Imprimir
Inicio » Noticias, Cultura  »

Julien Temple filma una “historia musicada” de La Habana

| 4 |
Julien Temple. Foto: Getty Images.

Julien Temple. Foto: Getty Images.

Hace una semana llueve en La Habana. “Al menos alcanzamos unos días de sol. ¡Estábamos felices: somos ingleses!”, bromea Julien Temple. Aprovechando una escampada, con shorts, sandalias descalzadas y su cámara en mono pie, ahora esquiva el agua y los autos de Malecón para hacer la toma de la marejada que no pudieron hacer el domingo –como estaba planificado– porque no había olas. “El cine tiene mucho de encanto y azar. Es así”.

Está en Cuba por varias razones. Un posible concierto de Rolling Stones el año próximo sería una; pero esencialmente por un nuevo capítulo de la serie Imagine, de BBC.

“He estado haciendo películas sobre ciudades con un alma musical poderosa. He hecho una sobre Detroit, una sobre Londres y una sobre Río de Janeiro. Se trata de filmes que no son exactamente sobre la música sino que la usan para narrar, para mostrar el alma de las ciudades. Y La Habana es una de estas grandes capitales musicales; además con una influencia muy importante en el resto del mundo”.

Con esta, Temple ha estado tres veces en Cuba. La primera, hace cinco años y luego en abril pasado; pero tiene referencias cercanas desde mucho antes : “He escuchado bastante sobre Cuba y La Habana porque mi padre vino mucho durante los 60s y los 70s. Fue la primera persona que trajo turistas de Inglaterra a la Cuba revolucionaria”.

A través de sus padres conoció la obra de Ernesto Lecuona, que abriría una puerta que lo condujo después a Bola de Nieve, Rita Montaner, Benny Moré, Celia Cruz… “Yo amo la música cubana. También me gusta mucho la canción cubana tradicional, el Septeto Habanero y el Nacional”. Estos diez días escuchó, además, un poco de lo que suena en esta Habana de otro siglo.

“Me gustó mucho Interactivo, debo decir”. Los vio en compañía de Mick Jagger en el Café Teatro Bertolt Brecht, desandando la noche del Vedado. “También me gustaron algunos de los raperos que escuché. Estuve en el concierto de Silvio y lo disfruté mucho también. Vimos toques de tambor muy buenos. Vi cómo se hacía un video de reguetón, lo cual fue simpático”, repasa.

Ahora que el resto del equipo viajó de regreso, el director camina solo las calles de la ciudad. Para la conversación depende de un traductor, de modo que ahora, más que todo, observa, registra escenas, testimonios visuales para una “película cantada” de La Habana que no será precisamente un musical.

La música como narrador

Creo que la música es una especie de barómetro emocional de una ciudad. Nuestra película abarca desde finales del siglo XIX, con el principio de la circulación de imágenes, del cine, y llega a la actualidad. Intento hacer, más que una lección de Historia, un viaje en el tiempo. No quiero hacer un documental donde una voz narra y explica como un profesor. Prefiero un modo más libre. Y un relato desde la música expresa los cambios en la sociedad, en la gente, además en una forma muy hermosa, que conecta mejor con las emociones y tributa más a crear la sensación de un viaje.

Tenemos identificados los géneros que queremos utilizar: son, danzón, mambo, chachachá, salsa, timba, rap, reguetón –el fin de la música, bromea–… en fin, todo lo que nos acerque a un mapa social de Cuba.

Una película sobre aquí, ahora 

Cuba está en un momento muy interesante. Parece que el bloqueo está llegando a su fin y seduce saber cuáles son las visiones de la gente acerca del futuro… cómo asumirán esa apertura en relación con el capitalismo del norte, cómo conservar lo que han logrado cuando el dinero comience a llegar como esas olas. Entonces son tiempos para hablar con la gente y saber qué sienten, qué piensan. Pienso que hay optimismo y esperanza, pero también he percibido preocupación por los posibles peligros.

El resto del mundo está muy pendiente de Cuba por la inspiración que ha representado a partir de lo que ha hecho este país a pesar del bloqueo, soportando presiones. Sería interesante saber cómo Cuba logra mantener lo que ha logrado y ofrecer al resto del mundo una experiencia distinta a la del capitalismo brutal, que ha fracaso en Inglaterra, y en Europa en general.

Todo el crash financiero ha provocado que la sociedad quiera superar ese tipo de sistema y encontrar otra manera de vivir. Quizás Cuba pueda dar alguna lección en este proceso.

¿Cuándo veremos la película?

Voy a intentar terminarla para el Festival de Venecia, de modo que podríamos traerla en diciembre de 2016. Creo que será interesante ver si les parece bien o no.

¿Cómo ha sido la experiencia de filmar en Cuba?

Ha sido fantástica. Pareciera que en La Habana donde quiera que pongas tu cámara habrá algo interesante ocurriendo. Y la gente no tiene problema con ser filmada, cosa que en muchas ciudades no es así: en algunas simplemente no quieren y en otras te piden dinero a cambio.Eso hace que sea muy difícil filmar el lugar tal como es; pero en Cuba la gente parece tener más dignidad en ese sentido, entonces continúan haciendo lo que estén haciendo.

También están muy dispuestos a hablar. Y las entrevistas son buenas porque el nivel educacional es muy alto. La gente con que entramos en contacto, desde nuestro chofer, sabe mucho de la ciudad. Creo que eso la hace sorprendente. También la forma en que se preserva. A pesar de que mucho de ese patrimonio se esté perdiendo, conserva una belleza espontánea. Hay ciudades que han sido muy restauradas, las ves y están muy pintadas, llenas de tiendas de helados, con McDonald´s y otras cadenas de comida rápida. Espero realmente que esto no ocurra en La Habana.

Es sorprendente cómo hay tantas dificultades aquí y a la vez el nivel que tienen la salud y la educación. Hay muchas contradicciones que en general hacen un panorama muy interesante para filmar. Vamos, todas las ciudades tienen contradicciones, pero estas son peculiares. Es como una cebolla: hay capas y capas que puedes ir quitando; ves algo por fuera, y dentro hay otros planos, hay más.

Yo regresaré en enero por más material. También Mick se fue muy bien impresionado. Le interesó mucho la arquitectura de la ciudad, por ejemplo. Estamos intentando que Rolling (Stones)haga una presentación en marzo. Quizás. Y a mí de momento en el futuro me gustaría hacer un filme de ficción aquí. Sería excelente.

El director de cine inglés Julien Temple filma marejada en el Malecón habanero. Foto: Mónica Rivero.

El director de cine inglés Julien Temple filma marejada en el Malecón habanero. Foto: Mónica Rivero.

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • LDB dijo:

    Mi habana es muy linda y más de noche, pero hay que cuidarla, no botar basura, ni escombros, si la queremos mantener bella, hay muchos que no la cuidan y por eso en ocasiones se afea

  • dg dijo:

    OJALÁ Y SE DÉ EL CONCIERTO DE LOS ROLLINGS Y SIGAN VINIENDO FAMOSOS Y QUE SE ACABE DE UNA VEZ POR TODAS EL BLOQUEO.

  • teresa dijo:

    julien será familia de la buenísima actriz y vedette Shirley temple???

  • Maria Manso dijo:

    Esa misma pregunta me hago yo, igual dejaron pendiente la 2da parte de la historia de amor de los padres de Omara portuondo, cuando saldrá.

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Mónica Rivero

Mónica Rivero

La Habana, 1989. Graduada de Periodismo (2012) en la Universidad de La Habana. Twitter: @lamagoch

Vea también