Imprimir
Inicio » Especiales, Sociedad  »

Un regalo de Eusebio

| 18 |

Eusebio Leal A la luz del Maestro Foto Roberto Chile / Cubadebate

Vivo cerca de Eusebio Leal y desde hace meses converso con un compañero que lo traía o lo llevaba desde esa casa. Mi pregunta de siempre ¿cómo está? Él sabía de qué iba la interrogante, porque el Historiador ha estado enfermo desde un tiempo atrás.

A pesar de ello, los festejos por los 500 años de La Habana lo vieron recibir a los Reyes de España, asistir a algunos de los homenajes a la capital, pero no pudo estar el 16 de noviembre en la vuelta a la Ceiba en el Templete, como un rito de años para recordar el primer cabildo, aquella vuelta fundacional, tradición en la que Leal siempre estuvo presente.

“Tampoco en la asamblea extraordinaria del Poder Popular de La Habana, donde estaban entre otros dirigentes Raúl y Díaz Canel. Muy mal se debe sentir mi vecino si no está ahí, cuando el aplauso cerrado a un homenaje, justo al Historiador, retumbó en el Gran Teatro Alicia Alonso. Ojalá haya visto los 16 mil fuegos artificiales del cumple de su novia, ojalá esté solo cansado y un rabo de nube se lleve su enfermedad, que muchos conocemos y por la que sufrimos desde hace meses”, escribí por esos días esperando un desenlace que llegó hoy, 31 de julio.

Luchó a camisa quitada contra el mal que lo comía por dentro y lúcido, aunque muy demacrado y con voz temblorosa, ofreció algunas declaraciones para la televisión.

La última vez que lo vi fue por la tarde, ya había entrado al carro y salió para con su mano saludarme. Fue un esfuerzo y, por eso, respeto el gesto y lo guardaré en mi memoria como un regalo de la vida.

Su nombre se inscribirá en la historia de Cuba como el gran propulsor de preservar y restaurar La Habana. Fue, es, un gran cubano y lo merece pero para mí fue y es:

Mi vecino Leal

No voy a escribir del adolescente que con apenas quinto grado empezó a trabajar en el gobierno de La Habana, y estudiando se hizo universitario, Dr. en Ciencias y ha recibido varios doctores Honoris Causa de altos centros de estudio de distintas latitudes.

Ni del hombre que ha recibido premios, condecoraciones de Cuba (Félix Varela, entre otras) y de Francia, Italia, Bolivia más otro importante número de naciones que le han reconocido como uno de los cimeros intelectuales de Cuba en las últimas décadas.

No dedicaré estas líneas al mortal vestido de gris venerado por los habaneros, que se le acercan con un documento que consideran importante, o para brindarle un café con leche, como gratitud por haber convertido su barrio en lugar confortable.

No me detendré en una oratoria singular que puso de pie (es un solo ejemplo) a los delegados del Sexto Congreso de la UNEAC, cuando habló de lo cubano y la necesaria unidad que deben buscar los nacidos en esta Isla, tampoco del diputado por varios periodos, ni del miembro del Comité Central del Partido Comunista, del escritor que acumula una sustancial papelería especialmente acerca de la historia de Cuba.

Haré una breve parada en el comunicador que en los años ochenta, quizás un poco antes de la declaración de la Habana Vieja como Patrimonio de la Humanidad, con el periodista Orlando Castellanos montó un espacio para hablar y enamorar a su ciudad. Aquella incursión mutaría hacia un programa televisivo Andar La Habana, que logró devenir propuesta cultural y de entretenimiento por varios años, tanto que “andar La Habana” se ha convertido en una manera de decir “caminar mucho”.

Ese programa televisivo con varios directores (Teresa Ordoqui, Puri Faget, entre otros) tuvo el mérito de dar a conocer al país un modo especial de decir, una oratoria culta y a la vez sencilla, para admirar a los eruditos y convencer a los menos letrados que vale la pena caminar por calles adoquinadas entre vetustas construcciones, que esconden a veces vitrales sorprendentes.

Pero no seguiré escribiendo de ese comunicador, sino de mi vecino Leal o mi Leal vecino. Lo veía salir de su casa algunas veces, cuando yo abandonaba la mía temprano en la mañana, rápido, casi siempre apurado, pero con tiempito para cruzar y preguntarle a la octogenaria Emy por su hijo, ella que muy oronda me ha enseñado el almanaque del año que Leal siempre le trae.

Él se me ha acercado para quejarse de la basura tirada en una esquina o del agua corriendo por el contén porque “no se dan cuenta que los niños se pueden infectar”.

Llevaba yo un año viviendo cerca de mi vecino Leal, cuando una tarde, debajo de un fuerte aguacero vinieron a buscar a Ramón. Su perrita, tan vieja como él, lo tenía atado a su casa, donde comía más de lo que le regalaban los vecinos que de lo hecho por él. Leal le había preguntado si quería ir para un hogar de abuelos y cuando Ramón le dijo que sí, allá lo llevó donde está limpio, bien comido, sale de vez en vez a casa de sus hijos y disfruta lo que le queda por vivir.

Creo que, de Leal, (Eusebio, por supuesto) se ha escrito y escribe mucho en estos días. Es justo que se haga, pero yo quiero que Usted, lector, sepa un poquito más de mi vecino Leal o… mi Leal vecino, y valga ese apellido para definir una personalidad.

(Tomando de Caibán Barbudo)

Se han publicado 18 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Raquel A. López Menendez dijo:

    Amamos entranñablemente a Eusebio, por su obra y por su vida dedicada al servicio de todos y porque amo y defendio a Fidel y a Martí

  • Eduardo dijo:

    Muy hermoso su escrito.

  • Iraida dijo:

    Gracias paquita, has conmovido mi corazón, mis sentimientos con este comentario lleno de amor sobre el hombre Amado y querido por su pueblo, muestras de ello, se han visto reflejados por los diferentes medios, aún cuando nunca estuve ni siquiera cerca físicamente de el, si fui admiradora de su oratoria, hoy cuando ya no está sigo pensando q no se ha ido, fue un momentico a la misa....Gracias nuevamente, valió la pena.

  • daylin dijo:

    Bellas esa fotogtafia y bellisimo articulo

  • Kathy dijo:

    Cuantas lindas Leal. cuanto orgullo para esa familia, cuanto orgullo para cada cubano

  • EBSS dijo:

    Gracias Paquita, un personaje grande de los grandes, el cual hace tiempo atrás se notaba su ausencia. Me perdí una conversación con el, era mi anhelo de joven, muchas veces me dormía con su programa Andar la Habana, no por aburrimiento, pero si me daba mucha paz, ese día dormía como una reina. Lloré, si lloré y lo recordaré como él hombre de sabías y dulces palabras que tocaban corazones.
    Por siempre Eusebio. Cuba te ama.

  • Carlos de New York City dijo:

    Eusebio Leal este vecino tuyo , debe de quedarse siempre en tu memoria , en tus recuerdos , hoy tu gozas de lo que ni yo mismo Puedo sentir esa dicha , si de admirarlo como siempre tube ese gozo de admirar a un cubano , a un hombre sencillo , expontanio , dulces y suave vocal para sus palabras que era como si efectivamente NACIERAN de lo mas profundo de su ALMA y ser , siempre AdMIRE a este caballero no de la alcurnia si no de sus mas altos valores como ser Humano , enamorado de su oficio , de su Habana y Cuba , Usted Tiene la dicha de tenerlo siempre ahi , cada vez que estes arribando a tu CASA , tubiste la dicha de tenerlo como vecino , como Hombre y caballero , con todo su decoro Humano , su Verguenza , sus principios y esa Dignidad Humana que se brotaba de su Piel y Ropa, de esas palabras cariñosas que dejaba a uno asombrado de su facilidad y eco de sus Palabras, DEJANDo en cada Palabra de el su HABANA y Cuba que Fueran su Novia Porque me Puedo decir que la Historia recojera siempre las mismas Virtudes y Grandezas sin importad nunca el Hombre si no Por sus Dotes y Facultades naturales, Eusebio tu Vecino , me imagino sin ser su Vecino que Fue un Todo amor y respeto para su barrio , Para sus vecinos y Consciudadanos y que este Hombre que llevo a una Casa de Ancianos Tubo tambien la dicha de haber sido Tocado Por los sentimientos de Este Ilustre Hombre , de tu Vecino Eusebio leal , el solo se MARCHO, se Fue como Fidel Castro Ruz pero estaran Siempre en cada ADONQUIN de las calles de su Habana Vieja que era su ORGULLO como Cubano y como Su amigo Fidel en cada espacio y Rincon de Cuba Porque el NACIO para con su Humilde Vida haber ENGRANDECIDO la Cultuta y Historia de Nuestra Patria Cubana " a utds queridos Jovenes de Hoy , Nada mas bello que nuestra Cuba, Nuestra Dignad Historia y Esta Cultura Cubana Junto a la HUMANIDAD de todo un Pueblo Cubano . " Puedo decirle con Toda mi Honestidad posible : Paquita Armas Fonseca que te envidio , por haber tenido la suerte de Haber y Tiene la dicha de ser VECINA de Nuestro Querido Eusebio Leal.

  • Gin Tonic dijo:

    Bella la foto del artículo,recordémoslo así: grande, seguro,habanero,cubano.

  • Julio dijo:

    Me preocupa que no cuiden adecuadamente la obra audiovisual de Eusebio. Andar la Habana es una joya, y constituye patrimonio cultural de la nación. Por eso es necesario que se proteja y se divulguen. Sería mucho pedir que estuviera en La Mochila, de los Joven Club???

  • Rafael Emilio Cervantes Martínez dijo:

    Gracias por regalarnos una parte amada de su patrimonio personal.

  • Néstor del Prado Arza dijo:

    Querida amiga Paquita, me ha gustado mucho este artículo tuyo. El vecino leal aporta una arista indispensable. Con muchísima menos frecuencia también coincidí con él, ya que en el Centro Dulce María Loynaz se realizan muchas reuniones del ICL con las editoriales. Y llegando o saliendo me encontré con Eusebio, cuya casa está al lado de dicho Centro. Gracias por este singular testimonio.

  • El Catalán dijo:

    Extraordinaria crónica. De un irrepetible extraordinario ser humano. Que en gloria esté, por siempre. !!! Gracias Paquita.

  • Jose R Oro dijo:

    Gran Paquita, este es un escrito formidable, verdadero, salido del alma!!

  • Yayi dijo:

    Durante muchos años trabaje en la Habana Vieja , y casi siempre coincidía mi llegada a esta zona con su recorrido, sudando a todos los ke pasábamos a su lado ,muchos lo pagaban y el siempre con una sonrisa atendia a todos. Me pregunto si habrá alguien ke prosiga su obra ,no como él ,pero aunque sea parecido ,pues soy de la generación ke vio por poner un ejemplo la calle Obispo,con las tiendas destruidas,con salideros de agua albañales salir para la calle ,sucia y él la rescató y es hoy la bonita calle Obispo. Descanse en paz querido Eusebio nunca lo olvidaremos

  • Yayi dijo:

    Perdón mi móvil a veces cambia las letras y no me doy cuenta no es sudando es SALUDANDO. No es pagaban es PARABAN , disculpen

  • mary.hernánd. dijo:

    HE ESTUDIADO MUCHO TODA LA OBRA DE ESEBIO, PERO EN SÍ, NO TENGO UN LIBRO DE ÉL, ME HAN GUSTADO MUCHO SUS PALABRA AL REFERIRSE SOBRE LA VISIÓN DE USTE PROFESORA PAQUITA SOBRE EUSEBIO LEAL, YO PIENSO MUY PARECIDO, DEMASIADO SINCERO, AUNQUE CREO QUE EL DEMASIADO SOBRA, PORQUE SE ES HONESTO, SINCERO, Ó NO SE ES, PERO LO DEJO ESCRITO PARA AHONDAR MÁS MIS SENTIMIENTOS, A COMO YA TAMBIÉN LO VEO, UN CUBANO EMPEDERNIDO, ENAMORADO, APASIONADO, MUY BUEN GUSTO, NADA DE VANIDAD, Y LO ENVOLVÍA UN VELO DE BONDAD, HUMANISMO Y ÉTICA, QUE COMPENSABAN SU FORTALEZA E IRONÍA, SU IRONÍA PARA MÍ ERA NECEARIA PORQUE NO ERA PARA DESTRUIR, SINO PARA UNIR, USTEDES INTERPRETARÁN, LA ENVIDIA, UN GRAN MAL DE LA HUMANIDAD LA DETESTABA, DE LO DEMÁS ¿QUE PUEDO DECIR? SUS ORATORIAS O DISCURSOS, O CONFERENCIAS ERAN ENTRETEJIDAS COMO CON HILOS DE ORO Ó PLATA, O AMBAS PARA ESE HILO CONDUCTOR DAR EL RAZONAMIENTO LÓGICO DE SU DISCURSO, Y LA BELLEZA ACABADA DEL TEMA QUE SE DEBATIERA, ERA HASTA CÓMICO, IMAGINO QUE RIÉNDOSE, DESNUDABA A CUALQUIERA CUANDO ESTABA DELANTE DE UN AUTOSUFICIENTE AUNQUE FUESE SUFICIENTE, PORQUE ESA VANIDAD REITERO NO NACIERON CON ÉL ES COMO SI SU NOMBRE, SU APELLIDO DIJERAN ESTE HOMBRE SE ROMPIÓ EL MOLDE CUANDO NACIÓ, Y LO MÁS BELLO, EL AMOR A SU PATRIA, CUBA, A LA BANDERA, AL HIMNO NACIONAL, Y AL ESCUDO, SU MENTE ABIERTA PARA VIVIR EN CADA TIEMPO COMO EL TIEMPO REQUERÍA QUE HABÍA QUE VIVIR, SIN LASTIMAR NI HUMILLAR LOS PRINCIPIOS GENERALES Y ESPECÍFICOS, ASÍ COMO EL HUMANISMO, LA JUSTICIA Y LA ÉTICA QUE RIGEN LA CONDUCTA DEL SER HUMANO EN UNA SOCIEDAD, EUSEBIO FUÉ PARA MÍ AUNQUE HAY MUCHOAS PERSONAS CON VALORES Y PRINCIPIOS PARECIDOS A LOS DE ÉL, HAY QUE DAR UN LUGAR, ÉL SE LLEVÓ ESE ALTO LUGAR, NOS DEJA SU LEGADO QUE TENEMOS QUE TENER PRESENTE CADA DÍA, SE ES O NO SEES...A SUS VECINOS DE LA HABANA VIEJA NO PERMITIÓ SE LOS SACARAN NUNCA PARA CONSTRUIR Ó REPARAR UN EDIFICIO Ó MONUMENTO, SE USABAN OTRAS ESTRATEGIAS, TODOS ESO EUSEBIO LO COLEGIABA CON FIDEL Y RAÚL, PIENSO QUE CON DÍAZ CANEL ENTRE SU ENFERMEDAD Y LA HABANA MARAVILLA COMO ES LÓGICO ESA CRUEL ENFERMEDAD QUE TODOS SUPIMOS PORQUE YOESTABA AL TANTO...TAMBIÉN SUCEDIÓ LO MISMO CON EL PRESIDENTE DÍAZ CANEL EL DIÁLOGO PROFUNDO Y SUS COMICIDADES, ENTONCES EUSEBIO REITERO FUE EL HOMBRE MÁS HUMANISTA DE CUBA.

  • Paloma dijo:

    Gracias

  • La cubana dijo:

    Ya hacen varios dias de la desaparicion fisica de nuestro Leal maestro y no dejo de sentir esa penita que me come el corazon cada vez que oigo ,veo o recuerdo algo sobre su brillante persona.No lo conoci personalmente pero lo siento como ese vecino o amigo de muchos años que aunque no se ve esta siempre ahi,cuanto lamento su perdida, cuanto hubiera deseado conocerlo personalmente y compartir aunque sea un ratico oyendo relatos de mi Cuba en esa bella y estremeceora voz que nos transporta a epocas lejanas.

    Una vez mas en paz descanses mi viejo amigo.

Se han publicado 18 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Paquita Armas Fonseca

Paquita Armas Fonseca

Periodista cubana especializada en temas culturales. Colabora sistemáticamente con Cubadebate y otros medios digitales como La Jiribilla, CubaSi y el Portal de la Televisión Cubana. Fue directora de El Caimán Barbudo.

Vea también