Imprimir
Inicio » Especiales, Historia  »

Sobrevivientes

| 56

Aldeanos bielorrusos durante la II Guerra Mundial.

Nunca es igual la historia cuando es contada por un sobreviviente. La carga emocional que lleva la cicatriz tangible, nos lleva a la imperiosa necesidad de repensar el presente, hurgando en nuestra limitada experiencia algún antídoto que evite o detenga el horror que trasciende el instante que vivimos. No caben dudas de que no es tarea de uno solo; es de humanidad. Por esa razón, este relato.

Galina Nikolaevna es una anciana cuasi nonagenaria; una de las tantas mujeres con las que podemos toparnos en la calle o en la casa de algún amigo en Belarús. Tenía escasamente 10 años cuando su aldea fue ocupada por los nazis. Los hombres habían marchado al frente. “Éramos mi madre, los abuelos y mi hermana y yo para trabajar”.

Bielorrusia fue el primer territorio entonces soviético, ocupado por los alemanes en la II Guerra Mundial y el último por donde salieron huyendo los invasores; es, por tanto, el que más tiempo sufrió los embates de la guerra. Se calcula que un cuarto de su población pereció durante la contienda.

Galia recuerda la sensación del día en que llegaron los primeros alemanes a su comunidad: humillación, saqueo. “Venían imbuidos de la idea de su superioridad, de que eran infalibles; lo pisoteaban todo a su paso, hasta nuestra humanidad. Se creían poderosos, iluminados… fue lo que les inculcaron. Solo recuerdo que teníamos miedo, mucho miedo. Pero en la medida en que la guerra fue extendiéndose, los (alemanes) que les sucedieron ya traían un comportamiento diferente y eso fue cada vez más notorio para nosotros.

“Los últimos que llegaron habían sido arrancados de sus familias, con edades tempranas y algunos no tanto, también obligados a participar en una guerra en la que no creían y que aún lejos de sus fronteras, ya les había traído pérdidas y desencanto.

“Cada amanecer mi hermana y yo íbamos a trabajar a la cocina de los alemanes. Ella era un poco mayor que yo. Acarreábamos agua, sacábamos las hortalizas del campo; las picábamos… Trabajábamos mucho. Recuerdo en la última etapa que el alemán que administraba aquello nos tomó simpatía y nos dejaba llevar algo a la casa.

“Mi madre era una persona con gran sabiduría natural; ella podía llegar a lo profundo del sentimiento humano. Siempre nos decía que cuando camináramos nunca lo hiciéramos con la cabeza baja, mirando solo la tierra que pisábamos porque el camino podría parecernos sucio y feo; que había que colocar la vista siempre hacia adelante, ver el cielo para que desear alcanzar lo bello, lo hermoso.

“Un día el alemán que nos mandaba en la cocina llegó hasta nuestra pequeña casa y advirtió a mi madre de que sacara a mi hermana de allí, que no la enviara más porque había oído una conversación entre los oficiales que iban a hacer una recogida de jóvenes para llevárselas a Alemania como fuerza de trabajo. Mi madre agradeció y Annia estuvo un mes escondida en una aldea donde mis otros abuelos. Como yo era menor, seguí yendo a trabajar a la cocina.

“Pasó el tiempo y nada ocurrió. Pensando en que tal vez habrían cambiado de parecer -y también por necesidad-, Annia regresó y ese mismo día, llegaron los soldados con sus grandes transportes y se llevaron a todas las jóvenes más crecidas. No supimos de ella, hasta varios meses después de terminada la guerra.

Annia sobrevivió a todo, hasta a los bombardeos de los nuestros en Berlín, a los desmanes de la derrota. Pero allí también, en el corazón de los imperios, siempre hay algo que marca la diferencia en medio del horror, y es el valor humano que es capaz de portar en las condiciones más agrestes, cada persona, la ética de la familia que lo supo resguardar. De alguna manera es lo que al final salva a una nación.

“Algunas de las muchachas de la aldea no corrieron la misma suerte de Annia, no solo la de sobrevivir; sino también de la manera en que lo hicieron. Unas fueron empujadas por sus amos de turno a convivir junto a los animales, a comer de la sobra de los cerdos; maltratadas; Annia, en cambio, cayó como sirvienta en la casa de un farmacéutico que las trató como las personas que eran.

“Las muchachas debían trabajar largas horas haciendo vendajes para el frente alemán. A eso se dedicaba el farmacéutico y su familia, quien también era presionado por el Ejército alemán a cumplir entregas en medio de escaseces. Ellas preparaban los parches para los ojos y otros soportes de tela para los mutilados de guerra del ejército alemán. Cuando terminaban la labor, el dueño les decía que se quedaran con los sobrantes y se cosieran ropitas para ellas. Como todos, él también estaba atrapado en las circunstancias de la guerra; pero eran una familia decente y eso marcó la diferencia.

“Después de una guerra, nada es igual. La guerra es un horror. Siempre te acompaña. Todos tratamos de olvidar para poder seguir viviendo. A veces nos asalta en sueños cuando crees que todo pasó de ti, porque tuviste otra vida, estudiaste, trabajaste, te casaste, tuviste hijos, nietos, viviste mejor. La guerra deja una huella horrible; por eso nunca hablo de la guerra; prefiero no recordar.”

En ocasión de nuestra visita a Jatín, el memorial donde se rinde honor a las aldeas que fueron quemadas durante la ocupación nazi en Belarús y sus habitantes asesinados, al comentarle al respecto, nuestra amiga Svetlana Pavlovna nos relata una historia familiar, como tal vez pudo haberle ocurrido a algunas de aquellas personas que no pudieron sobrevivir.

Cuenta que ante el avance de las tropas soviéticas y el apoyo de los partisanos bielorrusos en la expulsión de las tropas alemanas del territorio, el mando alemán ordenó arrasar cualquier punto que pudiera ser considerado un apoyo logístico a los guerrilleros y éstas fueron, fundamentalmente, las aldeas cercanas a los bosques. La familia de su esposo vivía en una de ellas.

Un día llegó un destacamento de esbirros asesinos, de nacionalistas extremistas y de cobardes desertores, que al servicio de los nazis actuaban en manadas queriéndose ganar el favor del enemigo, como si con ello pudieran salvarse; gentes posiblemente oriundas de pueblos que habían sido igualmente pisoteados.

Sacaron a los habitantes de la aldea a empujones y culetazos de sus chozas y del campo. Ancianos, mujeres y niños fueron encerrados en un cobertizo con heno, colocaron trancas en las puertas y lo rodearon de la misma hierba seca para prenderles fuego. Afuera, el destacamento armado apuntando cualquier posible salida para no dejar sobreviviente alguno.

Cuenta que la familia tenía noticia de otras acciones similares; pero la guerra no dejaba margen alguno donde estar a salvo. La apuesta de los invasores siempre es el miedo, el terror para inmovilizar la voluntad; pero llega un momento en que el ser humano en su instinto de supervivencia, termina conviviendo con el miedo y acepta con cierta normalidad la cercanía de la muerte, hasta que llegue el momento de verse las caras o tener la dicha de sobrevivir.

Lo más terrible de la narración fue lo que le confesó su suegra: los pensamientos que la embargaron en el instante del encierro, cuando en medio del llanto de los niños y de los gritos de súplicas de otras madres, con sus dos hijos apretados contra ella, en el presunto instante final, diseñó para sus hijos como solución, la muerte menos dolorosa.

Ya había visto un pequeño agujero en la madera de una de las paredes del establo y calculó que por él cabría el menudo cuerpo de su hijita. Le orientó entonces que cuando empezara el fuego, tratara de escapar por allí, pues era al menos una posibilidad de sobrevivir y en el peor de los casos, una muerte menos dolorosa que perecer quemada o asfixiada; mientras tanto, ella apretaría contra su seno a su bebé y lo ahogaría, antes de ser consumidos ambos por las llamas.

Algo sucedió. De pronto se oyeron voces afuera y los asesinos salieron corriendo del lugar sin llegar a prender el fuego. Eran los días finales de la ocupación. Todos se salvaron en aquella aldea, que libró por casualidad –o causalidad- de figurar como una más en el mausoleo de Jatín; pero quedó por siempre en su mente de madre, la pesadilla de haber pensado como mejor solución para sus hijos, la muerte con su propia mano.

Quedamos en silencio con los ojos anegados en lágrimas. Demasiado fuerte imaginar; demasiado dolor. Solo la convicción intrínseca de nuestro humano compromiso de desenmascarar todo intento de justificar lo injustificable que es tan siquiera apoyar una agresión. Se lo debemos a los sobrevivientes de ayer y a los de hoy en cualquier rincón del planeta, donde la bota imperial haya estampado su huella de sometimiento y muerte para controlar recursos, mercados, o impedir la construcción de un mundo más equitativo y mejor.

La ciudad de Minsk, ocupado por los nazis.

Se han publicado 56 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Reynerio Alvarez-Borroto dijo:

    Yo tuve la oportunidad de visitar, durante mis estudios en la antigua URSS, fosas comunes en Kiev y otros lugares donde yacían mas de 20 mil personas, sobre todo ancianos, mujeres y niños asesinados brutalmente durante la retirada de las bestias asesinas. Son las lecciones que la Humanidad no debe olvidar.

    • sachiel dijo:

      !Ahhhh, estimado Reynerio, que decir….!! “La apuesta de los invasores siempre es el miedo, el terror para inmovilizar la voluntad; pero llega un momento en que el ser humano en su instinto de supervivencia, termina conviviendo con el miedo y acepta con cierta normalidad la cercanía de la muerte, hasta que llegue el momento de verse las caras o tener la dicha de sobrevivir…”, yo prefiero el enfrentamiento.

      Mi infancia cubana transcurrió entre las lecturas que por aquel entonces teniamos de la URSS, la Gran Guerra Patria, y muchos filmes y series, rusos y de varios paises, incluyendo capitalistas. Verguenza y oprobio eternos a quienes impulsaron al nacional socialismo de Hitler, a sus SD y SS, a cometer tales crimenes de lesa humanidad, y a sus fieles discipulos de hoy.

  • lili dijo:

    Qué horror la guerra,estas son historias tristes y necesarias que todo el mundo debiera conocer ¿como el ser humano cegado por el odio y la ambición ha podido cometer tales actos?construyamos un mundo mejor cada dia donde reine la paz y la solidaridad,donde se respete a cada persona sin importar su género,su color de piel o su religión,donde se respete la vida del ser humano por sobre todas las cosas.

    • Nicoa dijo:

      A “los desmanes de la derrota”, de eso tampoco se habla mucho.

      • sachiel dijo:

        Sólo los interesados en la confusión, Nicoa, si te refieres a hechos ocurridos despues de la capitulación fascista, y donde estuvieron involucrados soldados de todas las naciones beligerantes… Hubo quien fue ético con el vencido a pesar del dolor interno, hubo quien aplicó el ojo por ojo….. y recuerda que en la guerra hay de todo, en Angola tuvimos tambien canallas que violaron, saquearon e hicieron cosas, al estilo de la UNITA y compinches, y fueron justamente castigados.

  • David dijo:

    Demasiado fuerte, esto es lo que quieren para Venezuela, Cuba y nicaragua. No a la guerra. No al imperio, y de llegar el momento, no a la cobardía, la lucha por la libertad de nuestro pueblo se impone.

  • David Paz dijo:

    Está es historia necesaria, la que no debemos olvidar para que no se repita y para que pueblos como el nuestro tengan la dicha de alejar los sufrimientos de la guerra y señalarles el camino a los nuevos fascistas que será duro el sufrimiento, pero mucho más costosa la derrota. No hay otra alternativa. Somos Cuba, somos revolución.

  • Ernesto dijo:

    Artículos como estos son muy necesarios, yo diría que imprescindibles. Muchos “soñadores”, creen que la solución de nuestros males pasa por vender nuestra dignidad a los gringos, que tamaña falacia. EU después de la segunda guerra mundial, se convirtió en la mayor potencia militar y económica de este planeta, pero solo para crear caos y llevar la muerte a los países que no se han subordinado a su ideología.

    En ese contexto ha invadido, provocado guerras fratricidas, apoyado golpes de estado, preparado asesinos y operaciones asesinas como el plan Cóndor, que trajo muchas víctimas en América del Sur. Si empezamos a contar, pues debemos recordarnos de la Guerra de Corea, Vietnam, Laos y Camboya, Panamá, Granada, República Dominicana, Guatemala, Yugoeslavia, Indonesia, Nicaragua, la Guerra de Irán e Iraq, Afganistán, Iraq, Libia, Siria, Ucrania y de nuevo Nicaragua y Venezuela. Quizás me falten algunos, pero el que no puedo dejar de mencionar es nuestro país, al que han agredido durante ya casi 60 años, el que ha perdido a muchos hijos en sabotajes, invasiones o crímenes cometidos por sus sanguijuelas, sin contar los daños económicos ocasionados por el bloqueo de casi 6 décadas. Está faltando un tribunal similar al de Núremberg, pero para eso primero hay que derrotarlos y quizás de la única forma que esto se logre, es que su propio pueblo pare los desmanes del imperialismo yanqui, opresor por excelencia, racista y sin dudarlo, fascista por los métodos que emplea.

  • arturo dijo:

    Por los errores de algunos, fue peor el desenlace para el pueblo soviético…
    Se me vienen a la mente los tratados Molotov-Ribbentrop, la guerra ruso-finesa, las purgas al ejército rojo antes de la guerra.
    Quién fue el culpable?

    • JNMM dijo:

      Muy sencillo, EL IMPERIALISMO, o ¿crees tú que el inicio de la Segunda Guerra Mundial tuvo otro culpable?

      • sachiel dijo:

        Y la Primera tambien, JNMM, y la Guerra Civil Rusa, y cuanto enfrentamiento han tenido las fuerzas progresistas contra el oscurantismo nazi fascista e imperialista…

      • Luisito dijo:

        La segunda guerra mundial no había empezado porque Japón ataco Pear Harbor (Hawai) ?¿?¿?

      • senelio ceballos dijo:

        En mi proxima visita a la islita amada!!! Te buscare Sachiel o sachiel..Cual eres hoy? jajaja……Para charlar sobre ..LA GUERRA DESCONOCIDA-1, fue el primer intento o entrenamiento para comenzar la I.G.Mundial….[1850-68] ..En el occidente se habla y se ha escrito poco sobre ella….Ud me pagara el almuerzo /trapeze en un buen restaurant o cafeteria de nuestra habana…Despues tendremos otra leccion sobre la GUERRA INTERNA [ CIVIL RUSA ]…… a ese encuentro invitaremos a NICOA, claro tendra que pagarnos EL LAGUE!! y las pizas de camarones o langostas!!!! jajaja…Para conocer mas a fondo la captura y fusilamientos de ZAR y su familia….para que se instruyan para ese encuentro les propongo buscar un librito que se edito en 2108..Por colectivo de historiadores bajo la redadccion de ..BLADIMIR LABROV…..se titula en lengua rusa ….ПРОВОСЛАВНЙИ ВЗГЛЯД…….НА ЛЕНИНСКЙИ .ЭКСПЕРИМЕНТ НАД РОССИЕЙ [Martha alli en Minsk seguro lo encontraras en bibliotecas especiliazadas en TEMAS…de conflictos religiosos y entre nacionalidades ]…. Sachiel y NICOA..se puede traducir en nuestro castellano asi mas o menos…….UN VISTAZO CRISTIANO…al experimento revolucionario de Lenin en Rusia…….Luego seguimos ahorita tengo que PINCHAR!!!! gracias MARTA!!!! exitos!!! Muy lindos y humanos comentrarios!!!!

      • m&m dijo:

        Luisito, caundo sucedio Pearl Harbor, la SGM llevaba “oficialmente” mas de 1 año andando. le recomiendo lea historia.
        las comillas son porque algunos historaidores ponene su inicio mucho mas atras de 1939, cuando la guerra cvil española o mas atras, cuando las invasion de la Manchuria por Japon a fines de los años 20

      • Jose R. Oro dijo:

        Estimado colega, guajiro cubano – ruso, muchos saludos. Solo un comentario muy menor, creo que la traducción correcta de “ПРОВОСЛАВНЙИ ВЗГЛЯД”, sería más bien “Un vistazo ortodoxo” que “Un vistazo cristiano” este último sería “Христианский взгляд”
        Un fuerte abrazo cubano

    • Ernesto dijo:

      Profundizar en la historia es apropiado para no estar ciegos, nadie duda que Stalin y su cúpula gobernante cometieron errores, pero el “imperio del mal nazi fascista” ya estaba creado y fortalecido y quienes ayudaron a que naciera y se convirtiera en una potencia militar, lo hicieron como un arma para derrocar el socialismo de la URSS, solo que la fiera primero mordió a quienes lo alimentaron. El tratado de Molotov-Ribbentrop puede que sea cuestionable si se evalúa como algo aislado, pero no fue tan lineal. Los gobernantes polacos tenían un plan de expansión que habían también conciliado con los nazis y consistía precisamente en ser la punta de lanza para una agresión a la URSS, solo que Hitler les solicito tierras que consideraban germanas, los polacos no se las dieron y todo cambio. La inteligencia soviética conocía del ofrecimiento polaco de atacar a la URSS como parte de una alianza germano polaca y cuando se dio la ruptura, no perdieron la oportunidad, pues la Unión Soviética necesitaba tiempo para preparar su ejército, que se había quedado atrás como lo demostró la guerra republicana en España y la finesa, refrendado también por los resultados de los combates en los primeros meses de la guerra. Encontrar errores es fácil y culpables también, pero acercarse a la verdad, requiere de algo más que simples observaciones criticas a un estado que impuso un cambio positivo en la historia de la humanidad.

      • Jean dijo:

        jajaja si hitler era la fiera entonces stalin era un santo cortados por la misma tijera jajajaja

  • El Espacial dijo:

    Que triste historia principalmente la ultima parte de la historia que cuenta la pesadilla de haber pensado como mejor solución para sus hijos, la muerte con su propia mano. Las manos de la propia madre.

  • Elpidio dijo:

    Es increíble que en países de Europa que también vivieron estas atrocidades ya las hayan olvidado y ahora apoyan al neofascismo norteamericano liderado por Trump. No exagero por algo es las sanciones a más de 20 países, la Guerra genocida contra Libia y contra Siria, el bloqueo contra Cuba el bloqueo y el intento de asfixiar a Venezuela pretendiendo rendir de hambre a ese País para después invadirlo, buscando la desunión y la traición de aquellos que no tienen dignidad. Ojalá este articulo circule por muchos países del mundo sobre todo de América Latina.

  • YNC dijo:

    Historias la humanidad no debe de olvidar y a los jóvenes se les debe mostrar, gracias a la periodista a pesar de la triste historia, muy bien contada.

  • Jose R. Oro dijo:

    Excelentisimo articulo, muy buena lectura de la destacada personalidad cubana Marta O. Carreras Rivery. Los temas relacionados con Biolorrusia son menos conocidos que lo que se debiera, y este valioso escrito cubre un vacio de la historia contemporánea que tiene importancia para los cubanos. Muchas felicidades a la autora por este documento tan valioso como de agradable lectura.

    • Preocupao dijo:

      Hay un filme estremecedor sobre el tema de la guerra en Bielorrusia, de finales de los ’80. se llama “Ve y mira”. entre otras cosas, se recrean escenas como la que describe la autora, de encerrar habitantes en un granero y prenderles fuego.

      • Jose R. Oro dijo:

        Si como no, estimado Preocupao, me acuerdo bien de esa pelicula, realmente impresionante! Un abrazo cubano para usted

  • armando dijo:

    Ojala estos tema sea reproducido en la tv y en la radio nuestro hoy jovenes deben saber que le depara el futuro si el imperio se apodera de nuestra tierra la cual estoy seguro que antes recogerian el polvo anegado en sangre si no perecemos en la lucha.

  • ruskie dijo:

    cuando estudiaba en Kiev,yo visite jatin y tengo fotos horrible todo lo que nos narraron, cosa que no debiera repetise “NADA SE OLVIDA, NADIE SE OLVIDA”

  • Lucía dijo:

    Marta, muy triste y desgarrante todo lo que escuchaste y nos cuentas y no termina, Siria, Afganistán, Irak, Argelia, Yemen, Yugoslavia, países latinoamericanos, etc.etc. luego de la segunda guerra mundial han tenido sus civiles la misma mala suerte por la ambición del imperio, el deseo de supremacía y de saqueo de los recursos naturales de esos países entre otros objetivos han hecho padecer iguales horrores a pueblos enteros, porque la guerra igual es horrible y triste en todas partes. Lo mismo quieren hacer en Venezuela y quisieran con Cuba, el mundo no se lo debe permitir, Dios no se los permitirá.

  • Arriba Cuba! dijo:

    Armando, coincido con usted. Ahora que nuestro Presidente Díaz-Canel hace un llamado al ICRT para la generación de contenidos, debiera ocurrírseles la idea de hacer programas con tales vivencias desde una perspectiva que sin negar el horror-¡imposible de negar!- llegue a los jóvenes de una forma atractiva e interesante para que vean el verdadero rostro del desastre.

  • Martha dijo:

    Yo tuve la oportunidad de estudiar en la ex URSS, y pude visitar muchos de esos lugares que recordaban todo el horror de la guerra, conocí a sobrevivientes, (familiar de una compañera de estudios) que lucharon con apenas 15 años y ya eran muy viejecitos, pero aún recordaban todo el sufimiento que eso implicó, en fin tiene razó la autora, “No caben dudas de que no es tarea de uno solo; es de humanidad” tenemos el deber de no olvidar, y de hacer que los pueblos de todo el mundo reclamen el cese de la guerra cualquiera fuere el lugar, las políticas de “ayudas humanitarias para invadir un país” podemos y tenemos el deber de hacerlo, antes de que sea tarde,

  • raul dijo:

    yo estudie en Minsk , visitamos la aldea de jatín, la fortaleza de bresh por donde entraron los fasistas, es simplemente aterrador ver a onde puede llegar el imperio, eso mismo acurre hoy en el mundo cuantas guerras despues de la segunda guerra mudial, el imperialismo sigue en ese empeño, ellos prueban sus armamentos, y tratan de quedarse con las riquesas de los pueblos, vean lo que es hoy Irak, Libia , Afganistan paises desvatados pueblos muriendo de hable y enfermedades y a ellos nada le importa. ese es el futuro que nos espera si la revalución nuestra se acaba, no espern nada mas que muerte y miseria

  • Susana60 dijo:

    Horror nada más imaginar el nivel de desesperación de una madre, el sentimiento de impotencia de no poder encontrar solución viable para salvar a sus hijos para llegar a pensar como único alivio, en darles muerte con su propia mano. Muy grande debió haber sido el horror. Pobre mujer… no en balde los que sobreviven a una guerra, no quieren recordar. Nadie sale ileso de una guerra, ni siquiera los vivos.

    Al final, los que promueven las guerras están muy a salvo en sus palacios y torres, ellos y sus hijos. Las víctimas están de ambos lados. Hay que ver también la cantidad de locos y asesinatos que han ocurrido en EEUU con los soldados que regresaron de Afganistán, Vietnam, Irak… y de hijos deformes y con cáncer producto de las armas utilizadas.

    Y quiero llamar la atención también en otro aspecto del relato que sabemos ocurre no pocas veces: la degradación moral de los extremistas y traidores, en el fondo VILES COBARDES que pensando en que salvan su pellejo o algún “beneficio”, son capaces de cometer atrocidades contra los suyos, contra los más vulnerables, para agradar al invasor que también los desprecia.

    De los extremistas tenemos que salvarnos, tenemos que estar alertas a las señales que den, para identificarlos y ponerles correctivos sociales a tiempo, antes de que el enemigo los organice en una fuerza, como ha pasado en Venezuela, donde hasta quemaron vivos a inocentes en las calles. Las redes pueden ser un gran aliado en ello:no se esconden para estimular el odio y el desorden.

    Y hay que mejorar la educación, elevarle la calidad, para que la gente no se deje manipular; para que proliferen los valores humanos y la decencia. Por eso los imperios no quieren a personas educadas y cultas, las prefieren bien pobres y arrastradas para manipularlas con instintos bajos.

    • sachiel dijo:

      Susana60, yo estoy de acuerdo con usted, el cobarde seguirá siendolo, y esos que gritan su odio, son los que un dia pidieron a los yankis o estuvieron de acuerdo, en “tres dias de licencia para matar en Cuba”, pero no saben que todo se conoce y serian los primeros en perecer, si tal situación se diera.

      • Susana60 dijo:

        Sí, Sachiel. Cuando escribí el comentario pensé en ellos también. He visto con asombro en las redes, extremistas cubanos en el exterior injuriando a los que estamos en Cuba, amenazándonos con lincharnos por haber tenido el valor de resistir y quedarnos con la confianza de que aún podemos hacer mucho más por la patria y salvarnos de la bota yanqui que nos quiere hundir y desaparecer.

        Lo más “simpático” -no me viene a la mente ahora otro vocablo que no sea una mala palabra para calificarlos y por eso escribí ese entrecomillado- es que tras las amenazas, repetían que estaban frente a una embajada cubana en el exterior -¿por qué no en la Plaza de la Revolución en Cuba?- ahhh y “que estaban protestando pacíficamente”. ¿Amenazas “pacíficas” de muerte? No me diga…, igualito que los que quemaron gentes en las calles de Venezuela…

        También he visto vídeos subidos con los móviles, de cubanos alentando riñas callejeras, o estimulando a otros a desafiar el orden interno y a las autoridades. Vougeres con sus móviles, sin poner el pellejo, alentando a otros. ¡COBARDES, DELINCUENTES, TRAIDORES! Esos los tenemos dentro y pueden actuar como manada por unos dólares en contra de los más vulnerables, como los esbirros de la historia contada, que fueron peores que los propios nazis, porque al ser del lugar, sabían cómo provocar mayores sufrimentos.

        Por eso mismo escribí que hay que identificar a ese tipo de gente y ponerles coto. La sociedad necesita defenderse de esa escoria. Tenemos un país tranquilo y seguro. No podemos permitir que esos elementos nos lo cambien. Las redes tienen que servirnos también para identificar la escoria.

        Lo otro, es la necesidad de multiplicar la virtud, la decencia. Y tenemos que trabajar desde las instituciones del Estado, de los medios de comunicación, desde las organizaciones sociales de los territorios con nuevos contenidos que las muevan de la inercia en que muchas están, y ponernos todos, en función de una gran acción POR LOS VALORES HUMANOS, POR LA DECENCIA, POR LAS FAMILIAS, POR LA SOLIDARIDAD, POR TODO LO BUENO que tenemos y debemos proteger y desarrollar.

        El paso del tornado nos dejó una buena lección de los valores que tenemos en la población, en nuestros jóvenes y que tenemos que profundizar, promover para que las papas podridas no contaminen el saco.

    • Martha dijo:

      Susana60, gracias por su comentario, y compartirlo, coincido con Ud. plenamente, no podemos bajo ningún concepto permitir que eso suceda, pues es cierto dentro de nuestro querido país existen los que por un puñado de pesos estimulan violencia por las redes, claro como comentas no son capaces de hacerlo a la cara para poder darles una señal de lo que encontraran que de paso estoy segura que lo saben, el sábado estaba compartiendo con mi hija, su prima, los respectivos novios, entre otros familiares, ellos hablaban de sus cosas como jovenes al fin, y lo interesante de esto es que comentaban las experiencias que amigos o ellos mismos han tenido al realizar un viaje al extranjero, todos coincidían en que como Cuba no hay otro país, que si tenemos muchas dificultades económicas, que nos apremian, nos endurece el día a día, pero no es comparable con nada, y esto me hizo ver que nuestros jovenes tienen y piensan en sueños de mejoras, que en muchos casos no encuentran aquí, pero por sobre todas las cosas quieren a su país y estoy segura no quieren las políticas neoliberales que han visto aplicadas en otros países de la región. Todos Somos Cuba!!!

  • Eva dijo:

    Más de 70 años han pasado y para quien sobrevivió aquellos hechos no se olvida. En Bielorrusia, Rusia, Ucrania, Polonia, Alemania, Francia, Holanda, en casi toda Europa hay evidencias de lo que fue el facismo. No sé cómo se enseñará esa parte de la historia en las Escuelas de esos países, ya vimos cuando la visita de Obama a La Habana como estimulaba a olvidar el pasado. La historia no debe olvidarse, todas las personas dignas del mundo deben luchar por La Paz y que secen todos los conflictos que en el mundo provocan la pérdida de vidas humanas.
    Hasta debía prohibirse la fabricación de juguetes y juegos de computadoras que incentive la guerra.

  • Ernesto dijo:

    Estremecedora y aterradora narración y se que es verdad, porque tuve el inmenso honor de estudiar una carrera universitaria en Moscú en la década de los 70 y pude conversar con excombatientes y sobrevivientes, pude visitar y vercon mis propios ojos algunos de lo monumentos y memoriales erigidos en la ex-URSS con gran devoción a los combatientes y pueblo soviéticos (entre ellos estuve de visita en Jatín) y guardo inmensa admiración y respeto por la bravura, entereza y dignidad con la que enfrentó este pueblo hermano todo la barbarie nazi y defendió el derecho a la vida tanto de sus habitantes como de otros pueblos de Europa, esa misma que ahora, dominada por gobiernos genuflexos y apátridas tratar de enceder la hoguera de la rusofobia y el odio.

    ¡Gloria eterna al pueblo soviético! ¡Abajo la guerra y arriba la PAZ!

  • 8yta dijo:

    Sólo una pregunta, ¿Qué diferencia hay de los Nazis aquellos y de los que comanda Trump?
    Viva la Paz
    Abajo el Fascismo

    • Anaranjado100% dijo:

      Jajjaj Cerebro estrecho el tuyo

    • Anaranjado100% dijo:

      Estoy de acuerdo contigo en q viva la Paz y Abajo el fascismo eso yo y el mundo entero con usted. Se q t dije algo q no debi pero perdona. Podemos odiar y ser antimperialistas siempre pero no al extremo. La diferencia es q Donald Trump no tiene campos de concentración esparcidos por el mundo donde reconcentra negros o judios. Se sabe q es rascista pero solo en la palabra, hasta ahora no ha cometido ningun acto de crueldad de fascismo.
      Ahora comparalo con Hitler es ya un extremismo, o con los fascistas también. Midamos un poco el extremismo q no ayuda a nuestra causa de defender la verdad. Usemos los recursos verbales y de palabra q tenemos q son muchos, no hay necesidad de inventar mentira. Disculpa por lo q te dije. Saludos

Se han publicado 56 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Marta O. Carreras Rivery

Marta O. Carreras Rivery

Periodista y diplomática cubana, colaboradora de Cubadebate.

Vea también