Imprimir
Inicio » Especiales, Deportes  »

El villano efímero

| 32

Javier Méndez, campeón de cuatro Series Nacionales con Industriales. Foto: Pedro de la Uz/ Play Off.

Los azules ganaban por dos carreras en la parte alta del noveno capítulo. En la soledad del jardín central Javier le volvió a echar un vistazo a la pizarra electrónica para asegurarse que solo faltaba un out para finalizar el partido.

Los enfrentamientos con los rojos siempre generaban mucho estrés. El otro equipo de la capital sacaba una garra insólita en esos choques. Javier lo sabía. Recordó por un momento cuando vestía la franela de esos guerreros hace un par de temporadas atrás. La motivación que crecía, la expectativa, la sensación de ser observado, y la importancia que cada uno de ellos le daba a esa vitrina transparente en que se convertía un partido contra sus hermanos mayores, contra el equipo grande.

Había dos corredores en circulación y en la caja de bateo se estaba acomodando el mejor hombre con el bate en ristre de sus rivales. Por la banda de primera algunos pocos fieles formaron un coro para vitorearlo. El estadio estaba lleno, la gran multitud estaba expectante inmersa en un murmullo interminable.

Javier caminó un par de pasos hacia atrás sin despegar la mirada del corredor de la segunda almohadilla. Sentía el cansancio de más de tres horas de juego, la tensión en los músculos. Sabía que esta victoria era muy importante para seguir en la pelea por el banderín, ya estaba casi en el bolsillo.

Dos rectas de humo que cortaron el home-plate en dos partes iguales metieron en el pozo al bateador. La gran fanaticada se levantó al unísono pidiendo el ponche ridiculizando a la diezmada tropa encima de la banca de primera.

Javier se secó el sudor del rostro y pidió a los dioses beisboleros un elevado por su posición para terminar el partido con uno de sus clásicos y espectaculares guantazos que despertaban la euforia en los aficionados.

Sus reclamos fueron oídos. Una potente línea salió disparada exactamente hacia él. Javier corrió dos, tres pasos hacia adelante. No hubo tiempo para pensar, se detuvo. La esférica cogió más altura en fracciones de segundos. Ahora hacia atrás dos, tres pasos, la bola se lo llevó en claro y rodó caprichosa hasta lo último de la pradera. El bateador-corredor anclado en la intermedia, dos corredores pisando la goma empatando el partido, y el público ahogado en una exclamación eterna fue la imagen que dibujó la acción en el ambiente.

Javier regresó a su posición habitual arrastrando los pies bajo la mirada de miles de fanáticos. Quería irse, desaparecer del estadio, que la grama se lo tragara con un terremoto apocalíptico. ¿Qué pasó? ¿Cómo era posible fallar un lance así?

Sabía que este tipo de conexiones eran muy difíciles de localizar, pero ¿Cuántas veces se había lucido en jugadas como esa? ¿Por qué ahora? ¿Por qué a él? Muchas interrogantes sin respuestas comenzaron a sobrevolarle la cabeza como aves de rapiña.

Javier se volvió a secar el sudor del rostro, esta vez era un manantial infinito que le brotaba por los poros. Se preguntó de qué manera llegaría al banco azul, cómo sortear ese camino como un cristo apaleado por miles de sus fieles, cómo resistiría la rechifla y ese traje de villano que jamás había estrenado en los campeonatos nacionales.

Cayó el tercer out de la entrada sin saber cómo. Sus compañeros se fueron retirando del campo. Se llenó de aire los pulmones y emprendió una veloz carrera hacia el escondite salvador.

Alguien se levantó de su asiento y comenzó a aplaudir como un loco solitario después de una mala función de teatro. Luego otro lo imitó, dos, tres más, un grupo. Cuando Javier cruzó la línea de foul de la tercera base un mar de pueblo en solemne silencio lo estaba aplaudiendo con asombrosa energía. Más de treinta mil almas fundidas en una ovación ofreciendo un espectáculo impresionante.

Javier frenó la carrera, estupefacto, alucinado y atónito. Entró trotando a la cueva y se sentó bruscamente en el primer espació vació que encontró, detrás de él su alma lo alcanzó y le devolvió los colores a la piel. No podía creerlo. Los pensamientos eran confusos.

-Javier, te toca batear- gritó un compañero.

El fin de la historia no podía ser otro. Un pelotero de vergüenza no podía hacer otra cosa. El traje de villano había quedado tirado en el césped hecho trizas por la reverencia del imprescindible. Con una vestimenta transparente de superhéroe y poderes especiales. Javier sacó la pelota más allá de las cercas del jardín derecho. Se acabó el juego de pelota.

Javier Méndez (La Habana 22 de abril de 1964)

Javier Méndez en la sede de Cubadebate. Foto: Jose Raul/ Cubadebate.

Cuatro veces campeón nacional con Industriales (1986, 1992, 1996, 2003)

Medallista de plata en los juegos olímpicos de Sidney 2000

Medalla de oro en la copa mundial de béisbol de 1990.

Líder en promedio de bateo en la temporada de 1986

2 veces elegido jugador más valioso (MVP) de la serie nacional (1987, 2003)

Jugó 22 temporadas en series nacionales (328 AVE, 191 HR, 2101 CI)

Se retiró después de terminar una temporada de 19 cuadrangulares y 92 impulsadas, siendo primera vez en la historia de las series nacionales que un jugador lo hace teniendo sus mejores números ofensivos.

Lea los trabajos anteriores de esta serie:

El día que un gigante del béisbol cubano pasó de las gradas al terreno

El profesional que nunca abandonó su tierra

Se han publicado 32 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Ulloa dijo:

    Error en fecha al término de la crónica no puede ser 1964. Saludos

    • Gorg dijo:

      Se supone que esa sea la fecha de nacimiento de Javier `¿Por qué no puede ser?

    • jt dijo:

      esa es la fecha de nacimento

  • Jeanlup dijo:

    En mi época de niño y adolescente, todo el mundo seguía a Linares, Pacheco, Kindelan y Víctor Mesa, yo me quedé con la modestia y lo buen pelotero de Javiera Méndez, mi corazón palpitaba rápido cuando en el Latinoaméricano por el altavoz decían Javier Méndez

    • Amaya dijo:

      BORIS, HOY 22 de Marzo de 1948, nacimiento de Armando Capiró Laferté, destacado jardinero de los equipos Industriales, Habana y Cuba que jugó 14 SN y 6 selectivas hasta que una lesión en la rodilla le tronchó su brillante carrera deportiva, primer bateador en conectar 100 jonrones en SN y en conectar en una SN mas de 20 jonrones, ello sucedió en la XII SN 72-73 cuando conectó 22 y fue también lider impulsados, quinto en llegar a 1000 hits, entre sus mas encumbrados resultados su jonrón en los Panamericanos de México frente a Estados Unidos para empatar el juego, con un temido brazo, jugador.
      -6 Veces Campeón Mundial, Barranquilla 1970, Habana 71, Managua 72, Habana 73, Cartagena 76, Italia 78.
      -3 Veces Campeón Panamericano, Cali 71, Mexico 75, San Juan 79.
      -3 Veces Campeón Centroamericano, Panamá 70, Santo Domingo 74 y Medellin 78.
      -Campeón nacional con Industriales en la XII SN 72 – 73.
      -Campeón de la II Serie Selectiva con Habana en 1976

  • Agustin González dijo:

    Quién era el bateador de Metropolitanos o esto es ciencia ficción ???. No está bien contada la historia parece más bien un cumplido. Cuidado con publicar cualquier cosa que este sitio no lo merece. Gracias

    • Boris Luis Cabrera dijo:

      Para nada ciencia ficción amigo. Todas las historias son reales y contadas por sus protagonistas. El nombre del mejor bateador contrario no era importante en ésta historia, pero para satisfacer su curiosidad es Jorge Milián, de Metropolitanos. Saludos

      • EduardoH dijo:

        Todos se fueron con la de trapo. Jorge Milian es el villano …no Boris?

      • Bambino dijo:

        …….na Boris, que hay que comentar…porque tengo el derecho y la obligación…

    • luffycu dijo:

      compadre con prescolar aprobado se sabe que en esta historia el nombre del pelotero de metros que estaba bateando no era importante para lo que se queria comentar en la noticia, era el mejor y ya con eso era informacion necesaria. Por favor, hay uqe analizar mejro las cosas antes de comentar, ademas…Boris luis Cabrera es un profesional, y despues de tantas y tantas historias que nos ha regalado por aqui no iba a cometer ese error infantil de venirse a inventar algo solo por publicarlo…

  • Govea dijo:

    Javier siempre fue un ídolo para todos los muchachos que jugábamos pelota, imitarlo en sus atrapas en el center field era tarea de todos, tirar el guantazo y que la pelota no cayera…. tremendo bateador y su modestia a pesar de ser grande entre los grandes… Javier Méndez es de esos peloteros inolvidables..

  • NelsonSM dijo:

    Uno de los mejores bateadores que han pasado por la pelota cubana. Yo no me perdía un juego de Industriales sólo por ver jugar a Javier, Germán, Padilla, Vargas. Javier con un tacto de otro nivel, un gran pelotero de la vieja guardia.

  • KIKIRIKI dijo:

    un gran pelotero, sin dudas, que al igual que Junco y Romelio tuvieron la mala suerte de coincidir con varios de los mejores jardineros que ha dado esta pelota: Víctor, Casanova, Gurriel, Ermidelio, Estrada y hasta Ulacia, que lo pasaron para los jardines cuando llegó Germán. ná, que en aquella época era muy difícil ser regular en el Cuba, ahora fuera el 3er palo.

    • camagueyana 100% dijo:

      Tremenda generación !!

  • Lucas dijo:

    Espectacular pelotero, de los que iba a ver jugar al estadio. Además de eso, tengo el privilegio de conocerlo personalmente y tener con él una sincera amistad. Es, más allá de gloria deportiva de nuestro béisbol, excelente persona, amigo, padre y esposo. Se te quiere Javier! Abrazos desde La Coronela…

  • egar luis dijo:

    soy de un municipio que pertenecía a Pinar del Río, por ende, siempre he sido fan de los equipos pinareños, los Linares, Lazo, Contreras, etcétera, siempre fueron mis súper héroes, pero fuera de Pinar del Río, Javier Méndez siempre cautivó mi admiración por su sencillez y modestia aparte de lo temible con el bate en la mano y la elegancia en el Center Field, dentro de mi equipo ideal, tiene un puesto seguro. Larga Vida Javier.

  • gordy dijo:

    Javier nombre para respetar por su valor, modestia y respeto al público, cuando salía al terrreno salía con honor.

  • alexey dijo:

    mis respetos para este grande.

  • Panfilov dijo:

    Sin dudas un gran peloterazo, y soy pinareño

  • jose dijo:

    Que comentario o anecdota mas refrescante! Javier Mendez toda una gloria del beisbol cubano y figura iconica del mismo en la capital.Quien olvida de aquellos guantazos que aun nadie sabia como nunca se se salio la bola del guante? Que manera de ser excluido,marginado de selecciones nacionales en plenitud de sus facultades deportivas.Una mas de las tantas que laceraron suenos en otros con pleno merecimiento.En lo personal excelente persona.Boris como ya me he expresado en otros trabajos tuyos que marcan pautas del hacer periodistico,pienso y te sugiero que des mas seguimiento a esta linea.Me remito al caso de Lazaro Junco como el primero que me impresiono.Casi me senti en su piel cuando alguien lo recordo del modo en que lo hiciste.Es tan edificante saber que existan personas que a traves del recurso de la memoria expresan admiracion,respeto y agradecimiento por los que otros hicieron en su momento y que despues por cosas de la vida,desaparecen con la misma humildad que en su momento lo dieron todo.Estos dos casos(Junco y Javier) son el testimonio de lo que digo.Gracias Boris

  • YULORETTI dijo:

    Cuando se hable de pelotero que jugaba facil al Baseball, este hombre es uno de ellos. Para el jugar Baseball era como tomarse un vaso de agua. Exelentes manos, buen brazo certero y ademas de ser uno de los mejores bateadores zurdos de la historia. SLDS…

    • KIKIRIKI dijo:

      YULORETI:
      como han dicho algunos, Javier casi no se ponchaba, era rápido, fildeaba espectacularmente, jonroneaba bastante para su tamaño, era oprtuno e impulsador, pero buen brazo no tenía, si de algo carecía era de eso. ahora, si te refieres a que tiraba bien a las bases es otra cosa, pero claro, casi todos los jardineros que carecen de potencia en el brazo tiran bien a las bases porque como que no pueden tirar duro se especializan en tirar con puntería y por regla general los que tiran duro muchas veces lo hacen desviado. todo el mundo no es eddy rojas ni casanova.

      • Amaya dijo:

        Kikiri saludos desde Pinar, esa así como dices los brazos de mi amigo Casanova, Eddy Rojas y Capiró eran casi perfectos, porque tiraban duro y muy certeros, cualidades que no tenían Gourriel y ni el propio Victor, pero en el artículo hay un error en las impulsadas, no fueron 2101, a esa cifra no ha llegado ni llegará nadie, creo que fueron 1101 impulsadas, por lo demás Javier fue miembro de aquellos Industriales y Ciudad Habana, en los que como ellos mismos han reconocido (Vargas, Padilla, Germán y el propio Javier) predominada en ocasiones el juego individual y eso los limitó de ganar algunas series nacionales y selectivas más, lo cual si lograron en esa época los equipos pinareños, villareños y orientales.

      • KIKIRIKI dijo:

        AMAYA: saludos. se le fue la tecla a Boris con las 2101 Imp. para llegar ahí hay que hacer un clon compuesto con genes de Muñoz, Linares y Kindelán, jaja.

  • Ultra dijo:

    Uno de los jugadores mas modestos y por ende mas admirado por las aficion de todo el país… uno de los jugadores de mejor zona para batear que he visto en la pelota cubana

  • alexey dijo:

    grande entre los grandes,mis respetos.

  • gilberto dijo:

    Por favor 2101 CI, deben ser hits

  • Omar Javier de la Nuez dijo:

    …Mi tocayo Mendez, mi ídolo junto a otro tacayo mio, Linares, esplendidos, sencillo, elegante, con fildeos de leyenda en el jardin central, (con una sola mano), grande entre los grandes, lo segúi siempre, por su disciplina, sencillez, en efecto, vio la luz en 1964, cuando yo hice la preselección del Veguero en 1975 mi número en la espalda fue ese 17 de marras del ´´villano efimero´´, la diferencia, él zurdo yo derecho. siempre lo respeté siendo mi contrario de equipo de afición, le deseo mucha salud y bienestar, idem familia, salu2.

  • Jesús dijo:

    Un grande entre los peloteros de la capital de su época. Junto a Vargas, Padilla, Germán, Valle, Arocha, entre otros, constituía un referente cuando comencé a ver el béisbol de pequeño y pienso que para muchos también. Sus guantazos al fildear, su disciplina en el terreno y constancia como atleta nos muestran un gran atleta querido no solo por la afición capitalina, pues en otros estadios nunca oí que le chiflaran ni abucharan, como si sucedía con otros del equipo, lo que demuestra que era un pelotero querido y respetado por toda Cuba, un verdadero icono de nuestro béisbol.

  • Pereyra dijo:

    Tremendo pelotero y tremendo ser humano, tengo el honor de conocerlo y de haber conversado con él. En una epoca de grandes peloteros, él daba pelea y cabia en cualquier equipo. Las lesiones lo llevaron tenso. Grande Javier

  • Blue dijo:

    Este fue un big-leaguer de talla grande, siempre INDUSTRIALES y CUBA te agradecerá todo lo que derrochaste en el terreno por el béisbol.

Se han publicado 32 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Boris Luis Cabrera Acosta

Boris Luis Cabrera Acosta

Reportero deportivo. Colaborador de Cubadebate y Tribuna de La Habana. Profesor de béisbol de categorías infantiles. Miembro del Consejo Nacional Martiano “Béisbol de Siempre” (CNMBS) y del Grupo de Trabajo y Desarrollo del Salón de la Fama (GTDSF).

Vea también