Imprimir
Inicio » Opinión  »

Amistad, Calle 13 y la Calle 8

| +

Esta pasada semana la Habana se encontraba en un gran alboroto. Primero, el velero Amistad atracó en Matanzas ante un comité de recepción que incluía una visita al Museo de la esclavitud, creado bajo el auspicio de la UNESCO. Más tarde nos enteramos de que atracaría en la Habana esa misma semana el 25 de marzo para conmemorar el día internacional honrando a las Víctimas de la Esclavitud y el Comercio Trasatlántico de Esclavos. Estará en el puerto de la Habana hasta el día 31 de marzo, cuando zarpará de regreso a EEUU luego de haber concluido un muy anhelado viaje.

El otro evento que agració a la Capital cubana fue la presencia del grupo de hip hop-sonidos urbanos Calle 13 directo desde Puerto Rico a través de Venezuela. Cuba ha estado esperando a Calle 13 tanto como los organizadores del viaje del Amistad han querido atracar en Cuba. Desafortunadamente, cuando el grupo musical estaba ya preparado para llegar a Cuba por primera vez en diciembre pasado, la OFAC (Oficina de Control de Activos Extranjeros) no les dio la licencia – podrán ser puertorriqueños, pero se tienen que atener a las leyes de EEUU – un tema a tratar en otro escrito. Al final ambos estaban aquí, uno con un propósito, el otro con otro, aunque ambos al final unidos como gemelos.

El Amistad una goleta construida para el bojeo de la isla que una vez transportó esclavos donde en su primer viaje sus pasajeros se rebelaron y un motín ayudó a dibujar los cambios en la historia de este hemisferio. Calle 13 un fenómeno musical de una de las áreas de castas más bajas de San Juan Puerto Rico donde el hip hop, los tatuajes, la critica al estado actual de las cosas  y otras conductas de esa índole son lo común. Amistad: esclavos organizando, rebelando y obteniendo la libertad; Calle 13: el recuerdo vivo de Los Young Lords del Harlem hispano que los antecedieron, exigiendo sus derechos a través de su música, derechos que incluyen la independencia, las libertades y la posibilidad del cambio.

La goleta regresará a los Estados Unidos pronto y atracará en algún lugar por la costa este del continente donde lo más probable es que sea recibida por el alcalde de la ciudad costera con otros citadinos y alguna que otra cobertura de prensa que sin duda se sucederá. Por otro lado, Calle 13 ahora está en Miami – irónicamente y a pesar de la geografía, no es el mejor lugar para ir luego de haber actuado en la Habana – donde ayer estuvieron presentándose ante un publico masivo en la Arena de la American Airlines luego de participar en una marcha organizada en Miami por personas que llevan a cabo su derecho a protestar contra las cosas que ocurren en el país de otros.  René Pérez, el Residente de Calle 13 le dijo a un medio de prensa español: “Vivimos en el mismo planeta y somos seres humanos. Lo que ocurrió ahí [en Cuba] ha ocurrido un millón de veces en los Estado Unidos; el asunto es que no debe ocurrir en ningún lugar del mundo.” Se está refiriendo por supuesto a una serie de protestas que se han llevado a cabo en la Habana y que han recibido cobertura masiva por parte de los medios masivos fuera de Cuba y que han provocado también que muchos se consideren en el derecho de castigar, penalizar o reprimir al gobierno cubano por llevar a cabo actos que conciernen  a sus asuntos internos. A Pérez lo citan en el mismo medio diciendo que deseaba mostrar su solidaridad con los exiliados cubanos de la misma manera en que había mostrado su camaradería con los familiares de los Cinco Cubanos presos en Estados Unidos desde el 2001.

Nada de esto nos debería sorprender. A Calle 13 se le conoce en Puerto Rico como un grupo “progre“. Políticamente habían  tomado partido mucho antes de su primer éxito con un sello disquero, cuando obtuvieron un exitazo por la radio con el tema  “Querido F.B.I” que se convirtiera en himno de protesta contra el asesinato del líder independentista Filiberto Ojeda Ríos a manos/armas de agentes federales en Puerto Rico.

Lo que si sorprende es la reacción de algunos que normalmente asumen posturas muy negativas y rencorosas contra cualquiera que no  vayan mano a mano con sus ideas. A pesar de haber permitido que alguien como digamos que Luis Posada Carriles (terrorista confeso) participara en su marcha, Emilio y Gloria Estefan no expulsaron a Calle 13 de su encuentro, sino que le permitieron que se expresaran. Eso si que es un paso en la dirección correcta.

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Margarita Alarcón Perea

Margarita Alarcón Perea

Filóloga y especialista en temas de política internacional, particularmente de las relaciones entre Cuba y los Estados Unidos. Es colaboradora habitual de Cubadebate. En Twitter: @Maggichu

Vea también