Imprimir
Inicio » Opinión  »

El Golpe, la Clinton y Obama

| 2

Por  los   corrillos  de   Washington es  cada vez  más  insistente  el criterio  de que existe  una  virtual  diferencia  entre  lo que tiene como  su nueva política para América Latina  el  Presidente Barack Obama   y  lo que en la  práctica  ejecuta  su Secretaria de Estado  Hilary  Clinton.  Así  lo   informaba ayer  una nota de  El  Duende, pero  parece  que  ese criterio  tiene  ya muchos  que lo comparten  y lo  expresan  a viva  voz.

Ese  es  el  caso  de   conocido  activista político  norteamericano  Tom Hyden  quien   en un artículo  de  opinión publicado  hoy  en  el  “Hufftington  Post” – la página  electrónica  de mas  lectura en Estados Unidos- repite  esa aseveración de El  Duende, señalando  además  que “ Obama no  puede decir que continúa apoyando a la OEA aislando  al  gobierno ilegal  impuesto  por los militares y a la  vez aceptar que personas identificadas como  muy cercanas  a la  secretaria de Estado  Hillary Clinton sean  los  “cabilderos”  de  los  golpistas.

Está  claro  que  la  política  de  Estados  Unidos  con respecto  a  Honduras  es muy confusa y revela  un  doble   juego, por  una  parte  el  discurso de condena  al  Golpe  de  Estado  en  Honduras  expresado por el  Presidente  Barack Obama y por  la  otra  las  maniobras  que  realiza el Departamento de   Estado regentado por la señora Clinton  que beneficia  a   todas luces a  los  golpistas.
Según otras  fuentes,  el  plan  de  la  señora Clinton  es  sacar  de la  escena a la OEA,  sustituyendo  al  chileno  Insulsa  por  el  costarricense Oscar  Arias  como  mediador  en  el  conflicto hondureño, para  que se  gane tiempo  y  el  gobierno  golpista  implemente  su plan  de  “elecciones  adelantadas”  de acuerdo  al   proyecto  del  dúo  Montaner-Otto Reich  que  desde  el  primer  momento tuvieron  metidas sus manos sucias  en  Honduras.

De  ser  así  las cosas,  el   derrocamiento del Presidente Zelaya en  Honduras  pasaría  a  un  segundo plano  para   convertirse  en un verdadero  Golpe  de  Estado  contra la OEA  y  en carambola por  tres bandas  una afilada estocada  contra la  nueva política para América Latina  pretendida  por  el  Presidente  Obama.   Y como punto final,  para no dejar  nada  en el tintero,  un gobierno  de  América  Latina  que  tenga  en  su gabinete presidencial a  un  Ministro de Justicia racista    que  califique  al  Presiente de Estados Unidos  como “ese negrito que  está  ahora  en  la  Casa Blanca”,  debiera ser intolerable para  la  señora  Secretaria  de Estado  Hillary Clinton. ¿Estamos  o no  estamos?

Por  lo  pronto  nosotros  sí estamos contra  el  Golpe  de  Estado en Honduras  que  derrocó  al  Presidente  constitucional  de  ese  país,  Manuel Zelaya.  Ahora  es  Obama   el ciudadano Presidente de los  Estados  Unidos  el  que tiene  la  palabra.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • héctor lópez preval dijo:

    Allá por los años 1923 o 1924 surgió una oficina secreta de dimensiones extraterritoriales y de gran restricción y apoyo por parte del gobierno en los Estados Unidos de norte América y al frente de la misma pusieron a un hombre muy decente y de gran reputación así como dotado de una gran inteligencia y de muy buen liderazgo para abrirse en post de una buena gestión, la oficina se llamó buró federal de investigaciones y el hombre fue un tal J. Hoover, el mismo se desempeñó por más de 30 años hasta que he dejado de tener noticia de él. Este hombre y esta oficina se dedicaba a proteger los derechos elementales de la sociedad y entre ellos el derecho elemental del hombre, los derechos humanos. Hasta donde yo he podido averiguar esta oficina devenida más tarde en el famoso FBI (federal Bureau Investigation) cumplía un amplio programa y sin sometimiento político de algún tipo, unos de los requisitos que puso Hoover fue precisamente que no se debía mezclar su actividad con la de los políticos, esto funcionó generalmente así hasta la década de la guerra fría y hasta un poquito más allá. ¿Qué pasó con dicha oficina a partir de 1996? ¿Qué hace hoy en día dicha oficina? ¿A qué se dedica? ¿Dónde está el prestigio y la gloria que Stone y Hoover dieron a esta oficina? ¿Por qué hoy ya no representan a la sociedad sino que vive de ella? ¿Dónde están los derechos humanos y sus defensores en los Estados Unidos de Norte América? a esta interrogante no le den respuesta, busquenla en los golpista, en los Estados Unidos que son los verdaderos autores de este golpe a la democracia. La CIA, el FBI, el Pentagono, la Mafia reaccionaria Guzano Americana de Miami. ahí están los verdaderos golpista. pinocheletti es un difunto Carmona.
    todo mi apoyo incondicional al sufrido pueblo hondureño y a su presidente, pero recordemos aquél grito de nuestros mambises..La Livertad se conquista con el filo del machete.
    tiene hondura en mi a un verdadero soldado.
    a los soldados Hondureños le digo que la gloria será de ellos, solo , si devuelven la paz, la contitucionalidad y velan por ella, que piensen que todos salimos de abajo y el dinero no puede alimentar a mi famila manchado por la sangre de mi otra familia.

  • Miguel Angel dijo:

    Los EEUU siempre se han caracterizado por decir una cosa y hacer todo lo contrario.No es de extrañar que Obama condene el golpe y al mismo tiempo la Clinton proteja a los golpistas,a fin de cuentas Zelaya se puso en contra de los tratados de libre comercio que tanto perjudican a America latina y tanto benefician a EEUU.También subió el salario mínimo un 60% con lo cual se gano la enemistad de la oligarquía hondureña y finalmente se acercó al proceso de nuevo socialismo de Chávez.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Max Lesnik

Max Lesnik

Periodista cubano residente en Miami. Es el director de un programa en Radio Miami.

Vea también