Imprimir
Inicio » Opinión  »

Los espías del Cuerpo de Paz

En este artículo: Bolivia, Estados Unidos
| +

El año 1970 fue expulsado el Cuerpo de Paz de Estados Unidos, por su manifiesta intervención en los asuntos internos del país. Con el pretexto de ayudar en actividades productivas de los sectores empobrecidos, mantenían una constante labor de espionaje relacionada con las movilizaciones sindicales y de los partidos políticos que se identificaban con aquéllas. Su expulsión se dio en medio de un proceso de ascenso del movimiento popular, que alcanzó su nivel más alto al constituir la Asamblea Popular.

Es evidente que, poco después, con la dictadura de Banzer, los mismos espías reiniciaron sus actividades sin utilizar el nombre del Cuerpo de Paz. Han estado en el país desde entonces con rango diplomático. Este es un aspecto que debe revisarse seriamente. Se dice, con bastante fundamento, que la embajada de EUA en Bolivia tiene un exceso de personal que es supernumerario, si se toma en cuenta las actividades oficiales de esa representación diplomática. Basta señalar que, el edificio de las oficinas centrales de USAID en La Paz, es más grande que los que ocupan embajadas como las de Brasil, Argentina, Venezuela o Gran Bretaña. La DEA, implicada en acciones contrarias al gobierno, tiene oficinas diseminadas en varias ciudades del país, la mayor parte de las cuales funcionan en reserva, cuando no en la clandestinidad. El bunker de la propia embajada no es un edificio apropiado pa<ra labores diplomáticas; es una fortaleza que, cada vez, se parapeta aún más como si estuviese en guerra con el pueblo boliviano. Y esto no ha ocurrido en los últimos tres años; es bastante anterior.

Esa es la relación entre ambos países, que debe cambiar. No se trata, simplemente, de restablecer a los embajadores en Washington y La Paz. Más bien, es tarea de reconvertir las funciones que se adjudicó la embajada estadounidense en nuestro país. Por reciprocidad, debiera hacerse lo mismo con nuestra representación allí, pero es evidente que las funciones de ésta, ni siquiera alcanzan al mínimo necesario.

El presidente Jimmy Carter, con la buena voluntad que utiliza en sus relaciones con todo el mundo, nos propone el retorno del Cuerpo de Paz. Agrega que, superando los malos entendidos del pasado -si aceptamos que fueron malos entendidos-, los voluntarios de ese cuerpo no harán espionaje ni menos se entrometerán en nuestros asuntos internos.

Pero eso no puede significar que olvidemos un pasado que, a cuarenta años de distancia, no ha sido superado, si tomamos en cuenta las enérgicas medidas que se vio obligado a tomar el presidente Evo Morales. Además, las experiencias en otros países, nos siguen diciendo que, ese Cuerpo de Paz, no ha cambiado de orientación.

Después de todo, pese a los cambios, la Casa Blanca sigue siendo la Casa Blanca.

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Antonio Peredo Leigue

Antonio Peredo Leigue

Es periodista, profesor universitario boliviano. Hasta 1992 fue director del semanario Aquí. Fue candidato vicepresidencial del MAS.

Vea también