Imprimir
Inicio » Opinión, Ciencia y Tecnología  »

Llega el fin del mundo

| 14

Por Antonio Peredo Leigue

46 días después del terremoto que asoló a la República de Haití, dejando mucho más de doscientos mil muertos, ocurre otro terremoto aún mayor en Chile. En medio de ambos fenómenos, hubo al menos 5 movimientos sísmicos en otros tantos países de esta región. Estos seísmos están ocurriendo cuando se difunden vaticinios fatalistas que anuncian el fin del mundo en septiembre de 2012.

Los medios de comunicación, que nos permiten conocer los hechos de inmediato, también difunden, y con celeridad, tales augurios. Con mucha gravedad en el tono de voz, informan que las predicciones de Nostradamus, el pretencioso futurista de la Edad Media europea, coincide nada menos que con los astrólogos mayas, que hace mil años ya predijeron que la vida concluirá en nuestro planeta, en esa fecha fatal.

Un canal de televisión por cable, todos los días, nos entrega interesantes capítulos de la historia, a la vez que muestra predicciones fatalistas. En estos días, presentó un documental dando cuenta que, en Estados Unidos y Europa, mucha gente se prepara para enfrentar, con alguna posibilidad de sobrevivir, cuando ocurra el fin del mundo. Habría que pensar que, si realmente ocurriese esa catástrofe, no habría motivos para sobrevivir.

Pero no es ese el tema, sino el derrotismo que se acentúa en momentos especiales de la historia, como el actual. Hace doscientos años, en Nuestra América, el triunfo de la república sobre la colonia, exacerbó los temores de fin del mundo cuando ocurrieron fenómenos como huracanes o terremotos. Cosa similar sucedió en Europa, durante el violento proceso de la Revolución Francesa. La historia antigua también nos da ejemplos de ese tipo.

¿Significa esto que, los cambios revolucionarios, provocan fenómenos catastróficos? o talvez ¿las catástrofes naturales incitan a las sociedades a buscar cambios políticos? El simple enunciado de estas proposiciones, es ridículo. Nadie se atreve a pronunciar semejantes tonterías. Pero, sin decirlas, esas son las sinrazones que deslizan entre los temerosos sometidos, antes y ahora, a las predicciones de los charlatanes que nos adivinan la suerte y, como al desgaire, anuncian el fin del mundo. Temerosos y pesimistas siempre los hubo. Son los que dicen que, el día en que nacimos, en realidad, es el día en que comenzamos a morir. En cuanto a los augures, simplemente se aprovechan de tales debilidades, para medrar y, por lo general, tienen mucha suerte.

Pero la gente ya cree poco en la suerte que saca el lorito y el discurso inveterado del vendedor callejero. Por eso, fabrican sus argumentos sobre la base de los sucesos catastróficos que se abaten sobre este planeta en la actualidad. Se trata, dicen ellos, de que somos castigados por nuestra mala fe, por la perversión de las costumbres y, para culminar bíblicamente, por la adoración del becerro de oro.

En tal línea de discurso, los esfuerzos que se realizan en reuniones mundiales, son inútiles. La destrucción de la capa de ozono, el calentamiento global, la degradación del medio ambiente, son castigos y no depredaciones humanas que debemos y podemos rectificar. Cualquiera puede tentarse para llegar a la conclusión de que los vaticinios fatalistas están en connivencia con los grupos de poder que se oponen a las demandas de los pueblos para cuidar el medio ambiente, aunque no sea así.

Es cierto que estamos viviendo una etapa especial en que ocurren desastres casi a diario. Sobrepasamos 6 mil millones de seres humanos en el planeta y usamos una tecnología que, nuestros antepasados, no podían ni siquiera imaginar hace apenas cien años. Sólo con esos datos, comenzamos a entender el daño que estamos haciendo a un ámbito de tan frágil equilibrio que la desaparición de una especie animal o vegetal causa violentas transformaciones. Si constatamos que, en los 6 mil años de civilización que podemos contar, destruimos el ambiente en que vivimos, debemos concluir que es urgente cambiar nuestra relación con la naturaleza.

Pero esa es una cuestión que debe debatirse en otro contexto. La que aquí se presenta, es la manipulación de la mente humana, con la intención de crear pánico. Es una de las formas, siempre efectivas, de mantener el miedo y sostener la sumisión. Se ha usado desde los tiempos más antiguos. El ser humano ha vivido, desde sus orígenes, enfrentado a la muerte. Si hubiese sido fatalista, no habría podido desarrollar su vida; se habría dejado estar, esperando el momento de morir. Nunca hemos vivido pensando en la muerte; hemos actuado en la vida y para la vida. De otro modo, no habría historia.

Se han publicado 14 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • denny dijo:

    una correccion señor periodista…segun los Mayas, su ultimo dia del calendario es el 12 de diciembre del 2010, o sea el final del mundo, no en septiembre como usted dice…gracias

  • denny dijo:

    disculpa me equivoque de año del 2010…

  • denny dijo:

    disculpe…pero segun los mayas su ultimo dia del calendario es el 12 de diciembre del 2012, el fin del mundo no en septiembre como ustde dice, gracias

  • Tony dijo:

    Nueva correción, ahora para tí denny, la fecha del fin del calendario Maya es el 21 de Diciembre del 2012!! ;)

  • Carlos Valdés Sarmiento. dijo:

    Soy cubano, cristiano y martiano, por tanto prefiero otra tipo de símil. Cuentan que estando muy viejo San Agustín; ocupando el obispado de Hipona, ciudad de África del Norte, le trajeron una noticia desconcertante, tan desconcertante que le dijeron primero, Agustín SE ACABO EL MUNDO, que ocurre preguntó el santo sin inmutarse, los bárbaros han ocupado Roma y la han destruido, Agustín, sonrió aliviado y expresó, NO ES EL FIN DEL MUNDO; ES EL FIN DE UN MUNDO; esperemos que ahora esta expresión tenga el mismo significado y se refiera a la CAÍDA DE LA ROMA AMERICANA.
    Recuerden que cada día los bárbaros nos organizamos más y somos mucho más concientes de que la historia esta de nuestra parte. Además la supervivencia del planeta está en total contradicción con el modo de vida imperialista y el sentido de conservación, no solo existe en los seres humanos y en los animales, es patrimonio de toda la naturaleza. Y no sigo pues el tema da para mucho.

  • Joao Cannamaré dijo:

    Ahora nueva correcion pero para todos ustedes:
    Los mayas no previeron el fin del mundo para el 21 del 12 del 2012, lo que hicieron fue recopilar el calculo hasta ese dia, los que sugerieron que seria entonces el fin del mundo fueron los occidentales que vinieron despues, pura tonteria y paranoia. Ahora que el cambio cliatico provocado por el desenfrenado consumismo puedo dar fin al mundo eso si es cierto

  • emanuel dijo:

    yo creo que el fin del mundo ya esta cerca por la destruccion de el ozono y los rellos solares dan directo ala corteza terrestre y el nucleo se calienta derritiendo la corteza y podiendo crear una explocion como en la pelicula 2012 y espero que dios nops hacepte como destructores de la tierra y hay que pensar en hacer cosas buenas y ester lo mmas cercanos a nuestra familia

  • emanuel dijo:

    yo soy israelita algo asi como judio pero no las mismas creensias yo no soy muy religioso pero si se que el fin esta cerca hoy desir a mi papa que en cada pais habia 7 copas y que cada copa que se derramaba era una catastrofe me gustaria hablar con todos ustedes m correo es yeferson_gutierritos.ojoverde@hotmail.com

  • Larytza Espada Domínguez dijo:

    Cuanto de cierto hay en el tiempo que nos queda de vida segun los Mayas? Tenemos que pasar el resto del tiempo con tanta tensión?

  • Larytza Espada Domínguez dijo:

    Quisiera contactar con Emanuel, pero acabo de enviarle un mensaje de texto a su correo electronico que aparece en uno de sus comentarios pero me ha rebotado pues me dice que esa dirección contiene error en la escritura. Como le hago???
    Emanuel si ves etso por favor mi correo electrónico es el siguiente:

    aferre@cnt.uo.edu.cu

  • Larytza Espada Domínguez dijo:

    Rectifico mi dirección:

    aferrer@cnt.uo.edu.cu

  • Ondina Montano Valdés dijo:

    Si es cierto lo que predijeron los mayas, entonces nos queda muy poco tiempo por vivir, aunque creo que el mundo se nos acaba cuando nos llegue la hora de la muerte, eso es lo que cree mi hija de ocho años y yo no me quedo muy atrás, el que esté de acuerdo conmigo que me escriba, mi dirección es: epcg@tabacomt.co.cu

  • jesus dijo:

    uds se han dado cuenta que la gente no esta interesada si se acaba el mundo hay muchas mujeres que esperan niños y yo digo para que si nos marimos ahora el 21 de diciembre nadie piensa en eso que pena si ese dia haya alguna catastrofe cuantos niños van a morir por culpa de estos padres que piensa que sus hijos van a nacer y crecer a puertas del fin de la humanidad

  • EL PINTOR dijo:

    cuantas veses van a desear lo mismo ellos estan aplicando la ley de la atraccion

Se han publicado 14 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Antonio Peredo Leigue

Antonio Peredo Leigue

Es periodista, profesor universitario boliviano. Hasta 1992 fue director del semanario Aquí. Fue candidato vicepresidencial del MAS.

Vea también