Imprimir
Inicio » Noticias, Sociedad  »

Aquellos tiempos de partir la galletica

Publicado en: Con Humor
En este artículo: Cuba, Escuela, Humor, Sociedad, Solidaridad
| 34

Cuando Orlandito apareció en la escuela primaria y el grupo comenzó a notar que el gordito recién llegado se ocultaba durante el receso escolar para consumir a solas su merienda, de inmediato le endilgaron el apodo de “Landi Azadón”. Eran tiempos de partir la galletica e intercambiar el pan con aceite y no se concebía que uno de nosotros comiera o bebiera delante de otro compañerito sin el gesto amable de compartir lo que se tenía.

Se nos enseñaba en el hogar que debíamos invitar a los presentes, antes de consumir cualquier alimento en público; se nos recalcaba que era de mal gusto disfrutar del plato servido ante la mirada lastimosa de los que por alguna razón quedaban en desventaja. Parecía algo normal, algo que siempre fue así, como tantas otras cosas de este país que al volverse cotidianas entran a la normalidad, a pesar de que muchas veces resultan extraordinarias en un mundo cada vez más desigual.

Los tiempos han cambiado y aun cuando seguimos siendo solidarios, aparecen síntomas que indican claramente algún deterioro de esas conductas fraternas de que hablo, pudiera ser que la galletica esté más dura o que las manos no la saben partir, en cualquiera de los casos es lamentable.

Con toda certeza se ha dicho que la unidad es la garantía de que sigamos siendo una nación independiente y salvemos para ahora y para siempre el proyecto social que defendemos, la desunión sería fatal (que ya nuestra historia bastante lo demuestra) pero de otro mal debemos salvarnos también, el egoísmo no pude ganarnos la pelea porque es la llave perfecta para robarnos muchos sueños.

Landi dejó atrás a los suyos, creció y cambió el pan con aceite por las McDonald, el destino parece no ameritar muchas quejas en su caso, su mundo es reducido y fuera de esos límites nada es importante, el sufrimiento ajeno no le interesa, no le incumbe y solo sería capaz de molestarse si de alguna manera el infortunio golpeara a alguno de los suyos.

Orlandito es el prototipo ideal, el diseño triunfante de la sociedad de consumo, todo cuanto aprendió en las clases de historia ya no importa, desde la tranquilidad de su barriga llena no es posible, ni deseable, distinguir el hambre ajena.

(Tomado del blog del autor La bicicleta)

Se han publicado 34 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Reynaldo Varona dijo:

    Le Felicito por el escrito. Y muy oportuno para estos tiempos…

  • Frodo dijo:

    Interesante artículo, bien pudiera ser fruto de la imaginación o bien pudiera ser una experiencia personal, en mi aula también había un orlandito , que por “alguna razón” casi siempre llevaba golosinas de chocolates porque al nene no le gustaba las galleticas de la merienda, a todos se nos hacía la boca agua , aquellas golosinas solo eran accesibles para nosotros , si teniamos suerte de que las sacaran el día que íbamos al parque Lenin, eso después de la respectiva cola. Que tiempos aquellos…
    Por cierto de ser una experiencia personal, me gustaría preguntarle al articulista, de quien era hijo orlandito? Estoy seguro que el papa de su orlandito y el papa del mío fueran ” compañeros de trabajo”

    • sonia dijo:

      Qué tema…. aqui habia de todo, desde el niño que no compartía pero no porque él quisiera sino porque los padres le tenian una alimentación diferenciada por sus posibilidades… en un programa de televisión que ahora no recuerdo si fue una serie.. un niño que ya aburrido de su misma merienda cambiaba con otro el refresco de latica por la limonada de su amiguito para “variar”, y cuidadito si se enteraban sus padres jaja pero hubo acciones bellas en el periodo especial, no todo fue oscuro, en mi edificio hubo un vecino que hizo un fogón que su combustión era con carbón antracita, como el humo es toxico lo ponia en el patio, por ahí pasaba todo el que lo necesitaba porque en aquellos tiempos cocinar era un problema, ya sea por la alimentación como por la falta de electricidad que habia apagones a cualquier hora.. el cubano tiene grandes historias que contar .

  • Ernesto dijo:

    Hola
    Juan Miguel para ser un orlandito no hay que comer MacDonald, aqui aun hay muchos orlanditos.
    Saludos

  • camionera dijo:

    Frodo como vas a pensar que Orlandito pueda ser compañero de tu papa, quizas tu ivas con un zapato a la escuela con un rotico como fui yo , de pobre pero con buena educacion , eso nace del ceno de la familia, desde pequeño que te inculquen de compartir las cosas, pero que pasa que en todos los tiempos van a haber miles de Orlanditos, ahora son super-Orlanditos

    • Marga dijo:

      Camionera, interpreto que cuando Frodo dice ” el papa de su Orlandito y el papa del mio” no se refiere a su papa, sino al papa de “su Orlandito”.
      Buen día.

      • Frodo dijo:

        Gracias Marga , así mismo es.

  • yo dijo:

    creo que parte de que esta costumbre ya muy vieja y bonita (por decirlo de alguna forma) se este perdiendo la culpa la tenemos los mismos padres producto de la carencias y el encarecimiento de lo que podemos dar a nuestros hijos para la merienda, pues ( nada es adsoluto) le decimos a nuestros hijos, esto es para la merienda, no estes compartiendo que me costó muy caro la merienda !!!
    si los padres no somos ya capaces de hacer eso, la escuela bien podria de alguna forma incluir una asignatura donde se inculquen estas costumbres viejas pero que constituyen parte de nuestras familias, nuestras costumbres,

    • marlene dijo:

      mi experiencia con mi hijo fue muy buena, no soy de la clase mas alta, soy la media y mi hijo se formo en una primaria que tengo que darle las gracias al Director y el colectivo de profesores que existian en ese tiempo, un coilectivo especial en el periodo especial del pais, la escuela es NICOLAS STEVEN, Municipio Plaza de la Revolucion, mi hijo hoy tiene 26 años, en la casa lo tratamos de educar bajo los mismo principios que nosotros, sus padres fuimos educados, social, compañero, respeto, conforme con lo que le podiamos dar y GRACIAS al colectivo de esa escuela, y reclaco al Director que aun me acuerdo de su nombre WALTER, que educo no solo a los niño, si no a los padres aquellos que tenian poderes mas altos que los nuestros, que lo que quisieran dar mas alimentacion a los hijos lo hicieran en su casa no habia necesidad de que en la escuela se sintieran mejores ni peores, que todos fueramos iguales, no aceptaba las super marcas en tenis ni zapatos ni mochilas, NO LO PERMITIA, porque ningun niño podria sentirse superir a otro, todos eran iguales, eran muy exigente en la puntualidad, ERAN LOS MEJORES PROFESORES QUE EXISTIAN, de hecho la escuela era modelo y de referencia en el municipio. GRACIAS “NICOLAS STEVEN”, GRACIAS COLECTIVO DE PROFESORES DE LOS AÑOS 1995-1999, traten de recuperar a esos profesores con esa disciplina y vuelvan a la lucha. GRACIAS WALTER.

      • por el retrovisor dijo:

        marlene tú has pasado por la Nicolás Estévanez (Linea y 6) recientemente, has visto los tennis de los niños, las mochilas y pomitos de agua que llevan, el parqueo de carros antes de las 8 de la mañana?
        Desde su misma dinámica la escuela es diferente al resto de las primarias del municipio y yo diría que de la provincia, perdóname pero actualmente no es referente para ilustrar el tema de los Orlanditos, ahí el nivel está por arriba en un 75% del alumnado

  • yurixander dijo:

    Excelente artículo, espero que haga reflexionar a muchos de los que tenemos hijos en las escuelas y de conjunto familia escuela nos corresponde formar y educar a nuestros hijos. Lamentablemente estas cosas están pasando, hay padres que les place que su hijo lleve a la escuela su refresco en lata o su caja de jugos no le importa lo que lleven los demás,no se dan cuenta de que están formando una persona egoísta, individualista y falta de sensibilidad que al final le hara daño a si mismo y a la sociedad en le futuro inmediato.

  • OsvaldoGC dijo:

    Siempre y cuando uno tenga la barriga llena puede pensar en compartir lo que sobra, mas cuando uno la tenga vacia y comparte lo que escasamente tiene es bien complicado. Por otro lado todos tienen aspiraciones en la vida y por muy solidario que seas siempre piensas en tu familia antes que en otra cosa, si la familia esta bien, lo demas esta bien, si la familia esta mal, no quieres saber mas nada.
    Por desgracia son tiempos de partir la galletica pero no para bocas ajenas sino para las bocas de la casa, ya compartir va perdiendo sentido a menos que sobre para poder hacerlo, quizas orlandito y su familia tenian para hacerlo y no lo hacian…. pero la realidad que pocas personas en nuestro pais tienen para compartir fuera de nuestro hogar como quisieramos, por las razones que todos conocemos.

  • Cr7 dijo:

    Linda portada con esa galletica que mucho ni sabemos de su sabroso sabor, por que no pusieron una foto con el pan que nos corresponde a todos por la libreta, todo parece indicar que tenemos a otro Orlandito.

  • RoWEN dijo:

    con una galletica no se llena el estomago de ningun niño, imaginese con media galletica, es mejor uno con hambre que dos

    • José David dijo:

      RoWEN:
      Solidaridad no es dar lo que sobra, es compartir lo que se tiene. !Bonitos tiempos aquellos de los que habla el articulista!. Así aprendí a disfrutar de la alegría ajena antes que de la mía, y hoy disfruto a plenitud cuando sé de alguien que se ha podido salvar gracias a mi sangre o la de otro compatriota que la regalamos a cambio solo de ese gran placer. ¿Ha sido capaz Ud. de solidarizarse y llorar por Mailén, MI GUERRERA?. ¿Será Ud. capaz de darle su sangre si de ello depandiera su vida?. ¿Sabe Ud. cuantas transfusiones o medicamentos derivados de ese fluído ha sido necesarios administrarle para salvarla?. ¿Ha pensado que Ud. o algún familiar querido he tenido o tendrá en algún momento necesidad de ella?. ¿Sería eso posible sin la solidaridad desinterada de alguien?.
      Pero para que eso suceda hay que educar desde temprano en este pensamiento a los niños y es precisamente de esa forma que se hace. No creo que el articulista haya puesto su énfasis en el valor material de la galletica, sino en los valores morales que estas acciones ayuden a crear en los seres humanos. Así pues, le sugiero lo lea desde otra perspectiva: la de tratar de recuperar, para las futuras generaciones estos valores, de los que depende nuestra supervivencia como nación y también como humanos.

    • Adrián dijo:

      Creo que ese mismo era el pensamiento de Orlandito. Lo jodido es que el día que Orlandito tenga un problema, y no pueda pagar, nadie le va ayudar porque “mejor uno solo con problemas que dos”.

  • Nay dijo:

    Original artículo y bonita reflexión especialmente para aquellos padres que se les va de la mano la educación de sus hijos. Ojala y por quererles hacer un bien no los conviertan en un Landi.

  • Silvar dijo:

    La educación que tenían las familias desde el mayor hasta el más pequeño, no existe actualmente en más del 90% de la población… antes (y hablo desde el año 1960 hasta casi la década del 1970 al 1980) no era necesario esconderse para merendar en las escuelas, recuerdo que todos merendábamos lo mismo, venia el refresco diariamente, traían dulces (el llamado matahambre, o la marquesita, entre otros dulces de harina), todo eso se perdió y más nunca se ha recuperado, por lo que ahora las meriendas de algunos niños de padres de alto poder adquisitiva es realmente llamativa y dolorosas para otros niños que no tienen ni remotamente esa posibilidad., creo que la merienda escolar se debe rescatar, y prohibir la entrada de cualquier otro tipo de alimento a las escuelas.

    • sachiel dijo:

      …Que eran gratis (en la calle, 00.05 centavos) y asi y todo se botaban, si es que alguien se acuerda de los muñequitos de Matojo, de coger el refresco y agitarlo para salpicar en chorro espumeante a cualquiera, que tiempos aquellos, conocidos despues como los de “la barbarie..”, por la barbaridad de cosas que habian y se despilfarraban y regalaban, ¿se acuerdan?

  • Moro8 dijo:

    La realidad de hoy , muchas veces, es distinta a la que plantea el periodista. Hoy exiten muchos que ayer compartian su merienda y hoy , dentro de nuestro pais, se comportan como …”el diseño triunfante de la sociedad de consumo, todo cuanto aprendió en las clases de historia ya no importa, desde la tranquilidad de su barriga llena no es posible, ni deseable, distinguir el hambre ajena….” y otros, muchos tambien, que se fueron del pais y hoy son todo lo contrario, por diversas causas. La vida, gracias a dios , no es absoluta, No todos los que nos quedamos somos buenos, no todos lo que se fueron son malos…. han visto el NTV con el caso combustible…….¿¿?¿, Que tengan un buen dia

  • Malaya dijo:

    Cuando vi el nombre del artículo, lo primero que me vino a la mente fue, que claro que no se pueden partir las galleticas tiezas que hoy en día se comercializan, incluso te dañan considerablemente las encias y te tumban hasta empastes. De verás pensé se trataba de eso, pero realmente es un artículo muy sencible que demuestra todos los valores que lamentablemente se van perdiendo.

  • annleee dijo:

    Y que me dicen de las maestras que le piden la merienda a los niños ??? eso es muy frecuente , lo sufri en carne propia con mi hijo .

  • Yoli dijo:

    Hoy en dia no me gusta la mantequilla y es que cuando niña era lo que habia para el pan, naci en los 90 en el campo. No era mantequilla de tienda sino nata de leche vatida con sal, gracia a la vaca de mi abuelo. Recuerdo cuando cambiaba mi pan con mi amiguita que estaba harta del jamon o con mi amiguito que ya no podia ver el dulce de guayaba.
    Soy pinareña y alla hay un dicho: “no se dice quieres? se dice toma”. Aqui en la Habana mas bien no se dice ni siquiera gusta? No se como sera en el resto de las provincias.

    • marlene dijo:

      yoli, que bonito, yo tambien fui criada diciendo toma, si llegabas a la casa te senteban en la mesa a comer lo que fuera, tambien fui criada en provincia, como me gustaria que llegaran esos tiempos de solidaridad, de humanidad, sigue asi no cambies, tienes una colega y estoy muy orgullosa aunque en ocasiones me digan TONTA.

      • Morena dijo:

        Yoli y malene si quieren saborear la solidaridad las invito a mi Santiago de Cuba.

  • Jadya dijo:

    Frodo cree que su Orlandito y el de este artículo tienen a sus respectivos padres de “compañeros de trabajo”. Yo pienso igual, pero sumo de mi imaginación que ambos padres deben ser ‘directores’ o ‘jefes’ en algún lugar

    Da más quien menos tiene.

    No me imagino al hijo del ‘trabajador’ con golosinas o escondiéndose para comer lo que llevó. Es que se dio cuenta que su refresco es “piñata” o de “sirope” como el de mucho de los demás. No es “gaseado” como el de Orlandito. Y lo complementa un pan con “algo”, de la cuota de ayer, que hoy cuando lo va a comer ya tiene signos que parece que fuera de la semana pasada. Esos son mayoría. Los que son diferentes de Orlandito no solo en la merienda, también en los zapatos, las medias y la ropita de educación física. Suerte que todavía se exige el uniforme y así todos se parecen (de lejos)

    Orlandito no comparte la merienda porque su papá pasa por la parada y no recoge a nadie, no comparte el carro.

    • Frodo dijo:

      UD ha dado en el clavo…

  • Cadillac dijo:

    hay Olranditos lo mismo con Mac Donalsd y refresco de latina, que con pan con timba, la calidad de lo que se come, no tiene nada que ver con la avaricia humana

  • Rita dijo:

    muy de acuerdo contigo Moro8, por qué siempre criticar a los que se van, revisemonos por dentro primero , resolvamos nuestros problemas para salir adelante .

  • José García Álvarez dijo:

    Como reza por ahí un refran popular “Todo tiempo pasado,siempre fue mejor”.Me refiero por su puesto desde 1959 a la fecha,porque en estos tiempos por desventura nuestra muchas personas han ido cambiando hacia una mentalidad egoista y materialista.La que debemos revertir en el futuro y volver a la secillez.El hombre egoista no cabe en un proceso Revolucionario como el nuestro ,que nacio de hombres que supieron darlo todo por el bienestar de sus hijos.Por eso la Historia no puede olvidarse .

  • Mry. dijo:

    Muy buen artículo; !AQUI HAY TELA SEÑORES! Se aprecia casi que en todos los niveles.
    Recuero que en los años 80-90 un trabajador se enfermaba y la Dir. de la Emp. el Sindiicato y todos los trabajadores visitaban la casa; unos compartían algunos recursos y otros te brindaban amor y cariño que eso es lo más grande. Ahora se puede morir el trabajador y a pocas personas le llega el dolor.

Se han publicado 34 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Juan Miguel Cruz Suárez

Juan Miguel Cruz Suárez

Licenciado en educación, narrador y con algo de poesía.

Vea también