Imprimir
Inicio » Opinión  »

Ni perdón ni olvido

| +

I.

El pasado 25 de agosto de 2.004, Mireya Moscoso, hasta esa fecha presidenta de Panamá, otorgaba un indulto a cuatro connotados terroristas al servicio de la mafia de Miami y de las administraciones norteamericanas: Luis Posada Carriles, Gaspar Jiménez Escobedo, Guillermo Novo Sompoll y Pedro Remón Rodríguez.

 La Moscoso, una gobernante corrupta que amasó una fortuna de 400 millones de dólares, producto de sus negocios sucios, ni un momento pensó en los familiares de las víctimas asesinadas por estos delincuentes, los mismos que públicamente han manifestado su deleite por haber cometido un sinnúmero de crímenes contra ciudadanos cubanos y de otros lugares.

 Hoy estos asesinos andan sueltos en Miami gracias a la actitud deshonesta de Moscoso que, cumpliendo ha cabalidad las órdenes dadas por el gobierno de W. Bush y las organizaciones fascistas que atacan a Cuba desde ese territorio, busca refugiarse en esa cloaca para evitar ser juzgada en Panamá, una vez que se descubran sus fechorías.

 Este acto infame no merece ni perdón, ni olvido.

 

II

 

El 1 de septiembre de 2.004 un comando terrorista chechenio secuestró a 1.200 personas, en una escuela en Beslán. El saldo trágico de este suceso fue la pérdida de 500 vidas, de las cuales la mitad eran niños.

 ¿Quiénes fueron los responsables? 

 Por un lado los terroristas que trataron salvajemente a los secuestrados, sobre todo a las niñas y niños, a quienes atemorizaron, maltrataron y violaron en forma brutal. Esta acción no puede considerarse, de ningún modo, parte de la lucha justa que lleva adelante el pueblo chechenio para alcanzar su independencia de Rusia.

 Por otro lado la acción torpe y criminal de las tropas rusas que, bajo las órdenes de Putin, no les importó el desenlace de su accionar violento, so pretexto de luchar contra el terrorismo que ellas también llevan acabo contra la población chechenia, a la que han masacrado impunemente.

 Estas acciones monstruosas no merecen ni perdón, ni olvido.

III

 

El 11 de septiembre de 2.004 se cumplieron 31 años del golpe fascista en Chile que instauró una sangrienta dictadura militar, encabezada por Pinochet; y tres años del atentado contra el World Trade Center, en Nueva York, realizado por terroristas de Al-Qaeda.

 En Chile, los gorilas impusieron un régimen de terror. Encarcelaron, secuestraron, torturaron, asesinaron y desaparecieron personas como fue el caso del querido cantautor y militante comunista, Víctor Jara. Los militares golpistas destruyeron el proyecto revolucionario y popular comandado por el compañero presidente Salvador Allende; entregaron el país a las empresas capitalistas estadounidenses que, conjuntamente con los fascistas, saquearon la riqueza del pueblo chileno. Hoy los criminales, conjuntamente con los democracristianos y los traidores al socialismo, liderados por Lagos, pretenden que estos hechos queden en el olvido.

 Pero esta brutalidad cometida por el imperialismo y los fascistas en Chile, no tendrá perdón, ni olvido.

 En Estados Unidos, en la mañana del 11 de septiembre de 2.001, dos aviones se impactaban contra las Torres Gemelas. Murieron más de 3.000 personas de varias nacionalidades, producto de este horrendo acto.

 Varias interrogantes han surgido desde ese momento, las mismas que no han sido respondidas coherentemente por la administración de Bush. Varios escritores connotados como Víctor Ego Ducrot, James Petras, Thierry Meyssan, Michael Moore han cuestionado la actitud de la administración de W. Bush antes, durante y después de este suceso. Asimismo han puesto al descubierto que tras de estos actos también  estuvo la extrema derecha de EE.UU., que tiene intereses en el petróleo de Medio Oriente; así como el aparato militar estadounidense.

 Los medios del engaño nada han dicho de esto y solo recuerdan, siguiendo los parámetros establecidos por la Casa Blanca para generar miedo y angustia en la población, las imágenes de dolor de la gente inocente que murió ese día. 

 ¿Qué medidas tomó Bush?

 Caracterizado por su fanatismo religioso, por su conducta errada de alcohólico no regenerado médicamente, así como por su ideología fascista, Bush se lanzó al ataque contra pueblos indefensos como los de Afganistán e Irak, provocando la muerte de miles de personas, sobretodo niñas y niños, debido a los brutales bombardeos y al fuego de artillería desatado por su ejército y por mercenarios al servicio del águila imperial.

 La lucha contra el terrorismo se lo ha realizado con más terror. Solo basta ver lo que los "héroes" estadounidenses y sus amigos israelitas han hecho en Guantánamo, en la cárcel de Abu Ghraib o en los territorios palestinos.

 Todos estos acontecimientos crueles no merecen ni perdón, ni olvido.

 

IV

 

El día 12 de septiembre de 1.998 fueron detenidos en Miami, por el FBI, Gerardo Hernández Nordelo, Fernando González Llort, René González Sechwerert, Antonio Guerrero Rodríguez y Ramón Labañino Salazar, patriotas cubanos infiltrados en las organizaciones mafiosas de Miami para evitar que se comentan actos terroristas contra el pueblo cubano.

 Sometidos a un proceso ilegal en esa ciudad, que constituye el centro de la contrarrevolución, fueron condenados a penas injustas debido a que en el proceso se violaron un sinnúmero de disposiciones legales, incluida la propia Constitución de los Estados Unidos.

 Durante estos seis años de encierro, los cinco héroes han sido sometidos a un trato inhumano, a torturas psicológicas. El país que se jacta de ser el adalid de la democracia y la justicia, viola constantemente los derechos humanos de estos prisioneros políticos, a quienes se les ha tratado como peligrosos delincuentes. Sus familiares también sufren los maltratos del sistema judicial y de las disposiciones emanadas por el gobierno norteamericano. Adriana Pérez, esposa de Gerardo Hernández, Olga Salanueva e Ivette González, esposa e hija de René no han podido  visitarlos durante ya seis años.

 ¿Qué dicen las grandes corporaciones mediáticas sobre esto? Nada. Mientras tanto hacen llamados a favor de los mercenarios detenidos en Cuba por realizar acciones al servicio de los Estados Unidos.

 Esta actitud ilegal y este silencio cómplice no tienen perdón, ni olvido. 

 

V

 

El día 13 de septiembre de 2.004 Cuba fue azotada por el poderoso huracán Iván. En días anteriores la Perla del Caribe también sufrió los embates del huracán Charley. Estos fenómenos naturales han provocado la muerte de personas y pérdidas millonarias.

 Pese a estos hechos graves, el pueblo cubano, liderado por nuestro querido Comandante en Jefe, Fidel Castro se ha levantado y no se ha dejado vencer por la adversidad. En unidad, con solidaridad y poniendo en práctica sus enseñanzas, Cuba demostrará una vez más al mundo que solo con la disciplina y la moral revolucionaria, socialista, los pueblos pueden salir adelante.  

Frente a estos hechos, los fascistas imperiales una vez más han demostrado su actitud cínica, su falsedad y su conducta inhumana. Han hecho pronunciamientos de "solidaridad" con el pueblo cubano, han ofrecido "ayuda" económica, como si el pueblo educado de Cuba fuera estúpido para comerse el cuento.

 Es inaudito que estos miserables hablen de solidaridad y ayuda cuando durante más de 45 años han realizado un sinnúmero de acciones criminales contra el pueblo cubano, las mismas que tienen que ver con la invasión militar, la guerra químico-bacteriológica, el financiamiento a  mercenarios externos e internos, atentados contra los dirigentes de la revolución, el asesinato de personas, el bloqueo criminal, etc. 

 Bandidos cuya única intención cierta es la de apoderarse de Cuba, para convertirla en su lupanar y así poder destruir la obra humana de la revolución. Ese es el proyecto del imperialismo norteamericano, hoy puesto en marcha por el psicópata de Bush a través del "Informe de la Comisión para asistir a una Cuba Libre".

 Este conducta cínica y mentirosa no tendrá perdón, ni olvido. 

Quito, 14 de septiembre de 2.004  

 

 

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Dax Toscano Segovia

Dax Toscano Segovia

Periodista ecuatoriano, Profesor de la Facultad de Comunicación Social de la Universidad Central de Quito.