Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

Y ahora le toca a Bolivia

| 8

evo morales

Por: Amauri Chamorro*

Después de 10 años de un transcendental desarrollo económico y social, la plurinacional Bolivia enfrentará uno de sus principales desafíos para la sustentación de las políticas públicas que hicieron de los invisibles, protagonistas del más fascinante proceso revolucionario del siglo XXI. El presidente Evo Morales y el Movimiento al Socialismo (MAS) disputan en febrero de 2016 un referéndum que definirá la posibilidad de apenas una nueva reelección del presidente. Pero la coyuntura no es favorable. El “tsunami” – ya indicado en un artículo anterior publicado en El Telégrafo-, comenzó a azotar la posible continuidad de la izquierda en los gobiernos del continente. La amenaza al progresismo se inició a partir de la débil victoria de Dilma Rousseff en Brasil, hace exactamente un año, continuando con las predecibles derrotas electorales de Scioli en Argentina, y de la Asamblea por parte del PSUV en Venezuela.

Bolivia no solo ha sobrevivido, como ha crecido de manera imparable durante 10 años consecutivos, pese al macroambiente económico desfavorable para los países exportadores de commodities. Destaque a la sólida redistribución de las riquezas del país para las amplias camadas indígenas, alcanzando formidables índices de desarrollo social, pero principalmente económicos. Pese a estos indicadores, la pelea para ganar una elección se ha vuelto muy difícil. Como en Ecuador que Alianza PAIS perdió en las seccionales, MAS también fue derrotada en Bolivia. Así como en prácticamente todos los países progresistas que han recuperado no solo la soberanía sobre sus riquezas, sino vencer sensiblemente la inequidad y la injusticia social. Entonces, ¿qué justifica la derrota en las elecciones?

La derecha ha encontrado brechas existentes en las gestiones de los gobiernos progresistas y en sus movimientos políticos. Los distintos procesos progresistas del continente, sustentados principalmente en la inmensa masa de personas que ha sido insertada en el mercado de consumo, como es el caso boliviano, han sufrido un cambio demográfico importante. Las personas tienen más capacidad para adquirir bienes de consumo, generando muchos caballos de fuerza a la economía. Pero las nuevas generaciones que ya nacieron con sus derechos básicos garantizados, como educación y salud, no reconocen en sus gobiernos una narrativa que los represente. Hemos perdido la batalla cultural.

Los gobiernos han confundido sus exitosas gestiones con el quehacer político. Como si uno sustituyera al otro. Movimientos sociales no son ministerios que se gestionan. Hemos dejado de lado la construcción constante del progresismo en las calles. A eso se suman los errores, la ineficiencia, la corrupción, creando una confusión con los procesos comunicacionales, que después de muchos años dejan de tocar los corazones. Y si no se tocan los corazones, no se ganan las elecciones. No hay gratitud por lo que se hizo. Lo que hay es una exigencia, cada vez mayor, por participar en la construcción de la visión de futuro. Así como cuando ganamos por primera vez las elecciones, dando inicio a una de las más importante eras de nuestra historia: cuando los invisibles asumieron el protagonismo del proceso.

*Amauri Chamorro es Comunicador Social, egresado de la Universidad de Sorocaba, cursando un Master en Comunicación Política de la Universidad Autónoma de Barcelona. Más de 20 años de experiencia en estrategias de comunicación, en colaboración con gobiernos, partidos y organizaciones sociales progresistas en América Latina. Escritor invitado de diversos medios de comunicación para asuntos políticos y de comunicación, ha participado en diversos seminarios y conferencias como ponente.

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • rolando dijo:

    Este articulo muestra un punto comun de todos los procesos sociales de izquierda incluyendo el socialismo, el mensaje claro es que “no se debe simplemente gestionar sino seguir tocando corazones” es así como prioridad vital no se ve el pasado por la gente joven ni se es tan agradecido por la gente mayor. Se trata de compartir una vision de futuro comun esto destaca la funcion del liderazgo en este tipo de procesos sociales, mas que la gestion material o la tecnica pues sin duda lo material o lo tecnico no será nuestra fortaleza no somos China somos America latina y mas bien Cuba que ademas de subdesarrollado esta bloqueada y bombardeada ideologicamente sin contar nuestros errores, ineficiencias y la corrupcion que en todas partes siempre existiran.

    Saludos

    Rolando

  • Hugo Andrés Govín Díaz dijo:

    Al paso que vamos, pronto leeremos columnas completas en los medios alabando el gorilismo, el plan Cóndor, la escuela de Las Américas y catalogando el drama de los desaparecidos como pequeñas imprecisiones de los gobiernos militares de la época.
    Se olvidarán las invasiones, los masacrados en El Chorrillo…. y todo será fiesta y pachanga!!!

  • De guatemala dijo:

    Coincidiendo con el Dr. Alvarez quisiera abundar en que no se trata de que el pueblo se halla vuelto exigente o que no reconozca lo que se ha hecho por ellos, el problema es que la vida es hacia adelante y no hacia atras, si se hacen escuelas y hospitales, ect, los gobiernos no deben descansar ahi porque el proceso en la sociedad debe de ser continuo y en ascendencia, importa lo que se ha hecho pero las necesidades son crecientes y hay que buscar las opciones para garantizar esas crecientes necesidades, las personas no actuan propiamente por el sistema social en que viven sino más bien por las posibilidades que les brinda el sistema, en mi modesta opinión creo que es así.

    saludos

  • Sergio dijo:

    AMEN!!!!

    Ha dicho usted cual ha sido el MEOLLO, si llegas al PODER, para supuestamente, cambiar lo que había anteriormente y al cabo de un tiempo CAES en lo MISMO que había antes, PIERDES TODA CREDIBILIDAD, más allá de las BUENAS INTENCIONES.

    La ECONOMIA BOLIVIANA, producto de la venta de GAS, aún permite un margen. Continúa creciendo y por lo tanto permite seguir llevando a cabo cosas.

    Veremos,

    Saludos,

  • César Ayala Gonzáles dijo:

    Entiendo que hay 2 discursos, específicamente en caso Bolivia. Comó se explica que PNUD saque hace 2 días el informe de IDH y Bolivia ocupe el último lugar? hace un mes el Rankinn Bloomberg indica algo parecido, Bolivia último lugar en cuanto eficiencia de los servicios de salud. Cómo se mide la bonanza, el crecimiento que indica el artículo, el trascendental desarrollo económico??? Un viaje por tierra en el extenso territorio de Bolivia, apenas salir de las grandes ciudades nos explica la razón. La visión desde aviones de lujo, helicópteros, carros blindados con vidrios polarizados, se ve dificultada y no permite ver la REALIDAD del pueblo. ¿Como se explica que 10 años de apoyo millonario en salud no se reflejen en una mejora sustancial de la condición de salud del pueblo?

  • green dijo:

    Hay que dejar claro una cosa, al pueblo lo que le importa es su bienestar no importa de donde venga, si algo se comienza y no se da seguimiento no haces nada, un pais o gobierno sobrevive si tiene una economía en la cual respaldarse, el pueblo no come política y pienso que se dá más importancia a esto que a lo que realmente importa.

  • Francisco Oscar Quiroga dijo:

    Los pueblos deben defender sus pensamientos ¿Cómo? Levantando el nivel cultural; Trabajando a conciencia; No encandilándose con falsos brillos y haciendo de cada uno un defensor de la libertad. He dicho

  • lcb dijo:

    Es necesario recordar al Che: hay que formar el hombre nuevo. En una sociedad en la que la preocupación por el bienestar de todos es la guía del desarrollo social, económico y cultural, no se puede mantener la misma mentalidad de consumo del capitalismo. Para el capitalismo esta mentalidad es imprescindible.

    La desigual distribución de las riquezas le permite al capitalismo presentar la falsa ilución de que todos pueden tiener acceso a las vitrinas de bienes y servicios mostrados por la propaganda. En este mundo de recursos materiales y energéticos finitos, todos no podemos acceder a las ofertas que nos hacen. Para que alguien pueda tener acceso a todos esos bienes y servicio tiene que haber otros que no puedan hacerlo, y ya se sabe que ese desnivel es cada vez mayor.

    El hombre nuevo tiene que ser culto e informado; conocedor de los problemas sociales, económicos y políticos, y sobretodo, de su historia y sus raices. Debe aspirar a una vida decorosa sin ostentación y superficialidades. Martí decia: mucha tienda poca alma.

    Realmente los gobiernos progresistas en Nuestra América no han tenido tiempo para fomentar ese cambio de mentalidad. Se han creado algunas bases pero se necesita tiempo. Creo que los reveses servirán de catalizadores. Hay que tener fe en los pueblos y su proverbial intuición.

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Amauri Chamorro

Amauri Chamorro

Comunicador Social, de la Universidad de Sorocaba, Brasil, Magister en Comunicación Política de la Universidad Autónoma de Barcelona. Más de 20 años de experiencia en diseño, desarrollo e implementación de estrategias comunicacionales junto a gobiernos, partidos y organizaciones sociales progresistas en América Latina. Articulista y panelista invitado de varios medios de comunicación para temas de política. Ha participado de diversos seminarios y conferencias como ponente. La más reciente, en junio del 2015, en la Conferencia Internacional “Nuevos Escenarios de la Comunicación Política en el Ambito Digital”, en La Habana, Cuba.

Vea también