Imprimir
Inicio » Opinión  »

Posada sigue profesando el terrorismo desde El Paso

| +

EL Gobierno norteamericano ha permitido a Luis Posada Carriles hacer llegar un mensaje grabado a una reunión en Miami entre unos 60 individuos vinculados al terrorismo anticubano, muchos de ellos fichados por el propio FBI, aunque sus servicios de inmigración mantienen bajo custodia al criminal que califican de “peligro para la Seguridad Nacional”.

La reunión, convocada hace unos días, tenía por objetivo respaldar una declaración de un tal Comité Pro Libertad de Luis Posada Carriles, que reclama la liberación del criminal detenido en el centro federal migratorio de El Paso, Texas.

Ampliamente reportado por El Nuevo Herald -en un artículo firmado por un periodista recientemente sancionado por su colaboración con la radio de propaganda anticubana – el evento fue suscrito por representantes de grupos que el diario evita identificar.

La Brigada 2506, encabezada por Félix Ismael Mendigutía, el operativo de la CIA de más confianza de George Bush padre, ha manifestado su apoyo al comité y ha anunciado que realizará próximamente un “homenaje” al terrorista.

Nelis Rojas, promotor del comité, según reporta el libelo miamense, amenazó con organizar manifestaciones callejeras si no es liberado Posada.

Rojas fue quien apoyó desde Venezuela, donde residió, un fracasado plan de atentado concebido por Luis Posada Carriles contra el Presidente cubano en el momento de la 7ª Cumbre Iberoamericana en Isla Margarita, Venezuela. El complot terminó con el arresto (accidental) de los conspiradores, todos vinculados a la Fundación Nacional Cubano Americana, entre ellos Angel Alfonso Alemán y José Antonio Llama.

Componen también la cúpula del comité, los connotados terroristas Reynaldo Aquit, Pedro Remón y Dionisio “Charco de Sangre” Suárez.

La Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) de EE.UU., en una carta dirigida al propio Posada, en marzo, le señaló que “debido a su largo historial de actividad delictiva y de violencia en la que civiles inocentes murieron, su liberación representaría un peligro para la seguridad nacional de EE.UU. y para la comunidad”.

El delincuente, que la Administración Bush se niega a extraditar y a acusar de terrorismo, como le obligan varios convenios internacionales, dispone en El Paso de un lujoso alojamiento donde tiene acceso a un número ilimitado de visitas y comunicaciones telefónicas… a unos metros de las celdas donde cientos de inmigrantes ilegales esperan, en condiciones pésimas, su expulsión.

El FBI de Miami, que contribuyó a la causa de Posada al destruir su expediente – tal como lo afirmaron sus propios agentes – y que detuvo desde 1998 a cinco cubanos antiterroristas, no se interesa nada en tal actividad y menos aún en sus ejecutores, quienes tienen libre acceso a la Casa Blanca.

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Jean-Guy Allard

Jean-Guy Allard

Periodista canadiense radicado en Cuba. Es autor del libro “Auge y caída de Reporteros Sin Fronteras”.

Vea también