMAX DA CRISE SÓCIO-ECONÔMICA, COM DESTAQUE PARA ÍNDICES ASSOMBROSOS DE DESEMPREGO, AGREGA-SE UM QUADRO POLÍTICO DE CARÁTER NEOFASCISTA, PELA HEGEMONIA DO ULTRA REACIONÁRIO PP(?), E SEMIFEUDAL, EXPRESSO NA SOBREVIVÊNCIA RETRÓGRADA E PERDULÁRIA DA MONARQUIA, COM AS BENÇÃOS DA OPUS DEI. O DESAFIO HISTÓRICO DOS POVOS DA ESPANHA, SITUA-SE NA ESFERA DA LUTA POLÍTICA. A REPÚBLICA, FUNDADA NA DEMOCRACIA AVANÇADA, SOB DIREÇÃO DOS PARTIDOS E MOVIMENTOS SOCIAIS PROGESSISTAS, APOIADOS EM PROGRAMA DE ULTRAPASSAGEM DA DEPENDÊNCIA AO EXPANSIONISMO FINANCEIRO, FASE AGUDA E ATUAL DO IMPERIALISMO, COM A CONSTRUÇÃO DE POLÍTICAS SOCIAIS DE DESENVOLVIMENTO E INCLUSÃO, APRESENTA-SE COMO CAMINHO INADIÁVEL E ÚNICO, CAPAZ DE CONDUZIR À SALVAÇÃO NACIONAL. FORA DESTA ALTERNATIVA, QUE FUTURO ESPERA A ESPANHA?

  • carlos e. bischoff dijo:

    Está muy bien el comentario del compañero Atilio.
    Tiene, sin embargo, dos partes.
    Una. La referida a Repsol y el gobierno del PP, en la que deja claro quien es aquella y lo escaso que tiene que ver con España, y como se monta una campañita desde el Partido Popular -con el inexcusable aliento del Partido “Socialista” y sus paniaguados medios, El País y La Sexta-, con el objeto de intentar tapar bajo las enaguas del “orgullo nacional” herido la calamitosa situación a que entre ambos han llevado y siguen llevando a este país.
    Dos. La referida al “ritmo” o la “profundidad” de la medida tomada, que el cro. Atilio pone, con alguna justicia, en alguna duda. Porque es verdad lo de la complacencia durante una buena etapa, es verdad lo de la “vista gorda” (y bien gorda) de los gobiernos provinciales, es verdad que no se hace nada con el grupo Petersen y otras empresas que compartían con Repsol la política depredadora, y en principio poco que se ve de que hayan variado.
    Sin embargo, y aunque también me gustaría que la profundidad de la medida fuera mayor y más clara, puede ser mirada estáticamente, o como parte de un proceso de recomposición de la conciencia del pueblo argentino, aún a pesar de los propios tomadores de la medida. Y esto, creo, es parte de lo que hoy debería ser una discusión meditada y una acción precisa de parte de la izquierda argentina, que no puede excluir revisar antiguos conceptos sobre “lo nacional y popular” y las vías de maduración.
    Discusión que, por cierto, no es este el lugar para dar. Pero que debe darse. Porque lo importante, es como juegan estas medidas y las políticas que las acompañen, en la conciencia popular que, en última instancia, es la que va a dar sustento -o no- a cada profundización.
    De momento esta inyección, quizá de petróleo pero con mayor certeza de dignidad, creo que muy bien le está viniendo a nuestra gente.
    Chau

  • Edondi dijo:

    Veamos, pongámonos de acuerdo en cómo son realmente las cosas. Según el contrato de concesión, firmado entre Repsol-YPF y el Estado Argentino, son causales del cese de la concesión: “incumplimiento sustancial e injustificado de las obligaciones estipuladas en materia de productividad, conservación, inversiones, trabajos o ventajas especiales”.
    Según lo claramente expresado por los funcionarios nacionales, estos presupuestos están dados y los incumplimientos son graves.
    La ley vigente sigue estableciendo: “Al caducar la concesión, la misma revierte plenamente al Estado” (…)
    “Artículo 85 — Anulado, caducado o extinguido un permiso o concesión revertirán al Estado las áreas respectivas con todas las mejoras, instalaciones, pozos y demás elementos que el titular de dicho permiso o concesión haya afectado al ejercicio de su respectiva actividad, en las condiciones establecidas en los artículos 37 y 41”. (…)
    “Se excluyen de la reversión al Estado los equipos móviles no vinculados exclusivamente a la producción del yacimiento y todas las demás instalaciones relacionadas al ejercicio por el concesionario de los derechos de industrialización y comercialización que le atribuye el artículo 6° o de otros derechos subsistentes.”
    Un estado con vocación nacional y una clara política energética tiene que tomar otro camino del tomado por la presidenta Cristina Elisabet Fernández.
    Es indudable que así las cosas, la única vía beneficiosa para el Pueblo Argentino y la más correcta para el País, era la de dar por extinguida la concesión a Repsol-YPF en razón de los incumplimientos en que había incurrido desde que se hiciera cargo y no la expropiación de sus activos. Ya que el Estado Nacional ha tomado los recaudos necesarios para suplir y solucionar los déficit por incumplimiento de las empresas a cargo de las concesiones y, para ello, ha fundado ENARSA (la Empresa de Energía Estatal).
    El camino tomado por la Presidente Cristina Elisabet Fernández, nos deja la rara sensación de que, en lugar de castigar, se está favoreciendo a los responsables de la degradación de Repsol-YPF, ya que de este modo, el pueblo se hará cargo no solo lo que por convenio nos pertenece, si no también los pasivos y déficit generados por el accionar irresponsable de sus titulares y la permisividad de quienes tenían en los últimos nueve años, la obligación de ejercer los debidos controles y aplicar las sanciones correspondientes, según el contrato de concesión.
    Defender la soberanía, es, fue y será siempre, velar los intereses de la Nación y protegerlos cumpliendo y haciendo cumplir la legislación vigente.

  • Mariana dijo:

    Se han escondido detrás de la retórica y del convencimiento del oprimido de que está oprimido por su propia culpa muchos años. Es hora de ir despertando y de garantizarles a nuestros hijos un mundo mejor. El gobierno argentino ha hecho muy bien, su deber no es con los intereses de unos pocos en España, Argentina o cualquier otro lugar, su deber es proteger los intereses del publo argentino, y con ello los intereses de los pueblos en general.

  • MANUEL dijo:

    Definitivamente se NACIONALIZÓ BIENES ARGENTINOS que usufructuaba y evadía responsabilidades una empresa que ni es de España, ni representa a los españoles que hoy sufren desempleo y grandes sufrimientos de parte del neoliberalismo criminal que se trata de imponer en la mayoría de países del mundo.

    El dinero que se apropió repsol ypf, NUNCA SERÁN UTILIZADOS POR LOS ESPAÑOLES.

  • Perdomo dijo:

    Quieren el dinero de Argentina para gastarlo matando elefantes

  • juan carlos dijo:

    EXCELENTE ARTÍCULO.
    LA “IDEA” QUE SE QUIERE PRIORIZAR ES QUE LA NACIONALIZACIÓN DE “REPSOL” ES UNA MEDIDA CONTRA ESPAÑA O SU PUEBLO NO SE LA
    CREE NADIE. REPSOL NO ES, NI LEJOS, ESPAÑA…
    ESTOS APÁTRIDAS, QUE LES IMPORTA UN BLEDO ESPAÑA O QUIEN SEA, SABEN MUY BIEN QUE LA MAYORÍA DEL PUEBLO ESPAÑOL ESTÁ DE ACUERDO CON LA MEDIDA TOMADA POR LA ARGENTINA.
    ¡A VER QUÉ PUTO EURO DE LAS GANANCIAS DE REPSOL FUÉ A PARAR AL PUEBLO ESPAÑOL…!
    SI ELLOS MISMOS FORMAN PARTE DEL CÓNCLAVE QUE SUMIÓ A ESPAÑA Y A EUROPA EN GENERAL EN ESTA CRISIS. LAS “AYUDAS” QUE AHORA OFRECEN LOS MISMOS QUE GENERARON LA RUINA DE EUROPA JAMÁS IRÁN EN SOCORRO DEL PUEBLO TRABAJADOR DE ESPAÑA. ¡IRÁN A LOS GRANDES BANCOS!. A ELLOS SÍ QUE IRÁN A SALVARLOS PARA QUE SIGAN DEPREDANDO ECONOMÍAS QUE ELLOS MISMOS DIRIGEN. ESA MARIONETA QUE SE LLAMA RAJOY HOY SE DESDICE DE CUANTO DIJO EN EL 2008. BASTA, “SEÑORES”. SI CREYERON QUE AMÉRICA LATINA SEGUÍA SIENDO UNA COLONIA, SE EQUIVOCARON FIERO.
    HAY DECENAS DE EMPRESAS ESPAÑOLAS OPERANDO EN LA ARGENTINA HACE DÉCADAS. NO TIENEN NINGÚN INCONVENIENTE. TRABAJAN CON TOTAL LIBERTAD Y NADIE LAS MOLESTA. ¿SABEN POR QUÉ? PORQUE CUMPLEN CON LO PACTADO RELIGIOSAMENTE. ¿Y POR QUÉ TENDRÍAMOS QUE AGUANTAR LOS MANEJOS DOLOSOS DE REPSOL?. ¡FUERA DE ACÁ… LADRONES DE GUANTE BLANCO!

  • gustavoperezmorales dijo:

    YA SE TOMO LA DECISION DE NSCIONALIZAR.SISE DA UN PASO ATRAS POR PRESIONES CUALESQUIERA,SERA UN DESASTRE PARA EL PUEBLO ARGENTINO!HAY QUE APOYAR A LA PRESIDENTA CRISTINA!

  • Roberto dijo:

    Muy buen articulo como todos los de Boron, ojala muchos españoles pudieran tener acceso a leerlo y analizarlo, tambien es valido lo que digo para los argentinos y los latinoamericanso en general.

  • harvey urbano dijo:

    cali colombia fue refundada por un conquistador espanol q masacro a la poblacion aborigen.sus perros de caza los descuatizabal y eran empalados.jamas trabajaron en la conquista y la colonia,esa es su herencia.en el sxxi continua con el mismo metodo.solo el proletariado espanol podra construir una patria verdadera

  • Daniel P dijo:

    Aqui en Peru, la Telefonica que es española, esta debiendo S/. 2,300 millones en impuesto(US$ 1.00 = S/. 2.6), que no quiere pagar, y corruptamente renovo su contrato; Expropien Telefonica!!!!

  • Esteban dijo:

    Felicito desde España a Atilio Borón por este magnífico artículo en el que analiza la situación desde una auténtica posición de izquierdas. Porque sí, algunos españoles también entramos a leer en Cubadebate los artículos que aparecen, así como los comentarios que siguen.
    Coincido totalmente con lo que Atilio dice, y termino repitiendo parte de su artículo:
    “Tenemos una larga lucha por delante. Los pueblos de España y de América Latina y el Caribe debemos ser conscientes de que tenemos los mismos enemigos. Los que destruyen la legislación laboral y provocan paro y empobrecimiento en el Estado español son los mismos que han provocado el holocausto social y ecológico que hoy padecen los países de este lado del Atlántico.”

  • Adri dijo:

    Hay ciertas cosas que los gobiernos de nuestros paises deben hacer en un momento apropiado..digamos que hoy es el momento,ya que,nuestros pueblos tienen un nivel economico apto para plantarse ante estos individuos y discutir sobre estas empresas tercermundistas que nos aplastan…

  • Juan dijo:

    Excelente por Atilio. Este es el comienzo, coincido que el gobierno de Argentina debe profundizar mas, recuperar todas sus riquezas naturales y ponerlas en función del desarrollo de su nación.

Se han publicado 19 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Atilio Borón

Atilio Borón

Economista y periodista argentino, quien dirigió Clacso.

Vea también