Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

Carlos Fernández de Cossío: ¿Qué esconde el Departamento de Estado?

| 5

¿Realmente ocurrió algo? ¿Quién podría estar detrás? ¿Qué tipo de tecnología estaría involucrada?, son algunas de las preguntas que se hacen los expertos sobre los supuestos incidentes de salud con diplomáticos estadounidenses en Cuba, sobre los que hasta ahora no existe una sola evidencia.

Pero quizás la interrogante que es la clave del asunto es la que menos está presente: ¿quién se beneficia con la confrontación?

“Evidentemente no es el pueblo de Cuba” el que sale ganando, sostiene el director General de Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores, Carlos Fernández de Cossío. “Muy claramente no es el gobierno de Cuba y uno debe suponer que tampoco obtiene nada el pueblo de los Estados Unidos”.

Los únicos favorecidos con la confrontación son “aquellos que durante años viven y se benefician, incluso económicamente, de una situación de hostilidad entre Cuba y los Estados Unidos”.

Los únicos favorecidos con la confrontación, añade Fernández de Cossío, son “aquellos que durante años han traficado con la mentira y con las falsedades, porque viven y se benefician, incluso económicamente, de una situación de hostilidad entre Cuba y los Estados Unidos”.

El senador por la Florida Marco Rubio es uno de los rostros más visibles de los legisladores cubanoamericanos de línea dura que han hecho carrera a partir de su oposición a cualquier acercamiento entre Washington y La Habana.

Rubio fue la mente maestra detrás del cambio de política anunciado por el presidente, Donald Trump, el 16 de junio en la ciudad de Miami, que fortaleció la aplicación del bloqueo contra Cuba.

El senador de origen cubano intenta por todos los medios utilizar la excusa de los supuestos incidentes con la salud del personal diplomático estadounidense en La Habana para exigir el cierre de las Embajadas y retrotraer los vínculos a la etapa previa al 17 de diciembre del 2014.

“Estos personajes no representan los sentimientos de la mayoría del pueblo de los Estados Unidos”, señala el diplomático cubano.

Medidas que afectan a ambos pueblos

“La manera en que el gobierno de los Estados Unidos se ha comportado con estos hechos ha servido de pretexto para tomar un grupo de medidas que afectan las relaciones” entre ambos países, refiere Fernández de Cossío.

Bajo el argumento de supuestos riesgos de seguridad, el Departamento de Estado redujo drásticamente el número de diplomáticos destinados en Cuba y declaró a La Habana como un puesto no acompañado, lo que implica que los funcionarios deben permanecer en el país sin sus familiares y el periodo de estadía se reduce a un año.

Al mismo tiempo, Estados Unidos exigió la salida de 17 diplomáticos de la Embajada cubana en Washington, lo que impactó considerablemente la capacidad de funcionamiento de la misión.

“Como resultado de la reducción del personal de su embajada en La Habana se han afectado en particular los servicios consulares de los que dependen muchos cubanos”, señala Fernández de Cossío.

“Hay fuertes vínculos familiares entre los dos países a lo largo del Estrecho de la Florida, y eso requiere de trámites consulares, de visas para las personas poder ir a los Estados Unidos a visitar a sus parientes”, añade.

En las condiciones actuales, los cubanos que deseen obtener un visado de turista tienen que viajar a un tercer país y hacer su solicitud en cualquier consulado estadounidense que no sea el de La Habana.

Entretanto, los trámites para las solicitudes de migrantes se llevan a cabo en Guyana, lo cual encarece y complejiza el proceso para la emisión de las no menos de 20 mil visas recogidas en los acuerdos migratorios entre ambos países.

El diplomático cubano señala también el impacto negativo en otras áreas de cooperación que se fueron desarrollando a partir de los anuncios del 17 de diciembre del 2014 y el restablecimiento de las relaciones, en julio del 2015.

Las medidas unilaterales del Departamento de Estado, afirma, dañan los “avances importantes que hemos tenido durante los últimos años en la esfera de la investigación científica, temas medioambientales, estudios sísmicos, protección de los mares y las aguas que compartimos, entre otros”.

Al mismo tiempo, refiere, hace “más difícil” intercambios en áreas que son cruciales, por ejemplo, de aplicación y cumplimiento de la ley, el combate al crimen organizado regional e incluso los intercambios culturales.

“Sólo el costo adicional que implica mantener estos intercambios conduce a obstáculos adicionales en una relación que ya de por sí ha sido difícil durante muchos años”, asegura.

Manipulación política

“La manera en que el gobierno de los Estados Unidos ha tratado este asunto de las supuestas afectaciones o daños de salud de sus diplomáticos es preocupante”, señala Fernández de Cossío. “Lo han abordado desde el principio con una alta dosis de manipulación política”.

Critica especialmente que el Departamento de Estado lance acusaciones contra Cuba con el uso de la palabra “ataques” para hablar de los hechos, sin evidencia alguna que lo sustente y con falta de credibilidad.

“Lo cierto es que hasta este instante el gobierno de los Estados Unidos no ha sido capaz de mostrar ninguna evidencia objetiva de que algo ocurrió en Cuba; no ha sido capaz de formular ninguna hipótesis apegada a la ciencia que permita apuntar que Cuba es responsable de los síntomas que ellos dicen han sufrido sus diplomáticos”, concluye.

Falta de cooperación

Por orientación de las más altas instancias del Gobierno cubano, se inició una investigación propia de los hechos alegados en cuanto fueron notificados por primera vez el 17 de febrero del 2017.

Sin embargo, “a lo largo de todo el proceso el comportamiento del Departamento de Estado se ha caracterizado por la nula disposición a ofrecer información, con una total falta de transparencia”, critica el diplomático cubano.

“Uno tiene razón para preguntarse: ¿Qué esconde el Departamento de Estado? ¿Qué información teme que sea divulgada?”

“Desde el comienzo el Gobierno de Cuba indicó que para tratar de encontrar respuestas y explicaciones a lo que ellos describían era necesario cooperar bilateralmente, trabajar conjuntamente y de buena fe”, señala.

Incluso el gobierno cubano estableció un grupo de expertos integrales, de varias disciplinas, altamente calificados, para ayudar en la búsqueda de una respuesta.

Los expertos de la Isla solicitaron poder hablar directamente con los diplomáticos supuestamente afectados, pero el Departamento de Estado se negó, afirma Fernández de Cossío.

Luego pidieron conversar con los médicos estadounidenses que los trataron y tampoco fue posible, añade.

“Se pidió entonces tener acceso a la información clínica, a la historia médica de estos diplomáticos, a conocer cuál ha sido la trayectoria de salud de ellos a lo largo de su vida, cuál es su condición natural de salud”, refiere, pero tampoco se facilitó.

Fernández de Cossío recuerda que estos son procedimientos típicos en cualquier investigación en el mundo. “Por tanto, uno tiene razón para preguntarse: ¿Qué esconde el Departamento de Estado? ¿Qué información teme que sea divulgada?”

En video, declaraciones de Carlos Fernández de Cossío

(En colaboración con Dominio Cuba)

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Pedrao dijo:

    El imperialismo yankee planea una agresión militar contra Cuba con el pretexto de ataque a sus diplomáticos.

    • maria dijo:

      que comentario tan simplista y tonto

    • Enrique.B dijo:

      Estados Unidos desde el triunfo de la revolución siempre ha tenido planes de invasión y de los últimos que tuve constancia fueron en 2004, se plantearon además que Cuba ha desarrollado armas biológicas, hecho que nunca se comprobo y digno de preocupación pues puede traer una intervención militar a Cuba, si tomamos como ejemplo a Irak, pero Cuba no es como el resto de países en los que los imperiales han intervenido, Cuba es amigo de prácticamente todos los países del mundo excepto Estados Unidos e Israel y una invasión tendría consecuencia negativas para Estados Unidos y que por su puesto los aliados de Cuba enviarían ayuda de todo tipo, inclusive militar, no sería exagerado decir que una invasión a nuestro país podría ser el desencadenante de una 3ra Guerra Mundial.

  • Jose R Oro dijo:

    Brillante! Muchas felicidades para el destacado periodista Sergio Alejandro Gómez. La pregunta “¿quién se beneficia con la confrontación?” constituye el meollo de toda la cuestion. Muy buen articulo, bienvenido el sentido comun.

  • Rolando dijo:

    EEUU va a mantener de por vida a los supuestos diplo perjudicados como van a resolver el futuro de estas personas en su carrera diplomática
    Recibieron órdenes de declararse enfermos
    Ahora que
    El MINREX no los puede rastrear en el mundo a estos sordos

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Sergio Alejandro Gómez

Sergio Alejandro Gómez

Periodista de Cubadebate y analista de temas internacionales.

Vea también