Imprimir
Inicio » Noticias, Cultura  »

Las crónicas de Carpentier y lo insólito de La Habana

| + |

Crónicas habaneras, de Alejo Carpentier. Foto: Néstor Martí.

Los destacados escritores cubanos Graziella Pogolotti y Abel Prieto felicitaron a Ediciones Boloña, de la Oficina del Historiador, por el trabajo editorial realizado en homenaje al medio milenio de La Habana, “en el que se ha colocado a la cultura cubana en el lugar que corresponde”, al presentar este viernes el libro Crónicas habaneras, de Alejo Carpentier, en la Calle de Madera del Centro Histórico.

Luego de que se escuchara en vivo en el ámbito de la Plaza de Armas el pregón de la vendedora de maní que se ha hecho popular, Graziella Pogolotti comenzó afirmando que “me alegra mucho que se haya iniciado con el pregón del manisero (un tema contemplado en la selección que la Fundación Alejo Carpentier realizó para este libro) porque en La Habana de hoy están apareciendo los pregones, pero han perdido la musicalidad”.

La prestigiosa investigadora cubana consideró que como lo son Venecia o París en Europa y Buenos Aires en Latinoamérica, “La Habana es una ciudad mística” en nuestra área geográfica. Un mito construido a través de la cultura y desde el imaginario de los escritores que la evocaron a través de los tiempos.

Es algo que Alejo Carpentier (Lausana, 1904 – París, 1980) hizo a lo largo de toda su vida, a través de su periodismo y de su obra narrativa, apuntó Pogolotti, y añadió que aunque es “tarea ímproba” seleccionar entre tantos un pasaje en la obra narrativa dedicada a la ciudad, le encanta recordar muy especialmente uno recogido en El recurso del método, cuando van trasladando la estatua de La República colocada en el Capitolio habanero y es tan grande que va entrando en pedazos. “Tiene mucho que ver con la visión que tenía Carpentier de La Habana”.

“No le he dado mucha importancia a lo Real Maravilloso en Carpentier, ni me gusta eso de ciudad maravilla, prefiero lo insólito de esta ciudad, las muestras de lo excepcional, a veces de lo anacrónico (…) y en ese sentido creo que hay que reconocer en Alejo a un descubridor de La Habana”, afirmó.

La Habana -continuó- “tiene un conjunto monumental importante pero tiene también esos rincones de lo inesperado, esos sitios en que se unen las expresiones de las distintas creencias que se han mezclado, transculturado en nuestro país”.

Graziella Pogolotti y el director de Ediciones Boloña, Mario Cremata, durante la presentación de Crónicas habaneras. Foto: Néstor Martí.

Graziella Pogolotti agradeció a Julio Larramendi por poner en diálogo las imágenes antiguas y contemporáneas de la ciudad que acompañan a estas crónicas de Carpentier. El destacado fotógrafo detalló la labor de búsqueda en los archivos y de la correlación imagen-relato.

Durante la presentación de Crónicas habaneras, Abel Prieto, presidente de la Sociedad Cultural José Martí, recordó que Carpentier fue estudiante de Arquitectura, y ese ángulo de lo inesperado que encontraba siempre en la ciudad se puede explicar en su peculiar manera de observarla desde una formación cultural amplia y múltiple.

Abel Prieto. Foto: Néstor Martí.

Crónicas dedicadas a la leyenda del Convento de Santa Clara, “Recuerdos de La Habana antigua”, “La Habana vista por un turista cubano”, “Regla, la ciudad mágica”, “Los muelles de La Habana”, “Una ciudad de palacios”, “Pregones habaneros”, “Un descubrimiento en La Habana Vieja”, entre otras, forman parte de este volumen con prólogo de Graziella Pogolotti y Mario Cremata, editado por Eliana Dávila y diseñado por Claudia Hernández.

Las crónicas fueron publicadas entre 1922 y 1966 en medios de prensa como Carteles, Tiempo, El Nacional de Caracas, Información, Tiempo Nuevo, El País, El Mundo y Lunes de Revolución.

La Dra. Pogolotti anunció que próximamente Ediciones Unión debe publicar un gigantesco cancionero con la obra de autores cubanos y también de viajeros, gente que llegó de otros países y le cantó a la ciudad. “Están las canciones clásicas y la canción viva, que va haciéndose de abajo y que es la de los pregoneros”, dijo.

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también