Imprimir
Inicio » Opinión  »

Honduras duele

| 5

Honduras Sí a la Constituyente Foto: AFPHonduras duele, mucho más a los que la conocemos bien.

Un traicionero golpe creó la crisis vigente e impuso la hegemonía derechista a punta de bayonetas, disparos, represión, asesinatos y cierre de medios de comunicación, en contra de la voluntad de ese humilde y solidario pueblo.

La historia es conocida. Las naciones, en su inmensa mayoría, repudiaron lo ocurrido en ese país centroamericano, aunque no confirmaron de manera oficial hasta hace poco lo que se suponía: que detrás del hecho estaba la mano negra de los Estados Unidos y sus más genuinos gendarmes de la derecha. Si no fuera así, ahora no estuvieran en Tegucigalpa, nada más y nada menos que en condición de observadores internacionales, los congresistas de origen cubano -y anticubanos por antonomasia- Ileana Ros Lehtinen y Lincoln Díaz-Balart. Ni tampoco contarán desde ya, como se ha anunciado, con el reconocimiento de los gobiernos de EE.UU., Panamá y Perú. Dios los cría y el diablo los junta.

Cuando escribo estas líneas ya deben estar casi listos para votar mañana en unas elecciones impuestas, sin el más mínimo respeto a la constitución. Algunos que parecen desconocer la realidad y sobre todo, la vida misma de Honduras, apuestan a que el proceso electoral para elegir a un nuevo presidente, bajo la égida y la tutela del apátrida y vendido Roberto Micheletti -empresario con millones de Lempiras (moneda de ese país) en sus arcas y aspirante sempiterno y nunca elegido a ser dueño del Estado- resolverá el serio problema político creado por la destitución del presidente legítimo Manuel Zelaya. Nada más equivocado.

¿Acaso el que resulte electo en ese proceso ilegal podrá contar con seguridad plena de no ser despertado un día con un arma apuntándole en el pecho, montado a la fuerza en una nave aérea de las Fuerzas Armadas y abandonado en un tercer país? Nadie puede asegurarlo. Todo es cuestión de que el «elegido» le «cuadre» a los intereses estadounidenses en tierra catracha, léase representación militar en la Base Aérea coronel Soto Cano (Palmerola); a la Standard Fruit Compani, compañía que explota las mejores tierras del norte de esa nación con el cultivo de banano y piña, y a las diez u once familias más poderosas económicamente: Ferrari, Facusé, Micheletti…

Me atrevo a asegurar que el abstencionismo será el principal protagonista de la jornada electoral de mañana domingo. En el 2004 tuve la oportunidad de presenciar las elecciones parciales correspondientes al Partido Liberal para elegir a su candidato a la Presidencia de la República entre seis aspirantes. A las urnas no fue siquiera el 40 por ciento de la población hondureña. ¿Es acaso legítimo y legal el resultado? Pues se dio como definitivo ese mismo día en horas de la noche.

Todo puede ocurrir. Los colegios son custodiados por efectivos de las Fuerzas Armadas y ellos trasladan también, en vehículos militares, las urnas hasta los lugares donde se realiza el conteo. Y son los mismos que han reprimido al pueblo, desataron una feroz ofensiva contra los simpatizantes de Zelaya y asesinaron a tiros en las calles a un joven, a un maestro y a otras personas, en nombre de la «democracia». ¿Acaso no puede ocurrir un fraude de grandes magnitudes?

La resistencia no desiste, porque le sobran razones. Según reportaron medios de comunicación internacionales, desde el viernes se anunció un «toque de queda popular», con el propósito de que los hondureños dignos no acudan a votar. También los líderes del grupo planificaron realizar hoy una más de las reuniones diarias que desarrollan con la presencia de cientos de sus seguidores en la Plaza del Congreso, cuyo edificio, marcado con consignas a favor de Zelaya, es resguardado fuertemente día y noche por un cordón militar.

Duele Honduras. Le duele a su pueblo, muy marcado por la pobreza y el desamparo. Y les duele a todos los latinoamericanos que miran cada día lo que sucede en esa querida nación desde el 28 de julio, cuando el poder económico impuso el poder militar, en fragante violación de los más elementales derechos democráticos.

A quienes parece no dolerle es a los que desde la Casa Blanca pretender seguir manejando los hilos de la política de lo que un día fue el «traspatio» de los Estados Unidos.

Mientras que la mayoría de la población del país centroamericano sufre, el presidente del gobierno más poderoso del mundo se prepara para recibir el mal otorgado Premio Nóbel de la Paz. Sólo habría que tener en cuenta tres naciones y un hecho: Afganistán, Iraq y Honduras, y las siete bases militares que instalarán en suelo colombiano.

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • donsimon dijo:

    Solamente queda decir que el pueblo de honduras jamas sera vencido.Estas elecciones son una patrana ideada por la derecha oligarquica hondurena, y los Estados Unidos para detener de alguna forma un movimiento progresista de independencia latinoamericana. Pero no se ha escrito la ultima pagina de este hecho historico.Quedan muchas cosas por hacer, una de ellas que la mayoria de paises en el mundo no apoyen estas elecciones.

  • Vera L. Silva dijo:

    Olá, Ramóm… já postei sua matéria em meu blog http://www.blogdoatheneu.org/blog/.. no Twitter… com o coração sangrando sim. A impressão que tenho é que somos impotentes e seremos sempre diante do poderio econômico e que toda luta é inútil. Mas li o comentário acima e me animei – estou sendo pessimsita e tola. Me esqueci por um momento que também no Brasil nós vivemos duas décadas sob as botas dos militares, na pobreza e na dor – mas não mais. Assim será Honduras! E de qualquer forma, sin to cá no peito um orgulho imenso do presidente Lula, que se mantém inabalável na sua decisão de não reconehcer o governo eleito hoje – e receber Zelaya, que aqui no Brasil será sempre benvindo.

    Paz e Luz, caro – a ti, e a todo o povo hondurenho.

    Esta história não se acaba hoje. Haveremos de escrever capítulos mais alegres.
    .

  • Olimpio Rodriguez Santos dijo:

    SI EL PUEBLO VOTA ESTA CRIANDO CUERVOS QUE LE SACARAN LOS OJOS.

    NINGUNA PERSONA DECENTE ACEPTARIA SER CANDIDATO BAJO EL MANTO DE UN GOLPE DE ESTADO A LA DEMOCRACIA. POR LO TANTO NINGUNO DE LOS CANDIDATOS VALE NADA.

    EL PUEBLO SABE LO QUE HACE

  • Estefania Blumen dijo:

    Es lamentable lo que le ha ocurrido al pueblo de Honduras. Siendo hondureña que vive en Guatemala me hes difícil asimilar el hecho de ser tan solo una espectadora de todo este circo y no poder ser parte del elenco de la resistencia. Es vergonzoso que gente sin escrúpulos sea capaz de avalar este golpe de Estado y pretender hacer del mismo borrón y cuenta nueva. Sin embargo, confío en que con el transcurrir de los años la historia cuente acerca del despertar del pueblo y ponga a los golpistas con los trapitos al sol. Por el momento habrá que esperar.

  • mario oriani dijo:

    Cual fue la realidad del golpe en Honduras

    Ganadores : Oligarquía ( Ferrari, Facuse y un par de familias mas dueños de Honduras) , la United Fruit Company , la Cinton ( con sus mentiras), un par de presidentes esclavos de los norteamericanos y uno que otro GUSANO , Cubano americano.

    Perdedores: El pueblo Hondureño clamando por justicia social.

    Los Payasos : Micheletti, Senadores, Diputados, militares ( todos vendidos y pagados por la oligarquía.

    La triste realidad del golpe y pueblo Hondureño

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Ramón Barreras Ferrán

Ramón Barreras Ferrán

Periodista cubano, colaborador de Cubadebate.

Vea también