Imprimir
Inicio » Opinión, Deportes  »

Strike 3: El fútbol, el beisbol y el Espíritu santo

Publicado en: Strike 3
En este artículo: Béisbol, Cuba, Deportes, FIFA, Fútbol, IBAF
| 115
Fútbol y Beisbol, en el centro de las polémicas

Fútbol y Beisbol, en el centro de las polémicas

Nos hemos vuelto expertos, los cubanos, en discusiones estériles. Una discusión estéril es una discusión que no lleva a ningún lugar, que no puede procrear ideas, sino simple y llana y voluptuosa retórica. Uno de los temas de moda, que se ha ido incubando como bomba de relojería y que ha estallado, de modo contraproducente, justo en este momento de cambio, es el tema, aún incomprensible para mí, del supuesto duelo a muerte entre el fútbol y el beisbol.

De su incompatibilidad de caracteres. Que no es más que un duelo fabricado quién sabe por quién, y que lo mejor que podríamos hacer, desde ya, sería olvidarlo. Repito: ¡un duelo entre el fútbol y el beisbol! Como si el fútbol, el beisbol, el baloncesto y la equitación no fueran, en esencias, una misma cosa.

Es decir, deportes. Actividades humanas que no pasan de ser un divertimento. Un divertimento, ciertamente, en el que se nos puede ir la vida, o al menos una buena parte, pero que no por ello pierde su carácter lúdico, sino que, debido precisamente a ello, ningún deporte es hegemónico y ninguno reniega las bases de otro ni, mucho menos, precisa que se suprima su existencia. Hay, sin embargo, detrás de esta trifulca insulsa, criterios de otra índole. Criterios nacionalistas, criterios de difusión, criterios económicos y, sobre todo, erróneamente, evidentes criterios políticos. Intentemos, pues, diseccionar el fenómeno. No será fácil, pero igual intentémoslo.

***
Algo es evidente. En una época como la actual, de ritmo vertiginoso, donde los tiempos históricos se aceleran, donde una revolución y un paradigma sucede a otro con enconada prontitud, donde, según dicen, ya no se lee a profundidad sino que presurosamente se escanea un texto, donde la vida del hombre contemporáneo se sujeta a rápidos e inconsecuentes y casi mecánicos estímulos sociales, y donde tal rapidez, más que física, es síquica, el fútbol, por diversas causas, es un deporte privilegiado respecto al beisbol. Un deporte que por su naturaleza se aviene mejor con los tiempos que corren. Un espectáculo trepidante, muy activo, de apenas una hora y media de duración, bastante sencillo y fácil de entender.

El beisbol, en cambio, no es trepidante todo el tiempo, es, en ocasiones, climático, muy táctico, mucho más complejo y, ¡horror!, sumamente largo. Los disfrutes son distintos. Pero el fútbol, quizás por estas razones, quizás no, quizás no solo por estas razones sino también por muchas otras, lleva, actualmente, un trecho de ventaja respecto no solo al beisbol, sino a cualquier otro deporte moderno. Su alcance mundial, lejos de disminuir, aumenta considerablemente. Desde África hasta Groenlandia. Su influencia crece incluso en países donde no ha existido nunca la más mínima tradición futbolera. Incluso en países con menos tradición futbolera que Cuba.

Pero resulta comprensible. Yo puedo, siendo cubano, presenciar un partido de fútbol, y esa demostración estética, que no tiene tiempo de aburrirme, puede llegar a gustarme. Puede, tal vez, que llegue a convertirse en mi atracción favorita. Pero, seamos honestos, resulta poco probable que cualquiera de nosotros, si fuésemos indios, nos interesáramos algún día por un complejo partido de beisbol. Más poco probable aún que veamos durante tres o cuatro horas ese mismo partido de beisbol. Y virtualmente imposible que lleguemos a enamorarnos de un deporte con tales características. Yo no me enamoraría nunca del cricket. Sin embargo, el fútbol, por ser más vendible, no es un deporte más malvado. Y el beisbol, por ser menos atractivo, no es un juego peor.

***
Un simple bosquejo arrojaría la evidencia de que no existe una federación deportiva tan segura de lo que quiere, tan conciliadora de los intereses deportivos y económicos y, por lo mismo, tan astuta como lo es la FIFA. Del otro extremo, entre las federaciones más modestas, de menos recursos y, también por lo mismo, más ineficientes, se encuentra la IBAF.

La FIFA tiene dinero. La IBAF, no. La FIFA no tiene un fantasma detrás. La IBAF, sí. Un fantasma tan poderoso como la MLB. La FIFA, en algún sentido, puede prescindir de los Juegos Olímpicos. La IBAF, por disímiles razones, no ha podido siquiera garantizar la estancia del beisbol en el programa de las Olimpiadas. El andamiaje mediático de la FIFA es impresionante. Mueven millones de dólares en publicidad, en marketing, en contratos televisivos. Fabrican estrellas, construyen ídolos, han hecho un espectáculo circense de un mero juego de once contra once y explotan toda la cultura del consumo -la cultura por antonomasia de este inicio de siglo y del pasado- a su favor. No pequemos de ingenuo, cualquiera sabe eso. El fútbol es un negocio. Todo negocio es economía y toda economía, al final, es un reflejo de intereses políticos. El fútbol, por tanto, es, además de Maradona, mucha política.

Pero, adentrándonos ya en el contexto cubano, el fútbol no puede ser visto, antediluvianamente, como el sospechoso deporte del capitalismo, una práctica enajenante que atenta contra nuestro noble pasatiempo, o contra nuestra modesta serie nacional. Por más que nos parezcan ruidosos las expresiones de júbilo alrededor del Barcelona o los fanatismos agónicos alrededor del Real Madrid, si existe una nación coyunturalmente distinta, con todas las características para vivir el fútbol no como consumo, sino como lo que es, esa es precisamente Cuba.

Pasa, y aquí se vislumbra la cuestión, que el beisbol cubano no transita por momentos de esplendor, es vulnerable, acusa de algo parecido a una crisis. Pero, aunque como país estemos en contra del deporte rentado y sus vicios (también tiene sus virtudes), y en contra de los conceptos que promueven tales prácticas, nuestra visión del deporte no puede ser una visión plausiblemente política. El mejor argumento contra el profesionalismo mercantil es ver el deporte como deporte, ateniéndonos a los valores básicos del olimpismo, no a ninguna premisa filosófica. Y esa será, siempre, la mejor arma. No enfrentar una época sino, astutamente, adelantarla.

***
Atengámonos a una frase que da para mucho. La idea algo inconsistente de “lo mío primero” presupone, en primera instancia, que los deportes son de alguien. Que pertenecen a un país, a una secta, a una región geográfica, cuando lo cierto es que ningún deporte debiera pertenecer a nadie, ni siquiera al que lo haya inventado.

Segundo, y más importante. El criterio de “lo mío primero” (suena tan mal que parece un mal eslogan publicitario) es, más que una jerarquización, una imposición. El beisbol es cubano y el fútbol no. Incluso, más que una imposición, yo diría que es un temor gratuito. La frase que intenta fijar el beisbol como una expresión de la identidad cubana, lo que hace, de plano, es desconocer el verdadero potencial de las tradiciones, el peso certero de la historia. El beisbol no corre peligro alguno. Su esencia, en Cuba, es profundamente cultural -inmanente e intangible-, y nada indica, hasta ahora, que deje de significar lo que significa. Además, constreñir al beisbol bajo el señuelo de “lo mío primero” luce como una torcedura de las circunstancias. Sentencia demasiado artificial para lo que se ha venido formando de modo espontáneo.

Nadie impuso el beisbol en Cuba, e intentar hacerlo ahora mueve a risa. Uno porque no lo necesita. Y dos porque sus problemas no son de fondo, sino muy visibles y a la mano. Estrecheces de clara solución, las cuales, en caso de ser resueltas, eliminarían cualquier recelo respecto al auge del fútbol en el país. Lo que la prensa no ha dicho es que entre los cubanos más jóvenes, cubanos de mi edad (poco más de veinte años) y menores, el fútbol ha cobrado inusitada preferencia porque la demostración balompédica que vemos hoy es, sin dudas, la de mayor nivel en el mundo. Su espectáculo, su altura cualitativa es superior al espectáculo de la serie nacional. Revertir eso, por cuestiones obvias, se antoja una tarea de locos y no tiene caso. El tema es otro. Seguimos paso a paso la Liga Española, el Calcio, el Apertura argentino. Competiciones todas muy profesionales, repletas de millonarios. Y no presenciamos, sin embargo, ningún partido de la MLB, o de la liga mexicana o dominicana de beisbol.

Solo de clásico a clásico hemos visto, en pantalla, a los lejanos Alex Rodríguez, Evan Longoria, Miguel Cabrera. Y, perdónenme, pero Cristiano Ronaldo tiene tanto dinero como Albert Pujols, posiblemente más. Y produce más basura mediática que cualquier pelotero o baloncestista de turno.

Eso, no otra cosa, es lo que se debe decir. Equiparar, en condiciones de difusión, ambos deportes. No disminuyendo la de uno, sino aumentando la del otro. Lo demás habría que entregárselo al tiempo. Y dejarnos de desvíos inútiles y tanta bobería. Que lo que hay que hacer es repensarse para ver si ganamos un clásico de pelota o vamos a un mundial de fútbol, y así olvidarnos, por un día, de la IBAF, de la FIFA y del mismísimo Espíritu Santo.

Se han publicado 115 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • chuchi dijo:

    La polémica es fabricada y fomentada por unos cuantos que creen aún (o nos dicen que lo creen) que “si consumes lo de afuera entonces lo de adentro se afecta” y yo pregunto ¿no tenemos cultura, conocimiento y formación como para no correr el peligro de perder nuestras raíces?

    Ahora promueven la idea de que el beisbol corre peligro pues si las nuevas generaciones se inclinan por otro deporte entonces no lo praticarán, desviando sus intereses a hacia otro lado y por tanto a la larga decaerá la calidad en la base y por ahí para arriba toda la pirámide, no me la creo.

    Entonces imaginen, si encima hay dos o tres directivos y/o periodistas que se empeñan en soltar “la gotica” en cuanto reportaje, reunión o artículo les dan el chance, claro que habrá polémica. Y, si entonces aparecen algunos en el público con visión cerrada, que no entienden de otra cosa que no sea beisbol y que no aceptan que otro deporte mueva pasiones…¿a dónde vamos a parar? ¿vamos a tener un equipo de analistas velando por el porcentaje de horas de éste u otro deporte que se trasnmiten para equilibrar la carga y que no decaiga el beisbol?

    Conicido con el periodista: es una discusión estéril.¿por qué?, en mi opinión pues porque, como en otros casos, no se discuten las esencias de las cosas, no se hablan de los problemas de frente ni se llama a las cosas por su nombre….

    Les dejo una pregunta:

    —–¿Cuáles son los problemas del besibol en Cuba?.—-

    Los invito a enumerarlos y que me digan en qué lugar de esa lista de problemas pondrían ustedes a la promoción del futbol internacional.

    saludos

  • thelastsoulja dijo:

    Excelente comentari, era hora, ya, tenemos derecho a ver la “otra pelota”, recuerdo que en los 90 aqui se veia la NBA y en cada cuadra habia una aro y un cuadrado dibujado para jugar al taco, y siempre aparecia alguien con una soga para jugar voleibol y solo se jugaba al futbol cada 4 años. Hoy la historia es bien distinta, el futbol a tomado los campos de pelota y esta casi es un deporte de elite, sigo diciendo que es importante rescatar la industria local y bajar los precios de los implementos deportivos, sino presenciaremos el fin de una tradicion que forma parte de nuestra cultura, usted como periodista puede decir cuanto cuesta un guante, un bate y una pelota en la tienda(que hasta ahora son tiendas cubanas). Que paso con la marca Batos???, se acabaron las reses en Cuba???

  • Silvia Martínez Calvo dijo:

    MUY BUEN COMENTARIO. Suscribo totalmente lo relacionado con las limitaciones incomprensibles para disfrutar el elevado desempeño de beisbolistas afamados internacionalmente, como los que menciona en su crónica y la exagerada divulgación que en meses recientes reciben los balompedistas. Además, algo interesante, las peñas beisboleras están en las calles y las peñas balompédicas, con excepciones, están en los centros para consumir productos en divisa y con pantalla plana. Eso también es algo no para recordar, como la película, si no para pensar como merecen estos tiempos de “tientos y diferencias”. Soy fanática del béisbol, pero me decepciona lo que sucede con nuestro DEPORTE NACIONAL. Saludos afectuosos,

    Silvia

  • Derek Jeter dijo:

    Excelente articulo Carlos, para mi es lo mejor que tu has escrito en este sitio, ojala y algun dia nos dejen ver los partidos de las Grandes Ligas, yo la sigo pero muchos aqui no saben ni quien es el mismisimo Barry Bonds. Es ilogico que no se transmita esta pelota cuando en nuestra tv se pone futbol, moto gp y tenis del mas alto nivel. En paises beisboleros las Grandes Ligas se transmiten, digase Venezuela, Dominicana, Puerto Rico, y por que aqui no?. Ojala y nuestros deseos de ver el mejor beisbol del mundo se cumplan algun dia. Saludos

  • Yoan azul dijo:

    Bravooooooooooooooooooooooooooooooo
    Felicidades por su artículo, es usted muy valiente, ojala
    Julita y compañía tengan la oportunidad de leer y luego reflexionar sobre este artículo.
    “El problema que nos parece más complejo, es el que tiene la solución más simple y obvia”
    Murphy.
    Saludos.

  • Sergio dijo:

    Es la idea que debe primar, “la coexistencia pacífica”, futbol, pelota, NBA, Voley, etc, pero quien le pone “el cascabel al gato”?. Todos sabemos porque es?, la MLB y la NBA, es como si estuvieramos hablando del mismo “diablo”, además del tema de los CUABANOS que está jugando en Grandes Ligas, muchas reuniones, muchas consignas de “CAMBIO”,,,mucha “nación y emigración”, pero seguimos usando la “Misma tijera”. Si es por tema de dinero, aqui les dejo los 10 deportistas que más ganaron en el 2011 según la revista FORBES, lo curioso es que no hay ningún pelotero (de la MLB, quiero decir) y sí tres futbolistas, incluyendo a mi querido Messi de mi BARCELONA. SALUDOS.
    1-Tiger Woods, golfista: U$ 75 millones
    2- Kobe Bryant, basquetbolista: U$53 millones
    3- LeBron James, basquetbolista: U$ 48 millones
    4- Roger Federer, tenista: U$ 47 millones
    5- Phil Mickelson, golfista: U$ 46,5 millones
    6- David Beckham, futbolista: U$ 40 millones
    7- Cristiano Ronaldo, futbolista: U$ 38 millones
    8- Alex Rodríguez, beibolista: U$ 36 millones
    9- Michael Schumacher, automovilista: U$ 34 millones
    10- Lionel Messi, futbolista: U$ 32 millones

    • Héctor Miranda dijo:

      Coño, y no pudiste buscar en esa revista famosa unas ganancias más actualizadas? Dígamos, por ejemplo, la de 2014.
      Ya no son esos los que más ganan. O no algunos de esos, ahora es Floyd Mayweather, Jr. el primero, seguido de Cristiano Ronaldo.
      Ahí te dejo una lista, la última de Forbes:

      La revista Forbes presentó una lista de los 10 deportistas que más dinero han ganado desde el 1 de julio de 2013 hasta el 30 de junio de 2014. Los ingresos se calculan en base de sueldos, premios y todo tipo de marketing.

      El deporte, como el mundo entero, se ha ido globalizando con el paso de los años, y hoy muchos partidos de distintos deportes son vistos por cientos de miles y hasta millones de personas. De esta forma, se convirtió en un atractivo y jugoso negocio para miles de empresas. Al ser tan atractivo, las compañías han decidido volcar sus recursos económicos en clubs y jugadores.

      Año tras año, es tanta la competencia y el aumento de espectadores, que los mismos clubs y sponsors pagan más y más dinero a las estrellas del deportes mundial.

      La prestigiosa revista Forbes acaba de publicar una lista de los 10 deportistas que más ingresos han tenido desde el 1 de julio de 2013 hasta el 30 de junio de 2014. Estos son los 10 millonarios:

      1. Floyd Mayweather

      El boxeador estadounidense desplazó a Tiger Woods del primer puesto. En el último año recaudó la nada despreciable cifra de 105 millones de dólares. Su pelea y revancha con el argentino “Chino” Maidana hicieron que se posicione en lo más alto de la lista.

      2. Cristiano Ronaldo

      El crack portugués del Real Madrid ascendió hasta la segunda posición. Logró sumar 80 millones de dólares, gracias a su pesado sueldo, premios por títulos del club e individuales, y sus convenios con numerosas empresas como Adidas, entre otras.

      3. LeBron James

      La gran estrella de la NBA y de Cleveland Cavaliers se ubica en el último escalón del podio. Sus ingresos se valúan en 72 millones de dólares. Es el segundo jugador mejor pago de la liga de basketball más importante del mundo, y posee suculentos contratos con distintas compañías.

      4. Lionel Messi

      El astro de Argentina y el Barcelona se ubica cuarto con un ingreso de 65 millones. Desde que explotó como el mejor jugador del mundo, el Barca no ha parado de renovarle el contrato. Cada renovación supone un considerable aumento de sueldo. Hoy por hoy, el club catalán lo tiene valuado en 315 millones. La igual que Ronaldo, Adidas es la empresa que más le paga por vestir su ropa en anuncios y eventos, además de los zapatos cada vez que salta a la cancha.

      5. Kobe Bryant

      A mitad de la lista se encuentra Kobe Bryant. El ya legendario jugador de Los Ángeles Lakers recaudó 62 millones. Es el jugador mejor pago de la liga y además cuenta con el apoyo económico de varias empresas.

      6. Tiger Woods

      El mítico golfista fue desplazado del número 1, puesto que supo ocupar más de una vez. Desde que salieron a luz sus polémicas en su vida íntima, Tiger ya no es el mismo en los campos de golf, por lo que ya no recauda tanto por conceptos de torneos y premios como en sus mejores épocas. Más allá de eso, sigue teniendo un muy atractivo ingreso anual, que llegó a los 61 millones.

      7. Roger Federer

      El enorme tenista suizo, considerado por muchos el mejor tenista de todos los tiempos recibió 55 millones de dólares. Además de ganas mucho dinero por sus participaciones en cada torneo, Federer recibe importantes sumas de Nike por utilizar su vestimenta en cada partido. Luego también se encuentran Wilson, Rolex, y tantas otras.

      8. Phil Mickelson

      El segundo golfista de la lista, también estadounidense al igual que Tiger Woods, llegó a ser el que más recaudó en ese deportes en otros años. Los 54 millones de dólares que se embolsó lo ubican en la octava posición.

      9. Rafael Nadal

      El español Rafa Nadal, que ya no ocupa el número 1 del ranking mundial de tenis, y que viene arrastrando problemas físicos que le han impedido competir en el máximo nivel como en sus mejores días, recibió 45 millones de dólares.

      10. Novak Djokovic

      La lista privilegiada la cierra otro tenista. El actual número 1 del mundo, el serbio Djokovic recaudó 33 millones. Mientras siga ganando tantos títulos y se mantenga entre los mejores del ranking, seguramente seguiremos viéndolo en esta selecta lista.

  • Vicmanroet dijo:

    Muy buen artículo. Es hora de hacer transformaciones serias y estructurales en nuestras mentes y sistema deportivo. El mundo se mueve a una velocidad increible y el deporte es un negocio lucrativo desde América hasta Oceanía. No se trata de crear el caos y abrirnos al enemigo que siempre está esperando la oportunidad para atacar, sino de repensar y articular estrategias que inserten la participación de nuestras estrellas cubanas del béisbol, boxeo, volleyball y otros deportes en ligas de alto nivel.
    Subirle el techo a la pelota cubana. Crear un torneo de élite. Tenemos madera para hacerlo, reestructurar esa serie que se ha vuelto un desorden. Cuándo se ha visto un país de 11 millones de habitantes y disímiles problemas económicos y escasesez con 17 equipos de baseball? Eso es una locuraaaaaa señor mio. Hay que insertarse en la serie del Caribe, pero no con un equipo Cuba, sino con el campeón de la serie que logremos crear. Hay que jugar contra los profesionales y tener oficio como lo tenían los Pacheco, Linares y Kindelán, ese oficio que se ha perdido en los jóvenes que no estudian a los pitchers y le tiran a cualquier bola.
    Basta ya de miedos a la pelota profesional. Las Grandes Ligas es la pelota más cerca de lo perfecto que existe en la tierra y querramos o no es un negocio. Aprendamos de los mejores y no seamos conformistas diciendo que Cuba es el país donde mejor se juega beisbol y los que más hemos conquistado campeonatos, algo muy cierto , pero desgraciadamente pasado. Ahora no somos los mejores, son los asiáticos y de ellos tenemos que aprender.
    Muy buen artículo y ojalá los estudiantes de periodismo sigan publicando con franqueza y sin pelos en la lengua los problemas que nos perturban como seguidores de un deporte que realmente ha perdido muchísimo espacio en la preferencia de los jóvenes.

  • Omega dijo:

    Barry Bonds..?? Si claro, se dopo hasta la medula y eso lo llevo a meter el barbarismo de “jomrones” q dio….como habian buenos ejemplos “Jeter” pero coño coger al viejo Barry…ufffff. :)

  • jorgee dijo:

    la razon es simple, tu la sabes pero no la escribes! porque una es ser valiente pero otra distinta es ser tonto! solo una aclaracion cuantos partidos de beisbol se trasmiten a la semana y cuantos de futbol, lo de la equiparacion no es valido en cantidad hay por mucho mas beisbol que futbol!

  • caster dijo:

    soy fanatico del beisbol y me gusta la serie nacional, pero es bueno que mantengan el futbol es el deporte universal, tenemos que ver el futbol internacional por que no tenemos equipos aqui en cuba que valga la pena verlos por que son bastante malos , no asi el beisbool nuestro que tiene calida y llena los estadios, repito que no debe hacer desaparecer el futbol de nuestros tv tiene muchos seguidores y seria un erros si le pasa por la mente de algunas personas quitarlos y no dejar que lo disfrutemos, soy fanatico de los azules industriales y del real madrid , que viva el deporte en el mundo entero.

  • Ramón García dijo:

    El futbol y el beisbol siempre han sido así y los cubanos seguimos más nuestro deporte nacional. Cada cual escoge lo que le gusta (cuando puedes escoger), pero en nuestro país se promociona mucho más el futbol de calidad y por eso ha desplazado al beisbol (no estoy seguro de esto) en la preferencia de los más jóvenes. Si los responsables fueran más valientes y respetaran más la integridad del pueblo, y pasaran por TV los juegos de la MLB, habría lugar para todos los deportes y el beisbol acuparía el que siempre le ha tocado. Lo demás es hipocrecía. Un saludo.

  • Mayito Garcia dijo:

    Muy buen comentario periodista, algunos tratan de comparar ambos deportes y creo que no es posible, la pelota es nuestro deporte nacional y el Futbol nos gusta y disfrutamos nuestro espectaculo y a las vez va mejorando, vemos por ejemplo que ya tenemos un equipo femenino que esta luchando por avanzar, en estos debates algunos se ponen a tirar para cada deporte y como tu dices brillantemente es gastar cuartillas. El Beisbol tiene que mejorar pero a nuestra forma, si se permite generalizar como otros paises a participar en cualquier liga, cuando venga un evento, como por ejemplo le pàsa a Japon, no pueden contar con sus peloteros o los limitan en su picheo.
    Bueno saludos y VC Campeon.

  • El pillo dijo:

    …..que hubiera suficiente calidad en los futbolistas cubanos, que comenzaran a emigrar como lo han hecho muchos peloteros, que jugaran en esas superligas, que fueran estrellas, que ganaran millones de dólares o euros y que los locutores extranjeros comenzaran a comentar esos contratos millonarios ya verían como, ni pelota, ni fútbol, sino, MOTOS GP (YI PÍ en español) y ojalá en ese entonces no se comience a desarrollar las motos en Cuba, regresaríamos al exquisito TACO (quien no lo ha jugado no sabe lo que es la vida) o a las no menos exquisitas 4 ESQUINAS…….por tanto en este comentario como en muchos otros, (como tabú ó estratégica conveniencia)se ha obviado la razón principal, “el pollo del arroz con pollo”…..¡¡¡saque ud sus propias conclusiones!!!

  • LONGEVO dijo:

    considero que se deben trasmitir todo tipo de opciones deportivas y dejar que los televidentes decidan lo que desean ver; todos los domingos se trasmite la sección “A todo motor”, que en lo personal, no me gusta, sin embargo, se le dedica alrededor de 20 minutos a un deporte que no se practica en Cuba y es totalmente profesional. Respeto a Suárez Valmaña como profesional, pero creo que fue un oportunista al plantear su desacuerdo sobre las trasmisiones del futbol en el programa Al duro y sin Guante, casi al finalizar el mismo, sin dejar espacio a la réplica.
    lo primero que tiene que aceptar Valmaña, es que la serie nacional está de lágrimas, son pocos los partidos que resultan gratos y la rivalidad está dada más por el regionalismo que por la calidad de los juegos. si se desea que el público asista a los estadios o prefiera la serie nacional como opción televisiva, lo primero es mejorar la calidad de la serie. saludos.

  • Radames CE dijo:

    No terminé de leer el artículo pues lo considero extremadamente largo, aún así opino que es un buen trabajo, imprescindible diría yo. El problema es evidentemente político, si el mejor béisbol del mundo se jugara en el corazón de Tayikistán nadie dude que tendríamos muchos partidos de la MLB en nuestra TV, pero eso no es así. Nos quieren hacer ver que EEUU es sólo maldad y agresiones contra nuestra isla, no se separa lo político de lo deportivo, lo cultural de lo deportivo, lo científico de lo deportivo. Si algo procede del norte de América, es un veneno letal para nuestra ingenua población que no es capaz de discernir entre lo bueno y lo malo si antes la TV no nos dice lo que tenemos que pensar, y como hay que ahorrar metemos a los canadienses en el mismo saco del norte. Es sencillo, los españoles dedicaran programas casi semanales para las Grandes Ligas, la liga dominicana, la colombiana…los cuatro gatos de las Antillas holandesas…por supuesto que NO. Despoliticemos nuestra TV y que existan opciones para todos, pensemos en un cable nacional, en el que tengamos acceso a deportes, Discovery, Telesur íntegro, sin lo mejor, en lugar de Multivisión que se ha convertido en Zoovisión.

  • mricardo dijo:

    Pienso que es cierto que el béisbol en Cuba es pura pasión, como dices nada lo puede acabar, si hacerle daño, por que el daño no es signo de acabar con algo, es tanta la pasión, que surge la esperanza, pero el daño no deja de hacerse lo que la pasión se alía a la esperanza. Digo que le hacemos daño, por que como dejas entredicho, seguimos amarrados, estamos estáticos, nunca se olvidara lo que fue capaz de hacer la revolución con el deporte, en su momento dio enormes resultados, el pueblo tiene el derecho al deporte, cuando digo pueblo digo todos de 0 a 100 años, eso es lo que debemos seguir defendiendo ese derecho a la practica del deporte, pero tenemos que avanzar en el deporte de alto rendimiento insertarnos en el deporte que se practica en el mundo, de todos no solamente el béisbol, al igual que los médicos han demostrado su profesionalidad en todas las latitudes del planeta, dejemos a nuestro deportista demostrar sus habilidades y sus deseos de triunfar en los certámenes o ligas que ellos escojan, creo que nos haríamos mas universales; pienso que los problemas del béisbol se saben de sobra, no topar, no rozar con otro béisbol, eso no es secreto ni hay que ser experto en la materia, seguimos engañándonos nosotros mismos tratando de tapar el sol con un dedo. En cuanto a la programación deportiva, Tele Rebelde se dice que es el canal del deporte en cuba, creo que deberían de cambiarle el nombre y ponerle ¨
    El canal de Noticias Deportivas y el Béisbol de Cuba

  • victor dijo:

    Lo que hace Carlos, al igual que los que critica, es dar vueltas alrededor del problema y no entrarle de frente. Pongámosle nombre a los problemas y estemos en descauerdo, como nos acaba de llamar la Conferncia del partido. Un ejemplo sencillo: Se puede ser un mulato destacado, formarse gratuitamente por los sistemas de la Revolución, actuar para los de Nueva York y recibir un premio nacional de danza; pero, de igual forma, se puede ser un mulato destacado, formarse gratuitamente por los sistemas de la Revolución, actuar para los de Nueva York y estar prohibido hablar de él. ¿Hacen falta nombres? Una simple mala política.
    No hay ningún problema cultural o cosa por el estilo, ni siquiera peligro de cambiar de gusto. La suerte está en que no hay ningún futbolista cubano que juegue a los altos niveles, pues entonces también dejaríamos de ver al Real Madrid, al Barca o a las Chivas en México.

  • carlos ernesto dijo:

    cosas como estas las pide una buena parte del pueblo cubano a gritos: que pongan al menos resúmenes de juegos de béisbol de otras ligas del mundo. cuál es el miedo? basta ya de tanto paracaidismo, motocross, deportes extremos, etc. no es que los eliminemos, pero es demasiado.

    por favor, que alguien oiga este justo reclamo y empiecen a incluir en el menútelevisivo algo sobre pelota foránea.

    bien por ti Carlos Manuel, como siempre, objetivo y atrevido.

    una última cuestión: lo de la exclusión de malleta de la posibilidad de participar en el juego de las estrellas no tiene parangón en la historia. sigamos así que vamos bien.

    saludos a todos.

  • karel dijo:

    Muy buen artículo y concuerdo con usted en todas sus partes..

  • Florangel dijo:

    La idea es muy buena, pero sólo una cosa… casi me aburro de leer antes de llegar a la mejor parte del artículo (últimos 3 párrafos) que resume la verdadera intención de este. Un poco largo, no estoy 100% de acuerdo con todo, pero en general, apoyo tu crítica! Ojalá llegue a los ojos u oídos de los que pueden hacer algo al respecto…

Se han publicado 115 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Carlos Manuel Álvarez

Matanzas, 1989. Periodista y colaborador de Cubadebate.

Vea también