Imprimir
Inicio » Noticias  »

El amor y el temor son los principios de la regulación divina de la conducta

Publicado en: NosOtros
En este artículo: Antropología, Cuba, Cultura, Religión, Yoruba
| 17

yoruba-danza(Segunda parte y final) Entrevista con el santero Remberto

R.M.L.G.: ¿A Dios se le ama y se le teme?

Remberto: Las dos cosas.

R.M.L.G.: ¿Cuál de los dos sentimientos es más fuerte?

Remberto: El temor. Tú amas a Dios, pero tú no lo conoces, no has podido establecer una conversación como la que estoy estableciendo contigo, ni conoces las condiciones que Él te pueda poner a ti en tu vida presente, pasada y futura. Y no hay nada como el temor a lo desconocido. El temor es mucho más fuerte porque no sabes hasta dónde pueda llegar el castigo. Esta incertidumbre es lo que te hace caer en preguntas del tipo: "¿Y si me pasa algo, si me sucede algo? ¿Y si al final de verdad me pasan la cuenta?" Es un sentimiento hacia un poder infinitamente superior al tuyo, que tú no tienes cómo encauzar ni puedes encuadrar. Quizá tú ames mucho a tu madre, por el hecho de ser tu madre, y ames mucho a tu esposo por el hecho de ser tu esposo; pero no tienes por qué temerles, o no es necesario que les temas. Pero el temor a Dios es infinito, pues no sabes cuándo, cómo y hasta dónde este poder te pueda tocar. El temor hacia Algo que desconoces es superior, es lo superior.

R.M.L.G.: ¿Y Usted cree que, si desapareciera el temor, desaparecería el sentimiento religioso?

Remberto: Yo creo que no, porque quedaría el amor. Ambas cosas van aparejadas. El temor y el amor van aparejados para llegar a Dios; de una manera muy distinta el uno del otro, pero ambos van caminando de la mano. Quizá tú le temas a una cosa, no sé, a equis circunstancia, y al mismo tiempo la ames. Quizá de niña le tenías temor a tu padre, a que te fuera a golpear, a que te fuera a castigar, o qué sé yo... Sin embargo, lo amabas, porque era tu padre, porque te dio la vida, te lo dio todo. ¿Hasta qué punto puedes separar el amor del temor? Lo que puedo asegurarte es que el temor es un freno muy grande en el individuo que tiene una religión, para no caer en el vacío.

R.M.L.G.: ¿Qué otras cosas puede aportarle la religión a la humanidad? ¿Qué papel puede tener la religión en la solución de los problemas humanos?

Remberto: La ética. La moral basada en el amor y el temor de Dios. Todas las religiones tienen sus principios, tanto la católica, como la yoruba, como cualquier otra. Pienso que el sentimiento de humanismo, el sentimiento de proteccionismo, el sentimiento de amor hacia algo, va muy aparejado a la cuestión religiosa. Como decía Heródoto, la humanidad es la misma y la historia se repite. Imagínate a dónde iríamos a parar y cómo estaría el mundo si no existiese un freno para todos nuestros desenfrenos, y perdona la redundancia.

R.M.L.G.: Pero la religión no es el único freno.

Remberto: ¿Cuál otro?

R.M.L.G.: El derecho, la ley.

Remberto: El temor a violar la ley y que te pongan una multa o te metan preso nunca será superior al temor de Dios.

R.M.L.G.: También está la moral. No toda moral es religiosa, y la idea del bien puede ser un regulador eficaz de la conducta.

Remberto: Bueno, eso es discutible. En sus orígenes, la moral es religiosa. Los primeros tratados éticos están en textos religiosos. Revisa el Viejo Testamento: no robes, no mates, no cometas adulterio... Revisa también los libros de Ifá. Luego vienen las adaptaciones, incluso las adaptaciones ateas. Pero no hay mayor regulador de la conducta que la idea de Dios. Eso te lo puedo asegurar. Porque es la idea más poderosa, más infinita, más inescrutable. Sin ella imperaría la prepotencia de unos seres sobre otros, de unos países sobre otros, de unas naciones sobre otras, de un sistema sobre otro sistema...

R.M.L.G.: Pero eso es lo que se observa a simple vista en el mundo, aunque, según todas las estadísticas existentes, la aplastante mayoría de la población de todos los países es religiosa.

Remberto: Es verdad. ¡Imagínate si no tuvieran ningún temor de Dios! Este temor pone limitaciones y frena en parte la actuación de los individuos, las naciones, los Estados. Hasta en las guerras se hace tregua en época de Navidad, por respeto al nacimiento de Cristo. Por respeto y por temor (vuelvo siempre a lo mismo), dos países que se están bombardeando y quieren destruirse el uno al otro, ponen un límite, aunque sea temporal, a la destrucción y la irracionalidad. La religión es el freno; el amor y el temor son las riendas que tiene Dios para evitar que su Creación se descarrile; aunque a veces parece que nosotros los humanos hacemos todo lo que está a nuestro alcance para descarrilarla. El temor a caer en un vacío, a que seas castigado; y el amor que puedes sentir hacia todo lo que te rodea, que te impulsa a hacer el bien al medio social en que te desenvuelves son los principios cósmicos de la regulación divina de la conducta.

R.M.L.G.: ¿Qué futuro Usted le augura a la religión?

Remberto: No sé. Mis conocimientos, mi lógica, mi raciocinio, mi entendimiento no me alcanzan para predecir el futuro de la religión; pero me imagino que una nación, un pueblo, un mundo sin religión, serían el desastre en todos los sentidos, porque imperaría entonces el poder de los hombres, las ideas de los hombres, los apetitos, las ambiciones y los instintos; y eso no tendría freno. La humanidad debería amarse un poco más, compenetrarse un poco más, cosa que me parece bien difícil: ¡han pasado muchos años desde que el mundo es mundo y los seres humanos cada vez somos más bárbaros! Pero si esa compenetración fuera factible, sería la maravilla. Viviríamos todos sobre la base del amor a Dios y al Hombre.

Se han publicado 17 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Ciro dijo:

    En este campo, el temor es respeto al máximo, al infinito; indica conciencia de la existencia de un límite a las acciones y pensamiento humano. No es miedo, por que este induce a la tentación, a la curiosidad, a sobreponerse. El miedo es reto.

  • alejandro dijo:

    Como alguien dijo!,"Las Religiones son el Opio para los pueblos"!,Todas las religiones han estado de la Mano de las fuerzas Opresoras,Oligarcas,Naciones invasoras,Ocupantes,etc..dividen los pueblos,Familias,etc..y todas basadas en escrituras Medievales,Historietas divinizadas,cosas irracionales!,repetidas hasta el cansancio y a conviniencia de la misma religion!,Muchas son las evidencias ke han puesto al desnudos el Origen de estas!,y sus contribuciones para manipular a las masas de gentes,paises etc,Todas esas escrituras medievales son una farsa,llenas de terror,guerras,castigos,etc..para ser mejores hay ke trabajar empezando por nuestro interior,el yo interior,y tratar de ser mejores cada dia como seres Humanos,las religiones lo ke hacen es ocultar nuestros malos egos,no eliminarlos!,solo se puede estar bien con uno mismo,cuando se hace el bien!,se ama,y se trabaja!.

  • Armando Alvarez dijo:

    Las religiones son y no son opio. Depende cómo, quienes, y cuándo están en el juego. sabemos de episodios extremos donde las religiones han mostrado su cara desvastadora, pero de igual manera constatamos actos heroicos protagonizados por ellas. Eso creo.

  • Bisi Balogui dijo:

    Bueno, muy bueno. Gracias a este espacio de reencuentro y conocimiento de nuestra cultura y de nuestra vida.

  • Carlos Valdés Sarmiento dijo:

    Es irreconciliable la idea de Dios, tenga el nombre que tenga y el temor,el castigo viene del anti-Dios, tenga el nombre que tenga, a la luz solo hay amor, confianza, alegría, justicia, apoyo, consuelo, recompensa..., lo otro pertenece al reino de la oscuridad, tenga el nombre que tenga, porque en el fondo esta el odio, que es el que utiliza esos poderes para castigar.

  • Donato Acosta dijo:

    Amigo Carlos, aqui temor no se asocia a la oscuridad o a los Antidioses, concuerdo con Ciro que se trata del temor asociado al respeto y al reto que tienen ante si los religiosos en su vida. Temor y amor van unido de igual manera en los sentimientos que tenemos por nuestros padres, claro, cuando hay algo que admirar y respetar en ellos.Porque igual que en las religiones, hay padres que ni se aman ni se temen.

  • REY dijo:

    Si es posible creer en la existencia de un Ser superior que creó el mundo donde vivimos y el Universo que nos rodea, y que nos concedió la oportunidad de vida y progreso, sería lógico y racional esforzarnos en el sentido de comprenderlo. La Religión debería configurarse en una institución de gran importancia para la humanidad, aunque, su sentido acabó por ser desvirtuado por los hombres. Su función sería la de transmitir las enseñanzas divinas a los seres humanos, liberándolos de la esclavitud de la ideas materialistas, que lo aferran a un mundo de ilusiones transitorias, sin comprender el verdadero sentido de la vida.
    No existe aún en el lenguaje humano, palabras que puedan definir la verdadera naturaleza de Dios. El Espiritismo permite analizar con mucha racionalidad estos problemas, pero aún no es lo ideal. Cuando el Espíritu alcance la evolución de espíritu puro, él comprenderá al Creador más ampliamente. Esta comprensión respecto al Padre es apenas relativa a su grado de adelanto.

  • REY dijo:

    El ejemplo de amor dado por Jesús, en el mayor mandamiento: Amaras a Dios sobre todas las cosas y a tu prójimo como a ti mismo, es la máxima por excelencia para nuestras vidas.
    Juan, el Evangelista, estableció que Dios es Amor.
    Si Dios es amor, nosotros, sus hijos, somos herederos de ese amor y recibimos como herencia el Universo.
    El Espíritu Lázaro asevera: “El hombre en su origen sólo tiene instintos; más adelantado y corrompido sólo tiene sensaciones, más instruido y purificado, tiene sentimientos; y el punto delicado del sentimiento es el amor; no el amor en el sentido vulgar de la palabra, sino ese sol interior que condensa y reúne en su ardiente foco todas las aspiraciones y todas las revelaciones sobrehumanas. La ley de amor reemplaza a la personalidad por la fusión de los seres, y aniquila las miserias sociales…”
    El amor, por lo tanto, es la meta de cada criatura en la búsqueda de la perfección.
    Dijo Jesús: Sed perfectos como perfecto es vuestro Padre celestial…
    La perfección es el amor; ser perfecto es el objetivo. La humanidad siempre ha tenido ejemplos de devoción, humildad y amor:
    Francisco de Asís, Madre Teresa de Calcuta, Damián de Veuster, Gandhi, Francisco Cândido Xavier…
    Luego del viaje interior, del “amarse a sí mismo”, de forma natural emprenderemos el viaje exterior, para el amor al prójimo, a la humanidad…
    El Espíritu João de Brito, a través de la mediumnidad psicográfica de Francisco Cândido Xavier, escribe:
    EL AMOR, sublime impulso de Dios, es la energía que mueve los mundos:
    Todo crea, todo transforma, todo eleva.
    Palpita en todas las criaturas.
    Alimenta todas las acciones:

  • REY dijo:

    El odio es el amor que se envenena.
    El temor es el amor que no se da por miedo.
    La pasión es el amor que se incendió.
    El egoísmo es el amor que se concentra en sí mismo.
    El celo es el amor que se dilacera.
    La revuelta es el amor que se corrompe.
    El orgullo es el amor que enloquece.
    La discordia es el amor que se divide.
    La vanidad es el amor que se ilude.
    La avaricia el amor que se encarcela.
    El vicio es el amor que se embrutece.
    La crueldad es el amor que se tiraniza.
    El fanatismo es el amor que se petrifica.
    La fraternidad es el amor que se expande.
    La bondad es el amor que se desarrolla.
    El cariño es el amor que florece.
    La dedicación es el amor que se extiende.
    El trabajo digno es el amor que se esmera
    La experiencia es el amor que madura.
    La renuncia es el amor que se ilumina.
    El sacrificio es el amor que se santifica.
    El Amor es el clima del Universo.

  • SCS dijo:

    Remberto, según dices tú en la entrevista, y cito: "Pero el temor a Dios es infinito, pues no sabes cuándo, cómo y hasta dónde este poder te pueda tocar. El temor hacia Algo que desconoces es superior, es lo superior."
    Si lees la Biblia aprenderás un poco más de Dios, porque ese Dios del que estás hablando ahí no es el Dios verdadero, Creador de todo lo que existe y Salvador de la humanidad.

    Y también dices, cito: "La religión es el freno; el amor y el temor son las riendas que tiene Dios para evitar que su Creación se descarrile; aunque a veces parece que nosotros los humanos hacemos todo lo que está a nuestro alcance para descarrilarla. El temor a caer en un vacío, a que seas castigado; y el amor que puedes sentir hacia todo lo que te rodea, que te impulsa a hacer el bien al medio social en que te desenvuelves son los principios cósmicos de la regulación divina de la conducta."
    Te repito, ese Dios del que hablas no es el verdadero Dios. Dios envió a Su Hijo a morir por nuestros pecados, si te arrepientes de tus pecados, lo aceptas en tu corazón y vives para ÉL, no te vas a descarrilar, y más aún, vivirás con ÉL eternamente.
    Dios te ama, y quiere salvarte, querrás salvarte tú ?
    Dios te bendiga y abra tus ojos.

  • Ernesto Franco dijo:

    ¿Y por que habla SCS en nombre de su Dios como si fuera el dios de todo el mundo. ¡Que clase de soberbia y jactancia, señooorrrr!!!
    No han crecido ustedes!!! Siguen siendo los mismos que en el Medioevo.
    La soberbia no es digna de tu Dios, hasta donde conzco.

  • cristobal dijo:

    cristobal.
    oye ernesto jajajaja lo de SCS.NO TIENE REMEDIO es un furibundo fanatico el pobre,ya sus opiniones aburren,lo mismo con lo mismo.no plantea nada nuevo.parece una grabadora,repite,repite y repite.no se como no se da cuenta.me imagino que los que le rodean cuando lo ven se mandaran a correr jajajajajajaja le zumba el merequeten.hay un refran que dice..dime de que presume y te dire de que carece...y este SCS.A LO MEJOR ES EL DIABLO EN PERSONA.SALUDOS.

  • Machaco dijo:

    El amor y el temor son sentimientos humanos, y por tanto divinos. No sé por donde viene el asombro. Si los estamos frecuentando a NosOtros somos consecuentes, entonces nada debe asombrar cuando de valores divinos se trate porque no se lleven nada de distancia con los valores nuestros aqui en la más profunda de nuestras tierras.
    Me pareció muy clara la opinión de Remberto y la comprendo, aunque no la comparto porque no tengo creencias de este tipo, tengo otras creencias no religiosas

  • Fro dijo:

    saludos a todos.Remberto concuerdo con tus criterios, el amor a Dios si está acompañado de temor, la ley del Karman dice que se volverán tus acciones en tu favor o en tu contra, toda acción tiene una reacción, según sea la acción será lo que te devuelva el universo. Rey muy interesante tu opinión, sería bueno leer sobre Francisco Cândido Xavier.Ya con lo que citaste me gusto. chao

  • Vilma dijo:

    ¿Y que pasa que no sale el trabajo que correspondia el miercoles?

  • Jorge dijo:

    "Pero no hay mayor regulador de la conducta que la idea de Dios. ..Sin ella imperaría la prepotencia de unos seres sobre otros, de unos países sobre otros, de unas naciones sobre otras, de un sistema sobre otro sistema..."
    Caramba Remberto, que débil argumento. Solo mire a su alrededor y compruebe la inutilidad de su Agente Regulador.
    Se puede sustituir el temor de dios con el amor a la humanidad. Se puede y se debe.

  • SCS dijo:

    Ernesto Franco y Cristóbal, que el Señor tenga misericordia de ustedes. Dios les bendiga y les abras los ojos a Su verdad.

Se han publicado 17 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Rosa María de Lahaye Guerra

Rosa María de Lahaye Guerra

Es doctora en Ciencias Filosóficas y antropóloga cubana. Actualmente es profesora de la Facultad de Filosofía e Historia de la Universidad de La Habana. Tiene varios libros publicados, entre ellos "Yemayá a través de sus mitos", en coautoría con Rubén Zardoya.

Vea también