Imprimir
Inicio » Noticias, Ciencia y Tecnología  »

Olimpiadas de Conocimientos: Oro parece…

| 81 |
Álvaro Lagar Sosa (Santiago de Cuba, 1995) medallista iberoamericano de Química en 2013 y uno de los ganadores de la reciente edición de la Olimpiada Nacional Universitaria de Química (ONUQ). (Foto: Daymaris Martínez)

Álvaro Lagar Sosa (Santiago de Cuba, 1995) medallista iberoamericano de Química en 2013 y uno de los ganadores de la reciente edición de la Olimpiada Nacional Universitaria de Química (ONUQ). Foto: Daymaris Martínez.

Por Daymaris Martínez Rubio

Mientras en el mundo encontrar, captar y motivar grandes talentos es cada vez más una tarea cru­cial, Cuba se permite inconsistencias en la formación temprana de su relevo científico y la pregunta es ¿por qué?

Si se trata de aprovechar la frescura y creatividad de edades en que los cerebros gozan de una plasti­cidad casi artística, ¿cuáles son nuestros planes con el potencial que egresa del Centro Nacional de Entrenamiento para Olimpiadas Internacionales (CNE), un caudal humanamente imperdible en las circunstancias de un país urgido de juventud, ciencia y conciencia?

Y ¿dónde dejamos aquellos programas de creación de capacidades de conocimiento que forjaron, en apenas unas décadas, gran parte del acervo científico de una nación sedienta de ciencia y memoria?

“Tal vez estemos siendo demasiado conservado­res”, medita José Luis García Cuevas, asesor del mi­nistro de Educación Superior. “Porque tenemos to­das las posibilidades de hacer planes universitarios de formación especial, sí; solo nos falta más audacia responsable”.

IPVCE: La nave insignia

Del centenar de estudiantes que conformaron las pre­selecciones nacionales de Física, Química, Matemática, Biología e Informática para el curso escolar 2013-2014, el 90% procedía de Institutos Preuniversitarios Vo­cacionales de Ciencias Exactas (IPVCE); mientras que nin­guno de los medallistas en competencias internacionales salió de otro sitio, confirman estadísticas oficiales del CNE.

“No podría ser más feliz con todos estos jóvenes entusiastas y brillantes a mi lado”, confesó el estadounidense Robert Curl, premio Nobel de Química en 1996, al concluir su visita al IPVCE Lenin en 2009. (Foto: Alexander Isla).

“No podría ser más feliz con todos estos jóvenes entusiastas y brillantes a mi lado”, confesó el estadounidense Robert Curl, premio Nobel de Química en 1996, al concluir su visita al IPVCE Lenin en 2009. (Foto: Alexander Isla).

El IPVCE sigue siendo la nave insignia de la ense­ñanza preuniversitaria en Cuba”, afirmó en diálogo con JT José Lázaro Hernández, metodólogo nacional para preuniversitarios, concursos y olimpiadas de co­nocimientos del Ministerio de Educación (MINED)[1] , tras un análisis que contempló el impacto de la apertura de preuniversitarios urbanos con claustros fortalecidos, alumnado competente y atractivo régimen externo.

Sin embargo, múltiples trabas, que van desde obstácu­los burocráticos hasta déficit de presupuesto destinado a olimpiadas internacionales, golpearon durante años el núcleo de la enseñanza media en ciencias, admitió el fun­cionario en un Taller Nacional para Entrenadores de Con­cursos, que sesionó el pasado octubre en la emblemática escuela vocacional Vladimir Ilich Lenin.

Desde hace dos años, explicó, la intención ha sido “revi­talizar” el vínculo con este tipo de centro, decisivo además para la salud del concurso de conocimientos como plataforma masiva de oportunidades y estandarte de calidad en el proceso docente-educativo.

Pese a las ya habituales carencias, “2013-2014 fue un curso escolar diferente”, reconoce Yohanka Acevedo, di­rectora del CNE, la sede “olímpica” del conocimiento en Cuba. De hecho, el retorno en 2014 a los primeros lugares del medallero iberoamericano no ha sido gratuito, pun­tualiza, sino que responde a una labor más intencionada por parte del MINED. Aunque no es suficiente, aclara.

Uno de los privilegios de los miembros de equipos Cuba a olimpiadas de conocimientos es la posibilidad de elegir la carrera y universi¬dad de su preferencia, sin el requisito de la prueba de ingreso. (Infografía: Adrián Agüero Zardón).

Uno de los privilegios de los miembros de equipos Cuba a olimpiadas de conocimientos es la posibilidad de elegir la carrera y universidad de su preferencia, sin el requisito de la prueba de ingreso. (Infografía: Adrián Agüero Zardón).

Optimista, la directiva anuncia cambios importantes para el presente curso (marzo-julio), que contemplan la conversión del CNE a Unidad Presupuestada, en pos de mejoras en la calidad de vida (alimentación y hospedaje), así como en la gestión de la base material de estudio, la transportación y el vínculo con universidades e institucio­nes científicas.

Una buena nueva para este 2015, precisa José Lázaro Hernández, ha sido la aprobación de unos 40 mil dólares destinados a asegurar la presencia de equipos cubanos completos en lides regionales de conocimiento, aunque una suerte muy diferente correrá la participación en olimpiadas interna­cionales, por factores como el alto precio de los boletos a las sedes programadas para las competencias.

En la ciencia como en el deporte, el “fogueo” internacional deci¬de. De izquierda a derecha, los cubanos Marcos Conde (primero) y Ernesto Batista (tercero), medallistas iberoamericanos de Oro y Bronce, respectivamente, en olimpiada de Química en 2014.  (Foto: Cortesía de Rolando Alonso)

En la ciencia como en el deporte, el “fogueo” internacional decide. De izquierda a derecha, los cubanos Marcos Conde (primero) y Ernesto Batista (tercero), medallistas iberoamericanos de Oro y Bronce, respectivamente, en olimpiada de Química en 2014. Foto: Cortesía de Rolando Alonso.

En julio de 2014, “un pasaje (de ida y retorno) a la Olimpiada Interna­cional de Matemática, celebrada en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, costaba casi seis mil dólares… O sea, llevar un equipo completo (Cuba asistió con un estudiante y un profesor) requería prácticamente de todo el pre­supuesto con que contábamos para todos los even­tos. La decisión fue priorizar los del área”.

Un dato poco conocido, destaca, es que el presti­gio y respeto ganado por la Isla en este tipo de even­to ha hecho que, más de una vez, su participación haya corrido a cuentas del apoyo internacional, los modestos fondos de asociaciones científicas del pa­tio, o la suma de ambos –es el caso de la fecunda historia de colaboración entre la Sociedad Cubana de Física y el Centro Internacional de Física Teórica de Trieste, Italia.

Ciertamente, no es poco y tiene su precio; pero, siendo realistas, la inversión en conocimiento es una de las más éticas y seguras del mundo, y su solo va­lor añadido alcanza para hacer añicos el vicio eco­nomicista de la “rentabilidad” a toda costa.

Tiene, encima, otros beneficios, apunta José Luis García: “No somos ni Venezuela con el petróleo, ni China con su mercado interno, pero la Revolución tiene una obra en capacidades de pensamiento. Por tanto, hay que ir hacia una sociedad y una economía basadas en el conocimiento… No hay otras salidas”.

¿Élite o elitismo?: salvando las distancias

Si de estrategias coherentes se trata, Roberto Cao Milán, uno de los más jóvenes doctores en Ciencias Químicas de su generación, señala a una época en que el alto rendimiento en la enseñanza media fun­cionó como semilla de grupos universitarios, cuyo temprano vínculo con la investigación dotó de im­pulso y sentido a más de una carrera científica.

“La Academia (de Ciencias de Cuba) debería refor­zar este instrumento”, instó en Pleno celebrado a fines de 2013, mientras recordaba la necesidad de superar la ambigüedad élite=elitismo.

Élite no es elitismo, defendió el tam­bién joven asociado de ese foro, frente a un fenómeno que ha de­mostrado capacidad de convertirse en “realidad” dominante, con con­secuencias nefastas para la construcción de sentido y la “instrucción” de tristes funcionarios que habrían llegado a ver en los procesos de selectividad una ame­naza de tipo “ideológico”.

Contra el estigma, incluso, del talento como rasgo de seres raros, individualistas y caóticos, un artículo del investigador Samuel Ruiz, de la Uni­versidad de Ciencias Pedagógicas Enrique José Varona (UCPEJV), muestra cómo pese a los logros alcanzados por la pedagogía en pos de propiciar el desarrollo de los estudiantes de alto rendimien­to escolar, aún persisten “lagunas” en el terreno de la “educación diferenciada”.

“El desarrollo de la actividad de los estudiantes de alto rendimiento escolar”[2] , texto publicado en el sitio web de la Revista IPLAC (publicación latinoamerica­na y caribeña de educación), señala a la “ausencia de programas o estrategias únicas para el desarrollo de estos estudiantes a partir del potencial profesio­nal de la escuela”, pero no profundiza en aristas po­lémicas como la influencia de estigmas en el curso de macro-estrategias educacionales, por ejemplo.

Aunque, desde la década de los 70, el MINED po­see un programa encaminado a sentar las bases de una educación científica, como derecho de los ni­ños, adolescentes y jóvenes cubanos al ejercicio de una ciudadanía plena, es posible rastrear prejuicios tácitos contra la “élite” del conocimiento, en parte explicables por la circunstancia histórica de un país donde el derecho a la educación perteneció por si­glos a “minorías selectas”.

Pero, la atención diferenciada a talentos no está reñida con un sistema educativo que privilegia el acceso gratuito al conocimiento, subraya Ysidro J. Hedesa, profesor investigador (r) de didáctica de la química, de la UCPEJV y del Instituto Caribeño de Ciencias Pedagógicas (ICCP).

No obstante, preferiría tomar distancia de términos como “élite”, al visualizarla como “una determinada cantidad de personas seleccionadas al azar”.

Su punto, el que prefiere, es que en Cuba capaci­dad es oportunidad: “No hay ningún tipo de limitación, todos pueden participar en olimpiadas de conocimientos. Por tanto, no creo que haya elitismo en esto, sino atención a diferencias individuales. ¡Que existen! Está estudiado científicamente”.

Con todo, el peligro de las inconsistencias es su po­tencial para hipotecar el futuro, alerta: “La atención (di­ferenciada) se requiere desde los primeros años escola­res: desde la primaria hasta la universidad. Porque no se hace nada con una atención prioritaria hacia estos alumnos en el preuniversitario si luego llegan a la univer­sidad y son tratados como estudiantes comunes”.

Es obvio que se trata de una “asignatura pendien­te”, que involucra también a la universidad cubana y al conjunto de la sociedad, sus líderes e instituciones, para los cuales la incorporación del “talento” a la ca­dena de valor (no solo económico) debería constituir un asunto de soberanía.

Desde hace par de años, la Olimpiada Nacional Uni­versitaria de Física (ONUF)[3]  viene dando señales impor­tantes. La más notable fue su creación a propuesta de los propios educandos, la mayoría egresados del Cen­tro Nacional de Entrenamiento (CNE), precisamente, el denominador común de la totalidad de los ganadores de medallas en 2014.

Para Álvaro Lagar, medallista iberoamericano de Plata y estudiante del primer año de la carrera de Quí­mica en la Universidad de La Habana, las olimpiadas universitarias son una válvula de escape y uno de los pocos momentos en el curso “para recordar” tiem­pos en que se divertía rompiendo su propia marca.

“En la carrera han desaparecido incluso los exáme­nes de premio”, lamenta el joven de 19 años, mien­tras agradece la puerta abierta por el Laboratorio de Productos Naturales (LPN) adscrito a su facultad, para llenar vacíos de un currículo universitario bas­tante estándar.

Adaptarse al nuevo ambiente no fue difícil, relata, todavía deslumbrado por el estilo audaz de un grupo que enseña independencia, metodología y disciplina. “Un día a la semana las conferencias son en inglés”, dice entusiasmado. De momento, aprender lo ha vuelto “obsesivo”.

No es casual. Para Daniel García Rivera, el joven di­rector del LPN, doctor en Ciencias Químicas y medallis­ta de Bronce en la Olimpiada Internacional de Moscú (1996), la excelencia solo puede ser eso: una obsesión, más “ahora que la autenticidad se ha vuelto casi una utopía”, dijo en entrevista con Juventud Técnica[4] .

Rarezas legítimas

Que en términos de calidad e impacto de la educa­ción universitaria, el IPVCE estaría decidiendo la parti­da en todas sus funciones sustantivas, fue la poderosa hipótesis con que José Luis García Cuevas, asesor del ministro de Educación Superior en Cuba, decidió ir tras su propio “boleto” rumbo al Congreso Internacional “Pedagogía 2015”[5] .

Apoyado fundamentalmente en encuestas, minería de datos y observación participante, García Cuevas en­caminó un análisis que ratifica al IPVCE como puntal de la alta tecnología y la actualización del modelo eco­nómico y social en el país.

Cifras ofrecidas por el Centro de Inmunología Mole­cular (CIM) [6] muestran que el 75% de los auto­res de, al menos, un objeto de invención (producto, teoría o proceso inédito y por lo general patentable), fue bachiller en ciencias exactas. “Esa regularidad estaría dicién­donos algo”, advierte Idania Caballero, biotecnóloga superior de la dirección de Desarrollo Humano de esa empresa de alta tecnología.

“Cuando comienzas a sumar, te das cuenta de que este es el soporte de la universidad cubana”, refiere Orestes Landrove (IPVCE Luis Urquiza, Las Tunas), mientras se pregunta: ¿será importante la contribu­ción del CNE o no? Y, hablando aún más claro, ¿será necesario ponerle más dinero o no?

“Es que, económicamente, esta inversión ¡es facti­ble!”, añade el entrenador principal de la asignatura de Química. “Aunque, en principio sabemos que hay mil necesidades, es preciso hacer más por la aten­ción a estos jóvenes, ¡que son la vanguardia de la ciencia y la tecnología!”.

Ni siquiera en los años más duros del Periodo Espe­cial la actividad de concursos estuvo tan deprimida como en el último quinquenio, alegaron alumnos y profesores del CNE, para quienes no fue difícil hallar una correlación directa entre discretos resultados internacionales y ausencia de equipos completos a torneos del área.

Para Landrove, el retorno de Cuba a lo más alto del podio iberoamericano en 2014 no fue, en ningún caso, sorpresa. “¿Por qué?, porque cuando el alum­no comienza a asistir a los eventos, los resultados aparecen. Incluso ese ambiente psicológico que se crea cuando compiten en equipo, no es igual al que observamos cuando lo hace uno solo”.

Cuestión de motivaciones, asegura José Manuel Mora (IPVCE Carlos Marx, Matanzas), para quien una medalla es apenas la culminación de una larga cadena de sucesos, entre los cuales se inscriben obs­táculos y contradicciones bastante difíciles de sortear desde la base, opina el también profesor principal de la asignatura de Física del CNE.

Más allá de “comprensibles carencias”, el enveje­cimiento de claustros enteros y el libre albedrío en la interpretación de lo estipulado para la actividad de concurso, parecieran zancadillas del “destino” a los más veteranos y comprometidos, coincidieron en señalar varios entrevistados.

Tomás Sánchez (IPVCE José Maceo, Guantánamo), sostiene que el Centro Provincial de Entrenamiento tiene que ser prioritario. “No solo del MINED, sino de cada provincia, porque no es un gasto, es una inver­sión que hacemos para llevar a la preselección un mu­chacho mejor formado”.

Dos preguntas permanecen en el aire: ¿Por qué se sobrecarga de deberes al entrenador de concursos?, y ¿por qué es tan difícil premiar –– ¿pre­miar?–– con flexibilidad sus casi siempre asfixiantes horarios y no pocos años?

El entrenamiento para concursos ha llegado al punto de ser considerado casi una “sanción”, lamen­ta el veterano Agustín Plasencia (IPVCE Eusebio Oli­vera, Sancti Spíritus), “porque es lo que nadie quiere hacer, pero todo el mundo critica. Un entrenador es ese profesor que llega a la escuela a las ocho de la mañana y se va a las cinco de la tarde, porque la flexibilidad en el ho­rario para nosotros no existe”, dice este docente de 52 años.

“Tampoco puedes dejarlo”, confiesa Lan­drove. “Mil veces he pensado en cambiar de trabajo, pero siempre me digo: ‘si la mayor parte del día vas a trabajar en algo que no te dé placer… ¿qué será de tu vida?‘.

“Yo, por lo menos, he trabajado so­lamente en IPVCE y eso crea sentido de pertenencia, crea identidad. Por ahí se comienza a ser patriota, ¡por defender lo nuestro!”.

Se precisa, alegaron sus colegas, de mayor liderazgo institucional del MI­NED y de la prédica de un trato justo hacia ese crisol encanecido y, mayoritariamente, anónimo, “gracias” al bajo perfil de un tipo de esfuerzo que suele pasar sin penas ni glorias por el calendario de funcionarios, medios de comunicación y organizaciones políticas y de masas.

“Campeón” es para el deporte, dijo a JT el estudiante del quinto año de Física, Rubert Martín Pardo[7]  (Plata en la Olimpiada Internacional de esa ciencia cele­brada en Mérida, México, 2009), un eco de la escasa prioridad de este “otro” olimpismo.

Lo contradictorio, resalta Mora, es que hablamos de “excelentes estudiantes y seres humanos”. De he­cho, quien conoce mínimamente las condiciones en que consiguen sus logros, constata que la suma de sus demandas llega a ser, definitivamente, modesta.

Nos gustaría que al final de cada concurso na­cional se imprimiera un folleto con el nombre de los ganadores, las mejores respuestas y que eso llegara a cada escuela y a la Feria del Libro”, dice con llana ilusión Orestes Landrove. “Brasil lo hace y empezó mucho después que nosotros”.

También nos gustaría que el concurso nacional fuera una verdadera fiesta. Como una gran olimpia­da de las cinco asignaturas. Eso ha sucedido solo tres veces, (entre 2000 y 2003, según recuerda). Y fueron eventos muy bien organizados, donde los ganadores fueron reconocidos… Porque, sí, hay que aplaudirlos, como aplaudimos a Sotomayor cuando saltó más alto”.

Humildes, geniales y campeones, a los claus¬tros de los Institutos Preuniversitarios Voca-cionales de Ciencias Exactas, Cuba les debe un país. En la imagen, una representación de en¬trenadores de concurso de Física, reunidos du¬rante un taller nacional efectuado en octubre. (Foto: Daymaris Martínez)

Humildes, geniales y campeones, a los claustros de los Institutos Preuniversitarios Vocacionales de Ciencias Exactas, Cuba les debe un país. En la imagen, una representación de entrenadores de concurso de Física, reunidos durante un taller nacional efectuado en octubre. (Foto: Daymaris Martínez)

Honores, pues, a quienes honores merecen. Des­pués de todo, la “singularidad” es un derecho que dota a su vez de infinitos deberes. Deberes que ellos, los “raros”, han asumido por décadas en un si­lencio dignísimo, sin que hayamos hecho suficiente por retribuir sus “legítimas rarezas”.

Notas

[1]www.ecured.cu/index.php/Ministerio_de_Educación

[2]http://www.revista.iplac.rimed.cu/index.php?option=com_content&view=article&id=126:aa-el-desarrollo-de-la-actividad-de-los-estudiantes-de-alto-rendimiento-aa&catid=18&Itemid=243

[3]http://www.juventudtecnica.cu/contenido/ii-olimpiada-nacional-universitaria-fisica-onuf-2014

[4]http://www.juventudtecnica.cu/contenido/suenos-hombre-despierto

[5]www.pedagogiacuba.com

[6] www.cim.co.cu

[7]http://www.juventudtecnica.cu/contenido/rubert-martin-pardo-big-bang-mas-alla-teoria

(Artículo tomado de Juventud Técnica)

Se han publicado 81 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Fred dijo:

    Excelente artículo Daymaris, lo he disfrutado mucho. Hay que poner en su lugar la pirámide que está invertida y que le hace mucho daño a esta sociedad, en un mundo que se mueve y se desarrolla cada vez mas por conocimiento. “Honor a quien honor merece” Felicidades para estos abnegados profesores y estudiantes.

  • Yoandy SN dijo:

    Interesantes reflexiones, es eminente una mayor estimulación a estos jovenes concursantes si se quieren lograr más resultados en lo adelante, el potencial existe, no hay dudas. Hacer de los CNC un gran evento donde TODOS los grandes talento de la isla tengan oportunidad de participación, como ex-consursante me consta que siempre ha existe problemas con el transporte desde institutos IPVCE del centro hacia la sede, que aparece generalemente a última hora. Además debe motivarse los encuentros a nivel de provincia y municipio para estimular la competencia, porque si bien la mayoría salen de los IPVCE, en muchas ocaciones han surgido buenos ejemplares de otros institutos que han motivado a su vez la mejora del estudiante IPVCE en su preparación para el evento nacional.
    Por otra parte además mencionar que aparte del nacional existieron o existen otros eventos como Copa Tinajon, copa Patria, etc, … que valdría la pena rescatar/mantener en aras de una mejor preparación.

    • Sergio dijo:

      Bueno yo tengo 44, y en mis tiempo se hacía, incluso formé parte de un equipo de MATEAMATICA de CH que enfrentamos “al todo PODEROSO” equipo de La Lenin.

      Pero se hacían muchos, incluso los concursos provinciales, “PARA LOS MORTALES” los hacían en la Manzana de Goméz, frente al Parque Central.

      Ya después se unificaban, y habían casos, como el de hoy Dr. Ariel Jauman, que ganó un concurso nacional de Biología.

      En resumen, es algo que se debe retomar, también habían concursos en la PRIMARIA.

      Estimular el talento NUNCA ESTA DE MAS,,,,

      Saludos,

      • Sergio dijo:

        Por aquel tiempo conocí al PROFESOR Luis Davidson (EPD),,,,,, a Perez Cusa, SUPER VOLAO profesor, entrenador de las Pre-selecciones de Matematica, nuca más supe de él,,,,, y estudiabamos ALGEBRA por el Libro de Mario González, otro gran matematico cubano, pues el de Aurelio Baldor en mi época ya no se veía, otro gran matemático CUBANO.

        Saludos,

  • Uno que fue dijo:

    Me he sentido identificado con esta noticia , pues es primera vez que se trata el tema en la prensa. Yo fui parte de esos muchachos de concurso del IPVCE en los 90, imaginense ustedes, exprimirte las neuronas con el estomago exprimido(no era fácil) pero lo disfrutabamos. Y así mismo al final a nadie le importó , a la larga todos esos campeones de mi generación están en su mayoria fuera de Cuba y siguen siendo geniales profesionales pero eso a nadie le importó, pues al salir del IPVCE en la universidad los abandonaron y mas nunca le hicieron caso, en fin talento y horas y foras de estudio perdidos, Solo los mas inteligentes lo aprovechan fuera del pais, los pocos que siguen aqui estan así olvidados en una oficinita, perdiento su talento . Pura lastima ,pero así somos.

    • Leila dijo:

      Me alegra mucho que Cubadebate replique este artículo. El tema de la participación cubana en olimpiadas internacionales y nacionales y el tema de la educación en ciencias es abordado habitualmente en la revista Juventud Técnica y es excelente que un medio de tanto alcance como Cubadebate lo incorpore a su agenda temática.

  • Julio dijo:

    Excelentes notas!!!!!, gracias a Cubadebate.

    Quien escribe fue alumno de uno de esos educadores que se encuentra en la foto (el profesor Cardoso, entrenador de f’isica del IPVCE F. Engels) en los annos duros, duros del per’iodo especial (cursos 92-93, 93-94 y 94-95). Todav’ia hoy, al cabo de 20 annos, puedo recordar con total claridad esa etapa de mi vida que tanta motivaci’on sembr’o para el futuro.

    En mi persona este tipo de actividades influyeron decididamente y fortalecieron mi decisi’on para inclinarme por ‘el ‘area de las ciencias, y claro est’a que su peso fue decisivo para aprobar los ex’amenes de entrada al INSTEC (ISCTN en mi ‘epoca).

    Para m’i una elevaci’on de la calidad de los profesionales que militan en muchos de nuestros centros, de distintas ramas de la ciencia, se logra con un conciente y dedicado apoyo por parte del estado para este tipo de actividades y este tipo de centros.

    Hasta el momento mi modesto aporte a la sociedad ha estado dirigido ha fortalecer la calidad de los tratamientos del c’ancer impartidos con haces de radiaci’on (m’aquinas de Cobalto-60, aceleradores lineales y equipos de braquiterapia) y por la cual actualmente me encuentro cumpliendo misi’on internacionalista.

    Mi mas sincera adimiraci’on a todas estos profesores, que como Cardoso, con tantos annos de entrega no han cejado en el empenno de sembrar motivaci’on e incrementar la formaci’on del estudiantado en los pre-universitarios, realmente, esos son los imprescindibles.

  • Ertytux dijo:

    Me alegra ver a los profes del Training, sobre todo al archiconocido Mora. Es una labor heroica y meritoria que potencia los frutos del talento nacional. Saludos

    • Adrián dijo:

      Mora fue mi entrenador por mucho tiempo. Sinceramente, una persona increible.

      • jose mora dijo:

        Es muy bueno que se hablé de temas como estos, que podemos hacer. Pues muchas cosas. Rescatar los IPVCE con la idea el espíritu original de ellos eso (quizás con matrículas más reducidas). Es una pena que la facultad física de la universidad de la habana siga en reparación y sus locales estén dispersos por toda la universidad, eso crea graves problemas en el proceso docente, es necesario resolver cuanto antes este problema. Es necesario establecer una política integral que frene la salida de los talentos del país: aumentar los estipendios a estos alumnos, integrar a estos alumnos en proyectos interesantes que permitan una mayor motivación de los mismos, etc.

  • Padre indignado dijo:

    “En julio de 2014, “un pasaje (de ida y retorno) a la Olimpiada Interna­cional de Matemática, celebrada en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, costaba casi seis mil dólares…”
    Caballero, esto es pa morirse de la risa, 6000 USD un pasaje a sudáfrica? Si hay ofertas que rondan los 2000USD y claro todo boleto es de ida y vuelta. Ah! quizas lo compraron un dia antes, de todas formas exageraron. Hasta cuando vamo a justificar las cosas mal hechas?

    • Ing. ETECSA-STGO dijo:

      El problemas es amigo mío, que “acompañando” al consucrsante debían tres o cuatro “funcioanarios” del MES para constatar como eran las condiciones en la sede en cuestión, posiblemente el entrenador no podía ir, pero puedes estar seguro que tres o cuatro a pasear si estaban seguros, por eso es que costaba 6000 cañas el pasaje. Me alegro mucho por este artículo, sigue seindo Cubadebate líder en materia de calidad periodísitca a pesar de todo, solo lamento que estos escritos no tengan eco en otros medios de mayor difución o alcance nacional. Desgraciadamente no todos los que tenemos tan siquiera acceso a la Intranet somos participantes activos en esta web, así que eso disminuye aún más la capacidad de llegar a más personas, y lo que podría generar un tema de reflexión nacional, se queda en el olvido como mismo pasan los días del calendario y dejamos atrás las penas y alegrías, por el siempre agitado presente y el irremediablemente incierto futuro.

    • miguel dijo:

      indignado estoy yo por leer este comentario…haces referencia a una cr’itica absurda…

      Excelente art’iculo…

    • J.U.H. dijo:

      de seguro Ud no podria participar en un concurso de conocimientos, pues no sabe interpretar el texto, en el articulo dice que un equipo completo costaba 6000 USD y que por eso solo pudieron ir un alumno y su entrenador, vuelva a leer y razone. gracias.

      • alpha dijo:

        Me parece que la comprensión no es tu fuerte, ahí dice que un pasaje de ida y vuelta era de 6000, que si hubieran ido con equipo completo hubieran sobrepasado el presupuesto total de 40000.

  • Alioth dijo:

    Excelente artículo!!! me alegra saber que hay personas interesadas en arreglar este fenómeno tan necesario en la Cuba de hoy día.
    Saludos

  • H2SO4 dijo:

    Es que es la base del desarrollo para nuevas ideas en las Ciencias. El desarrollo de los talentos es lo que asegura el relevo de los que están hoy en los Centros cientificos. Ojala todos en el preuniversitario fueran talento, pero no es así y fortalecer el movimiento de alto rendimiento que es más amplio que las preselecciones nacionales te garantiza una preparación superior a un grupo de estudiantes que lo pueden asimilar y que cuando vayan a la Universidad, llegan con habilidades que potencian su desarrollo en la especialidad que sea. Nunca entendi porque hubo dudas en eso.

  • Trabajo dijo:

    Que foto más linda esa del IPVCE Lenin, recuerdo a muchos de los de la foto, son de mi graduación, la 35 de esa Vocacional. Desearía que no se pierda ese puntal de ciencia que son los IPVCE, hay que luchar duro para rescatar la calidad y el prestigio de antaño, pero creo que se puede.

  • YVS dijo:

    Maravilloso artículo, he vuelto a vivir mis tiempos de leninista, es verdad que funcionaba la educación con profesionales de conocimientos, de modales, de respeto. lástima todo lo que se ha perdido, la lenin dejó de estar en el bombo. Cada estudiante debe estar en su lugar, los que sea de ciencias exactas, camilitos, técnicos,pero todos con las mismas condiciones, beneficios y prevendas tal como esta pasando con el Pre de MININT

  • ICB dijo:

    Es provable que sea cierto que “…el 90% procedía de Institutos Preuniversitarios Vo­cacionales de Ciencias Exactas (IPVCE); mientras que nin­guno de los medallistas en competencias internacionales salió de otro sitio”. Sin embargo no nos dejemos engañar. Muchos de los mejores talentos que he conocido en mi vida no han pasado por ese tipo de escuelas preuniversitarias. Creo que el problema se debe a la sobreatención respecto a estos estudiantes y cierto abandono a los que no ingresan a estas escuelas. Me refiero con abandono al hecho de no estimular estas actividades, ni realizar captaciones de posibles talentos en las demás escuelas del sistema. Les pongo mi caso particular: siempre fui un niño tímido que no destacó en nada. Ingresé al preuniversitario en el campo, debido a que mis padres trabajaban allí y que soy del campo. En este sitio conocí estudiantes tan (o más) capaces que los de IPVCE que nunca fuimos ni estimulados ni “descubiertos” por nadie, sin embargo en mi caso particular (sin vanidad lo digo) tengo un cociente intelectual de 175 ptos. puedo comunicarme en siete idiomas diferentes, aprendí a tocar casi todos los instrumentos musicales más populares, me gradué con la mejor calificación de la Universidad de La Habana en mi siclo en una carrera de ciencia (me la reservo) y ahora es que puedo “aspirar” a abrime paso, porque no tengo un “nombre creado” y como yo cuántos posibles talentos pudieran estar ocultos todavía en nuestro país. Conozco a varios con mi situación.

    • industriales dijo:

      ICB, siempre existen individualidades que son la exepción. Pero te digo que para entrar a los IPVECE había que hacer pruebas de ingreso, y en mi época era bien fuertes. Luego había que cumplir determinados requistos para mantenerte los 3 años. No te regalaban nada. No se por que razón no te presentaste a las pruebas de ingreso. Para mi ha sido un gran orgullo haber estudiado en “La Humboltd” (1989-1992). Saludos.

    • Maria dijo:

      ICB, Coincido absolutamente con la esencia de tus comentarios(hay muchos talentos fuera de los IPVCE) pero apelando a que como tu no tienes vanidad, la vanidad no te cegará y aceptarás mis comentarios constructivos te digo que antes de que comunicarse en 7 idiomas tenemos que dominar nuestra lengua madre.
      Se escribe PROBABLE, CICLO y viniendo de una carrera de ciencias la intuición debería decirte que no se tiene COCIENTE INTELECTUAL, se tiene COEFICIENTE INTELECTUAL. (Difícil pasar por un IPVCE sin aprender esas cosas allí)

    • BCK dijo:

      No hermano mío, el problema no es presentarse o no a las pruebas de ingreso para los IPVCE, el asunto es que si a usted el IPU, el IPUEC u otra variante de preuniversitario le queda cerca de casa y su economía no es de las mejores, sea práctico, para usted es mejor quedarse a estudiar en un preuniversitario. Ah!, por favor ahórrese el comentario de que en los IPVCE no regalaban nada porque en los demás preuniversitarios tampoco lo hacen. Lo que digo lo se por experiencia propia, fui alumno de IPVCE y luego profesor de preuniversitario en mi humilde Carlos Manuel de Céspedes (en Camaguey) y coincido con aquel que dijo que a los preuniversitarios se les ha abandonado con respecto a la preparación de concurso.
      Saludos BCK.
      RESPONDER

  • YVS dijo:

    He… parece que dije algo que no quieren que se publique, hasta cuando seguirán tapando lo que todos ven. Está clarísimo que el Pre del minit tiene todas las condicones creadas para estudiar, digo materiales y de buenísimos profesores, que pasa con el resto? Lenin, camilito, pre en la calle…Si no van a publicar la opinión del pueblo entonces quiten la opción de comentar

    • TonyM. dijo:

      Que absurdo se ven cuando se les lee : “no me publican, no quiere que diga la verdad, me temen……” Si presupones todo eso, entonces porque escribes? No te das cuenta lo mal que quedas cuando TE PUBLICAN. Que papelazo!!

  • pil dijo:

    Que bueno que alguien se ocupa y preocupa del tema, porque para padres con hijos en el IPVC como mi caso, que estimulamos y apoyamos a nuestros hijos en ara de que sean mejores estudiantes y los científicos del mañana nos entristece ver como el nivel y las condiciones que hubo una vez ya no existen. Oímos comentarios de profesores que se quieren marchar por muchas de las causas mencionadas en el articulo, se desintegran los antaño grupos de concurso, menos estimulo y condiciones a veces pésimas de alimentación y vida, nos entristece y nos hace temer por el futuro no solo de nuestros hijos que estudian sino de la ciencia en nuestro país. La universidad te pule y enseña con mas profundidad pero la buena base es vital, sin ella cuesta mucho trabajo y te puedes perder en el camino. La preparación de los estudiantes y profesores hay que dinamizarla mas, no poseen ni siquiera internet para hacer consultas científicas y por favor hasta cuando las teleclases, son aburridas y el 99% de los alumnos y profesores coinciden en que aportan poco.

  • SEKA dijo:

    Yo soy un orgulloso ex alumno de un IPVCE, el mejor de todos en estos certamenes ,tanto nacionales como internacionales, y diga usted, del que menos se habla y el mas pequeno del pais…

    • industriales dijo:

      Te refieres a “La Humboltd”? Yo también estudié ahí. Saludos.

  • AlexJGC dijo:

    Tengo una hija muy inteligente de 14 años, que se prepara con muy buenos resultados para comenzar su preuniversitario y un hijo de 3, que es investigador de nacimiento.

    Este mas pequeño, a partir de su curiosidad, no del empeño en enseñarle, sabe leer con la habilidad de niños de 3er grado, escribe con un dedo lo que se le dicte en el teclado de la PC, cuenta hasta que se cansa, esta interesado en las sumas y restas, desde los dos años comprende teorías básicas de conjuntos, conoce las figuras de la geometría plana y del espacio y encuentra soluciones a problemas de lógica deductiva poco frecuentes en niños.

    No hablo de inteligencias superiores ni digo que mi hijo es superdotado, pero pienso que además de el aburrimiento que sufrirá en la escuela, sobre todo en primer grado, se desperdiciaría este avance y su percepción de diversión en el proceso de aprendizaje.

    ¿Existe algún programa de enseñanza especial en cuba para niños con habilidades de aprendizaje superiores a la media?

    • roberto dijo:

      si hay una escuela en la habana..no..su hijo si es superdotado..el mio con 3 años lo único que hace es j…….!!!!.jajajajajaja

  • Raul dijo:

    Creo que a esto deberia darsele más importancia incluso que al deporte, y vaya que me gusta el deporte. Todas las personas que se dedican a esto deberian tener asegurada una calidad de vida cuando menos adecuada.

  • Domingo Dia Feriado dijo:

    Me agrada ver que hay 6 tuneros en estas listas, y creo que mucho pudieran hacer por esta provincia que cada dia está peor, sobre todo el transporte, los viales, la alimentación pública y las indisciplinas sociales; bien pudieran dirigir en el gobierno o el partido pues mucha falta nos hace personas inteligentes, comprometidas y dedicadas. Lo otro es que en cuba no solo se hace ciencia en el polo científico de la habana (patrón muy arraigado en nuestros dirigentes), también hay en el resto del país entidades que generan conocimientos y proyectos de innovación, que hacen ciencia a diario y con una política inversionista adversa que les impide adquierir tecnología, transporte y otras cosas fundamentales para su desarrollo. La ciencia en cuba necesita una inyección urgente de financiamiento pues aunque muchos nos buscamos el dinero cumpliendo planes de ingresos exhorbitantes por lo general no podemos invertir las ganacias en nuestras entidades pues todo hay que aportarlo para arriba.

  • barbarita dijo:

    Mis saludos, es la realidad en nuestro país hay muchos jovenes con talentos, muy, muy buenos en esas Asignaturas y en las demáds tambien,

  • Yanes dijo:

    Tuve el privilegio de estudiar en el IPVCE Carlos Roloff de Cienfuegos y he visto en este articulo las cosas que por mucho tiempo me molestó que nunca se conversaran ni se les diera la importancia que merece. En la foto aparece un referente de profesor del cual recibí clases y estoy agradecido por eso, aprendí mucho y no solo de física sino de la vida, un evangelio vivo como diría el maestro. Un gran abrazo para Ismael Sanchez (El suso) como cariñosamente le conocimos.

  • AntonioXXI dijo:

    Como puden ver en la gráfica, Holguín no tiene ningún representante en el equipo a las Olimpiadas, ahí tienen el más vivo ejemplo del desplome del trabajo con los estudiantes de mayor rendimiento, y el desplome de la calidad del claustro de profesores y estudiantes egresados del IPVCE José Martí de la Ciudad de Holguín. Me gradué de ese centro en el 2005, durante los tres años fui miembro del grupo élite del centro y recuerdo que las delegaciones de Holguín a las copas interipveces (Patria, Lenin, Tinajones, Olimpiadas) era respetado por los resultados que tenían individuales y en general. En algún lugar de la vocacional deben estar los dos trofeos de primeros lugares en Camaguey en dos años consecutivos y muchos más premios. También por aquellos tiempos eran famosos el Curra y Padroncito, concursantes de matemáticas de Holguín que en su tiempo fueron los mejores del país y unos de los mejores en olimpiadas mundiales y varios profesores que eran entrenadores del equipo nacional. ¿Qué pasó con todo aquello? Es historia pasada, ya nadie se acuerda, salvo los que vivimos aquello.
    Ahora converso con estudiantes del IPVCE que, según ellos, se consideran inteligentes y estar entre los mejores de esa escuela, y me doy cuenta que no son ni la sombra de lo que era un estudiante promedio alto en mi tiempo.
    Son varios factores los que han provocado esta situación, primero el deterioro de todas sus instalaciones, desde que fue fundado por Fidel, hace más de treinta años, no ha recibido una reparación de envergadura, ya allí no queda nada sano. La mayoría de los profesores buenos se han ido para los Camilitos o preuniversitarios urbanos por falta de estimulación a su trabajo, la mayoría de los estudiantes talentosos se matriculan en los preuniversitarios urbanos, para qué se van a vecar o viajar a un extremo de la ciudad cuando pueden hacerlo en el centro de la ciudad donde está el ambiente; además, para qué se van a “quemar las pestañas” si las carreras se cogen más fáciles que antes, y si no, siempre está medicina, que se coge más fácil aún y es la que mejor remuneración tiene. Pero la causa más importante, es a mi consideración, la mala dirección general que ha tenido el centro desde aquellos tiempos, al menos es mi opinión de la que hubo en esos tres años en los que estudié allí, y creo que esa condición no cambió mucho luego.
    La realidad es triste pero cierta, ojalá se haga algo por las autoridades del territorio para revertir esta situación. Ya en aquellos tiempos empezaba a despuntar la Vocacional de Las Tunas y mira ahora, está recogiendo los frutos.

Se han publicado 81 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también