Imprimir
Inicio » Opinión  »

La palma y el huracán

| +

   

Escuche “La palma y el huracán”, de Sindo Garay

Días de huracán y en guardia, aprendiendo con Rubiera; queriendo más a Fidel, quien se fue a Pinar del Río para espantar a Iván y  ha estado pendiente de los infinitos detalles que supone el cuidado de millones de vidas humanas.  “Nadie está solo en Cuba”, nos vuelve a recordar, y después que ponemos a buen recaudo  “nuestros huesos y nuestros fantasmas”, descansamos aliviados y hasta nos damos el lujo de conjurar el ciclón con la poesía.

Por muy fuerza cinco que sea y por más que traiga impulsos devastadores, este Iván también se merece un breve recordatorio literario.  “Huracán, huracán, venir te siento/ y en tu soplo abrazado / respiro entusiasmado/ del señor de los aires el aliento”, inmortalizó el poeta José María Heredia  y por primera vez -asegura Cintio Vitier en Lo cubano en la poesía- “nuestra poesía se enfrenta cara a cara con el ciclón, al estilo romántico”.

Tras Heredia, el primero que le dio sentido a la palabra “patria”, llegan también el  verso martiano -“Ruge el cielo; las nubes se aglomeran,/ Y aprietan, y ennegrecen y desgajan”- y ese nocturno perturbador de Juan Clemente Zenea -“Llueve y torna a llover; el hondo seno/ rasga la nube en conmoción violenta/ y en las sendas incógnitas del trueno / combate la legión de la tormenta.”

Pero lo que motiva realmente esta carta de hoy es una canción, humilde y prescindida, poética y huracanada que Compay Segundo había incorporado en su repertorio y soñaba -no sé si lo logró- incorporar en uno de sus discos.

Dicen que Sindo Garay la escribió poco después del ciclón de 1926 y que se inspiró en una fotografía de la época, en la que aparece una palma atravesada por un madero. El árbol, sin ramas y herido de muerte, se lograba ver orgullosamente erguido, en el centro de terribles destrozos y de la muerte probable de las personas que vivían por allí.

Sindo, tocado por la magia de aquella imagen heroica, se inspiró y compuso “El huracán y la palma”. La historia que cuenta su canción es dramáticamente hermosa. Todos los árboles del campo cubano sucumben al huracán.  Todos mueren, dice: “la ceiba frondosa, que temblando, sonríe”; “los cedros, tranquilos, que esperan orondos”; “la hierba, en el llano, sumisa”… Pero -¡ah!, nos advierte: “hay una palma,/ que Dios solamente/ le dijo al cubano:/ cultiva tu honor.” Y ella, “erguida y valiente” y “besando la tierra”, como una espada, “batió el huracán”.

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Rosa Miriam Elizalde

Rosa Miriam Elizalde

Periodista cubana. Vicepresidenta de la UPEC y la FELAP. Es Doctora en Ciencias de la Comunicación y autora o coautora de los libros “Antes de que se me olvide”, “Jineteros en La Habana”, “Clic Internet” y “Chávez Nuestro”, entre otros. Ha recibido en varias ocasiones el Premio Nacional de Periodismo “Juan Gualberto Gómez” En twitter: @elizalderosa

Vea también