Imprimir
Inicio » Opinión  »

Disidentes del Imperio

| +

"Nuestros amigos nos defienden porque sienten la necesidad de proyectos alternativos convencidos como están de que si Cuba no existiera habría que inventarla," indicó Ambrosio Fornet al presentar el libro Cultura y Neofascismo: disidencias, una impresionante colección de textos que reunió sobre el tema de "la disidencia con respecto a la ideología imperial".

Publicados en diversas partes del mundo poco antes y después de la agresión a Irak, los artículos así publicados por la Editorial de Ciencias Sociales, llevan firmas famosas tales como: Gore Vidal, Ignacio Ramonet, Adolfo Pérez Esquivel, Edward W. Said, Robert C. Byrd, Alfonso Sastre y Mouna Naim.

La editorial inaugura con este título la colección Consensos "denominación muy ajustada a sus propósitos porque se trata de ir creando sucesivos espacios de diálogo y de reflexión colectiva" en amplios sectores intelectuales y mediáticos del mundo hispanohablante.

"En el centro del mundo las fieras han tomado el poder y por tanto la ley de la selva se ha globalizado", señaló Fornet al subrayar que la agresión contra Iraq "y la amenaza de nuevas guerras preventivas" coincidió con las sanciones impuestas por los tribunales cubanos a individuos que incurrieron a delitos penados por las leyes -los secuestradores de una lancha, por un lado, y los llamados ‘disidentes' por el otro- lo que sirvió de pretexto "para lanzar una furiosa campaña de prensa contra la Revolución en parte alimentada por sorpresivas declaraciones de compañeros y amigos".

El intelectual cubano apuntó: "Se puede estar, o no, de acuerdo, tanto dentro como fuera de Cuba, sobre la oportunidad o inoportunidad, la mesura o desmesura de ciertas medidas pero sin olvidar que la Isla es una trinchera llena de millones de disidentes del poder imperial que no pueden arriesgar la estabilidad y con esta el proyecto revolucionario en un simulacro de democracia que nos impida alcanzar algún día la total y verdadera democracia que para nosotros se resume en el ‘con todos y para el bien de todos' del programa martiano."

CONDENADOS AL SILENCIO

Por su parte, Iroel Sánchez, Presidente del Instituto del Libro, indicó que en esta campaña de desinformación desencadenada contra Cuba, "se condenaba al silencio a las voces discrepantes no importa que se llamaran Oscar Niemeyer, Ernesto Cardenal, Augusto Rabastos o Mario Benedetti. A aquellos que por su celebridad, no podían ser acallados se les insultaba y desautorizaba, como hicieron a Gabriel García Márquez y Rigoberta Menchú".

Aparecieron entonces mensajes y llamamientos solidarios que no pudieron ser silenciados. "La verdad se fue abriendo paso, se impusieron los argumentos…"

A los que hablan del ‘aislamiento de Cuba', Sánchez señaló que "desde junio, se ha producido el mayor flujo de intelectuales a Cuba en muchos años," citando a Costa-Gavras, Ernesto Cardenal y García Márquez, entre muchos otros.

"Nos visitó por primera vez Noam Chomsky quien afirmó durante la presentación de la edición cubana de una selección de sus textos que ‘Ningún país ha hecho tanto por otros como Cuba' mientras el sub-comandante Marcos acaba de declarar, en su mensaje al Encuentro en defensa de la humanidad celebrado en México, que ‘Se dice Cuba y se dice dignidad'. Aún esperamos por ver estos titulares en los periódicos del primer mundo."

El Presidente del Instituto del Libro denunció como Alfonso Sastre ha sido "víctima del silencio increíble pero cierto de la prensa española y de la censura de los teatros que con 271 piezas estrenadas en el 2002, no tuvieron espacio para ninguna obra del más grande dramaturgo vivo de la lengua española. Nos sorprendemos porque tratándose de un verdadero disidente, las embajadas europeas en Madrid no lo invitan a sus recepciones. Ni los corresponsales extranjeros ahí solicitan su opinión sobre el acontecer político."

"Los disidentes son productos del socialismo", ironizó...

"En el capitalismo no existen disidentes. Cuando se asesina a la gente por decenas, como el otro día en Bolivia, esta gente no son disidentes. ¿Será que los excluidos no tienen derecho a pensar para convertirse en disidentes? Si piensan, los tratan o de comprar o de silenciar".

Apuntando a los silencios de la ‘prensa internacional', Sánchez indicó cómo "acaban de suceder dos cosas demasiado reveladoras para ser noticia… Una es que el presidente ‘W.' Bush escogió para lanzar su plan de ‘democratización mundial' la National Endowment for Democracy que fundó Reagan, con Oliver North, que fue la que estableció toda la red de apoyo a la ‘guerra sucia' de los Contras…"

"También ocurre que una diplomática española radicada en La Habana sea sorprendida con 10 000 dólares en el aeropuerto de Miami cuando regresaba en la Isla luego de reunirse con las cabecillas de la contrarrevolución", añadió… "¿Para quién era el dinero?" preguntó. •

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Jean-Guy Allard

Jean-Guy Allard

Periodista canadiense radicado en Cuba. Es autor del libro "Auge y caída de Reporteros Sin Fronteras".