Imprimir
Inicio » Noticias, Cultura  »

La opinión del lector: Manuel Calviño, sin “error” y sin “horror”, vale la pena

| 37

cubadebate-opinion
Estimada Paquita:

Parece que llegué tarde a responderte por el “foro debate”.

Me he demorado un poco en responder a tu pregunta, y no sé si la podré responder del todo (aunque no siempre lo que necesita una pregunta es una “respuesta del todo”, sino un andar buscando las respuestas). Pero es que, entre mi poca disponibilidad de conexión, por tanto mi poco andar por los espacios digitales, y mi predilección por la palabra dicha, por sobre la escrita, no soy “asiduo forista”… creo que tengo que incorporar esta dimensión comunicativa a mis prácticas cotidianas.

Además, tu pregunta me llegó en el proceso de preparación de los programas que tenía que grabar hoy en la mañana (de hecho, acabo de grabar hace apenas unos minutos), y prioridades son prioridades. La preparación del “programa” es un proceso al que concedo tiempo, concentración, trabajo focalizado. Es no solo un estilo, una característica personal de trabajo, es sobre todo respeto y consideración absoluta a los que unas semanas después se sentarán frente a la pantalla, y me permitirán conversar con ellos, abriendo un espacio de construcción de saberes. Es también respeto a mis colegas de profesión, porque me guste o no, lo quiera o no, alguna parte de la imagen que se pueda tener de la Psicología, del ser un profesional de la Psicología en Cuba, pasa por mi hacer ante las cámaras.

Bueno, dicho esto, y ante todo, muchas gracias por tus palabras, alentadoras y agradecidas, estimulantes, reconfortantes. Muchas gracias también por tu trabajo en los medios, en la prensa, que también sigo con “pertinaz” ansia de aprender, entender, saber.

Llegue también mi agradecimiento, en este caso, a “los foristas” – vuelvo con el término, porque creo que es el que algunos utilizan para referirse a quienes expresan su opinión en estos espacios de construcción conjunta de opiniones y valoraciones. Ellas y ellos son el sentido mismo de mi trabajo, como lo son los televidentes de Vale la Pena, las personas que acuden a mi consulta en busca de ayuda profesional, los estudiantes, los centenares de cubanas y cubanos con los que comparto encuentros en centros laborales, escuelas, en fin en todas partes.

Soy un servidor público (noción olvidada por muchos que deberían asumirla con responsabilidad y entrega). Soy un luchador por el bienestar y la felicidad de nuestra gente, de las personas que tenemos el enorme privilegio de vivir, y que queremos hacerlo acompañados del bien-estar, del bien-hacer, del bien-ser; hacerlo – entiéndase vivir – de modo que también otros, hoy y mañana, puedan disfrutarlo.

Claro que recuerdo que entre las primeras menciones de “Vale la pena” estuvo la tuya. De esto hace casi 26 años (en febrero estaré de aniversario, que “festejaré” intentado seguir compartiendo saberes, vivencias, experiencias, con quienes construyo Vale la Pena: las personas, los cubanos y cubanas que lo animan, lo sostienen y le dan su sentido definitivo). Ciertamente fue en febrero de 1991 cuando comencé a hacer lo que considero no un programa de televisión, y aquí ya me acerco a una posible respuesta a tu pregunta, sino un acto de comunicación, un acto de devolución profesional, responsable y comprometido con quienes han sido co-constructores de mi vida, de mis logros y sueños, de mi ejercicio profesional y científico.

Vale la pena es un acto de comunicación que ha contado, cosa que también agradezco enormemente, con la complicidad de quienes hacen televisión, de quienes hacen la televisión, en nuestro país. Y por lo tanto, un acto de comunicación con una capacidad de multiplicación asombrosa, gracias a la utilización de la televisión.

Manuel Calviño en "Con 2 que se quieran". Foto: Petí.

Manuel Calviño en “Con 2 que se quieran”. Foto: Petí.

Y como acto de comunicación, Vale la pena empieza, cuando termina (alguna vez utilicé mucho esta idea, para reforzarla). Porque Vale la pena es, sobre todo, lo que ocurre unos minutos después de mi aparición en la pantalla, unas horas después, cuando las personas incorporan un fragmento de saber a su análisis personal, a su introspección existencial, a sus debates cotidianos en pos de su mejoramiento como ser humano, a la necesaria (imprescindible) mirada crítica no solo a su vida, sino también a la de los otros, a las condiciones que marcan las rutas más o menos probables del vivir.

Debo decirte, que he sido un gran beneficiado por Vale la Pena. Me ha hecho mejor persona, mejor padre, mejor esposo, mejor compañero de trabajo, mejor profesional. Y me gustaría que ese beneficio se extendiera a otras personas, a muchas personas.

Si bien la tradición de pensamiento marxista, de la que soy parte por elección, refuerza la mirada al momento en que las condiciones de vida, de existencia, influyen notoriamente sobre la subjetividad (las personas no viven como piensan, sino que piensan como viven… y cuanta verdad encierra esta máxima primaria del ideario marxista) , soy de los tantos convencidos de que el empeño, la decisión, el deseo de ser una buena persona y la lucha por serlo terminan siendo un decisivo constructor de la mejores condiciones de vida, de las esencialmente humanas.

Estuve a un paso de ir a buscar tu lista de lo mejor de la TV en el 2016, para darte mi opinión, y ver si la ausencia en ella de Vale la pena era un error o un horror, pero gracias a mi mala conectividad demoró tanto en emerger en mi pantalla la web solicitada, que me dio mucho tiempo para pensar.

Yo no soy un especialista en televisión. Tú sí lo eres. La mirada especializada y la mirada del consumidor son asimétricas (por eso, entre otras razones, los listados de lo mejor o lo peor, no coinciden totalmente). De modo que me di cuenta que no soy yo quien puede responder consistentemente a tu primera pregunta, desde el punto de vista técnico. No tengo como evaluar con seriedad profesional si hay o no error en tu listado. En él hay argumentos especializados, propósitos comunicativos, y claro, en algún lugar, gustos personales.

Pero aún si me dejara arrastrar por la invitación, entonces diría que yo creo que no hay error alguno! (en todo caso, aquí va el psicólogo, el listado es tan voluminoso que efectivamente lo que puede que suceda como inversión del proceso mental, es que lo que llama la atención son las ausencias…. ¿Recuerdas como cantaba Virulo el trauma de una escolar, porque la única en el aula cuyos padres no estaban divorciados era ella?). Pero hasta en ese plano, mi “terapeuta musical”, Juanito Formell, me enseño que no hay ningún problema en no estar en “la gran escena” (“Que pena, que pena, Yo no soy de la Gran escena”).

Aun así, que Vale la pena no esté en tu listado, o en otros que tampoco está, no significa que no siga siendo un activo hacedor de cultura, que no cumpla con su propuesta de contribuir al mejoramiento humano, al desarrollo auténtico de los valores.  Porque Vale la pena sigue apostando y comprometiéndose hasta el tuétano con la cubanía, la auténtica, la que emana de los buenos sentimientos, de la inteligencia robusta de las mujeres y los hombres de este nuestro país, la que a veces pierde el rumbo, pero lo recupera. Esa cubanía que siempre ha reconocido, valorado y hasta consagrado lo inteligente, lo valiente, lo sensible, lo auténtico, con tanta fuerza como lo hace con lo justo y lo soberano.

Y la cubanía auténtica se sedimenta en el bienestar y la felicidad no solo alcanzados, sino alcanzables. Y abre sus puertas a todo intento de disminuir la distancia entre lo que se es, y lo mejor que se podría ser (obviamente digo como ser humano).

No hay horror en ningún caso, ni existe la posibilidad de que aparezca. En asuntos de emociones humanas, me siento más versado (sin falsas modestias, soy más versado), y por lo tanto puedo asegurar que antes del horror habría que pensar en otras emociones más probables. En mi caso personal, aparecería el ansia inextinguible de superación, el placer de aprender, de crear, el querer llegar más alto, y más alto, para andar más cerca y más cerca de las personas buenas, y persuadir a los menos buenos a que se sumen a nuestro contingente.

Te vuelvo a decir, querida amiga – si me permites tal denominación, quizás apurada, pero así somos los cubanos -, muchas gracias. Yo voy a seguir Psicologiando en Cuba, tras la huella del mejoramiento humano, intranquilizando neuronas (incluyendo las mías) y, de cierta manera, no solo negado a curar, sino incluso fomentando “la pertinaz locura”, que comparto contigo, y con muchos otros, de hacer una Cuba mejor, poblada de mejores cubanas y cubanos, más competente y sustentable en el propósito de lograr el bienestar y la felicidad que nos merecemos todos.

Para mí, como persona, como profesional comprometido con cultivar, resguardar y enriquecer el alma cubana, como dije antes, como luchador por el bienestar de los cubanos y las cubanas, entre “lo mejor del 2016”, sin duda alguna, sin “error” y sin “horror”, ha estado ese guiño de agradecimiento, de solidaridad, de respeto y cariño que he recibido miles de veces cuando andando por las calles de la Habana, y muchas otras ciudades del país (hasta afuera del país) las personas me dicen: “Vale la pena”.

Lea la opinión de la periodista Paquita Armas a la que hace referencia Manuel Calviño:

Vale la pena: Veintidós años y una consulta pública

Se han publicado 37 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Néstor del Prado Arza dijo:

    Manolo Calviño superó con creces mis expectativas al responderle a Paquita. Cuánta grandeza, caballerosidad, sabiduría para decir bien sin ripostar, sin absolutizar, sin desconocer. Un vivo ejemplo del debate culto y la cultura del debate en Internet. Ojalá a este gran amigo de tantos cubanos y cubanas, se le ocurra una vez más que otra escribir para Cubadebate. Aunque afirma que su arma natural es la palabra hablada, ya todos podemos valorar que en la escrita también es maestro. Bienvenido a Cubadebate mi gran amigo.

  • la caimana dijo:

    Para mi en lo personal este programa es uno de los mejores de la Tv, muy por encima de propuestas como Sonando en Cuba. Ojalá contemos con las sabias reflexiones de Calviño por mucho tiempo, a mi me encanta como analiza los problemas con valentía y llamando las cosas por su nombre. Un verdadero intelectual al servicio del pueblo.

  • yonny dijo:

    Un programa que nos enseña a pensar, a razonar, interiorizar…. un largo etc… y aprender no necesariamente debe estar en un listado numerado, su verdadero valor está en los corazones de los cubanos.

  • HECTOR Y EL HERMANO dijo:

    Vale la pena es un extraordinario programa de televisión, Calviño logra una comunicación sin apelar a nuestros clásicos para reforzar su mensaje de mejora espiritual, su intento por mejorar el espíritu en estos ¨tiempos de cólera material y tecnológica¨ es una muestra de talento de lo que debemos hacer para ayudarnos a conocer más al ser humano.
    La estabilidad de la revolución y de nuestro empeño por el socialismo se decide en dos frentes de batalla muy claros: La economía y la juventud, es en este último frente, la juventud, donde quizás pudiera sugerirle al Doctor Calviño, que trate de abordar con más frecuencia, en forma de un ciclo o secuencia de programas, que asesore a los jóvenes para meditar y visualizar una ruta, aprovechando el prestigio mediático que posee el doctor Calviño. La televisión es el medio que más influye en las personas actualmente en el mundo, mucho más que internet y el resto de los otros medios juntos.

  • manuel dijo:

    Mi siempre eterna admiración a este querido profesor Calviño, lo conocí en 1986 cuando era parte de un claustro de profesores que impartió clases en un curso de la Fiscalía General de la República, del que yo era Fiscal Provincial en Santiago de Cuba, en el aula de ALAMAR, EDIFICIO DE LA PESCA, iba ese joven profe, en un destartalado Lada, muy carismático, con una libreta en el bolsillo, se sentaba en la mesa y bla, bla bla, muy profesional y extremadamente educativo, a quienes representábamos en ese entonces al órgano velador de la Legalidad Socialista,.
    Luego pasado el tiempo aun soy siempre seguidor constante de las ENSEÑANZAS, que trasmite en tan popular y emblemático programa; con el de cursar del tiempo estando al frente del Bufete Internacional de CUBANACAN en Santiago de Cuba, en la década del 90 hasta el 2005, intercambiamos palabras en el Hotel Melia Santiago, donde yo daba servicios legales en ese Hotel; él era el Sicólogo de la Melia en Cuba.
    Siempre lo admire y admiro hasta siempre por sus enseñanzas, lo que representa para nuestro país el contar con tan excelente profesional, no solo de la Sicología, sino de sus crónicas y ensayos, que nos trasmiten todos los miércoles, tan especiales y educativos programas
    Calviño, VALE LA PENA, mucha salud, para que siga aportándonos tan importantes enseñanzas.

    Manuel
    La Cana Atribulada

  • Felicia DM Padron dijo:

    Permiso cubadebate puedo como lectora dar mi opinion?
    Gracias, que amable, solo un favor mas, no muestres mi comentario al Profesor porque no se si esta bien escrito y me da verguenza.

    A la unica persona que le permitiera hablar por mi es al Maestro Manuel Calviño, y ojala lo pudiera llevar siempre conmigo y pedirle, -maestro hable por mi porque lo que yo quiero expresar es lo mismo que usted alguna vez mediante su programa me expreso, me exhorto, hable maestro, hable usted que a usted le van a entender mejor-

    Para mi el Profesor Calviño es tan importante en mi vida de hoy como lo fue desde mi juventud en CUBA cuando en ocasiones tambien solia verlo junto a mi padre mientras mi madre refunfuñaba ..”claro, el habla muy facil porque no tiene que luchar con 7 hijos” y mi padre y yo nos mirabamos como diciendo, “ella no entendio nada” ejejejeje, pero claro que entendio, la propia vida le enseno la sabidura de la que nuestro admirable Profesor es poseedor.

    Siento tanto respeto por el Maestro que si algun recobrara yo la cordura, seria el unico que pudiera ayudarme a regresar a mi “pertinaz locura”. Asi de inmensa es mi confianza y mi admiracion por este eterno Profesor de la sabiduria de la VIda.

    En mi opinion cubadebate, considero que no hace falta estar en alguna « lista », pienso que lo que si hace mucha falta es sembrar ideas para que aquellos que aparezcan en las listas por haber alcanzado el grado de genial, lleven una dosis de nuestro saber durante todo,o buena parte desu trayecto hacia ese y los siguientes triunfos personales y colectivos.

    La idea, en mi caso y el de algunos tantos, no es exactamente ganar galardones personales, sino que l la idea es acumular sabiduria que nos ayuden y permitan alumbrar el sendero de otros, que estan, y de esos otros que luego luego vendran.

    Para mi, esa es la razon de mi vida y vivir asi…creanme,
    VALE LA PENA!

    Muchas gracias Sr. Calviño!

    • CLLG dijo:

      Buenos dìas, solo quiero agregar a todos los halagos merecidìsimos al doctor Calviño y su programa, que “Vale la pena” fue de los pocos programas que, en lo màs crudo del Perìodo Especial, y, en medio de la bùsqueda incesante y agonizante de cosas materiales, nos proveyò de valores humanos y contribuyò a que no todos los cubanos perdieran la espiritualidad. Siga profesor, aùn cuando no aparezca en la lista de los mejores programas, (si yo fuera usted me alegrarìa de no estar al lado de muchos de los que ahì aparecen) y, tenga por seguro, que mejor que su programa, solo sus libros y sus conferencias; tuve el honor de precenciar una en la Universidad Central. Gracias por ser un “servidor pùblico”; especie en extinciòn.

  • Miguel Gerónimo dijo:

    Tanto consejo me abruma.

  • la irrenunciable dijo:

    ahora voy a leer el artículo de Paquita, pero quiero dejar sentado mi filiación al programa de Calviño, soy fans al mismo, desde su comentarios hasta sus libros. también admiro a Paquita.

  • Manuel Calviño dijo:

    Muchas gracias YONY, La CANA ATRIBULADA, y HECTOR y EL HERMANO.
    Andar es el único modo de llegar.
    Sigamos haciendo que valga la pena.

  • respetuosa dijo:

    Vale la pena sienta pautas en muchos sentidos. Poco “teque” y mucho fruto.
    Calviño es referente obligado para todo el que se siento comprometido con sembrar y cultivar lo mejor del ser humano. Maestros y profesores: no dejen de seguir este programa.

  • osvaldo.5 dijo:

    profe q lastima q su libro es más difícil de conseguir que un libro de Juego de Trono original

    • Néstor del Prado Arza dijo:

      Osvaldo.5, si te refieres al libro de Cambiando la Mentalidad. Empezando por los jefes, te diré que ya se reimprimió y debe estar en las librerías próximamente. Ese libro obtuvo el gran premio del lector en el 2015. Si eres de aquí de La Habana puedes ir a comprarlo a la Editorial Academia que radica en calle 20 entre 41 y 47 Mirmar, cerca de la Clínica Cira García. Teléfono 72144195, Allí te atenderán con gusto. Vale 30.00 cup

  • pablo gutierrez dijo:

    Gracias por darnos otra clase magistral, aprendo y soy cada vez mejor ser humano, usted no estará en esa lista, pero en la mia, estas en el top ten, estoy lejos de Cuba, pero te sigo amando como siempre profesor.

  • YONNY dijo:

    soy un fiel lector y admirador de las reflexiones de Calviño ,comparto su criterio ,hoy le damos mucho mas valor a lo que abruma y no a lo que enseña ,gracias por su reflexion y ojala pueda conocer a este maestro en persona

  • lesama dijo:

    Creo, que a esa responsabilidad en la propuesta de las publicaciones del sitio, que es quien hace que tenga tantos seguidores dentro y fuera de cuba; debe sumarse como parte de sus retos personales y la necesidad de los cubanos de beber de un manantiar de tanta sabiduria como la inagotable fuente del doctor Manuel Calviño, aparicione smas frencuentes en este medio tan visitado. Saludos y felicidades a Paquita por su articulo y por provocar este intercambio.

  • Jesús b dijo:

    Vale la Pena el Programa da gusto verlo

  • roberto dijo:

    Considero que el programa y los temas que aborda el profesor Calviño constituyen a nuestro modo de ver , algo asi como una identidad de cubania y me atreveria afirmar que despues de agradecerle al Lider de la Revolucion esta cultura y educacion que nos engendro a todo nuestro pueblo ,Calviño sigue siendo el continuador de la obra Marxista y Fidelista de este siglo, porque como bien dice VALE LA PENA continuar el legado de Fidel , de Marti y Marx, su caudal de conocimientos y consejos van mas alla de una simple comparecencia, en la tv., considero que son el reflejo de lo que es el pueblo
    cubano, aqui y cualquier parte del mundo donde este y de Gracias por sus argumentos
    y temas , continue asi aunque no aprezca en el listado de lo mas popular del programa de la Gran Escena, un fiel televidente suyo, Roberto

  • Néstor del Prado Arza dijo:

    Hoy es un día en que algo me hace sentir más feliz. Se trata de que Calviño se ha decidido a entrar en las autopistas de la información para que su hacer y pensar abarque esta nueva dimensión comunicativa. Conozco bien su adversión a ciertas “estaciones comunicativas digitales”, ya que son demasiado desvirtuadoras de lo sano y efectivo, pero creo que Cubadebate está en otra frecuencia, no perfecta ni mucho menos, pero con el deseo permanente de mejora continua vibrando con los cubadebatientes. Quiero inclinar mi cabeza en señal de respeto a una cubadebatiente de filoso verbo escrito, me refiero a doña Felicia DM Padrón por su sentipensante comentario, los gazapos los descubrí, pero el texto fue tan bueno que no dañaron mi vista. Ese es un ejemplo en que responder para criticar por faltas ortográficas o de redacción NO VALE LA PENA. El otro acontecimiento es que Calviño se haya involucrado desde temprano en el intercambio con los cubadebatientes. Ya saben que ese es para mí un medidor indispensable del buen hacer de cualquier autor en estas estaciones comunicativas de nuevo tipo. Me gustaría mucho que Paquita escribiera un comentario en este foro, no para ripostar sino para enriquecer. Ella es una persona suficientemente sagaz y sensata para lograr sinergias, que no es lo mismo que el seguimiento pasional, ni la falsa creencia de que la diversidad de opiniones es mala para el avance sostenido por las sendas del bien con todos y para el bien de todos. Ah y recordemos todos que Vale la Pena llegará a sus 26 cumpleaños. Manolo, mira que alegoría matemática con el 26. Los años que cumplirá el programa y el día del ataque al Moncada, nombre del emblemático grupo musical del que eres fundador. Así son los números de sorprendentes.

  • EL TITÁN DE BRONCE dijo:

    GRANDE,GRANDE,GRANDE,GRANDE………ENORME CALVIÑO EN SU RESPUESTA.

    PARA MÍ ES UNO DE LOS TRES O CUATRO BUENOS PROGRAMAS QUE EXISTEN EN LA TV CUBANA………………TAMBIÉN PENSÉ QUE EN EL LISTADO DE PAQUITA HABÍAN MUCHOS PROGRAMAS SELECCIONADOS, INCLUSIVE COMENTÉ QUE ELLA SELECCIONÓ CASI TODA LA PROGRAMACIÓN, QUE SOLO FALTABAN UNOS POCOS EN LA LISTA POR LO TANTO SE SUPONÍA QUE ENTONCES LA TV ESTABA BUENA Y NO TAN MALA COMO DICE CASI TODO EL MUNDO.

    FELICIDADES EL PROFE CALVIÑO.

  • Felicia DM Padron dijo:

    Gracias por lo de “Doña” Sr. Nestor.

  • VivianaVS dijo:

    Profesor Calviño: Para mí es uno de los mejores programas por su contenido, tiempo perfecto para dejarte enganchado, reflexivo y original. Yo que por mi trabajo estoy responsabilizada con los procesos de dirección empresarial disfruto de sus videos, ojalá todos tuvieran la posibilidad de verlos, los debatimos y nos reconforta para seguir adelante. No hace falta ser de la gran escena, los cubanos te llevamos en un pedacito de nuestras vidas. Gracias.
    Por otro lado para mí Paquita es una de las mejores periodistas en el tema y muchas veces concuerdo con lo que expone.

Se han publicado 37 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también