Imprimir
Inicio » Opinión  »

Masacre sí, pobreza no

| 1

Por Saul Landau

6341

La masacre de Tucson brindó a los medios y a los políticos semanas de combustible para sus charlatanerías. Sí, los norteamericanos odian la violencia y aman las armas de fuego. De la misma manera que estamos a favor de la paz y practicamos la guerra incesante. No es hipocresía. Somos dos naciones -por lo menos- que vivimos bajo una misma bandera abarrotada.

¿Alguien cree que los norteamericanos poseen un gen que produce más muertes en masa que otras naciones? ¿Cuándo fue la última vez que Portugal, Noruega o Nueva Zelanda tuvo una masacre provocada por armas de fuego? En este país tenemos asesinatos en masa todos los años -con armas de fuego.

Unas horas después de que la Representante Giffords fuera herida, algunos seguidores del Tea Party comenzaron a culpar a la víctima de tener “malaseguridad”. Los que escriben los discursos de Sarah Palin convirtieron a la ex gobernadora de Alaska en víctima: los medios la habían atacado con un “libelo de sangre”. (¿Los medios como judíos usando la sangre de ella -bueno, las palabras- para realizar un ritual antes de hacer matzo?)

¿Por qué ningún reportero le preguntó: “¿Cómo le está funcionando esa cosita cargada ahora?”

En la política norteamericana, a menudo la ambición de los aspirantes sobrepasa su intelecto en muchos puntos. La política es menos acerca de los temas que del reconocimiento de nombres o de simbolismo. “Ella no puede decir una oración gramaticalmente correcta, igual que yo, así que, vaya, ella como que me representa”.

Los republicanos han construido su partido a base de esa papilla y han encontrado candidatos con reconocimiento de nombre que puedan aprobar los nuevos exámenes patrióticos: amar las armas, odiar los impuestos a los ricos y abrazar principios cristianos: “el aborto es un pecado. La asistencia social también”.

¿Qué enseñó Jesús que se relaciona con la realidad norteamericana?

“Jode a tu prójimo hasta que le ejecuten la hipoteca y lo lancen a la calle; no compartas con él nada de tu dinero bien ganado (o heredado o robado)”.

El “buen” republicano rechaza como un mito liberal todo lo que se dice del alto desempleo. Los holgazanes debían encontrar empleo en vez de esperar a que el gobierno les entregue dinero de los impuestos, ganado duramente por nosotros, para que paguen sus facturas”. Eso es lo que enseña o debiera enseñar la Biblia.

Al escuchar la airada retórica de que el gobierno malgasta nuestro dinero en estafadores de la asistencia social que debieran estar trabajando para pagar su hipoteca, uno podría olvidar que en los campos de muerte de Arizona “a uno de cada 17 hogares se les ejecutó la hipoteca el pasado año”, comparado con el promedio nacional de “uno de cada 45 hogares”.

En 2010, casi 3 millones de norteamericanos recibieron la notificación de desahucio, “un aumento de 1,67 por ciento en comparación con 2009”. En 2010, los bancos reclamaron aproximadamente 1 millón de viviendas. Muchas más están en litigio. (Janna Herron, AP 13 de enero de 2011.)

El tiroteo de Tucson sirvió de tapadera temporal para temas más importantes y peores villanos -como los banqueros que han adoptado nuevamente sus posiciones de Scrooge, preparándose para recuperar una cifra récord de viviendas en 2001. Quizás este conocimiento provoque que los norteamericanos propietarios de armas de fuego se unan en contra de los bancos: ¿para proteger su casa ranchera? ¿Estaré soñando?

Unos 5 millones de “propietarios de su vivienda” están atrasados dos o más meses en el pago de su hipoteca. Personas desempleadas pagan sus mensualidades, y el precio de las casas reevaluadas ha disminuido -a menudo por debajo de la magnitud del préstamo.
En septiembre pasado los banqueros fueron desenmascarados como los verdaderos pervertidos que son. Abogados contratados por los que habían sido seleccionados para desahucio mostraron a los tribunales los defectos de los documentos “legales” de los bancos. Pero los abogados de los bancos “remediaron” los defectos legales. Los bancos ya han regresado a su estampida de ejecuciones de hipotecas.

Residentes de los estados donde los bancos promovieron un boom de viviendas serán los que más sufran. Más de la mitad de las ejecuciones ocurrieron en Arizona, la Florida y California -unas 1,5 millones de viviendas recibieron el aviso de “márchense”- junto con Michigan e Illinois, los más golpeados por la recesión.

En 2010, uno de cada 11 hogares de Nevada “recibió el año pasado el aviso de la ejecución de su hipoteca”. Y eso fue menor que la tasa de recuperaciones en 2009. (Herron.)

Los medios no menean la cabeza por la posible relación entre la pobreza creciente, el sufrimiento y la locura homicida. En su lugar, los medios especulan acerca de los hechos en Tucson, no las ejecuciones de hipotecas, el desempleo creciente y los servicios públicos que disminuyen rápidamente. Una noticia apenas divulgada indica que algunas ciudades de EE.UU. están cayendo con rapidez en la anarquía.

El Congreso asigna cientos de miles de millones para guerras fútiles de poco resultado, mientras que Camden, Nueva Jersey (80 000 habitantes) “una de las ciudades más empobrecidas y plagadas de crímenes”, tuvo que despedir a la mitad de sus policías y a un tercio de sus bomberos.

En 2009, CQ Press usó cifras del FBI para evaluarla como “la segunda (ciudad) más peligros de la nación”, con “2 380 delitos violentos -más de cinco veces el promedio nacional”. El sindicato de policías advirtió en un anuncio a página completa que los despidos harían de Camden un “infierno viviente”. (Geoff Mulvihill, AP, 18 de enero de 2011.) ¿Se convertirá Camden en una predicción de otras ciudades ex industriales?

Sí, las armas no matan a la gente, solo lo hacen los criminales con armas -así como los fanáticos gatillo alegre “defensores de la propiedad”, grandes corporaciones que fabrican productos venenosos y los militares y aviones sin piloto norteamericanos.

Bienvenidos a Naranja Mecánica de Estados Unidos -dos naciones que viven en el temor, una alegre y rica, la otra pobre y sufriendo, y ambas en negación.

El nuevo filme de Saul Landau, “Por favor, que se ponga de pie el verdadero terrorista”, se estrenó en La Habana el mes pasado en el Festival del Filme de La Habana. Landau es miembro del Instituto para Estudios de Política.

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • H. LO dijo:

    LA CRISIS EN EUROPA Y EL MUNDO ARABE DARA EJEMPLO AL PUEBLO DE EU DE COMO ACTUAR.
    Saul Landau se quedo corto en cuanto al deteriodo del sistema neoliberal en los EU. ya son miles los que estan arrancando hacia Canada y otros paises mas seguros en el continente. (como Chile, Peru). Ademas las protestas nacientes y aun deviles a cuanto fuerza y volumen que se vendran en Marzo Abril por el desempleo, la guerra, y el desalogo de familias de sus hogares. Sumele a esto la crisis financiera en la que estan practicamente todos los Estados de la Union. Ya no hay plata para pensiones, ni jubilaciones de los empleados publicos, que son miles, mas encima el recorte de gastos fiscales y el cierre de servicios con el consiguiente desempleo a miles de empleados del sector social. La cosa pinta para una situacion peor que la de Mexico en breve tiempo. de ahi que se entienden las redadas policiales del FBI en New York y otras ciudades. Espero ver la pelicula “Por favor que se ponga de pie el verdadero terrorista” en internet algun dia
    2011 el preludio del 2012 para los yankis. veala en vivo y en directo.

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Saul Landau

Saul Landau

Saul Landau es un escritor, periodista, realizador de documentales y académico estadounidense cuyo trabajo se ha centrado en gran medida en América Latina.

Vea también