Imprimir
Inicio » Noticias, Cultura  »

Cubadebate y Ocean Sur convocan al III Concurso de Microrrelatos (+ Video)

| 778 |

Ilustración: Edilberto Carmona Tamayo/ Cubadebate.

Cubadebate y la casa editorial latinoamericana Ocean Sur convocan a la tercera edición de nuestro Concurso de Microrrelatos, que desde 2017 este sitio web dedica al advenimiento de la Feria Internacional del Libro en Cuba.

¡Participa! Demuestra en un relato corto tus capacidades como poeta, guionista o narrador. El ganador obtendrá una colección de libros, cortesía de Ocean Sur, los tres textos que compilan los artículos más destacados de Cubadebate que presentamos en nuestro aniversario 15, y la oportunidad de publicar su obra en este sitio web.

Si quieres ser el ganador, solo tienes que escribir un texto, que no exceda los mil (1 000) caracteres (sin espacios), que nos permita descubrir al escritor que eres. Inspírate y echa a volar tu imaginación, escribe un poema, un cuento, una décima, el inicio de una novela o testimonio…

Deja tu microtexto como un comentario en esta entrada, el plazo de admisión vence el jueves 7 de febrero, el día que iniciará la XXVIII Feria Internacional del Libro de La Habana.

El jurado estará integrado por reconocidos escritores y periodistas cubanos. Nos comunicaremos con los ganadores a través de la dirección de correo electrónico que escriban al enviar el comentario con su obra.

Ocean Sur y Cubadebate quieren premiar a los amantes de las letras con este concurso dedicado a la microliteratura.

En video, la convocatoria

Se han publicado 778 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Felix A. dijo:

    ​​​​​Temía que este día llegaría. Hacía algunas semanas tenía ese presentimiento, ahora era cierto, y el solo echo de pensar todo lo que dejaba detrás apretaba un nudo en mi garganta. Mi vida era tranquila, humilde, feliz en cierto modo. Mi novia, mi familia, mis amigos, sabía que todo iba a cambiar a partir de ahora. Cuando el deber llama a un hombre solo los cobardes bajan la cabeza. Había vomitado tres veces en el trayecto, nunca había estado tanto tiempo en el mar, pero después de unos días de viaje se empezaba a divisar un hermosa tierra, casi tan hermosa como la mía. Era la tierra que tenía que defender. Donde cumplió misión mi madre de uniforme blanco y ahora me tocaba a mi con traje verde olivo. La nave arribo a puerto y dieron la orden de desembarco, así que tome mi fusil y mi mochila y junto con mis compañeros salí a escribir la historia de mi continente.

    • el clei dijo:

      Mis ojos son territorio colonizado por ella
      Mis manos, mis manos tienen prohibido violar su espacio
      Mis besos sueñan dibujar su piel como prefacio
      Preludio de una batalla amorosa librada hasta la epopeya.
      Ella siente que es amiga pero este amor la atropella
      Y desconcierta los sistemas que defienden su palacio,
      Le recorre toda el alma y aunque lo hace despacio
      Cada día está más cerca de impregnarle su huella.
      Su sexo, a medias lo he bebido
      No sabe calmar la sed de su geografía mi boca
      El volcán que lleva dentro sigue siendo prometido
      Ella se teme y mi juventud le choca
      Porque al paso de los años su corazón le han herido
      Y ahora entrega el cuerpo, pero el alma no se toca.

  • José Pommerenck dijo:

    LA CALLE MOJADA

    La única farola de la esquina se refleja sinuosa en los charcos que intentamos esquivar a los saltos. Quizás un entretenimiento para evitar el recuerdo del tiempo pasado que nos abraza dolorosamente debajo del paraguas. O acaso no estamos repitiendo la misma escena de hace cuarenta años? Al menos el paraguas no es el mismo y mucho menos el agua, porque la lluvia de La Habana es bien diferente a la de Santiago de Chile.
    Perturbado voy y vengo en ese túnel del tiempo que estamos compartiendo así de golpe, sin aviso previo, mientras ella me habla alzando los tacones, queriendo alcanzar mi oreja y apoyándose en mi brazo de caballero que pretende mantener una distancia pero no lo logra.
    ¿Cuantas horas han pasado desde que la vi sentada en la platea aplaudiendo a contraluz de los focos? Yo, parado en la tarima, agradeciendo al público con gesto cansado pero atento a sus manos y a sus ojos, sentí el latigazo de lo que fuimos y esperé el reencuentro inevitable.

  • ENRIQUE dijo:

    GOLPES EN LA PUERTA

    Oyes los golpes en la puerta que rompen tu precario equilibrio mental. Dudas. Reiteración del llamado. Tiemblas. Al fin, decides abrir. De aquella Miss Universo que conociste, solo sobresalían de la blanca mortaja unas manos huesudas y una calavera que te sonreía con su boca desdentada presagiando el final.

  • Quijote dijo:

    Este texto corresponde a una novela que recrea las últimas 15 horas de vida de Frank País antes de ser asesinado.

    En un bar un joven se guarece de la lluvia que cae, y no tiene para cuando parar. Palpa la parte posterior de su cintura y comprueba que el arma está en su sitio, y sabe que la mantiene cargada por si ocurre una eventualidad, aunque esa condición lo obligue a comportarse con mayor cuidado. Aguarda el escampado, que tendría que llegar inexorablemente, porque le espera una increíble misión.
    Toma una moneda de su bolsillo y la introduce en la ranura de la victrola; eso lo hace con la mayor naturalidad del mundo. El sonido indica que se ha activado el mecanismo interno que puede verse a través del cristal transparente. Dos pequeñas palancas suspenden el disco y lo colocan en una rampa, después baja la aguja y la rampa gira. Primero se escuchan unos sonidos tipo ruidos, como si la aguja rayara la placa. Después le sigue una flauta, un piano y uno o dos violines, con aquella portentosa voz italiana de Bonino, que cantaba una dulce y casi triste melodía en perfecto español.
    ♪♫
    Lluvia, que golpeas mi ventana
    con tu suave tintineo.
    Cuántos recuerdos.
    Lluvia que me traes a la mente
    el pasado tan lejano
    que vuelve a mí.
    Que gran amor
    que tú nunca entendiste.
    Y a tu alma insensible
    nunca pude llegar.
    Fatalidad, oh lluvia.
    Son tus gotas como llanto
    que golpeando la ventana
    me hacen sufrir.
    Déjame soñar
    una vez más.

    “Déjame soñar” fueron las palabras que el joven repitió para sí. Entretanto, comprobó que afuera llegaba la calma. Se alisó el cabello lentamente, dejándose caer un poco la cabeza hacia atrás y alzando el mentón como cuando se sale del agua; y todo ello lo hacía con los ojos cerrados. Inspiró mucho aire hasta casi hacer reventar sus pulmones, para luego expirar de golpe como neumático desinflado. Cuando puso el primer pie sobre el pavimento mojado, volvió a tararear para sí, “Déjame soñar, Déjame soñar”. Luego se alejó con paso trepidante, y llamaba la atención que la mano derecha iba descansando sobre la parte posterior de su cintura.

    • Eduardo González S. dijo:

      FAREWELL

      … “Fui tuyo, fuiste mía…”
      Neruda
      Luanda, 1988.
      El círculo del sol ya casi tocaba el horizonte. La bruma del atardecer atenuaba la brillantez del astro rey, testigo de una despedida en la parte militar del aeropuerto capitalino. La alegría era notable en el edificio de la terminal.
      En primer plano, un IL-62 esperaba con majestuosidad el momento de recibir una cuota de internacionalistas para el añorado regreso a la patria. Doscientos metros más allá, junto a un Mig-23, uno de los pasajeros contemplaba de cerca el avión de combate. Su vista recorrió las alas, los trenes, las tomas de aire. Una tenue sonrisa delataba el intercambio secreto con la máquina. No debe describirse lo que conversan. En su mano derecha, un patico de goma de color amarillo que también participa, atestigua la ocurrencia de unos momentos de especial privacidad donde los terceros no son bienvenidos. No seremos nosotros los que violen esa intimidad de cicatrices y medallas. El hombre recorre con pasos lentos la extensión del fuselaje, los planos, toca la tobera de los gases, las gruesas ruedas principales, los cohetes colgados en sus vigas…
      Algún recuerdo triste le arruga el entrecejo momentáneamente mientras palmea el poderoso cuerpo metálico. El avión, orgulloso y cómplice, guarda silencio. Se sabe querido por ese humano con el que ha surcado las alturas centenares de veces.
      Tanta peripecia juntos ha propiciado una especie de simbiosis entre los dos. Algunas veces se las vieron negras con el fuego antiaéreo. En otras, el ingenio tecnológico tocó pista con apenas un buche de combustible debido al mal tiempo. Pocos días atrás se le había apagado el motor cuando disparó a tierra cohetes de gran calibre y cuyos gases calientes entraron por las tomas de aire. Quizás el amor del corcel esté permeado por la confianza en su jinete. Pero en su interior lo oprime la certeza que ha llegado el momento en que el otro va a volar y no será con él. Es el compañero callado que no muestra los celos que siente, pero capaz de perdonar esa traición. Deberá ocultar los sentimientos para no herir al amigo en la hora del adiós. Una última caricia al metal y el hombre se encamina con lento andar al edificio para unirse al resto de los que regresan. No hay que mirar atrás. No se han hecho promesas de última hora y ambos saben que si se encuentran de nuevo, tampoco lo harán. Los dos se han mostrado fieles a sus credos y la fidelidad verdadera no necesita ser efusiva.
      El sonido de los pasos se va diluyendo entre los ruidos del aeropuerto y allí va a quedar la triste máquina, sintiendo aún en su piel las manos del hombre que se aleja.

      • K dijo:

        Eduardito, sigues siendo tan buen escritor como lo fuiste piloto, sigue escribiendo, aun te quedan muchas e interesantes anecdotas, a cada rato yo cuento la que me hiciste una de las veces que fuistes a recuperar una aeronave en otros lares.
        Esa en la que te contestaron los pilotos somos ud y yo, el otro es un traidor.
        Un abrazo, de uno que sabe lo que cuentas, porque lo vivió.

      • CsiFiGirl dijo:

        Oiga me encantó su narración, dibuja muy bien con palabras ese emotivo momento…

    • Mir dijo:

      Por favor recuerden que son 1000 caracteres, no 1000 palabras, y no les contarán los espacios, acudan al Word que existe una herramienta para que les cuente los caracteres, saludos

  • Para una amiga dijo:

    Te vestirás de novia.

    Vestimos a conveniencia. En cada espejo, tu vida.
    Vestimos par ir, vestimos al regreso. Al desnudarnos vestimos, porque máscaras tenemos.
    Si el calor invita, de alegría nos envolvemos.
    Si el frio hiere, nos vestimos de exesos.
    La muerte también impone.
    El nacimiento convida.
    El trabajo exige.
    El amor desordena.
    Pero añoramos siempre aquella envoltura tierna. Aquel tul vaporoso, aquel sateen de brillantes.
    Las flores preciosas, los zapatos a tono.
    El color, uno solo.
    El destino siempre sierto.
    La risa desbordada.
    El cabello perfecto.
    A tu lado, el amor. El destino, siempre al frente.
    Cada cosa en su puesto, cada persona en su sitio.
    Vestirás entonces de novia, aunque ese día no llegue.
    Vestirás porque lo crees, vestirás porque lo sientes.
    Vestirás por convicción, vestirás aunque te cueste.
    Y si el destino tuerce, sus hilos en la tela,
    Vestirás,
    Te lo mereces.

    • aficionado dijo:

      wao…ame tu escritura

    • Cle dijo:

      Bello

  • Govea dijo:

    EN EL DIA DE LAS MADRES.

    Ya no tengo un solo punto
    Del cuerpo que no me duela
    Cuando mayo me encarcela
    En tu recuerdo difunto.
    Cada año el mismo asunto
    Me hiere en los interiores
    Y solo alivios menores
    Siento en mi paz dolorosa
    Cuando le inyecto a tu losa
    La anestesia de unas flores.

  • Lissette DVLH dijo:

    Tornado.

    Sentada en el sillón de la abuela recuerda a la dulce viejita que le cantaba canciones para dormir,una lágrima corre por sus mejillas, sólo hace dos semanas la enterró después de una larga vigilia.
    La cuadra se ensombrece con las primeras notas oscuras de la noche. Comienzan a llegar y a salir vecinos, es Domingo,un día para pasear pero ella no lo desea,aún llora sin saber cuánto tendrá que llorar y porqué tiempo.
    Al levantar los ojos húmedos puede ver como se acerca la gran nube de polvo con luces y viento,impasible piensa:
    …….parece una nave extraterrestre.Sonríe ante su propia ingenuidad.
    No tiene tiempo a nada, se siente elevada por una fuerza poderosa y despedida contra una pared. Sobre su cuerpo comienzan a caer todo tipo de cosas, entre ellas el techo de la casa.Oscuridad total.
    Semiinconsciente siente los gritos, llantos y voces de ayuda. Una sirena que cada vez se siente más cerca.
    …….qué ha pasado, todo me duele,me arde la espalda.
    Los pasos de alguien se acercan:
    -Aquí hay alguien,ayúdenme a levantar las vigas.
    No sabe quién ha sido, puede ver pero no mira, oye pero no comprende.
    -Estás bien?Siéntate aquí.
    Poco a poco comienza a comprender, mira alrededor y puede ver gente corriendo sobre los escombros, otros gritan por ayuda, muchos lloran.
    …..parece una guerra. Piensa.
    Alguien se acerca y la abraza:
    -Toma,tómate esto que estás temblando,esto ha sido horrible pero verás que saldremos adelante,por lo menos estamos vivos.

    • Rafael dijo:

      Disculpe, por favor, pero cuando se refieren a 1000 caracteres, son mil palabras, o mil letras, contadas una a una????

      • Lissette DVLH dijo:

        Arriba dice 1000 caracteres sin espacios por lo que supongo se refiera a palabras,por cierto,no conté cuántas tiene.

      • Mir dijo:

        Rafael dijo:
        1000 caracteres son 1000 letras, no 1000 palabras, el espacio es un caracter tambien, pero no lo contaran, aqui hay unos cuantos que se han extrapasado y piensan que son 1000 palabras.

      • Clau del km dijo:

        Creo entender que en mil caracteres se incluyen también los signos de puntuación. Pero no es lo mismo que mil palabras. El programa de Microsoft Word tiene una herramienta que cuenta caracteres. En la barra superior de la pantalla de este programa, donde mismo aparece Inicio, Diseño, Ayuda, etc., aparece un símbolo de “buscar”, dibujado como una pequeña lupa. Si escribe ahí: “Contar palabras”, le aparece un pequeño recuadro delante de la página donde le dice el número de páginas que tiene el documento, de palabras, de caracteres sin espacios y con espacios, así como el número de párrafos y de líneas. Espero que mi comentario le sea de utilidad.

      • Lissette DVLH dijo:

        Mir tiene razón,caracteres son letras es igual en los sms.

  • Nancy María Pérez Medina dijo:

    Hola, quisiera participar en el Concurso de Microrrelatos; pero no sé dónde debo enviarlo. Por favor, ?me podría indicar? Gracias.

  • Doris dijo:

    Aqui le envio un relato en poesía, disculpen no soy escritora solo muestro lo que sentí que lo escribí de golpe, ante la desaparición física de nuestro eterno lider Fidel Castro Rúz

    Mi testimonio
    Con este testimonio fiel
    Quiero dejar con mi pluma
    Tatuado como en mi piel
    Cuánto dolor y cuanta bruma.

    Llevaba días muy tristes
    Y me pregunté ¿Por qué?
    Mis ojos llorosos, vistes
    Y una depresión de qué

    Los dioses y las deidades
    Me mostraban la caída
    Del hombre de las verdades
    Que daba su despedida.

    Cuando llegó la noticia
    que mi hija me informó
    ella lloró, es novicia
    y mi voz enmudeció.

    Un dolor caló mi pecho
    De esos que no dices nada
    Porque todo está desecho
    Porque estas paralizada.

    Pensé después al rato
    a quién me voy a quejar
    pensé con arrebato
    que va ser de mi pesar

    Que va ser de mi pequeña
    Que es negra y pobre a la vez
    Que va ser de nuestra enseña
    Si nuestro padre se fue.

    Mi padre biológico murió
    estando yo chica y lisa
    Crecí y todo me dió
    Ese hombre que hoy es ceniza.

    Por eso y mucho más
    No encuentro mejor modo
    De tenerlo para siempre
    En mi actuar y en mi recodo
    Y para él junto a mi padre
    yo tengo allí, en mi altar
    una luz siempre encendida
    para quien me dio la vida
    y para quien la supo cuidar.

  • jotaepe dijo:

    «El último hombre sin celular sobre la Tierra.»

    No pude localizarlo, más, sé que estará feliz.

    • Miguel dijo:

      Genial. Sólo faltó por decir: «…y cuando desperté el último hombre aún estaba ahí».

      Es significativo cuando se dice mucho en pocas palabras.

    • Mirell dijo:

      Sencillamente genial! Me ha encantado, quién habló de agotar los 1000 caracteres? Decir mucho con poco, es una virtud excepcional. Éxitos!!

  • Abel Castillo Durán dijo:

    Era una fría mañana de abril, y él había despertado con su manos ensangrentadas y un sentimiento de culpa que le corroía el alma se estaba apoderando de su mano izquierda y sin siquiera darse cuenta el filo del cuchillo le cantaba una melodiosa canción a su agitado cuello, tal parece que estos simplemente…

  • Alekhine dijo:

    Autor(Pseudónimo): Alekhine

    Título: Juego de tableros

    Quiso impresionarla, sin prestar más atención que a aquel tablero en que, escasa de piezas, la iba derrotando. La incomprendida decidió aleccionar a su oponente, y en movida magistral de virtudes le tumbó al alfil los espejuelos, dio de lamer al caballo en su pezón derecho, y, sentada sobre la Torre, cómplice la Dama mientras prohibía observar a los peones, forzó al Rey adversario a inclinar su cabeza.

    • Legolas dijo:

      Excepcional

    • Miguel dijo:

      Muy sugerente. Felicidades.

  • Pichy dijo:

    Las horas parecen eternas, las noches incomodas, la soledad agobia, dulce cariño del porvenir, ternura para una sonrisa innata, consuelo del amor que conoces, la ansiedad por conocerte esta perenne, cuando llegarás, y te he visto, si, te he visto, y vivo enamorado, de tu sonrisa, tus movimientos, de ti, y de quien te acompaña, de los que te rodean, te cuidan, hablan de ti, no acabas de llegar pero te espero.
    A veces cuando me alejo, te veo en cada sonrisa, en cada mirada y murumaca, tengo necesidad imperiosa de tu presencia, no es la primera vez que me enamoro de esta manera, pero compartir ese amor no puede ser pecado, sé que lo entenderás, pues siempre estarán en mi mente, estoy muy ansioso, casi desesperado, no quiero sepárame de ti, llaman a la puerta, me obligan a separarnos, los minutos parecen siglos, me sudan las manos….de repente, tras un grito, te escucho, alto y claro, has llegado a mi mundo que ya es tuyo, hoy y siempre, mi otro amor, tu hermana, que pronto conocerás, me dice bajito, ya nació tata?, mientras mis lágrimas le contestan, ella sonríe y me entiende.

    • Agradecida dijo:

      Óigame que ternura!! Discúlpeme, por casualidad es usted ese Pichy, el médico de la Brigada Médica Henry Reeve?, el que ha estado en el Ébola y un montón de misiones más, de las duras de verdad?, que Cubadebate lo ha publicado en sus labores periodísticas?, ahora mismo no recuerdo su nombre, Wooowwww, llegue a usted y su familia con mucho cariño, mucha felicidad, no todos los días podemos leer así a uno de nuestros Héroes!
      Y ni hablar de sus entrevistas, que gran cubano es usted, debería dejar un poco el anonimato y publique más, mucho más!
      Gracias por existir!

      • Pichy dijo:

        Hola Agradecida, si, el mismo, pero nada de héroe, solo un cunano más que si cree, que un mundo mejor es posible, gracias por la buena vibra! Le deseo lo propio, un abrazongorocosongo.
        Seguimos en combate!!

    • RiRi dijo:

      Pichy OMG!!!! Madre mía que lindo lo que escribiste de seguro fue real porque se desperende de tu escritura un tremendísimo amor.QUE BONITO DE VERDAD!!!

      SALUDOS

      • Pichy dijo:

        Gracias RiRi, como dices, fué real, fué el nacimiento de mi segunda beba Ema!, salud para usted su familia y todo el que le acompañe en esta vida loca pero intensa!
        Abrazongorocosongo!

    • IzaguirreP dijo:

      Doctor que hermoso relato, un abrazo mio y mi familia desde el Peru, se le extraña, nunca olvidaremos su gesto de contra todo pronostico salvar a mi hija, queremos visitar Cuba, y de paso visitarlo a usted, aqui lo queremos mucho, gracias nuevamente por salvar tantas vidas aqui, siempre le recordamos, sobre todo sus palabras siempre de aliento, llegue a usted el olor del buen cafe que le brindabamos, recuerda? Hasta la Victoria siempre.

      • Vater dijo:

        Izaguirre,
        hay muy buenos relatos arriba, pero el suyo es el mejor, porque es transparente, real y tiernamente agradecido.

    • LisstteBC dijo:

      Bello el relato, cuando se tiene un hijo es cuando más llega al corazón historias como estas, porque así lo viví, amar a alguien que no sabes como será pero la veía en mi vientre. Hoy es mi mayor alegría

  • loko87 dijo:

    GRANDEZA

    Variable, sorpresa,
    Atacas con giros, desgarras, impregnas.
    Te vuelves fiera, luego recesas.
    Excitas mi cuerpo con tal agudeza.
    Vas desde niña a reina,
    De reina a princesa.
    Me llenas las manos, te desvaneces.
    Eres del viento, de la luna fresca.
    Como el agua bravía, que arrasa si la represan.
    Explota tu cuerpo,
    Con el sexo que quema.
    Luchadora increíble,
    Y te haces grande.
    Más que grande inmensa.
    El mundo te mira,
    Como triunfas ilesa.
    Y tus heridas lames,
    Como inagotable certeza.
    Y tu vientre de madre,
    Bajo tu loca cabeza.
    Y tus senos perfectos,
    Y tu mirada de fiera.
    Y tus palabras cortantes,
    Y tus caderas de seda.
    Y tu variable carisma,
    Y tu imaginación que no cesa.
    Y cuando la vida te amargan,
    Cuando creen dejarte seca.
    Cuando los incautos,
    Creen que han violado La Meca.
    Entonces tú te levantas,
    Otra vez te creas,
    Y de tus manos santas.
    Regalas vida.
    Y a mí me llenas.

  • Margarita dijo:

    La niña tomó confiada el caramelo sin sospechar que las manos desconocidas que se lo ofrecían estaban a punto de cerrar las puertas de su infancia.

  • Melanie Borowsky dijo:

    Quiero bailar, a mi paso, a mi tiempo, a mi Ritmo.
    Quiero bailar, con mis deseos, mis conquistas, mis peligros.
    Quiero bailar, con mis miedos, mis anhelos, mis motivos.
    Quiero bailar en mi escenario, en mi vida, en mi estilo.
    Quiero bailar, pero te invito a que bailes conmigo.!!!!!

    • Jano dijo:

      Interesante. Me gusta. Saludos

  • Macabra Respuesta dijo:

    ÁNGELES CAÍDOS

    Los ángeles—los que fueron—,
    sobre la crueldad de los impíos sus espaldas yerguen.
    Abren los contornos de los que recetan espantos
    tras los sonidos de ultratumba.
    No fueron abiertas las alas cuando caían en picada
    el estruendo hizo tambalear los pechos
    de los que amamantaban estómagos hambrientos.
    Alguien saboteó la pluma
    no hubo graznido capaz de callar el pánico
    que brotaba de la mínima fe de un impostor tatuaje.
    Allí sonaron los tambores
    fueron clavados en cruz los que no creyeron
    en la veracidad de las trampas,
    los que mostraron sus dientes en la fracasada risa.
    Ellos sobrevivieron al calvario.
    Pero no hubo rezo ni amuleto
    capaz de tapar la humillante luz que nacía
    en la última letra del poema.

  • MSM dijo:

    Miopía
    Estaba seguro de haber dado en el clavo. Volteó el cadáver y lo observó de cerca solo para que su boca, antes inmutable, se torciese en una mueca de fastidio. Debía cambiar de oftalmólogo. Otra vez. Había vuelto a matar a la persona equivocada.

    • Abel Castillo Durán dijo:

      me gusto mucho tu historia, te deja no se…

    • Lissette DVLH dijo:

      Me encantó,muy original.

    • Jano dijo:

      Geniaaaaal!!!!!!

  • Melanie Borowsky dijo:

    Vivo para desearte, para aspirar tu fragancia, para alimentarme de tu placer. Pienso en arañarte la espalda y dejar mi nombre grabado en tu piel. Incontrolables estas ganas que me devoran, tu cuerpo las incita, los minutos parecen horas, y yo parezco perdida. Mi mente no se demora en concebir un motivo, para quererte tan cerca y desgastar los sentidos.

  • Claudio Raúl Cruz Núñez dijo:

    El señor presidente

    Qué ocurriría si el congresista, Bernard Sanders, se autoproclamara presidente de los Estados Unidos de América. Podría señalar que Trump es un incapacitado intelectual, para poder dirigir el imperio norteamericano. Podría argumentar que tiene un gobierno nepotista, lleno de conflictos de intereses. Que es un violador, de las leyes de impuestos, machista, misógino, racista y xenófobo. Que ha mantenido al gobierno federal cerrado por más de un mes. Que ha dejado a un millón ochocientos mil empleados federales sin cobrar y no se inmuta. La nueva congresista de origen puertorriqueño, Alexandria Ocasio Cortez, se ha unido a B. Sanders. Ambos denuncian la precariedad de la salud pública de la primera potencia militar del planeta. Le exigen un proyecto social que saque de la pobreza extrema a más de 40 millones de estadounidenses. Los EE.UU son la nación con mayor cantidad de presos en el mundo y el mayor consumidor de drogas del planeta. Pero el chantajista de la Casa Blanca quiere un muro a la cañona. Patalea, da sobre la mesa del salón presidencial y grita como el niño engreído que es. Nancy Patricia D’Alesandro Pelosi lo mira y se sonríe.
    Desde Moscú, Vladimir Vladimirovich Putin, apoya el nuevo presidente. Diferentes países reconocen a Bernard “Bernie” Sanders, hijo de padre judío, como el próximo incumbente. Le piden al pueblo norteamericano que tome las calles de Washington. Se convoca al derrocamiento del dictador republicano. Donald John Trump ordena la expulsión de los funcionarios de la embajada rusa, pero Putin les pide que no abandonen la sede. Las voces más preclaras de la sociedad norteamericana dirían que eso sería violar la constitución. Que nadie puede autoproclamarse presidente de EU. Que ningún país tiene derecho a incitar a un golpe de estado en suelo americano. Las horas pasan y la clase marginada, los negros, los indígenas, los latinos, los inmigrantes y los invisibles del establishment, anuncian una marcha nacional. Eso es ilegal, eso es comunismo, gritan los sesudos intérpretes de ley del G-1. El ejército se prepara para exterminar la disidencia. El Congreso se reúne bajo el imperativo de una emergencia nacional. Melanija Knavs “Melania Trump”, de familia eslovena, pide asilo en Ucrania. La Bolsa de Valores (Moloch) se derrumba. Wall Street está a oscuras.

    Claudio Raúl Cruz Núñez
    escritor puertorriqueño

    • Dámaris dijo:

      «Qué ocurriría si el congresista, Bernard Sanders, se autoproclamara presidente de los Estados Unidos de América?»
      Para el torpe Presidente de los Estados Unidos y sus cabecillas o secuaces sería como probar un poco de su propia medicina. Ellos promueven por todo el mundo todo tipo de enredos y bretes, apoyan Golpes de Estado, incentivan y pagan mercenarios para masacrar a millones de seres humanos, devastan ciudades, arrasan con las riquezas naturales y patrimoniales, además de la cultura de pueblos enteros. Esta administración muy bien se le puede comparar con un perro rabioso que a ciegas y sin sentido sigue el instinto de un cruel y miserable asesino. Ojalá que algún día el propio sentido común le cobre a todos ellos con la misma moneda. Gracias Claudio Raúl Cruz Núñez,
      escritor puertorriqueño, me gustó mucho su escrito. Dámaris.

  • Alex dijo:

    Cuando la sintio por primera vez, un electrizante sentimiento recorrió sus venas, respiro profundamente alentado por una sensacion que luego lo acompañaría en toda su vida: Aquella nalgada se convertiria en la mano sobre el hombro, la palmada en la espalda,la incitación a vivir…la confianza de los demas en ti

  • Ken Jact Fernández León dijo:

    Obediencia

    I
    —Hija, el señor te espera en su despacho. Seguro está descontento con tu trabajo —entre sollozos y súplicas le pidió guardar silencio ante sus reclamos, y le recordó que fuera de la casa había muchas personas que darían una parte de sus cuerpos, por trabajar allí—. Sabes que no tenemos a donde ir, por eso es mejor que acates sus designios —tras la última palabra, la muchacha entró en la habitación. Aunque sus visitas al despacho se volverían continuas todas las semanas, y como la primera vez, terminaba por escuchar los ruegos de su madre…

    Meses más tarde el vientre de la muchacha aumentó, y ahora era su madre quien le reclamaba:

    —¿Acaso tienes un amorío a escondidas?
    —¡No, pero tú querías que acatara los designios del patrón!

    II
    Al conocerse la verdad, la muchacha fue llamada nuevamente al despacho. Su madre aguardaba llena de angustia, fuera de la habitación… Rato más tarde, al sentir que la puerta se abría fue al encuentro de su hija. Mostrando enojo y temor le preguntó, si tendrían que irse de allí:

    —¡No, fue tanta la alegría del señor al saber que tendría un heredero, que me pidió casarme con él; aunque con una condición, que tú siguieras trabajando en la casa, pues no podía darse el lujo de perder a dos sirvientas al mismo tiempo.
    —¿Y qué le respondiste?
    —Lo mejor que podía hacer, asegurar el fututo de tu nieto.

  • Jorge Luis Benítez Ortega dijo:

    Ya amanece

    Ya amanece,
    se van perdiendo
    las últimas huellas de la noche,
    y con ellas voy descubriendo
    pensamientos míos
    que ya forman parte de ti,
    y se mesclan entre las cosas
    más íntimas
    y mejor guardadas de mí.

    Ya amanece,
    como quisiera poderte decir
    las cosas que vienen a mi pensamiento
    y que tienen que ver contigo,
    con tus ojos,
    con tu risa,
    con tu olor exquisito,
    que no puedo separar de mí.

    Ya amanece,
    desde lugares insospechados
    y secretos del pensamiento,
    tus ojos hablan conmigo
    y me sumerges en pasadizos
    de los que no quisiera salir:
    tus labios sobre los míos,
    tu espalda desnuda
    apretada contra mí,
    anhelando cada vez más mi abrigo,
    y acunando pasiones,
    que ya ni sé
    si pueden ser humanas.

    Ya amanece,
    desde algún punto en la radio
    suena una canción
    que habla del amor
    y de ciertas pasiones prohibidas,
    del silencio
    y de esas cosas,
    que es mejor guardadas para sí,
    tal parece que la canción
    hablara conmigo de ti,
    y una y otra vez
    me preguntara
    en qué lugar del pensamiento
    te encuentras tú,
    ya ni sé si puedo responder,
    ya ni sé si quiero responder

    Ya amanece,
    en la radio se escucha
    una canción,
    tal parece que la canción
    quisiera traer hasta mí
    tu recuerdo
    y dejarlo todo así,
    sin romper esa barrera
    entre lo que yo callo
    y lo que tú ni siquiera sospechas.

    Ya amanece,
    la mañana va resurgiendo
    fría y con tremendas ganas de ti,
    van aclarándose los lugares
    que ya dejó atrás la noche,
    esos lugares
    desde los que por momentos
    me apareces tú
    para dejarme sin aliento
    mientras me miras,
    mientras me llevas de tu mano
    y sonriendo
    dejas en mi mente
    cosas tuyas
    que no quisiera separar de mí.

    A veces me da miedo
    llevarte así en mi pensamiento,
    a veces me da miedo
    pensarte así,
    mirarte así,
    porque mientras siento
    que la vida pasa,
    voy sintiendo cosas tuyas,
    que van calando a lo más hondo,
    entonces me apareces desde la nada,
    y sosteniendo mis manos,
    haces que escriba este poema,
    que habla de la gente,
    de la vida,
    de las cosas
    y el amor

    Ya amanece,
    voy escribiendo este poema
    mientras el día llega
    y yo te busco entre la gente,
    mientras el día llega
    y presiento
    que estoy enamorándome de ti.

  • Eliades Hidalgo Torres. dijo:

    Tengo el interés de participar en el Concurso, pero me gustaría saber sobre la base de qué tema sería el Microrrelato.Gracias

  • Orland dijo:

    ¨Hasta que la muerte los separe¨
    Ese día disfrutó más que los otros, desvistió más miradas de lo común, en un instante recordó la voz del regaño y de los celos, ya no importó. No miró el reloj, el tiempo pareció infinito. Satisfizo sus necesidades mientras por otro lado alguien también lo logró. Abrió la puerta, un velo negro colgaba del techo, observó una mariposa que intentó volar sin lograrlo. Trató de ayudar, pero fue en vano. Todo transcurrió en silencio, una voz de oración hizo más larga la despedida. Esa tarde aquel cementerio fue testigo de un perdón mientras una caja cayó en la fosa.

    • Pepito dijo:

      Esta fuerte, pero sucede, que triste.

    • Gabriel dijo:

      Ohhh. Que bueno leer cosas así, esto está triste pero evidentemente pasa, una pena tremenda.

  • Rafael A. Rodriguez dijo:

    Título: El mini cuento por Amanda

    Me levanté, temprano como cada mañana, y ella no estaba ahí en su puesto de siempre, -¿siempre llega temprano?- me pregunté, -¿que habrá pasado?- pensé. La respiración aeróbica se me agitó por causa de un impulso cerebral, el corazón comenzó a impulsarse como un jet de Cubana de Aviación, no sabía que hacer, ¡soy un caso perdido!
    Pero rápido la luna cuarto menguante se detuvo para mí y comenzó a amanecer, la vi, estaba bien, aunque no vino a saludarme. Pude tranquilizarme al saber que estaba bien, ¿Como llamaría a estos sentimientos nuevos hacia una persona? ¿Serán algún día recíprocos?

  • Luis Alexis Martínez Angulo dijo:

    Un Sueño Mágico

    “Soy escritor por timidez. Mi verdadera vocación es la de prestidigitador,
    pero me ofusco tanto tratando de hacer un truco,
    que he tenido que refugiarme en la soledad de la literatura.
    Ambas actividades, en todo caso, conducen a lo único que me ha interesado desde niño:
    que mis amigos me quieran más. «.
    Gabriel García Márquez

    Esa noche muy tarde, cuando ya la mayoría de los familiares y amigos se habían ido a descansar, la funeraria cerró sus puertas, dejando a buen resguardo al círculo intimo que habían permanecidos acompañando al muerto. En la capilla de la funeraria, se reclinaban adormitados por el dolor y el agotamiento, en unos muebles que por norma, nunca son muy cómodos. En ese momento comenzaron a llegar unas personas que por su aspecto raro, parecían venidos de otro tiempo, salidos de una novela, ¿cómo entraron y quién les abrió? Se preguntaron los familiares muy alarmados.

    Pero casi de inmediato se percataron; quizás fue un acto de magia, es decir; del realismo mágico y entonces ya no es sorpresa que el mago se levante y salga de un cofre, muy parecido a un ataúd.

    El Gabo expresa con sínico humor, lo molesto que es estar descalzo y sin sus lentes, mientras se incorpora y reclama sus objetos personales.

    Con mucha confianza lo aborda uno de los recién llegados. Vine porque estaba preocupado, dice un hombre mayor de orejas grandes, pelo negro y cabeza grande, a quién el ilusionista llama, a secas, Coronel.

    – Responde Gabo: Ya ve que no es para tanto, aquí estoy acompañado de mucha gente que yo quiero y que me quieren. Lo ocurrido es algo natural.

    -El coronel le replica: Bueno a mí me llego un rumor, escuche unos comentarios sobre un mal trance que le había acontecido, pero ahora veo que me alarmé de más y lo peor es que dejé solos a mi esposa y a mi gallo, en una situación muy comprometida, lo más grave es que puede llegar una carta que estoy esperando desde hace mucho tiempo y ahora no voy a estar, para recibirla… esto es una mier…

    -Interrumpe -Gabo: Ay coronel, pero usted, no tiene quien le escriba…

    Entonces se escucha la voz potente de, Luis Alejandro Velasco, un muchacho de veinte años, macizo, con más cara de trompetista que de héroe nacional, mientras afirma:

    -Oiga, para mí, tiene razón el coronel, yo lo considero porque también realice este viaje con muchos problemas, viene a pesar de encontrarme convaleciente, sin recuperarme plenamente del naufragio de diez días por el cual pase hace muy poco tiempo. De saber que la cosas eran así, pude esperar más tiempo para recuperarme y nos hubiésemos encontrado en otro momento, en mejores condiciones para mí.
    -Gabo refutó: No creo que deba disculparme por esta eventualidad, sin embargo a mi me alegra de sobremanera este encuentro con el valiente y honesto protagonista de El relato de un naufrago.

    A ese círculo donde conversa el mago con sus dos personajes, se acerca una pareja que había estado imperceptible, por haber permanecido muy quietos, al estar conversando casi en susurro, sentados muy cerca el uno del otro y tomados de las manos, en un área penumbrosa de la capilla, por eso nadie los había notado, al aproximarse dispensan una mirada amorosa y brindan de sus labios con una sonrisa melancólica y afectuosa al grupo.

    Interviene Florentino Ariza: Nosotros venimos del velorio del doctor Juvenal Urbina y sabemos por experiencia propia que a veces la muerte supone una nueva oportunidad, para la vida y para el amor… En ese momento le interrumpe su pareja.

    Fermina Daza: concuerdo con Florentino, no es justo el reclamo que le hacen al Gabo, hay que ver las cosas dentro de su verdadera proporción, a nosotros nos toco superar la muerte al igual que a nuestro escritor y además con él, vivimos la tragedia de una guerra civil y una epidemia del cólera. Aún así, con todos esos problemas, encontramos tiempo para el amor o El amor en tiempos de cólera.

    En ese momento, el sonido de unos pasos marciales, hacen que todos giren la cabeza para observar al dueño de unas botas gastadas y un uniforme de coronel del ejército liberal colombiano que observa al grupo con mirada taciturna. Inmediatamente al verlo el prestidigitador saludó: coronel, ¿Cómo está?

    Aureliano Buendía responde silencioso, con un gesto, moviendo su cabeza afirmativamente, mientras se sienta y comienza a confeccionar una artesanía; un pescadito de oro, al tiempo que absorto medita sobre su extenso árbol genealógico, el cual abarca más de trescientos años de historia, guerras, asesinatos y fantasmas, pero por sobre todas las cosas comprende ese proceso, en el cual se registran hechos que le son comunes a toda Latinoamérica. En todas sus naciones padecen el auge, derrumbe y resurgimiento de una espiral en la cual se suceden opresivos caudillos, luchas y montoneras donde el feudalismo y el capitalismo se funden en una sola desdicha, subyugando a los pueblos y privilegiando a una minoría dominante. Con este pensamiento, se confunde el coronel, quien ya no sabe si es víctima o victimario y entonces emite una lacónica exclamación, ¡No joda! al pensar en las causas que lo han condenados a más de cien años de soledad.

    Vamos Aureliano, interviene nuevamente el Gabo, abandone el mal humor, de lo contrario nunca va estar bien y siempre estará solo. Lo invito a que nos acompañe a echarnos un aguardientico por aquí cerca. Con un gesto amable el Gabo invita al resto del grupo a acompañarles. Poco a poco el cortejo sale a la calle principal de Macondo y se encuentran con una tenue neblina capaz de invisibilizar la sutil llovizna que repica en los techos de zinc, sus repiques no impiden que se escuche un lejano acordeón que interpreta las notas de una alegre cumbia tradicional, los acordes musicales van orientando al cortejo hacia el bar, donde, les espera, una sabrosa fiesta colombiana, en su recorrido calle abajo, a pesar de la hora y del mal tiempo, les acompaña un enjambre de mariposas amarillas.

    FIN
    Autor: Alexis Martínez, obrero venezolano. Este material es enviado no con afán de concursar sino de compartirlo con el pueblo cubano
    Escrito en homenaje al escritor, premio Nobel de literatura Gabriel García Márquez en el marco de su fallecimiento

  • Tamara Díaz Porras dijo:

    Mima
    – Mira a ver qué haces, pero tienes que dejar de trabajar y cuidar a tu abuela.
    – En serio. Si tú, ni mi hermana trabajan.
    – Yo no puedo más. Te toca porque eres la que está en su casa.
    – Te recuerdo que la casa está a nombre de las tres. Soy la que trabaja con dos niños a los que nadie cuida. Y ustedes viendo novelas.
    – Me tiene loca, todo lo tengo metido en el cuarto. Se come hasta la comida del perro.
    – Pero de que te quejas, bastante bien estas, que Mima con noventa y tres años se lo hace todo sola, no está postrada y ni se orina.
    – Ya tu hermana no tiene vida y yo tampoco. Te la llevo para tu casa y ahí te la dejo.

  • Rafael Arteaga Rodriguez dijo:

    Título: El mini cuento por Amanda

    Me levanté, temprano como cada mañana, y ella no estaba ahí en su puesto de siempre, -¿siempre llega temprano?- me pregunté, -¿que habrá pasado?- pensé. La respiración aeróbica se me agitó por causa de un impulso cerebral, el corazón comenzó a impulsarse como un jet de Cubana de Aviación, no sabía que hacer, ¡soy un caso perdido!
    Pero rápido la luna cuarto menguante se detuvo para mí y comenzó a amanecer, la vi, estaba bien, aunque no vino a saludarme. Pude tranquilizarme al saber que estaba bien, ¿Como llamaría a estos sentimientos nuevos hacia una persona? ¿Serán algún día recíprocos?

  • N. Mario Rizzo Mtnez. dijo:

    La perra Linda
    Ella llegó flaca, hambrienta y barrigona al portal de mi casa.
    La alimentamos hasta que parió una enorme camada. Buena madre los crio hasta ser tan bellos que fue fácil regalarlos.
    Después entró a la casa. Fue bañada, desparasitada y ligada; se convirtió en la nueva mascota.
    Alguna vez desaparecía y al seguirla comprobamos visitaba la casa del vecino que había acogido a la última de las crías… para amamantarla.
    Hoy es feliz, y nos hace felices a nosotros. Lo merece por ser buena madre, muy agradecida y cariñosa.

Se han publicado 778 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también