Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Inauguran hoy en La Habana exposición con acuarelas de Antonio Guerrero (+ Dibujos)

| 27

antonio guerrero_cinco heroes_15 acuarelas

Quince acuarelas, una por cada año de crueldad padecido por los Cinco y por el pueblo de Cuba, integran la exposición “Yo me muero como viví”, de Antonio Guerrero, que se inaugura este miércoles 11 de septiembre, a las 3:00 pm, en el Memorial José Martí, de la capital cubana. Las acuarelas estarán expuestas durante un mes en ese histórico lugar, y hoy las puede usted ver en Cubadebate.

Nota introductoria sobre las acuarelas

Por Antonio Guerrero

“Debes tratar de hacer algo desde adentro hacia afuera, en lugar de seguir haciendo obras desde afuera hacia adentro”, así me insistió mi hermano de lucha y arte Arturo, fotógrafo y crítico de artes plásticas, tras haber visto y retratado una buena cantidad de mis trabajos.

Tuve que pasar varias semanas repitiéndome y adentrándome en esas palabras suyas, hasta que un buen día comenzaron a surgir en mi mente imágenes que llevé a bocetos y luego al papel de acuarela en el que fueron tomando colores. Todas estas imágenes tenían algo en común: eran recuerdos del injusto y cruel tratamiento que se nos dio desde el primer día de nuestro arresto, eran momentos de nuestra supervivencia durante 17 meses, aislados en las celdas de castigo del llamado “hueco” del Centro Federal de Detenciones de Miami.

Al llegar a la obra numero 15, decidí dejar este trabajo en esa cantidad, la cual coincide con el número de años que este 12 de septiembre del 2013 cumplimos en cautiverio.

Tal como es el entorno en esa área, en cada pintura existe un predominio de los tonos grises. Ellos fueron logrados básicamente con la mezcla de los tres colores primarios: amarillo, azul y rojo.

Los fragmentos en naranja representan el traje de preso que todos teníamos que vestir en aquel lugar, y por consiguiente es la representación de nosotros.

Al comienzo, mi idea fue hacer estas acuarelas como estudios, para luego realizar las obras en formato mayor usando el óleo. Sin embargo, en la medida que avanzaba noté que en la simpleza de ellas había belleza y, sobre todo, armonía.

Como de costumbre, una vez que comencé con el primer boceto y la primera pintura, ya no me detuve hasta tener el total de quince.

Pretendemos, en un futuro cercano, enriquecer este trabajo con escritos, poemas y otras obras plásticas de nosotros cinco; y con ello dar a conocer, con esas memorias, aquel primer periodo de nuestro encierro, que pudiéramos catalogar como el más rudo y cruel.

Allí aprendimos, los que no la sabíamos, la letra de la emblemática canción de SilvioEl necio” y cada día, sin comunicación con nadie, ante el ensañamiento y el castigo brutal, desde nuestros corazones, desde adentro hacia afuera, expresábamos con firmeza: Yo me muero como viví.

Antonio Guerrero Rodríguez
25 de abril de 2013
Prisión Federal de Marianna

Comentarios de Gerardo y Ramón para esta exposición de Tony Guerrero

Lea también los comentarios de Gerardo Hernández y Ramón Labañino, a propósito de esta exposición:

Gerardo Hernández:

Ramón Labañino:

EL RECIBIMIENTO. 12 de  septiembre de 1998. Sólo una colcha y un rollo de papel sanitario al llegar a la celda del llamado “hueco” en el Centro de Detención Federal de Miami.

No.1 EL RECIBIMIENTO. 12 de septiembre de 1998. Sólo una colcha y un rollo de papel sanitario al llegar a la celda del llamado “hueco” en el Centro de Detención Federal de Miami.

NUMBER  (Número)  Es un símbolo de Número en color naranja y su número de identidad. No solo te quitan la libertad sino que te convierten en un número, el cual tienes obligatoria y necesariamente que aprenderlo en inglés, porque te lo preguntan cada vez que te trasladan a cualquier lugar, ya sea la Sala de la Corte o a donde vayas.  Jamás  preguntan por tu nombre.

No.2 NUMBER (Número). Es un símbolo de Número en color naranja y su número de identidad. No solo te quitan la libertad sino que te convierten en un número, el cual tienes obligatoria y necesariamente que aprenderlo en inglés, porque te lo preguntan cada vez que te trasladan a cualquier lugar, ya sea la Sala de la Corte o a donde vayas. Jamás preguntan por tu nombre.

SHAKE DOWN. Esa es la forma común o presidiaria con la que se nombran los registros que te hacen en la celda. La obra es una vista de la celda, en la que se ve la litera de hierro, sin colchón ni nada, y toda esta vista  es  una perspectiva del interior de la celda invertida. Los shake down vienen sin anuncio. Sobre todo si estás en una celda del llamado ”hueco”.

No.3 SHAKE DOWN. Esa es la forma común o presidiaria con la que se nombran los registros que te hacen en la celda.La obra es una vista de la celda, en la que se ve la litera de hierro, sin colchón ni nada, y toda esta vista es una perspectiva del interior de la celda invertida. Los shake down vienen sin anuncio. Sobre todo si estás en una celda del llamado ”hueco”.

LA P. Esta obra es una ventanilla de una puerta a la que le queda enfrente otra puerta, y en la puerta de enfrente aparece la letra P, lo cual representa esta original comunicación que usan los presos en el hueco. Fue Gerardo quien rápidamente entendió que se trataban de letras que se iban representando en el vidrio una a una, con el movimiento de la mano y algo blanco, como un pedazo de papel sanitario o incluso un pedazo de pullover blanco o sábana. Con cada letra se formaban las palabras y cada palabra se iba separando de la otra por un movimiento de la mano, como borrando de arriba hacia abajo. Este sistema también se empleaba para escribirse mensajes con quien estaba en la celda de enfrente, sustituyendo la común gritería, a la que siempre recurrían los que estaban más distantes.

No.4 LA P. Esta obra es una ventanilla de una puerta a la que le queda enfrente otra puerta, y en la puerta de enfrente aparece la letra P, lo cual representa esta original comunicación que usan los presos en el hueco. Fue Gerardo quien rápidamente entendió que se trataban de letras que se iban representando en el vidrio una a una, con el movimiento de la mano y algo blanco, como un pedazo de papel sanitario o incluso un pedazo de pullover blanco o sábana. Con cada letra se formaban las palabras y cada palabra se iba separando de la otra por un movimiento de la mano, como borrando de arriba hacia abajo. Este sistema también se empleaba para escribirse mensajes con quien estaba en la celda de enfrente, sustituyendo la común gritería, a la que siempre recurrían los que estaban más distantes.

LA REJILLA DE VENTILACION. Esta pintura es de una de rejilla de ventilación por  donde se ventilaba el aire de la celda. De uno de los huequitos sale una rosa blanca como un símbolo. Cuando, definitivamente, nos trasladaron al piso 12, que era el piso del llamado "hueco", es decir, el área de los castigados, llegó un momento en que nos ubicaron en celdas colindantes. Entre dos celdas había una especie de ventilación, en la que además había unas llaves para controlar la salida del agua. Si alguien te caía en la celda de al lado, que compartía esta ventilación, tu podías conversar con él, subiéndote en el inodoro, a través de la rejilla de ventilación de tu celda y la de él. Acostumbraba yo a leerles por esa vía mis poemas nuevos a mis hermanos.

No.5 LA REJILLA DE VENTILACION. Esta pintura es de una de rejilla de ventilación por donde se ventilaba el aire de la celda. De uno de los huequitos sale una rosa blanca como un símbolo. Cuando, definitivamente, nos trasladaron al piso 12, que era el piso del llamado “hueco”, es decir, el área de los castigados, llegó un momento en que nos ubicaron en celdas colindantes. Entre dos celdas había una especie de ventilación, en la que además había unas llaves para controlar la salida del agua. Si alguien te caía en la celda de al lado, que compartía esta ventilación, tu podías conversar con él, subiéndote en el inodoro, a través de la rejilla de ventilación de tu celda y la de él. Acostumbraba yo a leerles por esa vía mis poemas nuevos a mis hermanos.

No. 6 LAS CADENAS Esta pintura es exactamente un pedazo de cadena y también puede verse un pedazo  de la cadenita de las esposas, así como de una caja negra. Cada vez que te sacaban de la celda del “hueco”, por el motivo que fuera, te ponían esposas en muñecas y tobillos. Cada vez que nos trasladaban a la Sala de la Corte o a ver a nuestros abogados, en aquel "segundo hueco" donde se pusieron las evidencias, en todo el trayecto íbamos encadenados y esposados. Tras nuestras sentencias, en el largo traslado hacia las prisiones de destino, nos pusieron la caja negra, inolvidable experiencia. De todas estas vivencias trata esta obra.

No.6 LAS CADENAS Esta pintura es exactamente un pedazo de cadena y también puede verse un pedazo de la cadenita de las esposas, así como de una caja negra. Cada vez que te sacaban de la celda del “hueco”, por el motivo que fuera, te ponían esposas en muñecas y tobillos. Cada vez que nos trasladaban a la Sala de la Corte o a ver a nuestros abogados, en aquel “segundo hueco” donde se pusieron las evidencias, en todo el trayecto íbamos encadenados y esposados. Tras nuestras sentencias, en el largo traslado hacia las prisiones de destino, nos pusieron la caja negra, inolvidable experiencia. De todas estas vivencias trata esta obra.

No.7  LA “REC”. Era la forma en que llamaban a la llamada "RECREACION". En esta pintura se ven en primer plano una hoja con un poema escrito y la pared del cubículo al que nos sacaban a la llamada recreación. Sobre la hoja y la pared esta la sombra de la rejilla que hacia función de ventilación y convertía aquel cubículo en una jaula. Además se ve la sombra de un ave que está cruzando en su vuelo sobre la pared y sobre el papel.  Bien temprano en la mañana, a veces antes de las 6, según mis cálculos, venían repartiendo el desayuno. Allí el oficial te preguntaba: ¿Rec? Y si le decías: ¡Yes!, te marcaba en una listica que iba haciendo. En cuanto acababan de repartir el desayuno venían a sacar a los pocos que íbamos a la llamada recreación. Esta "rec" por una hora, era de lunes a viernes. Era la única oportunidad de coger un poco de aire puro. Apenas cuando el sol comenzaba a levantar ya se vencía la hora y te llevaban de regreso a la celda (todo esto esposado por todos lados y chequeados de arriba a abajo). Mis hermanos no iban mucho a esta Rec.  René religiosamente lo hacíia los miércoles y creo que los viernes. Yo salía todos los días, así perdiera mi desayuno y hasta uno que otro lápiz o papel, o algún libro o ropa en los chequeos que cada vez que salía le hacían a mi celda. Sucedía que era ese instante de sentir aquel aire puro el que me daba la inspiración para algún poema. Imposible era sacar un lapicito de los que nos daban y un pedazo de papel para escribir, aunque hubo ocasiones en que lo logré. En mi hora de Rec  me dedicaba a caminar o correr, con chancletas que eran nuestros únicos zapatos, o descalzo; también hacia algo de yoga, pero sobre todo en mi mente perfilaba un poema, al que luego dedicaba prácticamente todo el día en la celda, hasta terminarlo.

No.7 LA “REC”. Era la forma en que llamaban a la llamada “RECREACION”. En esta pintura se ven en primer plano una hoja con un poema escrito y la pared del cubículo al que nos sacaban a la llamada “recreación”. Sobre la hoja y la pared esta la sombra de la rejilla que hacia función de ventilación y convertía aquel cubículo en una jaula. Además se ve la sombra de un ave que está cruzando en su vuelo sobre la pared y sobre el papel. Bien temprano en la mañana, a veces antes de las 6, según mis cálculos, venían repartiendo el desayuno. Allí el oficial te preguntaba: ¿Rec? Y si le decías: ¡Yes!, te marcaba en una listica que iba haciendo. En cuanto acababan de repartir el desayuno venían a sacar a los pocos que íbamos a la llamada recreación. Esta “rec” por una hora, era de lunes a viernes. Era la única oportunidad de coger un poco de aire puro. Apenas cuando el sol comenzaba a levantar ya se vencía la hora y te llevaban de regreso a la celda (todo esto esposado por todos lados y chequeados de arriba a abajo). Mis hermanos no iban mucho a esta Rec. René religiosamente lo hacíia los miércoles y creo que los viernes. Yo salía todos los días, así perdiera mi desayuno y hasta uno que otro lápiz o papel, o algún libro o ropa en los chequeos que cada vez que salía le hacían a mi celda. Sucedía que era ese instante de sentir aquel aire puro el que me daba la inspiración para algún poema. Imposible era sacar un lapicito de los que nos daban y un pedazo de papel para escribir, aunque hubo ocasiones en que lo logré. En mi hora de Rec me dedicaba a caminar o correr, con chancletas que eran nuestros únicos zapatos, o descalzo; también hacia algo de yoga, pero sobre todo en mi mente perfilaba un poema, al que luego dedicaba prácticamente todo el día en la celda, hasta terminarlo.

No 8  EL CUBILETE ¡YO DIJE POR ABAJO!  Esta pintura refleja cinco dados de un juego del cubilete. Han salido tres gallegos y dos negros, y en el título se me ocurre, aparte de cubilete, ponerle la expresión: ¡Yo dije por abajo! Claro está, había quien esperaba “el último instante" para decir "por abajo" y las broncas que eso generaba eran que pa' que contar, siempre como hermanos.  En un momento determinado, pasados varios meses de tenernos aislados en celdas, nos pusieron juntos de dos en dos, rotándonos, porque uno siempre se quedaba solo. Estas rotaciones eran cada tres semanas. Fue en esa convivencia que comenzaron a generarse ideas para pasar el tiempo de la mejor manera posible. Todo partió de un libro de Gabriel García Márquez, y Gerardo fabricó el juego de cubilete.

No.8 EL CUBILETE ¡YO DIJE POR ABAJO! Esta pintura refleja cinco dados de un juego del cubilete. Han salido tres gallegos y dos negros, y en el título se me ocurre, aparte de cubilete, ponerle la expresión: ¡Yo dije por abajo! Claro está, había quien esperaba “el último instante” para decir “por abajo” y las broncas que eso generaba eran que pa’ que contar, siempre como hermanos. En un momento determinado, pasados varios meses de tenernos aislados en celdas, nos pusieron juntos de dos en dos, rotándonos, porque uno siempre se quedaba solo. Estas rotaciones eran cada tres semanas. Fue en esa convivencia que comenzaron a generarse ideas para pasar el tiempo de la mejor manera posible. Todo partió de un libro de Gabriel García Márquez, y Gerardo fabricó el juego de cubilete.

No.9   EL PARCHÍS ¡TE JODÍ!  En esta pintura se ve una esquina de un tablero de parchís. Hay una ficha que no ha salido y otra de un contrario que está a tres pasos de la salida. Aparecen los dos dados con la combinación 5 y 3, es decir, la precisa para comerse al oponente. El  juego de parchís fue otra de las creaciones de Gerardo. La construcción de los dados se hizo con la misma "formula mágica". Hacer el tablero fue una genialidad. Conservar todo aquello a salvo de los shake down fue un milagro. A veces, en plena madrugada, me despertaba un ruido, como de una bronca. No pasaba nada. Eran Gerardo y Ramón jugando parchís en la celda de al lado.

No.9 EL PARCHÍS ¡TE JODÍ! En esta pintura se ve una esquina de un tablero de parchís. Hay una ficha que no ha salido y otra de un contrario que está a tres pasos de la salida. Aparecen los dos dados con la combinación 5 y 3, es decir, la precisa para comerse al oponente. El juego de parchís fue otra de las creaciones de Gerardo. La construcción de los dados se hizo con la misma “formula mágica”. Hacer el tablero fue una genialidad. Conservar todo aquello a salvo de los shake down fue un milagro. A veces, en plena madrugada, me despertaba un ruido, como de una bronca. No pasaba nada. Eran Gerardo y Ramón jugando parchís en la celda de al lado.

No. 10   EL AJEDREZ En esta pintura aparece parte de un tablero de ajedrez y sobre este alguna piezas, similares a las de un juego que construyó René. Se puede ver una cuchilla de las que daban para afeitarse y las piezas de cartón picadas.  No puedo precisar cuándo jugamos la primera partida de ajedrez Ramón (que era el que más jugaba de mis hermanos) y yo. Sí recuerdo que cuando estábamos aislados, en solitaria, cada uno, nos gritábamos cada movida a través de la ranura entre la puerta y el marco.  Yo había construido "un juego de ajedrez", picando con la mano pedacitos de cartón del contenedor donde nos daban la leche e identificando cada ficha con una letra. El tablero debió haber sido, simplemente, una hoja de papel con un tablero dibujado. Iba anotando cada movida. Pero sucedía que a mitad de juego se formaba tremendo enredo, por algún "error", y aquello no funcionaba del todo bien. Un buen día René nos dice que tenía un juego de ajedrez "profesional". En efecto, cuando nos pusieron de a dos, en las rotaciones, pudimos ver el juego que había elaborado tan magistralmente.

No.10 EL AJEDREZ En esta pintura aparece parte de un tablero de ajedrez y sobre este alguna piezas, similares a las de un juego que construyó René. Se puede ver una cuchilla de las que daban para afeitarse y las piezas de cartón picadas. No puedo precisar cuándo jugamos la primera partida de ajedrez Ramón (que era el que más jugaba de mis hermanos) y yo. Sí recuerdo que cuando estábamos aislados, en solitaria, cada uno, nos gritábamos cada movida a través de la ranura entre la puerta y el marco. Yo había construido “un juego de ajedrez”, picando con la mano pedacitos de cartón del contenedor donde nos daban la leche e identificando cada ficha con una letra. El tablero debió haber sido, simplemente, una hoja de papel con un tablero dibujado. Iba anotando cada movida. Pero sucedía que a mitad de juego se formaba tremendo enredo, por algún “error”, y aquello no funcionaba del todo bien. Un buen día René nos dice que tenía un juego de ajedrez “profesional”. En efecto, cuando nos pusieron de a dos, en las rotaciones, pudimos ver el juego que había elaborado tan magistralmente.

No. 11 PESCANDO (FICHINGO). Esta pintura representa lo que se conoce como "el carro" y "la línea".  El "carro" que traté de representar está hecho de un tubo de pasta con unas baterías adentro. La "línea" es simplemente una larga cuerda. Las cosas en el "hueco' comienzas a descubrirlas poquito a poquito y así se van integrando a la sobrevivencia de los reclusos en esas condiciones. Veíamos desde la ventanilla de la puerta cómo desde otra puerta salía a toda velocidad, por la ranura entre la puerta y el piso, algo que no podíamos identificar bien y que estaba atado a una larga cuerda, normalmente hecha de una tira de sábana. Claro que no tardamos  en darnos cuenta que era la forma más habitual de uno a otro preso para pasarse revistas y un montón de cosas más.  A veces, se sumaban varios reclusos para hacer llegar algo a alguien más distante. Aunque todo podía fracasar con la entrada inesperada de un oficial.

No.11 PESCANDO (FICHINGO). Esta pintura representa lo que se conoce como “el carro” y “la línea”. El “carro” que traté de representar está hecho de un tubo de pasta con unas baterías adentro. La “línea” es simplemente una larga cuerda. Las cosas en el “hueco’ comienzas a descubrirlas poquito a poquito y así se van integrando a la sobrevivencia de los reclusos en esas condiciones. Veíamos desde la ventanilla de la puerta cómo desde otra puerta salía a toda velocidad, por la ranura entre la puerta y el piso, algo que no podíamos identificar bien y que estaba atado a una larga cuerda, normalmente hecha de una tira de sábana. Claro que no tardamos en darnos cuenta que era la forma más habitual de uno a otro preso para pasarse revistas y un montón de cosas más. A veces, se sumaban varios reclusos para hacer llegar algo a alguien más distante. Aunque todo podía fracasar con la entrada inesperada de un oficial.

No. 12 LAS RONDAS NOCTURNAS. En esta obra aparecen, sobre un fondo todo negro, muchos ojos y tres círculos que intentan representar las linternitas que usan los oficiales para observar el interior de las celdas en la noche.  Además hay una silueta de alguien durmiendo, con su traje naranja. En el hueco tú no tienes control de la luz de tu celda. A veces le puedes pedir a un oficial que la deje encendida. Otros la apagan y no la vuelven a encender hasta que se lo pides al siguiente día. Las rondas nocturnas de los oficiales tienen sus horarios fijos de conteo, pero estas pueden repetirse, además, a cualquier hora de la noche y del día. No pocas veces, cuando uno estaba dormido en el más profundo sueño, sentías un golpe en la puerta y todo lo que veías era la luz de una linternita y los ojos del oficial que quería asegurarse que estabas allí y que estabas "sano y salvo". Esa y otras razones hacían que muchos en el “hueco” se quedaran despiertos casi toda la noche, para luego dormir casi todo el día. Algunos decían que así los días pasaban más rápido.

No.12 LAS RONDAS NOCTURNAS. En esta obra aparecen, sobre un fondo todo negro, muchos ojos y tres círculos que intentan representar las linternitas que usan los oficiales para observar el interior de las celdas en la noche. Además hay una silueta de alguien durmiendo, con su traje naranja. En el hueco tú no tienes control de la luz de tu celda. A veces le puedes pedir a un oficial que la deje encendida. Otros la apagan y no la vuelven a encender hasta que se lo pides al siguiente día. Las rondas nocturnas de los oficiales tienen sus horarios fijos de conteo, pero estas pueden repetirse, además, a cualquier hora de la noche y del día. No pocas veces, cuando uno estaba dormido en el más profundo sueño, sentías un golpe en la puerta y todo lo que veías era la luz de una linternita y los ojos del oficial que quería asegurarse que estabas allí y que estabas “sano y salvo”. Esa y otras razones hacían que muchos en el “hueco” se quedaran despiertos casi toda la noche, para luego dormir casi todo el día. Algunos decían que así los días pasaban más rápido.

No 13 LA CELDA DE LAS CUCARACHAS. En esta obra aparecen muchas cucarachas vistas desde arriba. Se han comido el pedazo de uno de los dados del cubilete. Andan sobre las chancletas, que eran nuestros único zapatos. Un buen día, en una de esas rotaciones de celda, nos llevan a Gerardo y a mí y nos mudan a otra ala del edificio, totalmente separados de nuestros hermanos. Nos ponen juntos en una celda y al menos sentimos este alivio. No nos dimos cuenta que uno de los dados del cubilete había caído bajo la litera. En la madrugada, mi hermano se levanta y se percata que por el piso corren incontables cucarachas. Era la única celda en la que habíamos vivido una situación similar. Al amanecer nos dimos cuenta de que se habían comido una esquina del dado.

No.13 LA CELDA DE LAS CUCARACHAS. En esta obra aparecen muchas cucarachas vistas desde arriba. Se han comido el pedazo de uno de los dados del cubilete. Andan sobre las chancletas, que eran nuestros único zapatos. Un buen día, en una de esas rotaciones de celda, nos llevan a Gerardo y a mí y nos mudan a otra ala del edificio, totalmente separados de nuestros hermanos. Nos ponen juntos en una celda y al menos sentimos este alivio. No nos dimos cuenta que uno de los dados del cubilete había caído bajo la litera. En la madrugada, mi hermano se levanta y se percata que por el piso corren incontables cucarachas. Era la única celda en la que habíamos vivido una situación similar. Al amanecer nos dimos cuenta de que se habían comido una esquina del dado.

No. 14 “EL SEGUNDO HUECO”. En esta obra intento representar los edificios del área del Centro de Detención Federal (FDC), la Corte y el down town, y en medio de todo ello, un cuartico, con una puerta pintada de negro, que representa lo que René calificó como "el segundo hueco", que fue el lugar donde se ubicaron nuestras "evidencias". Se pudiera contar con los dedos de una mano las veces que estuvimos individualmente, cada uno con su abogado, en ese lugar. No creo que estuviéramos allí, alguna de esas veces, por más de una hora. Así fue diseñada la "preparación" de nuestra defensa para el juicio por quienes lograron crear este "segundo hueco".

No.14 “EL SEGUNDO HUECO”. En esta obra intento representar los edificios del área del Centro de Detención Federal (FDC), la Corte y el down town, y en medio de todo ello, un cuartico, con una puerta pintada de negro, que representa lo que René calificó como “el segundo hueco”, que fue el lugar donde se ubicaron nuestras “evidencias”. Se pudiera contar con los dedos de una mano las veces que estuvimos individualmente, cada uno con su abogado, en ese lugar. No creo que estuviéramos allí, alguna de esas veces, por más de una hora. Así fue diseñada la “preparación” de nuestra defensa para el juicio por quienes lograron crear este “segundo hueco”.

No.15  LA BOLITA. Esta es una pintura muy sencilla en la que aparece pintado en naranja lo que representa parte de un cuerpo, que sería en este caso el mío, bastante flaco, y en el centro hay cinco bolas superpuestas, que intentan representar una especie de bolitas brincando. Hablar de "la bolita", para mí, es ir a los recuerdos de los momentos más duros que pasé en el “hueco”. La combinación de muchos factores, de ese castigo bien diseñado, comenzaron a hacer mella en mi precario estado físico: pérdida visible de peso, sangramiento de las encías, dolores causados por la prematura artritis y problemas digestivos, entre otros. La atención médica era casi nula. Todo se resolvía con un asistente médico que pasaba muy tempranito en la mañana y te indicaba  alguna pastilla que él entendiera calmaría tus dolencias. Tras una larga reclamación, en lugar de llevarme al dentista, vino este a verme en el “hueco”. Esposado en una silla, me reconoció y todo lo que hizo fue decirme que mis problemas eran por mi mala limpieza y que bien yo podía coger un hilo de la toalla y usarlo como hilo dental. No exagero con estas historias: me quedo corto y no cuento muchas otras cosas. El estrés, la deficiente alimentación y todo lo demás alteraron mi sistema nervioso, y padecía de un persistente dolor en la boca del estómago, sintiendo que algo me saltaba allí constantemente. Mis hermanos, preocupados, pero intentando que me relajara, inventaron el nombre de "la bolita" a ese padecimiento. Así, muchas veces, cuando podíamos conversar o nos veíamos al bajar a algún asunto a la Corte me preguntaban: ¿Fakir, cómo está la bolita?

No.15 LA BOLITA. Esta es una pintura muy sencilla en la que aparece pintado en naranja lo que representa parte de un cuerpo, que sería en este caso el mío, bastante flaco, y en el centro hay cinco bolas superpuestas, que intentan representar una especie de bolitas brincando. Hablar de “la bolita”, para mí, es ir a los recuerdos de los momentos más duros que pasé en el “hueco”. La combinación de muchos factores, de ese castigo bien diseñado, comenzaron a hacer mella en mi precario estado físico: pérdida visible de peso, sangramiento de las encías, dolores causados por la prematura artritis y problemas digestivos, entre otros. La atención médica era casi nula. Todo se resolvía con un asistente médico que pasaba muy tempranito en la mañana y te indicaba alguna pastilla que él entendiera calmaría tus dolencias. Tras una larga reclamación, en lugar de llevarme al dentista, vino este a verme en el “hueco”. Esposado en una silla, me reconoció y todo lo que hizo fue decirme que mis problemas eran por mi mala limpieza y que bien yo podía coger un hilo de la toalla y usarlo como hilo dental. No exagero con estas historias: me quedo corto y no cuento muchas otras cosas. El estrés, la deficiente alimentación y todo lo demás alteraron mi sistema nervioso, y padecía de un persistente dolor en la boca del estómago, sintiendo que algo me saltaba allí constantemente. Mis hermanos, preocupados, pero intentando que me relajara, inventaron el nombre de “la bolita” a ese padecimiento. Así, muchas veces, cuando podíamos conversar o nos veíamos al bajar a algún asunto a la Corte me preguntaban: ¿Fakir, cómo está la bolita?

El Necio, de Silvio Rodríguez

Los textos de Antonio, Gerardo y Ramón han sido editados por Víctor Casaus.

Se han publicado 27 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Luis Miranda dijo:

    Eres uno de los grandes, Tony. No puedo dejar de tener rabia cada vez que pienso en ustedes, y tú respondes a tus carceleros con arte. Haremos todo lo posible para que regreses. Y ya yo tengo mi cinta amarilla. Un abrazo, hermano

  • Ostias dijo:

    Impresionante.

  • Onda dijo:

    AL LEER EL SIGNIFICADO DE CADA PINTURA HE VIVIDO UNO A UNO CADA AÑO DE SU INJUSTA ENCARCELACIÓN

  • ELE dijo:

    El arte tiene la gran virtud de llegar hasta el mas incredulo en un tema, y con estas acuarelas con sus tonos suaves, tocan una verdad muy dura, y muestran la gran resistencia de los cinco.
    Las nombrads Number,La P,La rejilla,Las cadenas,Rondas nocturnas y la bolita son un verdadero poema que muestran esa realidad tan dura.
    Todo el pueblo cubano los admira, los apoya y los esperamos con mucho amor porque representan nuestra propia resistencia contra el imperio. El dia 12 toda Cuba con amor reclamará la vuelta a casa de todos.
    LIBERTAD PARA NUESTROS HEROES.
    CUBA LOS ESPERA.

  • FOREVER dijo:

    Interesantes pinturas tony, al observarlas es como si de pronto uno estuviera metida tambien en esos lugares lugubres y solitarios , quisiera poder comunicarme contigo pero no tengo la forma ni la direccion donde pudiera hacerlo, de todas maneras siempre sigo muy de cerca todo lo que les ocurre y siempre que puedo leo todo lo que escribes , espero que muy pronto puedan estar cerca de nosotros y libres como el viento, como las cintas amarillas que ya estan llenando toda nuestra isla.

  • rey_22 dijo:

    sencillamente conmovedora la muestra, Gigante Antonio. Suerte a todos!!!!

  • Yoandy Doble dijo:

    Saludos a Tony y a sus hermanos encarcelados injustamente en las entrañas del MONSTRUO como diría Martí. Un agradecimiento a Cubadebate por hacer posible disfrutar de estas obras de arte pintadas por Antonio una muestra de que las penas se pueden convertir en alegría. Mucha fuerza y coraje que los cubanos somos así si ustedes no se rinden mucho menos nosotros abandonaremos esta lucha por su Liberación (Free Cuban 5). Mañana en cada rincón de Cuba se podrán apreciar cintas y lazos amarillos en apoyo a su causa y te digo toda mi familia ya tiene sus #CintasAmarillasxLos5.

  • jose antonio dijo:

    …hay hombres de los que admirar es una obligación, hay hombres con una sensibilidad que es vigor y luz, hay hombres que nos ayudan a pensar y crecer, gracias tony

  • Dayguan.cav dijo:

    Quisiera que estas mismas acuarelas puedan verse en otras galerias y museos, soy de Ciego de Avila y no puedo ir hasta allá a disfrutar de ese arte de Tony.

  • Olguita dijo:

    Qué maravilla de hombre, de hombres. me da tristeza pero a la vez me río, me imagino que a ustedes les pase lo mismo, pero admiro tanta fortaleza que no es posible que un ser humano tenga tanta voluntad, valor e inteligencia. Gracias por tenerte Tony y tenerlos hermanos.

  • bili dijo:

    Es desesperante escuchar los relatos de todo lo que han pasado.
    Mañana todos a portar un lazo amarillo por su libertad

  • gordi dijo:

    Que valentía !, que amor! , qe coraje el que sentimos cuando vemos la injusticia, la crueldad que cometen con ustedes.

    Vivan los 5!

    Liberen anuestros hermanos!

  • Darío dijo:

    Mañana se cumplen 15 años de esa fatídica fecha en que todo echó a andar en contra de 5 personas realmente valiosas, portemos todos una cinta amarilla para lograr su regreso. Cuba está con Uds.

    • kenia mederos dijo:

      Como dijo Martí…Hay hombres que llevan en sí el decoro de muchos hombres…

  • Olga Lidia Sandoval (Lidia San) dijo:

    Saludos a Tony y los demás. La exposición íntegramente esta muy conmovedora, la No.5 La rejilla de ventilación, en lo personal me gustó mucho. Tenemos fe de que sean escuchadas las peticiones por la pronta liberación de todos ustedes. Gracias y que Jehová de bendiga mucho.

  • Alien dijo:

    Maravillosas sus obras en verdad representas las circunsyancias que han pasados todos eso en verdad representa cada obra, de lo cual cada uno de ellos ha sufrido el horror de un gobierno que no tiene pruebas que solo son hombres que defendieron la causa justa de su país como tantos que la han defendido para ver todo lo dias el sol cubano con sus niñosy sonriente y cada dia cada cubano seguir adelante venciendo creo que ellos deben ser liberado ya hasta cuando OBAMA LIBERA YA A LOS 5,CUBA PALANTE

  • Alien dijo:

    Creo que es injusto tener a estos hombres preso, OBAMA trata de reflexionar y capitula que eres en verdad aunque sea una vez en la vida el PREMIO Nobel de la Paz, recesa las guerra con Siria que es pueblo que no se mete con nadie, PAZ PARA EL MUNDO

  • granito de arena dijo:

    Quisiera que toda Cuba tuviera la oportunidad de conocer esto. Todos debemos saber lo vivido y la grandeza de nuestros Cinco hermanos. Gracias, Cubadebate por esta opotunidad.

  • Alb dijo:

    Es demasiada injusticia para estos seres tan nobles y humanos. Basta ya, mañana cumplen 15 años de injusta condena ya que su causa era la lucha contra el terrorismo. Ellos son prisioneros políticos del imperio y de esto debe tomar conciencia el pueblo de los EE.UU que son los que pueden presionar para sacarlo de ahi.

  • Celia dijo:

    ¡Qué dignidad tienen nuestros 5 hermanos prisioneros! Es impresionante la grandeza que encierran, a pesar de sufrir tanto dolor y maltratos en estos 15 años.
    Mañana, el deber de todos los cubanos dignos y revolucionarios es portar cintas amarillas y lazos en pos de lograr acabar con tanto sufrimientos y regresarlos urgente a nuestra Patria. Mi familia y yo, mis vecinos y mis compañeros de trabajo diremos ¡PRESENTE!

  • arqueros cubanos dijo:

    LA SELECCIÓN NACIONAL CUBANA DE TIRO CON ARCO SE UNE A LA CAUSA POR EL RETORNO DE LOS 5.¡FIN A LA INJUSTICIA!¡LIBERTAD YA!

Se han publicado 27 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Antonio Guerrero Rodríguez

Es uno de los Cinco cubanos presos en Estados Unidos desde 1998 por monitorear redes terroristas que operan en Miami contra Cuba.

Vea también