Imprimir
Inicio » Especiales, Ciencia y Tecnología  »

A 10 años de la catástrofe: Revelaciones de José Rubiera sobre el gran huracán Gustav

| 47 |

El intenso huracán Gustav afectando a Cuba y la tormenta tropical Hanna al norte de Puerto Rico.

“No exagero. Es la expresión más generalizada de muchos compatriotas. Es la impresión del Jefe del Estado Mayor General de las FAR, Álvaro López Miera, un militar experimentado, cuando vio en la Isla de la Juventud las torres de acero retorcidas, las casas convertidas en ruinas y la destrucción por todas partes.

“Ha sido un duro golpe, no podía siquiera imaginarlo”, dijo con voz desgastada por el esfuerzo, pero firme y resuelta, Ana Isa Delgado, Secretaria del Partido y Presidenta del Consejo de Defensa del importante municipio. “¡Es lo nunca visto en los casi 50 años que vivo aquí!”, exclamó un vecino con asombro. Un joven soldado, que descendía de un carro anfibio, gritó: “¡Demostraremos que estamos dispuestos a dar la vida por el pueblo!”

Así comenzaba el Comandante Fidel sus Reflexiones tituladas “Un golpe nuclear”, publicadas en Cubadebate el 2 de septiembre de 2008, tres días después de la devastación que un ciclón de gran intensidad había causado en el oeste del país.

Han pasado diez años, y aún quedan historias para contar. Será uno de nuestros mejores meteorólogos, el Dr. José Rubiera, quien nos aproxime hoy al Gustav, el huracán que con más fuerza ha azotado directamente a Cuba en la primera década del siglo XXI.

Mis recuerdos del huracán [1]

El huracán GUSTAV fue uno de los 3 huracanes intensos que azotaron a Cuba en el año 2008. Recuerdo que se encontraba muy débil a su paso por Jamaica, pero por delante tenía un camino que recorrer en su trayectoria hacia la Isla de la Juventud y la provincia cubana de Pinar del Río, en el cual las temperaturas de la superficie oceánica rondaban los 30-31 ºC, llegando a ser más altas en algunas áreas. Por ello, pensamos que podía ocurrir una intensificación grande y rápida del huracán antes de llegar a la Isla de la Juventud y a la provincia de Pinar del Río, como lo habíamos previsto, y así lo hicimos público.

Como todo huracán, máxime con esa intensidad y trayectoria alargada al sur de Cuba, nos pasamos noches sin dormir o durmiendo solo instantes sentado en la silla de trabajo, atentos a todo lo que acontecía, junto al equipo de especialistas que nos acompañaba.

El huracán alcanzó la Categoría 4 al mediodía del día 30 de agosto, cuando se encontraba muy cerca de la Isla de la Juventud. Los vientos máximos eran del orden de los 230 km/h y la presión mínima de 943 hPa. El ojo del huracán comenzó a penetrar en Punta del Este aproximadamente a las 1:15 PM (17:15 UTC), mientras la pared del ojo con sus potentes nublados densos y las lluvias intensas cubrían el extremo sudeste de dicha Isla. Ese mismo día 30 continuó su trayectoria hacia la provincia de Pinar del Río.

Trayectoria Oficial del huracán GUSTAV, Insmet de Cuba (Ballester y Rubiera, 2008).

Cuando GUSTAV cruzó por la provincia de Pinar del Río el día 30 de agosto de 2008, las imágenes de radar mostraban un área de actividad de tormentas severas, muy intensas, en la pared del ojo. De una escala pequeña (llamada mesoescala), se observaba un área muy intensa y que pasaba próxima a la localidad de Paso Real de San Diego, por lo que estimamos que vientos extremadamente fuertes debían estarse sintiendo en esa localidad, y así lo expresamos en directo en la televisión.

En efecto, poco después llegó la información de una racha máxima de 340 km/h en esa estación meteorológica, antes de que el mástil del instrumento registrador fuera derribado, por lo que las rachas pudieron haber sido aún mayores, pero no quedó constancia de ello. El instrumento era un confiable anemógrafo Dines, que se le había dado mantenimiento y comprobado con certificación un mes antes.

Imágenes de satélite y radar que muestran al ojo del huracán GUSTAV penetrando por la costa sur de Pinar del Río/Insmet.

Ahora, les cuento que en mi memoria está registrado algo que no me va a volver a ocurrir jamás. Dejé en mi casa mis dos cámaras fotográficas, junto con baterías sin cargar; una de ellas tenía solo un poco de carga. En mi casa no había electricidad. Así pues, terminado de pasar el huracán, pasé por mi casa, recogí la cámara que tenía aún alguna carga en la batería, y con mis propios medios (auto Lada), como casi siempre hacía, siempre que podía por la distancia, partimos mi esposa y yo a Pinar del Río a ver y estudiar qué había ocurrido. Siempre he pensado que hay que constatar lo teórico o remotamente observado, con lo ocurrido de manera real, ya que es la única forma de ganar experiencias y de ser cada vez más exactos.

Por las razones ya dichas, lamentablemente, pude hacer solo unas pocas fotos, algunas de ellas son las que acompañan este recuento, y estuve haciendo fotos hasta que la batería se agotó. Encontramos por doquier una gran destrucción en toda la zona de San Juan y Martínez y Los Palacios. A esas primeras horas de la mañana, las personas estaban como en estado de shock debido a todo lo que habían experimentado.

El mástil y el sensor de medición del anemómetro Dines tumbado en el techo de la estación meteorológica de Paso Real de San Diego, después de ser derribado por la racha máxima de 340 km/h. Foto: José Rubiera.

Visitamos la estación meteorológica y allí estaban los Héroes, los verdaderos Héroes, los trabajadores de la estación, que sin descansar y dejando a sus familias, cumplieron con su deber y sintieron el huracán en toda su furia, guarnecidos en una habitación interior y claro que con temor, pero transmitiendo y conservando datos de suma importancia. Cuando llegamos allí, ya sabían que sus familias estaban bien, y esa fue la respuesta a mi primera pregunta.

Me mostraron el anemograma (o gráfico del viento registrado por el instrumento) y vi también los datos de la presión atmosférica al paso del centro del huracán. Si bien el anemograma era una joya, el barograma quedó inservible, pues la aguja del barógrafo (instrumento registrador de la presión atmosférica) se salió del margen inferior, debido a la presión tan baja que tuvo que soportar. No cabía duda, les había pasado un huracán Categoría 4, pero casi llegaba a ser un Categoría 5; le faltó poco. Hay que recordar que son los vientos máximos sostenidos los que definen la clasificación del huracán, no las rachas, aunque estas son las que más daños ocasionan.

Anemograma o gráfico del viento durante el huracán GUSTAV en la estación de Paso Real de San Diego, Pinar del Río. Se observa la racha máxima de 340 km/h en el momento en que el instrumento quedó inutilizable por el derribo del mástil de medición. Foto: José Rubiera.

Al comunicarnos con la Organización Meteorológica Mundial (OMM) y darle conocimiento de esta racha máxima de 340 km/h registrada el 30 de agosto de 2008 en la estación cubana de Paso Real de San Diego al paso del huracán GUSTAV, y sus circunstancias, se nombró un Comité ad hoc dentro de la Relatoría de los Eventos Extremos del Tiempo y el Clima de la OMM, presidido por el Dr. Randall Cerveny, de la Universidad de Arizona, EE.UU. El Comité ad hoc de Evaluación estuvo compuesto, además, por los siguientes especialistas:

Dr. Pierre Bessemoulin, Presidente de la Comisión de Climatología de la OMM; Dr. Tom Peterson, del Centro de Datos Climáticos del National Weather Service, NOAA, EE.UU.; Dr. José M. Rubiera Torres, Instituto de Meteorología de Cuba; Dr. John (Jack) Beven, del Centro Nacional de Huracanes de los Estados Unidos y Centro Regional Especializado de la OMM en Ciclones Tropicales.

De esta manera, se conformó un riguroso expediente con toda la documentación que poseíamos, que incluía el análisis del instrumento de medición y una certificación de los mantenimientos y estado del equipo. A principios del 2009, la racha máxima de 340 km/h alcanzada en Paso Real de San Diego al paso del huracán GUSTAV, quedó oficialmente registrada por la OMM como Récord Mundial de viento en un ciclón tropical.

Efectos del viento en el huracán GUSTAV. Este camión rastra fue volcado por el viento cuando se estacionó bajo el puente para pasar el huracán. Ocurrió en la autopista próxima a Paso Real de San Diego. Foto: José Rubiera.

El caso del Ciclón Tropical OLIVIA en Australia

Poco después de ser oficialmente registrado este récord del huracán GUSTAV en Cuba, la Comisión recibió un informe sobre una observación realizada en Australia en el ciclón tropical OLIVIA (en esa zona no se les llama huracanes, sino solo Ciclones Tropicales), que había sido realizada en una estación privada, no perteneciente al Servicio Meteorológico de Australia, pero que se había dado a conocer en ese momento.

Ocurrió que durante el paso del Ciclón Tropical OLIVIA, el 10 de abril de 1996, una Estación Meteorológica Automática (EMA) instalada en la isla de Barrow (Australia), había registrado una racha máxima de viento de 408 km/h. Esa observación nunca había sido dada a conocer antes, porque dicha EMA pertenecía a una empresa privada que en su momento no había autorizado la entrega de la información.

El dato era importante, porque de ser aceptado este nuevo registro, establecería un nuevo Récord Mundial de racha máxima de viento en un ciclón tropical, sobrepasando así al del huracán GUSTAV en Cuba, e incluso, a la racha máxima de 372 km/h registrada el 12 de abril de 1934 en el observatorio del Monte Washington (1856 m sobre el nivel medio del mar), en New Hampshire, EE.UU., aunque no fuera este un evento tropical y además hubiera ocurrido a la altura de una montaña.

Para analizar lo ocurrido con OLIVIA, la OMM nombró el Comité ad hoc, que fue compuesto por los mismos especialistas que con el del GUSTAV, pero incluyendo ahora al Dr. Blair Trewin, del Buró de Meteorología de Australia, como experto regional.

Trayectoria de Olivia. Imagen: Wikipedia.

Se presentó un importante trabajo realizado por Black et al. (1999), que documentó el evento de OLIVIA en algún detalle y presentó como posible explicación del mismo un mesovórtice (vórtice de circulación de pequeña escala) en la pared del ojo, como posible mecanismo físico para provocar la racha de viento extremo. Precisamente, esa era la misma causa que habíamos estimado en el caso del GUSTAV, y en este caso teníamos, además, las imágenes de radar que mostraban ecos muy intensos desarrollándose en la pared del ojo en la zona de Paso Real de San Diego. Se sugería que el valor de 408 km/h era un valor real, siempre que el instrumento estuviera debidamente comprobado.

Por ello, la Comisión también estudió algunos detalles del evento. El anemómetro de la isla de Barrow era un instrumento de tres cazoletas con esquema de generación eléctrica, situado sobre un mástil a 10 metros del suelo y a 64 metros por encima del nivel del mar. Estaba localizado al centro de la isla, a unos 4 km de la costa, en la dirección en la que soplaron los vientos más fuertes. El instrumento estaba bien expuesto en todas las direcciones, en un terreno algo elevado en el que había poca vegetación. Además, el instrumento funcionaba bien y había sido verificado mediante inspecciones regulares.

En un intento de verificar la exactitud potencial del instrumento, un modelo similar fue probado en el túnel de viento de gran velocidad de la NASA en los EE.UU., con lo que se confirmó una respuesta linear a la velocidad del viento hasta los 360 km/h (S. Stroud, in Harper 2008).

La conclusión alcanzada fue de que, aunque el valor extremo alcanzado en OLIVIA a primera vista pudiera parecer muy extraño, no se encontraba razón práctica para demeritarlo, pues el instrumento había sido apropiadamente calibrado y trabajó correctamente, no solo antes, sino después del evento, pues no fue destruido ni tuvo daños, gracias a la fortaleza de la construcción del mástil y su soporte. La única manera de desestimar ese valor como incorrecto, hubiera sido achacarlo a un almacenamiento incorrecto de los datos en el sistema de datos. Sin embargo, considerando el sistema de data logger empleado, la probabilidad de que ello hubiera ocurrido se estimó que era muy baja.

De esta manera, el Récord de Viento Máximo alcanzado por la estación cubana de Paso Real de San Diego, de 340 km/h de racha máxima en el huracán GUSTAV, el 30 de agosto de 2008, quedó como el Récord de Viento Máximo en un Ciclón Tropical para todo el Hemisferio Occidental, y así se mantiene hasta hoy. Por supuesto que también es un Récord Nacional, pues el anterior había sido registrado, también con un anemómetro Dines, en Casa Blanca, La Habana, con los 262 km/h de racha máxima, registrada el 18 de octubre de 1944, en el célebre huracán de 1944.

Con el huracán GUSTAV, no hubo que lamentar pérdidas de vidas humanas en Cuba, a pesar de la gran intensidad con que el huracán golpeó a la Isla de la Juventud y a la provincia de Pinar del Río. Sin embargo, los daños materiales sí fueron cuantiosos: 2,097 millones de dólares. Las afectaciones más importantes del huracán Gustav en Cuba se produjeron en el Municipio Especial de la Isla de la Juventud y en la provincia de Pinar del Río, fundamentalmente en los municipios de San Cristóbal, Los Palacios, Consolación del Sur, Viñales, La Palma, Minas de Matahambre, Candelaria y Bahía Honda.

Esta torre de alta tensión ejecutó una pirueta con el viento y besó la tierra. Foto: José Rubiera.

 [1] Para la confección de este artículo hemos utilizado íntegramente el texto “Mis recuerdos del huracán Gustav, 10 años después”, publicado por el Dr. Rubiera en su blog https://joserubiera.wordpress.com

Se han publicado 47 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Opinion dijo:

    Si se inventara un aparato para grabar las memorias humanas contenidas en el cerebro habría que aplicárselo al Profe Rubiera, ¿qué no habrá visto y está ahi guardado?

  • alejandro dijo:

    Gracias Rubiera, disculpe usted por tutearlo, ya para nosotros tu eres simplemente el meteorólogo Rubiera.

    Excelente trabajo, muchas gracias y por favor, sigua publicando las memorias aca o en algun que otro diario digital para los que no tenemos navegación internacional podamos conocer de estas historias.

    Un abrazo

    • Yohan dijo:

      Y esa gracia ? Usted es el que simplemente un envidioso cabeza de chorilito… ese hombre es un investigador, Doctor en Ciencias, y él que mantiene a todos bien informado sobre el estado del tiempo en nuestro país, para que usted; que no debe ser ni limpia pisos… sepa con gran exactitud posible lo que podría pasar y hasta ahora ese hombre ha sido más que brillante… es casi un Einstein del siglo XXI en la Metereología, así que sea más respetuoso con la gente que hace maravillosamente su trabajo.

      • Roliponce dijo:

        no entendiste nada…!

      • Lily dijo:

        Yohan, Alejandro no es envidioso solo que de cariño le quiere decir a Rubiera que siempre va hacer el meteorólogo de nuestra Cuba de nuestra televisión, que lo queremos mucho y lo respetamos. Gracias Rubiera.

      • Yohan dijo:

        Pues debe ponerlo con palabras bien definidas para que se entienda… porque lo que da a ver es que lo subestima…

  • Isael Popa F. dijo:

    Gracias Dr Rubiera, por el interesante artículo sobre el Gustav.
    Siempre confiamos en los pronósticos, que usted y sus compañeros del Instituto de Meteorología nos ofrecen a los cubanos, sobre los eventos meteorólógicos,que ocurren en nuestra área geográfica.
    Todo parece indicar que huracanes como el Gustav, se producirán más frecuentemente, dadas las condiciones favorables que se crean por el cambio climático.
    Los máximos culpables de lo que hoy ocurre se retiran de los convenios internacionales, para mitigar las causas, que directa o indirectamente, contribuyen a que la situción climatológica se altere cada vez más..
    Me hubiera gustado estar, donde usted recientemente, en la Academía trató el tema de de la Meteorología en Cuba.
    De nuevo, gracias a todos ustedes.

  • Ynes dijo:

    Como siempre excelente, es y seguira siendo el mejor, que tenga mucha salud para poder seguir contando con sus sabias palabras, que cuando el habla hay que quitarse el sombrero, es un idolo para nuestro pueblo.

    Gracias por existir.

  • dignora villegas alcala dijo:

    para mi usted es un gran meteorologo, amante de su trabajo, mis respetos
    yo pase el huracan en La Fe, Isla. Y en aquel entonces cuidaba una casa con techo de sinfore, si hubiese tenido una camara le gravaba como aquel techo bailaba y cara a cara mi esposo y yo no nos esuchabamos del espantoso ruido que tenia ese huracan, al dia siguiente vine a Gerona y en el panel 2 un edificio de 5 plantas tenia apartamentos vacios porque se llevo todo y las personas sentadas llorando y cuando pasaba por 41 comence a llorar a cantaros de ver la destruccion . imaginese mis recuerdos y la cantidad de fotos que vi de toda mi isla destruida me derrumbaron tambien, ya nadie se acuerda mucho de nosotros, gracias a usted por acordarse de aquello, ahora estamos algo recuperados, pero cada vez que usted menciona una formacion de tormenta tropical yo me pongo nerviosa, no quisiera otra experiencia, recuerde siempre avisarnos por favor, yo confio en usted.

  • meteorologo dijo:

    muy interesante el articulo. Quisiera conocer las probabilidades de que en esta temporada el caribe incluyendo Cuba pueda ser afectado por un organismo tropical de gran intensidad, teniendo en cuenta que nos encontramos en un ENOs donde aumentan los vientos en la altura superior provocando cizalla
    dura en la composición de ciclones tropicales, así como considerando el polvo que llega del sahara y la permanencia del anticiclón del atlántico. Dr. Rubiera conozco que a los meteorólogos no les gusta trazar teorías o pronósticos inciertos, ahora de acuerdo a su experiencia, cree usted que Cuba pueda verse afectada este año? Saludos cordiales.

  • Nor1 dijo:

    en la Isla de la Juventud, ademas de los destrozos del viento, se vivio la subida del nivel del rio Las Casas en unos 3 metros como promedio (es mi estimado). todas las margenes hasta la altura del puente que une a Gerona con Sierra Caballos se inundaron en cuestion de minutos. las personas tuvieron que salir de sus casas muy apuradas. si ocurre de noche, cuando normalmente nos acostamos bien resguardados, a esperar que pase el ciclon y amanezca hubieran podido ahogarse muchas personas. por suerte no fue asi. la ciudad de Nueva Gerona estuvo mas de media hora en el ojo del ciclon. hubo quienes se fueron a las cochiqueras a revisar los corrales y ahi los agarro la otra parte del ciclon y tuvieron que resguardarse con los cerdos.

  • Stella dijo:

    Mi querido Dr Rubiera, siempre he sido su admiradora, lo he visto pasar en su Lada, en un servicentro en Sta Catalina, pocas veces, pero suficientes para ver su persona noble, sencilla, educada.Ud es la confianza del pueblo en temporada ciclónica, es un Maestro cuando da un parte meteorológico simple, no repite como un facilismo: ‟en gran parte del país” , frase que se repite por todos sus colegas ,en ocasiones contadas, hasta 7 veces en un parte. Ud es un profesional como pocos, me alegré mucho cuando le dieron la medalla de Héroe del Trabajo, se la merece por su consagración, desvelos, estudio, sacrificios, pasión por su trabajo. Felicidades Dr!!!

  • mandarria dijo:

    Saludos Rubiera buen trabajo, salud para usted y su familia, a comprar batreias en temporada de huracanes, que pasa con el radar de la bajada todo en ese lugar necesita una mejoria

  • Firefly dijo:

    Ni me recuerden eso ,yo viví algo terrible con el Gustav , mi casa la arranco del cimiento aun todavía no nos hemos recuperado del golpe.

  • Dr. Pinillo dijo:

    Todos los pinero tenemos nuestros recuerdos del Gustav, en mi caso vivo en Nuena Gerona cerca del puerto, en una casa de mamposteria, segundo piso, que tenia las ventanas de madera y el techo de planchas de hormigon, y cuando paso el ciclon me arranco casi todas las ventanas (6/8) y el levanto las planchas del techo del cuarto y el comedor, fue algo Dantesco, cuando estaba pasando el ojo del huracan, durante la calma del mismo, casi todos los vecinos de las casa y edificios cercanos nos fueron a ver, pensaron lo peor, pero logramos sobrevivir y enseguida nos tuvimnos que evacuar a la casa de los vecinos de los bajos, fue algo terrible, pero ya logramos reparar la casa (fundir media placa y cambiarle todas las ventanas) con la ayuda del govierno municipal que nos facilito todos los materiales y del hospita, donde trabajo que me dio el apoyo incondicional.

    • Martica de SMP dijo:

      Dr. Pinillo muchas gracias por compartir sus experiencias con el paso del huracán Gustav y tras el mismo es muy bueno saber que las familias se han recuperado, cómo somos de solidarios unos con otros los cubanos, cómo el gobierno local juega un papel importantísimo en la recuperación, pero sobre todo ver cómo el colectivo laboral puede -y debe- jugar un papel importantísimo de apoyo a las personas que así lo requieren. Esto es Cuba, está en nuestro ADN ayudarnos unos a otros en horas difíciles y también en el día a día, es así como hemos resistido huracanes de toda índole y naturaleza. Muchas gracias y al Dr. Rubiera todo nuestro respeto y admiración por su excelencia profesional y en especial por la inmensa humildad.

  • Liván dijo:

    Acertada explicación sobre este fenómeno meteorológico, soy uno de los afectados por este en el 2008, les puedo asegurar que fueron días muy tristes, pero el orgullo de ser cubano nos levantó de entres las ruinas y hemos podido ir avanzando, desde este evento la Isla ha perdido su esplendor, aunque tenemos presente las palabras de Raúl cuando dijo… “será más prospera y bonita”… en eso estamos trabajando. SDS

  • EnCUBA dijo:

    Saludos y toda mi admiración hacia usted Dr. Jose Rubiera, muy interesante su artículo sobre el inolvidable y desastrozo huracan Gustav, yo estaba en Los Palacios ese día, y en pocas horas el terrible huracan desvastó y practicamente cambio el paisaje del hermoso pueblo, nunca en mi vida había visto tan descomunal fuerza de la naturaleza, no quedo un arbol ni un poste de la electricidad en pie, y solo soporto la fuerza del viento las viviendas que tenian techo de placa. Salud para usted y su familia, y que siga iluminando con su brillantes nuestro país, Dios lo bendiga.

  • Yisel dominguez merino. dijo:

    HOLA,HOLA: Dr. Rubiera me quito los espejuelos ante Ud , mis respetos, soy su admiradora de gratis , mucha salud para Ud y su familia, que este por mucho tiempo con nosotros ,por su humildad,en fin por su personalidad tan bella.

  • miguelar dijo:

    Querido Dr. Rubiera, lo felicito por tan excelente artículo. Vivimos en la Comunidad de la estación del INCA en Los Palacios donde fuimos testigo directos del paso del Gustav. Si, no tuvimos que lamentar victimas fatales se debe en buena medida al desvelo de nuestros meteorólogos que nos mantuvieron informados y nos alertaron de peligros como la calma relativa, con el paso del ojo del huracán que ocurrió prácticamente cuando se pronosticó en la radio. Ojalá tenerlo por acá en un próximo evento Ecoarroz para honrarlo y felicitarlo por la merecida Medalla de Héroe del Trabajo recibida, un digno homenaje a la consagración y dedicación al trabajo de los meteorólogos cubanos. Felicidades

  • Isa dijo:

    Aprovecho el espacio para felicitarlo por su trabajo de toda la vida, al igual que Stella en mi casa todos nos alegramos con la medalla de Héroe del Trabajo, todos somos fieles seguidores de ”el tiempo” en el noticiero, mi hijo de tres años ya hace unos meses que al ver que el espacio inicia dice: ”abuela mira, el tiempo”, a veces me pregunto si usted tiene idea de lo que representa para el pueblo cubano y la confianza que le tenemos, la gente dice: Sí va a llover, lo dijo Rubiera; mañana no habrá oleaje, lo dijo Rubiera y cuando de huracanes se trata no hay quien se pierda uno de sus partes meteorológicos. Mi más afectuoso saludo.

  • Juan Pablo Becerra Fdez dijo:

    Yo viví en carne propia el paso del huracán en el Puesto de Mando que se montó en la Sede del Gobierno Municipal de Consolación del Sur. Realmente los vientos que se sentían eran muy intensos, les juro que las palmas reales que estaban sembradas en el parque volaban como si fueran simples palillos de dientes. Cuando logré salir ya sobre las 11 pm y tratar de llegar a mi casa, solo a tres cuadras, me fue imposible: total devastación. Una imagen que nunca olvidaré. Al amanecer, sobre las 06:30 am, que logré salir realmente aquello parecía un pueblo bombardeado por un calibre de alta potencia. La destrucción era total, la desesperación inmensa, el dolor de los que lo perdieron todo. Ya a las 3 pm de ese mismo día, cuando vimos llegar a las unidades de las FAR, con todos sus equipos, con companeros de Oriente, recuerdo especialmente a los granmenses, trabajadores de la Empresa Eléctrica, las rastras con materiales de construcción, sobre todo fibras para techos, le vino esa confianza a uno de que solo en Cuba nadie queda olvidado. Se los juro, así lo sentí, a pesar de que mi vivienda no sufrío daños de consideración. Mi abuelo que vivió el ciclón de 1944 ya siendo un hombre contó que este solo trajo agua y pocos vientos para Pinar del Río, pero que en sus entonces 96 años de vida nunca había sentido nada como el Gustav. No quisiera volver a vivir un evento de esa naturaleza. Sin embargo, la enseñanza fue bien aprendida: salvar la vida primero. Los bienes materiales se recuperan, aunque con trabajo, la vida, no. Saludos.

  • psicoloca dijo:

    NO PUEDO ESCAPAR A LA POSIBILIDAD DE DECIR AL PROFESOR RUBIERA Q ES PARA TODOS LOS CUBANOS UN EJEMPLO DE PROFESIONALIDAD LO ADMIRO COMO PROFESIONAL Y COMO PERSONA. EL PUEBLO DE CUBA CONFIA EN EL INSTITUTO DE METEOROLOGÍA PERO NO LE QUEPA DUDAS CONFÍA MUCHOOOO EN UD SE QUE ESTO ES UN ENORME PESO Q CARGA HACE MUCHOS AÑOS……..PERO PROFE Q LE VAMOS A HACER LE QUEREMOS Y LE RESPETAMOS,,,,,,,,,,,MIS SALUDOS PARA ESOS RECUERDOS AUNQUE TRISTES PERO CERTEROS SIGA ESCRIBIENDO Q LO HACE MUYYY BIEN………..CARIÑOS DEL PUEBLO DE CUBA.

  • guadarramas dijo:

    ES un científico de altura reconocido internacionalmente, que se lo ha ganado por su prestigio y profesionalidad, el año pasado con el Irma, el pueblo solo sabía decir ¿donde está Rubiera? dándose la noticia de su regreso inmediato al país al encontrarse en un evento internacional fuera, la calma por ese prestigio ganado a fuerza de trabajo, dedicación, estudio y sacrificio. Sus noches enteras dandole información directa a nuestro Cmdte en Jefe al paso de cualquier evento de esta naturaleza. Cuba a dado muy buenos metereológos, entre ellos Rubiera, tiene la excelencia, gracias por sus memorias y por la contribución al desarrollo de esta ciencia en Cuba.

  • Amaya dijo:

    Recuerdo que sali en el último vuelo de Gerona para la Habana junto a mi esposa, habia terminado una misión de las FAR en la Isla, de la Habana hasta Pinar para unas breves vacaciones, y de inmediato al llegar a Pinar, ya era esperar en la tarde noche del otro día este señor ciclón que pude pasar en casa con mi familia, teniamos que entre varios sujetar la puerta del balcón para que no se nos fuera por la tremenda fuerza de los vientos y todo de noche, increible el mas grande de todos los que he vivido.

Se han publicado 47 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Danier Ernesto González

Danier Ernesto González

Meteorólogo del municipio holguinero de Gibara.

Dr. José Rubiera

Dr. José Rubiera

Director del Centro Nacional de Pronósticos del Instituto de Meteorología de Cuba, Investigador Científico, Doctor en Ciencias. Vice-Presidente del Comité de Huracanes de la Asociación Regional IV América del Norte, América Central y el Caribe) de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) y representa a Cuba ante este Comité desde 1989. Miembro del Equipo de ejecución y coordinación de los servicios meteorológicos para el público de la Comisión de sistemas básicos de la OMM y miembro del Equipo de Expertos de la OMM sobre medios de difusión.

Vea también