Imprimir
Inicio » Especiales, Cultura  »

Eusebio Leal: “Transmitir a todas las generaciones el culto a la belleza”

Por: Ivette Leyva García
| 33

La periodista Ivette Leyva y Eusebio Leal conversan en Habana Radio. Foto: Yander Zamora/ La Tiza.

“El que conoce lo bello, y la moral que viene de él,
 no puede vivir luego sin moral y sin belleza”.
José Martí

Frente al Historiador de La Habana, Eusebio Leal, se han sentado decenas de personas con el propósito de entrevistarle; de incontables formas se ha recabado su opinión acerca de “lo humano y lo divino”, lo inmaterial y lo tangible. Cuando una sabe que tendrá la posibilidad de estar en ese rol, al inmenso honor se le suma una igual dosis de ansiedad.

¿Qué pregunta, entre todas las deseadas, presentarle? ¿Cuál, que no sea reiterativa? ¿Cómo deslindar y establecer en tan poco tiempo un puente entre su obra de rescate patrimonial y la promoción de una cultura de diseño en el entorno visual del Centro Histórico habanero?

Ante la condicionante de su escaso tiempo es preciso ir a las esencias y centrarnos en el factor común que caracteriza el trabajo de la Oficina del Historiador al intervenir un inmueble, un espacio abierto o editar una publicación: la estética de lo bien hecho.

 La belleza, en su relación con el diseño, no es resultado de una acción cosmética, de una convocatoria a destiempo para poner “lindas” las cosas. En cambio, un producto de buen diseño irradia belleza en la armonía que integran su expresión material, el uso al que invita, las ideas que representa. ¿Cómo se forma en usted la noción de lo bello?

— Para empezar, habría que tomar como exergo ese hermoso poema cantado de Silvio Rodríguez, cuando pide que el rabo de nube se lleve lo feo y deje con nosotros lo bello.

“Lo bello siempre es una relación misteriosa entre nosotros y lo que admiramos, pero no cabe duda de que eso también es fruto de una educación y de la interacción con una serie de señales que nos van marcando pautas.

“Cuando era niño, en la escuela se nos pedía hacer diseños con papelitos de colores, algo parecido al origami japonés. Aquello era una sugerencia para el uso del color y de la forma, para la búsqueda de una estética de la vida cotidiana, que es para mí la cuestión fundamental.

“Hay una necesidad de transmitir a todas las generaciones ese culto a la belleza. Para ello el diseño debe entrar en el universo del hogar y estar presente en los cubiertos, la loza, el vestuario.

“Hace años una gran amiga, Nisia Agüero, realizó grandes esfuerzos por llevar el arte y el diseño a los tejidos. Enseñanzas como esa ayudaron a formar en nosotros —la Oficina del Historiador— una urgencia por decir nuestra palabra a partir de una política: incorporar el diseño a las diferentes esferas de nuestro quehacer. Así lo hicimos con las publicaciones, es algo en lo cual ha trabajado mucho (Carlos Alberto) Masvidal, Premio Nacional de Diseño y que se ejemplifica en los títulos de nuestra casa editora Boloña o en los números de la revista que testimonia nuestra labor, Opus Habana.

“También hemos integrado el diseño a la concepción de una moderna versión del museo que trasciende la muestra de la colección y apuesta por la interactividad; es lo que hemos desarrollado en el Palacio del Segundo Cabo.

“De igual manera, en la nueva museología didáctica dirigida a los niños y jóvenes del Centro a+ espacios adolescentes, hay todo un diseño que aprovecha los códigos de la antigua fábrica que existía donde hoy está enclavada la institución, para hacer un discurso de la belleza en el mundo fabril.

“Hemos tratado de incorporar estos principios en la concepción de una vivienda decorosa y digna, para lo cual hacemos algo más que levantar paredes, dentro de los límites que imponen las carestías. Soy de los que creen que con poco se puede hacer mucho”.

Sin necesidad de pausas para rebuscar en el pasado, Eusebio elige entre sus memorias una vivencia muy peculiar, que ejemplifica su afirmación.

“En la antigua casa de la Obrapía, que no era lo que conocemos hoy sino un edificio habitado, un gran solar lleno de barbacoas y laberintos, vivían unos amigos que precisamente trabajaban en una revista. Un día me invitaron a que comiera en su hogar y, al llegar, me encontré algo inconcebible. Habían arreglado todo usando cajas y otros objetos que las personas desechaban, armonizando colores; tenían una jaula de güin con un canario, una mesita con sus cuatro sillas diferentes… Ellos me demostraron que era posible, con escasos medios, construir un pequeño espacio de felicidad. Con poco se puede hacer algo útil y bello, siempre y cuando bien se utilice.

Eusebio Leal Spengler. Foto: Yander Zamora/ La Tiza.

La Oficina del Historiador ha apostado por expresar ese maridaje entre forma y función a través de obras de alto impacto social. Así vemos viviendas, escuelas, centros de atención a adultos mayores o a menores de edad que son referentes tanto estéticos como en los servicios que prestan. ¿Cómo se llega a este concepto?

— Es el resultado de una evolución; siempre he negado que sea la obra de un iluminado, rechazo para mí el protagonismo absoluto en estas cuestiones. Tenemos varios puntos desde los cuales florecen iniciativas que se expresan en proyectos como el de “a+”, uno de los más importantes, en mi opinión.

“La manzana donde se ubica el Centro —delimitada por las calles Teniente Rey, Habana, Muralla y Compostela— era un amasijo en el que se encontraban una antigua fábrica de medicamentos, otra de envases, unos depósitos de alcohol; lo que había sido el colegio de José de la Luz y Caballero1 se había convertido en un taller de reparación de vehículos… Todo aquello había sido anarquizado, nada tiraba en una sola dirección.

“El nuevo proyecto se concibió como un desarrollo armónico en el cual habría viviendas, se restauraría la farmacia, rescataríamos la huella positiva del pasado que era la escuela, pero quedaba una piedra por solucionar: la vieja fábrica.

“Ahí se diseñó el Centro de Adolescentes. La dirección de Arquitectura y Urbanismo de la Oficina del Historiador, particularmente ese equipo que trabajó con el arquitecto (Orlando) Inclán, hizo un trabajo precioso, dejando toda la maquinaria industrial a la vista, la viga de hierro transformada con un cambio de color, las ruedas dentadas… Rescatar y mostrar el patrimonio industrial es importantísimo”.

De la descripción del proyecto hecho realidad Leal pasa, casi sin transición, a hablarnos de un nuevo anhelo; como si para él no hubiera posibilidad de conformarse mientras exista un lugar relevante opacado por el deterioro o la infrautilización.

“Sueño con el gran edificio de la fábrica de electricidad2 convertido en un centro de arte moderno, donde toda esa antigua tecnología pueda dar una explicación de sí misma y nos introduzca a un mundo donde ya no habite el silencio sino la cultura, la conferencia, el trasiego de las personas de un lugar a otro. Lograr introducir esos códigos en las nuevas generaciones es trascendental, sobre todo ante el avance de una degradación de la ciudad.

“En distintos lugares vemos cómo va surgiendo un tipo de arquitectura desorientada donde la gente busca resolver sus problemas, pero no hay una palabra que le diga ‘esta es la línea, este es el pequeño espacio de caminar, aquella el área verde, así la fachada’. Se trata de una arrabalización que ignora lo bello como necesidad incorporada a la necesidad elemental de tener un techo”.

Bello es ser leal al propósito de levantarse cada día para hacer de Cuba un país mejor, ser leal desde la médula, desde el apellido. Foto: Yander Zamora/ La Tiza.

 Ante esa proliferación de ambientes anárquicos, ¿cuán necesario resulta hacer del diseño un componente más activo en el modelo de prosperidad que queremos construir?

— Primero he de decir que no se puede convertir en consigna o en esquema grabado en lápida algo tan serio como aspirar a un socialismo próspero y sostenible. ¿Cómo puede ser próspero y sostenible nuestro modelo, si no se desatan las manos de la creatividad, si no se establece un diálogo perenne con la realidad. ¿De qué manera lograrlo si primero no se pone la mano en el corazón de la necesidad, si de pronto un acontecimiento extraordinario —como el tornado que castigó gran parte de capital cubana el pasado 27 de enero— nos pone de manifiesto y nos tira sobre la mesa las enormes necesidades acumuladas en la gran concentración que la ciudad supone, quizás una de las más grandes en esta latitud de las Antillas?

“Cuando yo hablo de la monumentalidad de La Habana nunca me refiero al Centro Histórico, porque siempre he afirmado que tiene muchos centros históricos, como Luyanó, otros espacios de Diez de Octubre, La Lisa… En cada uno de ellos se ha manifestado la originalidad y la creatividad de generaciones para construir un diseño orgánicamente previsto desde el día en que nace la ciudad, cuando se orienta que las calles deben caminar de norte a sur, buscando los vientos; la plaza será lugar de reunión; la fuente servirá para buscar el agua, lavar la ropa y dar una imagen de tranquilidad en la relación del hombre con el agua.

“Creo que esa noble aspiración a la que todos queremos contribuir (el socialismo próspero y sostenible) tiene que basarse sobre esos parámetros. La ciudad no es un campamento, es algo más; precisamente, el campamento ha quedado atrás, la ciudad es una expresión superior; hay una racionalidad en su diseño que no puede ser omitida, ni tampoco pretender que sea homogénea. Cada barrio tiene su personalidad, cada invisible frontera aporta un carácter diferente, una forma de conducirse, de expresarse, de ver el mundo.

“Hay una síntesis de ese diseño en el gran paseo de la 5ta. Avenida, donde cada cierto tiempo los árboles cambian, cada tramo tiene su especificidad; por un momento vemos las palmas de corojo, luego aparecen las palmas barrigonas, en un punto están las acacias nudosas, en otro lado la araucaria… esa es la ciudad”.

La media hora acaba. Otros compromisos esperan por Eusebio. Nos despedimos reticentes. Una siente que a este entrevistado excepcional habría que haberle preguntado por el decoro, la Patria, la humildad, la migración, la escuela, los pregones, las tradiciones o el café; por La Habana Vieja que renace o La Habana nueva que envejece. Del otro lado, con la hidalguía indeclinable que su eterno traje gris no puede esconder, habríamos recibido siempre una respuesta generosa, sabia, intensa.

Pero una comienza y termina hablando de “lo bello” porque, como dijera a La Tiza el Premio Nacional de Diseño, Carlos Alberto Masvidal, en la Oficina del Historiador la belleza funciona, y bella es la obra de conservación patrimonial emprendida por esta institución, la cual nos permite amar y vivir una ciudad de 500 años con su bullicio, su eclecticismo y sus sábanas multicolores —ya nunca más solo blancas— izadas en los balcones. Porque bello es el legado de este Historiador dedicado a la restauración de las esencias de una urbe y de los sueños de quienes la habitan. Porque bello es ser leal al propósito de levantarse cada día para hacer de Cuba un país mejor, ser leal desde la médula, desde el apellido.

Notas:
1 Antiguo colegio El Salvador, hoy escuela primaria. 
2 Edificación de Tallapiedra.

Eusebio Leal, Historiador de La Habana. Foto: Yander Zamora/ La Tiza.

(Tomado de La Tiza)

Se han publicado 33 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • R.A.M. dijo:

    Siempre interesante las entrevistas al Dr .Leal, da tremendo gusto escucharlo, leerlo y verlo con su camisa gris caminando por la Habana Vieja, su "Habana" mucha salud para Ud para que pueda ver su querida habana lo mas linda posible, exelente persona. caramba es imposible no prestar atención a lo que dice, aprendamos todos de este ser humano, Doctor Eusebio Leal.

  • MA. DEL CARMEN dijo:

    como siempre, cada palabra del Dr. Leal es uan clase de cultura y de cuidado al patrimonio. Cómo ha expresado en varias ocasiones no es sólo los 500 años de la ciudad, es más y a eso debemos todos contribuir. Gracias por existir el Dr. Leal, salud y muchos años de vida

  • DanielK dijo:

    Brillante y excepcional este gran hombre.Que sirva de ejemplo su trabajo y dedicación para cada habanero,para que nuestra capital sea orgullo de todos los cubanos.Necesitamos mas Eusebios en nuestros centros de trabajo,escuelas,hospitales, fabricas,hoteles,centros recreativos,en fin en todos y cada uno de los lugares que conforman nuestra ciudad y ser LEAL,como su apellido, desde la medula.Gracias Eusebio por existir.

  • josé dijo:

    No solo el culto a la belleza, también el culto a la Patria, al prójimo, a la inteligencia, al respeto al derecho ajeno, a la justicia equitativa, a la honestidad, a los valores, a los niños, a los animales, a la familia, en fin, son muchos los "cultos" que necesitamos cultivar los cubanos.

  • Lián dijo:

    Gracias por el artículo. Las palabras de Eusebio siempre son un deleite. Creo que debemos hacer todo lo que podamos porque nuestra ciudad, nuestro barrio y nuestra Casa sean lo más bello posible, con lo que tenemos. Y eso va desde la forma en que vamos a construir o reparar un inmueble, desde nuestra Casa hasta la acera, mantener la higiene, sin dejar de lado la forma de vestir y de expresión de la gente. Porque la Ciudad es mucho más que calles y edificios vacíos, son también su gente y de todos depende que sea bella.

  • Tranquilino dijo:

    Un gran hombre con una obra aún más grande aunque su modestia, humildad y sencillez le impidan reconocerla. Indudablemente de los imprescindibles de nuestra tierra.
    Es cierto que nuestras carencias, fundamentalmente las que tienen que ver con la iniciativa y la imaginación nos han hecho concebir también obras que aunque cumplen su función práctica no llevan incluida la belleza. Como por ejemplo los repartos de edificios que han proliferado en todas nuestras ciudades en las décadas de los 70 y los 80. Todos iguales de 5 o 4 pisos y tres escaleras cuadrados que desde lejos parecen cajas de gaceñigas de un solo color y colocados en disposiciones tales que encontrarlos es una odisea.
    Dentro de lo bello que debemos inculcarles a las nuevas generaciones y a las no tan nuevas también está lo limpio, pero todo está tan sucio que debemos hacer una mension aparte. Muchos niños, jóvenes y medios tiempos no hemos conocido en las escuelas que estudiamos inodoros que descargarán y baños en los que fuera fácil respirar. Eso a mi juicio es la causa fundamental de que nuestras ciudades, salvo excepciones, sean hoy basureros reales. Nuestras terminales y escuelas no puedan mantener por mucho tiempo baños limpios. Etc. Los que sacamos la basura de nuestras casas la echamos en fuera del contenedor y los que la deben recoger se conforman con la carencia de medios para hacerla y no se les ocurre otra idea ni otra forma de gestión.
    Y hablo de la forma de gestión porque un día me enteré que recoger la basura de la capital costaba al presupuesto del estado 180 millones de pesos al año. Con la mitad de ese dinero se organiza una forma de gestión no estatal para esos fines que no hace falta que vengan camiones colectores ni de Japón ni de ninguna otra parte.
    Es que lo bello si se ensucia deja de serlo.

    • Miguel Ortega dijo:

      Interesante su opinión, muy interesante, lástima que
      no llegue a oídos receptivos...ideas tenemos muchas los cubanos de a pie y en guagua.....pero.....

  • Eduardo Alberto dijo:

    Descomunal hombre que ya tiene su sitio en la historia de Cuba, de la que heredamos y tenemos el deber de rescatar de toda la decidía y los errores cometidos por nosotros mismos. Las ideas de Eusebio tienen que ser luz y guía de todo el que pretenda que nuestro patrimonio renazca como ave fénix más bello e iluminado, que sea referencia para quienes vienen llegando y mejoría motivacional para quienes aún estamos combatiendo; tiene que ser referencia para hacer ese socialismo prospero, más humano y mejor que muchos queremos; sólo así lograremos que sea sostenible. Gracias hombre de acero, fiel y LEAL.

  • Juanjo dijo:

    Tenemos que acabar con el reguetón ya si de verdad luchamos por lo bello.
    Cuánta pobreza musical en ese cancer que amenaza ya a nuestra maravillosa música.

  • Una cubana+ dijo:

    Cuando quieran ver cómo somos capaces de hacer todo lo contrario a lo expresado por Leal, lléguense a La Maison, la supuesta ”Casa de la moda cubana”. Convertida en almacén improvisado de víveres ya la intemperie custodiado por perros y gatos que luego se consumen por la población. Barrio hermoso, calle tranquila antes que Cimex la convirtiera en los que es hoy, camiones a todas horas, llena de baches, montacarga en medio transportando mercancía. En fin un desastre muy lejos de lo que aspira nuestra invaluable oficina del Historiador.

  • Miguel Ortega dijo:

    Eusebio, Eusebio.....cuántos EUSEBIOS más no harían falta......!!!!!!

  • Rolando(Caguayo) dijo:

    Mis respetos para el Dr Eusebio Leal, su sabiduria y elocuencia es invaluable,gracias a sus esfuerzos por mantener lo que queda de la habana vieja. Sirva su modestia a muchos que nos dirigen,necesitamos un batallon de Eusebios !

  • Jayku dijo:

    Algun proyecto como los del Centro de adolescentes y jovenes para los enormes edifcios que por problemas de filtraciones estan deteriorandose aceleradamente y quedaron abandonados en Monte y Egido?...o para el hermoso efificio art deco en Reina y San Nicolas antigua sede del Diario...despues imprenta,y ahora vandalizado..

  • Eva dijo:

    ..si me dijeran, pide un deseo, yo pediría un rabo de nube....., que se llevará lo feo...., un barredor de tristezas, ....Silvio
    ..a las cosas que on feas dales un poco de amor..........Teresita
    ...hay que transmitir a todas las generaciones ese culto a la belleza.....Eusebio
    ....soy de los que cree que con poco se puede hacer mucho.....Eusebio
    ....Todos debemos PensarCuba........Presidente Diaz Canel
    ....hay que rescatar la descencia.......Presidente Diaz Canel
    Estas cosas no deben convertirse en consignas repetitivas, tienen que calar hondo en la gente con educación y con leyes severas.
    Gracias Eusebio por existir.

  • Lagardere dijo:

    Cada vez que Eusebio hace alguna intervención es una clase de moral y cívica. ¡Cuánto admiro su labor! Quisiera saber por qué la fuente ubicada en donde el planetario está enrejada y no libre como la de la plaza de San Francisco de Asís. Gracias

  • Isa.G dijo:

    Que lindas y sabías palabras!!!!. Humildad, inteligencia y más y más valores repetidos...en un solo hombre, que es Cuba, pq la siente, la vive, la idolatra amadisimamente en su corazón y en sus ideales...
    Ojalá perduren hombres de su talla, q educan con bellas palabras el culto, la inteligencia y el sentido de pertenencia de las generaciones.
    Encanta caminar los sitios donde el y los suyos, ponen las manos prodigiosas, mil Felicidades pq hace de la Habana un sitio de encantos, yo solo afirmativa...Q si.....Q a las cosas q son feas, ellos le ponen un poco de amor...
    Ojalá un día tenga el privilegio de verle, para dar el agradecimiento de dejar como regalo una linda Habana, para Cuba y el mundo... Saludos al Dr Leal y q se repitan estás lindas entrevistas en Cubadebate.Gracias!!!!

  • Diseñador dijo:

    Excelente articulo de LaTiza, saludar la idea de publicarlo aca para ampliar a muchos las palabras de Eusebio... cultivar la belleza, cultivar el Diseño, la estetica, la funcionalidad, son esencias para la prosperidad que aspiramos en lo personal y en lo colectivo, como nación. Y no harian faltas más Eusebios, si cada cual, desde su pedacito, actuara con la entereza y lealtad con que lo hace nuestro leal Eusebio.

  • Yudier Luis Gutiérrez Martínez dijo:

    Si Cárdenas tuviera un Eusebio nuestra ciudad cada día pierde más de su patrimonio y no hay nadie que la ayude como el mismo dijo es una ciudad patrimonial pero necesita ese empujón de alguien que de la cara por ella.

  • Rolando dijo:

    Paso todos los dias por el Parque de la Fraternidad y da pena la "reparación" que han hecho. En los lugares donde han echado aceras nuevas (porque otros ni los han tocado) ya el desgaste se ve y las piedras empiezan a aflorecer. Se comieron toooodo el cemento. No tiraron ningun contén y ya los bordes se empiezan a romper, como mismo esta sucediendo en el recien terminado Parque El Curita. El diseño que están haciendo en el Voulevard de San Rafael, que me perdonen pero está feísimo al lado de lo que allí existió. Y hoy pude ver como los adoquines (si es que se llaman así) que pusieron en Obispo están carcomidos como si una lluvia ácida les hubiese caido. Claro está, esa misma lluvia les está cayendo a los de antaño que aún vemos por algunas calles y no les pasa nada. Veo el esfuerzo que se hace por reparar y pintar edificios que en menos de 6 meses ya están despintados. Si pasan por el edificio Aldama, verán como a alguien se le ocurrió sustituir algunos ventanales de los antiguos que dan a Reina, por estructuras cuadradas de aluminio y vidrio que nada tienen que ver con su diseño. Al techo de la entrada del Teatro Martí, hace poco le faltaban pedazos de acrílico y estaba suuuuuuucio que daba pena. Se mantiene la indolencia y la suciedad de las calles, los cierres de vias a pleno dia para reparaciones, los arreglos inconclusos de pavimento y haceras con sus baches perennes, las podas en temporada ciclónica y no antes, la reparación de lugares recreativos en vacaciones, les siguen robando las ruedas, los tornillos y las tapas a los tanques de basura, se rompen y desaparecen los bancos de los parques y seguimos haciendo llamados a la conciencia en lugar de hacer (como en otros países) que la gente recuerde de por vida, una multa o una sanción por no cuidar de esa belleza. En fin, ejemplos hay muchos, pero si no tomamos partido en esto y velamos por nuestra Habana como lo hacíamos protegiendo lo poco que teníamos a principios de la Revolución, a la Ciudad Maravilla se le caerá el colorete antes del 500 aniversario.

  • Diógenes dijo:

    Leal siempre "apretando". No sólo por la concisión lapidaria y certera de como expone lo que piensa, sino -y sobre todo- por lo que piensa.
    Creo que todos agradeceríamos una extensa entrevista -quizá enviando un cuestionario para ser respondido- que toque los temas que menciona la periodista "...el decoro, la Patria, la humildad, la migración, la escuela, los pregones, las tradiciones o el café", y quizá muchos más.
    Sin duda Eusebio es un líder de opinión para mucha gente. Y con sobrada razón.

  • Gabriel dijo:

    “La belleza es la única cosa que el tiempo no acaba. Mueren las filosofías, extínguense los credos religiosos; pero lo que es bello vive siempre, y es joya de todos los tiempos, alimento de todos y gala eterna “. José Martí. O.C. T. 15,p.366.
    Por ello Eusebio Leal Spengler no se acaba, no se extingue, vive y vivirá siempre haciendo del Centro Histórico la joya de todos los tiempos.
    Por eso “cuando le olviden los humanos lo recordarán las piedras “(Vitier dixit)

  • mary.hernánd. dijo:

    SALUDOS Y BUENOS DÍAS CUBADEBATE, QUE BELLO Y QUE FALTA ME HACÍA HOY DOMINGO 18 2019 AMANECER CON MI BOLETÍN DE CUBADEBATE Y SU COMIENZO LA ENTREVISTA DE IVETTE LEYVA GARCÍA A EUSEBIO LEAL, ES UNA ESCUELA NECESARIA LEER PERMANENTEMENTE A EUSEBIO LEAL Y TOMAR MUY EN SERIO SUS ENSEÑANZAS, TODO LO QUE DICE Y QUE BELO MÁS AÚN TOMAR COMO REFERENCIA A UNO DE MIS POETA, ESCRITOR, ARTISTA APASIONADO Y SINCERO QUE EN OCASIONES PUEDE HASTA CAER MAL POR SU PERSONALIDAD FUERTE PERO QUE DICE MUCHO PARA BIEN DE LA HUMANIDAD ENTRE LA LECTURA DE EUSEBIO Y VER QUE TAMBIEN LE GUSTA SILVIO, AÑADO TAMBIÉN PARA MÍ PABLO MILANÉS PUES SILVIO ADMIRA Y QUIERE A PABLO, QUE LINDO Y NECESARIO IR A ESTAS ENSEÑANZAS Y SERLES FIEL, FIEL DE VERDAD, GRACIAS CUBADEBATE.

  • Gachela dijo:

    Siempre son una lección de cultura las entrevistas y apariciones en público de nuestro querido Eusebio Leal, es una suerte q exista y nos demuestre con su saber, su humildad y su forma de ser tan característica todo lo q pudiera hacerse en nuestra querida Habana q se deteriora a ojos vistas, lamentablemente sus concepciones e ideas no llegan o se quedan a mitad de camino de aquellos q pudieran hacer algo x remediar el caos, la destrucción y destrozos de la capital, es muy triste xq lucha contra todas las banderas, los oídos están sordos...!!!

  • Marianela dijo:

    Me crie en el Barrio Obrero que hoy pertenece a San Miguel del Padron,fue un barrio creado para personas con bajos recursos a finales de los años 40 y principios de los 50, este barrio fue premiado en su epoca por su diseño arquictetonico,no le faltaba nada,desde un Asilo de ancianos hasta una Creche(circulo infantil),muchos parques y areas verdes .Creo que ahi aprendi inconscientemente a apreciar lo bello.
    Tambien mi escuela en la Virgen del Camino era preciosa.
    Que distinto a muchos barrios que hicimos despues

  • Eva dijo:

    Se detiene uno a cada mención de la palabra de Eusebio porque sabemos que algo bueno nos dejará , para mi la más importante personalidad de esta capital por la que tanto ha luchado hasta entregar su salud. Larga vida a este hombre extraordinario !!

  • zaira dijo:

    Debemos clonar a eusebio leal para que nos dure 500 años mas.

  • CAVAFY dijo:

    Eusebio, es un grande que se armo de lo bello y la constancia y supero obstaculos al parecer insalvables y logro gran parte de lo que queria, es un referente para el optimismo y el compromiso por lo bello.

  • yoer31 dijo:

    Entonces a conocer lo bello y lo moral que viene de el ..

  • E. Tellez dijo:

    como siempre, magníficas respuestas de Eusebio Leal, pero ese concepto de belleza, la recuperación por el buen gusto y lo hermoso, por los buenos modales, el respeto al otro, en fin, son asuntos que van a demorar en lograrse, se ha perdido mucho tiempo, en mi opinión es irreversible

  • Carlos Alberto Hernández Medina dijo:

    Cuando Ivette decidió que Eusebio sería el entrevistado sobre el excelso tema de la belleza no pudo escoger un mejor compañero para el diálogo. La belleza en el diseño, la defensa contra los detractores y la ejecución de cada obra ha sido el ícono fundacional en cada empeño de nuestro Historiador por excelencia. Había que tener mucha luz larga para ver en los restos pétreos frente al Hotel "Ambos Mundos" la futura fuente de sabiduría y servicio al prójimo que sería rescatar al Colegio San Gerónimo para Cuba y el mundo.
    !!Ave Eusebio!! Los cubanos que viven un mundo mejor gracias a tí te saludan...

  • Samuel Capetillo Álvarez dijo:

    Que dures mucho para que puedas ver tus ideas hechas realidad.
    Compañero: Quien será capaz de sustituirte, a eso hay que preocuparse.
    Porque el gran Tótem no durará toda la vida.
    Un abrazo.

Se han publicado 33 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Ivette Leyva García

Periodista y comunicadora. Editora de La Tiza, Revista Cubana de Diseño.

Vea también