Imprimir
Inicio » Especiales  »

Armas de fuego en EE.UU.: un cáncer cultural

En este artículo: Armas, Estados Unidos, Masacre
| 8

armas-estados-unidosMi país, un ejemplo singular, es la única nación en experimentar masacres periódicas de gente a manos de asesinos con armas automáticas. Cuando los familiares de las víctimas se unen para rogar a los legisladores que prohíban la venta de tales armas, otros ciudadanos se levantan airadamente para defender “nuestros derechos de la segunda Enmienda. La Enmienda dice: “Siendo necesaria una milicia bien regulada para la seguridad de un estado libre, el derecho del pueblo a portar armas no será infringido”.

Los argumentos de la segunda Enmienda acerca de tener milicias reguladas, que no tenemos, son usados como argumentos para el temor. Los cazadores no están amenazados por las leyes de control de armas porque ellos no usan fusiles de asalto o subametralladoras –o al menos no debieran usarlos si Bambi va a tener alguna posibilidad y la caza sea realmente un deporte.

Sin embargo, mi ex vecino, que no es  miembro de alguna milicia o cazador, alardeó ante mí de que él tenía 25 armas de fuego en su apartamento.

“¿Le hacen sentirse más seguro?”, pregunté.

“Por supuesto”, replicó.

“¿Cómo es eso? Usted no puede dispararle a más de dos al mismo tiempo”.

“Las armas de fuego te dan la sensación de que nadie se va a meter contigo”.

“A mí las armas me hacen sentirme estúpido”, repliqué. “No se puede discutir nada con ellas. Uno dispara o hace como si fuera a disparar. Y el otro le puede disparar a uno”.

La discusión terminó. Mi vecino, como millones de conciudadanos, estaba atemorizado y las armas le hacían sentirse más seguro, como le sucede a los propietarios de armas de fuego en todo el país que dedican tiempo a limpiar y pulir sus armas y su hombría.

Los argumentos de los que están a favor de las armas se refieren al temor a intrusos desconocidos que entrarían a su casa y les robarían, u otros personajes inquietantes que les darían daño si no fuera por su posesión de armas letales.

En otras palabras, a juzgar por el testimonio público de muchos acerca de este tema, los norteamericanos tienen temor, están plenos de preocupaciones acerca de los que no conocen y las suposiciones de que “allá afuera· mucha gente armada les haría daño si no fuera por la protección que ofrecen las armas de fuego,

Si tener derecho a poseer estas armas protectoras también significa que locos asesinos también, pueden adquirir armas de fueron, pues así sea.

La policía, por supuesto, no provee suficiente u oportuna protección contra los desconocidos asaltantes potenciales que vemos en la TV o leemos en las noticias.

FactCheck.org reportó que hemos tenido “130 tiroteos escolares desde Columbine cuyos resultados han sido al menos un estudiante o funcionario escolar muerto o herido”. La policía llegó después del tiroteo.

Irónicamente, muchos jefes de policía desean que exista el control de armas de fuego, porque piensan que al limitar el acceso a las armas se reduciría la posibilidad de masacres como las que hemos tenido en varios lugares del país. Muchos importantes funcionarios de policía defienden controles serios en la venta de armas. Pero, dicen algunos a la izquierda y a la derecha, que tal control gubernamental permitiría al estado opresivo que comete asesinatos alrededor del mundo (en nombre de la libertad y la democracia, por supuesto) a poseer un monopolio sobre las armas en Estados Unidos, la misma identidad que trató de usar el control de armamento para desarmar a las Panteras Negras y otros grupos de izquierda y que asesinó a uno de sus líderes (Fred Hampton).

Los poderosos de la NRA y los amantes de las armas al estilo antiguo ven el control de armas como una concesión a los ñoños liberales-radicales. Ellos exigen acceso ilimitado a todo tipo de arma de fuego para “proteger a nuestras familias”. Irónicamente, la mayoría de las muertes por arma de fuego ocurre dentro de familias propietarias de armas cuando las esposas matan a los esposos o estos matan a las esposas, o cuando uno de los dos usa un arma para cometer suicidio o permite que niño encuentre y use una contra un padre, un hermano u otros niños.

Las armas de fuego equivalen a un cáncer cultural en la sociedad norteamericana, una enfermedad casi incurable, aunque es una enfermedad fomentada por los fabricantes de armas, la NRA y el combinado TV-Hollywood.

En uno de sus últimos argumentos de venta a favor de la violencia con arma de fuego. “El Escuadrón de los Gánsteres” (los bien conocidos actores Sean Penn, Nick Nolte, Ryan Gosling y Josh Brolin) se une para defender la idea de que los policías usen la violencia con arma –sin identificarse como policías– como la única manera de atacar al crimen organizado. En efecto, la fórmula del entretenimiento usa rutinariamente la violencia con armas como el método ideal (si no el único) para solucionar disputas.

Los niños se tirotean, con armas de juguete, cuando juegan a policías y ladrones o a los cowboys y a los indios, y esperan el día en que como adolescentes puedan ser dueños de armas verdaderas.

El cabildo de la caza como deporte concuerda en el valor de los fusiles como medio vital para destrozar a Bambi y a otras criaturas similares que no les han hecho daño. Como estudiante fui a cazar ciervos en los bosques de Wisconsin y vi con  horror cómo un grupo de cazadores borrachos abrían fuego a un supuesto movimiento en la maleza. Nadie vio si era una vaca, un humano o un ciervo. Ellos solo dispararon hacia donde había ocurrido el aparente movimiento. Por suerte, solo hicieron blanco en arbustos y árboles.

Amigos que han ido a cazar patos esperan por la criatura alada a que sobrevuele el pantano y entonces abren fuego con escopetas, esperando que las aves caigan heridas por solo un perdigón y no sean destrozadas o rellenadas por el metal –una comida incómoda. Los patos no tienen armas con las que pudiera responder o defenderse. ¡Vaya deporte!

El presidente ha propuesto instigaciones de antecedentes para todas las ventas de armas de fuego, y la prohibición a toda arma de asalto o de tipo militar a los cargadores de gran capacidad.

Timothy McVeigh, cristiano y veterano del Ejército, hubiera sido aprobado para comprar armas, pero él no usó para volar el edificio federal de Oklahoma City. El asunto de las armas va más allá de la capacidad legislativa de EE.UU. Debe reformar una vieja y establecida cultura de armas y muerte, una cultura que el presidente ayuda a conformar cada vez que envía a un drone asesino a matar en otro país a una persona no procesada. Obama pudiera admitir con toda honestidad: “Yo no voy a cambiar la cultura de EE.UU., y en verdad, nosotros somos las armas”.

*Saul Landau no es propietario de un arma, pero ha realizado más de 40 filmes, incluyendo a Fidel y Por favor, que el verdadero terrorista se ponga de pie.

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Jose Ventia dijo:

    El problema con el control de armas es que los criminales JAMAS! van a seguir ninguna regulación o restricción, los criminales siempre obtendrán las armas en algún mercado negro, vean a México, la posesión de armas está tan exageradamente restringida que solamente los criminales pueden tenerlas (incluídos aquí a todos aquellos policias corruptos, que son muchos por cierto) la población honesta siempre está sujeta a los atracos y atrocidades de los criminales que impunemente establecen su reino de terror porque la población tiene las manos atadas y no puede combatir a los criminales fuertemente armados con piedras y palos.

    Recientemente el hartazgo llegó a tal grado en algunos pueblos del sur de México que los pobladores tuvieron que sacar armas quién sabe de donde para hacer milicias y proteger sus poblados, apenas así es como logron traer tranquilidad a sus familias.

    En lo personal no estoy de acuerdo con el uso de ninguna arma, pero que hacer cuando mentes criminales las poseen? y por mentes criminales me refiero no solamente a los asesinos locos que ultimamente y desde hace varios años han efectuado masacres en escuelas, sino aquellas mentes asesinas que están a cargo de los gobiernos de los paises??

  • felix dijo:

    se le olvidaron dos cosas importantes:

    1ra – el origen de la mayor parte de las armas que pululan en mexico son los eua, por lo tanto, si se reducen en eua… saque uds sus propias conclusiones

    2da- ¿que le hace pensar que estas mejor calificado para portar un arma que esas personas que ha decidido llamar asesinos locos? ¿un arma en sus manos es menos peligrosa que en las mias o en las de una persona al azar? no se porque me parece que ud es el tipo de persona que termina disparandole a su esposa en medio de una discusion marital, o de las que provoca un accidente al dejar el arma regada y al alcance de niños

  • Luis Lopez dijo:

    La segunda Enmienda, de la remendada y antigua constitución USA, expresa que la milicia es la que debe estar armada y esto lo refuerza la segunda frase de que el pueblo, pero organizado en la Milicia, ES QUE debe estar armado pero los vendedores de armas han hecho un revoltijo constitucional, para seguir con el negocio del terror.

  • wallace dijo:

    el fuck..ing lejano oeste

  • Ariel dijo:

    Varias cosas en la redacción del artículo dice armas de fueron y el párrafo anterior termina en un coma. Penúltimo párrafo primera oración le falta concordancia.

    La palabra drone no está registrada en el Diccionario de la Real Academia Española y aunque su uso es frecuente, es recomendable utilizar la expresión avión no tripulado. Si se opta por el extranjerismo drone, lo apropiado es escribirlo en cursiva o entrecomillado. O hacer uso del vocablo dron.

    Saludos…

  • dmarquez dijo:

    el día que decidan cambiar esa política absurda de que la gente ande armada por las calles crecerán muchísimo más como pueblo no peude ser que la opción de “protección” sea armar a los maestros solo porque esa asociación del rifle necesite ganar más deniro

  • Amauris Domínguez Meriño dijo:

    Mi apego total a lo que expone Landau más arriba.

  • Jackie de Alarcón dijo:

    El verdadero cáncer cultural no son las armas de fuego, sino los medios de comunicación que son corruptos.

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Saul Landau

Saul Landau

Saul Landau es un escritor, periodista, realizador de documentales y académico estadounidense cuyo trabajo se ha centrado en gran medida en América Latina.

Vea también