Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Tribunal cubano modifica sanción de pena de muerte por 30 años contra terrorista Otto René Rodríguez

| 3
Otto René Rodríguez Llerena, durante el juicio que se le siguió en 1998.

Otto René Rodríguez Llerena, durante el juicio que se le siguió en 1998.

La Sala contra los Delitos de la Seguridad del Estado del Tribunal Supremo Popular decidió este lunes 6 de diciembre modificar la sanción de pena muerte por la de 30 años, a Otto René Rodríguez Llerena por el delito de terrorismo de carácter continuado.

Rodríguez Llerena, ciudadano salvadoreño, colocó el 3 de agosto de 1997 un artefacto explosivo debajo de una butaca en el hall del hotel habanero Meliá Cohiba, y la programó para que explotara a las siete y cuarto de la mañana del día siguiente.

Aunque esta bomba no provocó víctimas, sí ocasionó daños en el hotel valorados en 6.500 dólares.

Por el cumplimiento de esta misión, el mercenario salvadoreño recibió 1.000 dólares que, según dijo en el juicio que se le siguió en La Habana, le entregó Posada Carriles.

Diez meses después de colocar la bomba en el hotel Cohiba, Rodríguez Llerena viajó nuevamente a La Habana, a donde llegó el 10 de junio de 1998, a cumplir una nueva misión encomendada por Posada Carriles: introducir en Cuba 1 519 gramos de explosivos C 4, dos detonadores y dos relojes para activar los explosivos. En esta ocasión fue detectado por agentes aduaneros y detenido.

Rodríguez Llerena confesó en la vista que esos explosivos tenía que entregarlos al ciudadano cubano Juan Francisco Fernández Gómez (agente Félix de la Seguridad del Estado cubana), pues, según dijo, “Ignacio Medina (Posada Carriles) me pidió que cumpliera otra misión terrorista para él y, al negarme, me ofreció 200 dólares y los gastos del viaje para traer y entregar los explosivos a Juan Francisco, cosa que acepté”.

El pasado viernes el Tribunal Supremo acordó sustituir la sanción original de pena de muerte que se le impuso a otro terrorista salvadoreño, René Cruz León, por la de 30 años de privación de libertad.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • OLIMPIO RODRIGUEZ SANTOS dijo:

    ESTO HA SIDO UNA MUESTRA DE LA GENEROSIDAD DE LA JUSTICIA CUBANA A PESAR DE LO TERRIBLE DEL DELITO COMETIDO POR ESTE INDIVIDUO.

  • Altagracia Ramos dijo:

    La generosidad también tiene un límite .Aqui al parecer no hubo muertos , de lo contrario tengo que que pensarlo, este tipo de gente el dinero es su generosidad y no les importan quienes caingan

  • Gabriel de Acosta dijo:

    Se podría titubear esta pena. Por un lado sería lógico pensar ¿Privarle de la vida sería lo mejor? o ¿Que pague sus delitos tras las rejas? En mi modesta opinión creo que privarle de la vida sería dejarle libre, sin embargo dejarlo mucho tiempo tras las rejas daría la posibilidad de un verdadero arrepentimiento. Aunque este tipo de personajes no poseen ni conciencia ni arrepentimiento. Muy cierto es que no hubo muertos pero pensemos que “Y si un niño cubano o extranjero, que apenas tiene conciencia de lo que es terrorismo o política ¿debería pagar con su vida?” El dictamen del tribunal ha sido justo al privarle de la libertad por 30 años, pero si hubiese dictaminado privarle de la vida NADIE PODRÍA REPROCHAR EL VEREDICTO Y SERÍA TAN JUSTO COMO ESTE QUE SE LE ACABA DE IMPONER. Este es un guantazo contundente a los que piensan que nuestros Tribunales son injustos, esto va dirigido a los que a 90 millas encarcelan a 5 jóvenes inocentes a los cuales la justicia parece voltearles la cara y extenderle la mano al dinero ofrecido por el mismo Gobierno Estadounidense.
    Muchas gracias.
    Gabriel Acosta

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también