Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

Revelan nuevas irregularidades en programas de la USAID contra Cuba

En este artículo: Cuba, Estados Unidos, USAID
| 5
La Agencia Estadounidense para la Ayuda al Desarrollo no ha sido la única organización utilizada como fachada en las operaciones encubiertas contra Cuba utilizando las nuevas tecnologías. Foto: Tomada de Juventud Rebelde.

La Agencia Estadounidense para la Ayuda al Desarrollo no ha sido la única organización utilizada como fachada en las operaciones encubiertas contra Cuba utilizando las nuevas tecnologías. Foto: Tomada de Juventud Rebelde.

Como es conocido ampliamente, la USAID, cuyo nombre es Agencia para el Desarrollo Internacional, a pesar de que realmente se dedica es la subversión política y violar leyes internacionales, tiene entre sus programas uno para el desarrollo de sus actividades en Cuba, el cual se sufraga con el dinero de los contribuyentes estadounidenses.

Como un problema normal de procedimiento, se orientó a que el grupo de Washington, DC del Departamento de Administración y Presupuesto examinara los gastos del Programa Cuba desde el primero de marzo del 2009 hasta el 31 de marzo del 2010, Los gastos auditados ascendieron a la cantidad de 1,765,495 dólares. En términos generales se encontró que el 11 por ciento de los gastos reportados eran inelegibles o no tenían los comprobantes requeridos.

Algunas de las irregularidades encontradas por la auditoría realizada incluyen que uno de los contratistas, International Relief & Development, que desarrolla un programa titulado “Acelerando en Cuba la transición hacia la democracia”, durante los años 2009 y 2010, presentó gastos cuestionables por una cantidad de 193,115 dólares. Gastos cuestionables son aquellos que no tiene relación directa con el trabajo que se está realizando, o que evidentemente corresponden a gastos particulares de las personas, que debían sufragar con su propio dinero, o que están prohibido realizar.

Se encontró en la auditoría, que una cantidad considerable de vales de alimentación, estaban redactados de forma tal que era imposible determinar cuánto se había gastado en alimento y cuanto en bebidas alcohólicas, lo cual viola lo establecido en el Apéndice B,3 de la instrucción 2 CFR 230, que prohíbe el pago de ese tipo de bebidas contra el presupuesto de la Agencia.

Se encontró que en algunos meses se había pagado el salario a personas de las que no constaba documento alguno que hubieran trabajado, tal y como establecen los procedimientos correspondientes.

Las asignaciones para gastos diarios, durante la realización de viajes, se han pagado incorrectamente, pues se entregó el dinero diario total, cuando de acuerdo con lo estipulado por la USAID, debe entregarse solamente e el 75 por ciento. Esto implicó gasto excesivo de dinero, no autorizado ni justificado.

No se verificaron apropiadamente que los contratos realizados por la International Relief & Development, fueran cumplimentados acorde a lo contratado con la USAID, lo que trajo como consecuencia que muchos de ellos no se cumplirán en su totalidad, aunque se pagaron como si se hubieran cumplido totalmente. Algunos contratos no contaban con los requisitos necesarios para considerar tuvieran fuerza legal, ni se ajustaban a las regulaciones establecidas por la USAID para este tipo de contrato.

Otro de los problemas detectados fue el relacionado con el envío de dinero a Cuba, donde el contratista no había establecido regulaciones en relación con dichos envíos, incluyendo la autorización correspondiente para hacerlo, por lo que estos se habían realizado acorde a un criterio que no correspondía a una regulación establecida.

No se pudo obtener la contabilización de los gastos realizados, así como los justificantes de la mayoría de los mismos.

El negocio de la International Relief & Development relacionado con el programa denominado “Acelerando en Cuba la transición hacia la democracia”, ha sido realmente productivo, no por los resultados obtenidos, sino por el dinero que ha pagado a la empresa el gobierno de Estados Unidos.

De acuerdo con lo publicado, del año 2009 al 2013 dicha empresa, por todos los contratos en los que ha trabajado para el gobierno estadounidense recibió por sus servicios la cantidad de 2,232,909,062 dólares. De ese dinero, el relacionado con sus contraltos para trabajar contra Cuba, desde el año 2011 al2014 ascendió a 3,5 millones de dólares.

En el año 2013, el Presidente de la empresa, Arthur B. Keys, Jr. recibió de la misma 676,916 dólares. Su esposa, Jasna Basarick-Keys, Jefe de Operaciones de la empres, recibió 363.255 dólares. Uno de sus parientes, Mladen Basarick, Director de Tecnología, tuvo un salario de 193,121 dólares. Un familiar del presidente, Natasa Rukaa recibió por salario y otros beneficios 88,009 dólares.

De todo esto se desprende que la familia Keys está muy contenta con los negocios que la empresa está realizando con el gobierno. Habría que preguntar a los contribuyentes estadounidenses si ellos también están contentos.

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Hugo Andrés Govín Díaz dijo:

    ¿Quién sabe la cantidad de gente que se ha mojado y se seguirá mojando “por la izquierda” con esa industria llamada Cuba en la USAID? Porque la auditoría se hace en base a las operaciones públicas; esas empresas de contratistas que tienen apellidos transparentes para el contribuyente estadounidense. Pero nadie debe dudar que otra apreciable cantidad de operaciones encubiertas salen por otros canales no auditables.

    • el taxita dijo:

      es bien conocida las intenciones de usaid, pero los cogio la contabilidad, quisisera quela nuestra fuera tan buna como la de ellos, sin revelar fuentes conozco de herrores y descontroles que nos llevan a las perdidas millonarias

  • Jose R Oro dijo:

    La podredumbre de esos “contratistas”, como este mismo IRD (como empresa) y Arthur Keyes (como individuo), quienes fueron unos ladrones contra USAID y el fisco estadounidense en general. ¡En el proyecto de Cuba se robaron cientos de miles de dólares pero en proyectos en Afganistán se apropiaron ilegalmente de decenas de millones!
    No son los únicos, y me parece cándido e ingenuo el suponer que USAID no sabía lo que estaba pasando. Quien paga la orquesta escoge la música y quien trabaje para agencias del gobierno estadounidense sabe que está haciendo y viceversa, quienes estas agencias seleccionen como contratistas por algo será.

  • Lector dijo:

    Si siguen buscando ahorita caen en casa de los congresistas de miami que viven y lavan dinero gracias a esta organizacion sino que lo diga la loba jeje

  • REFLEXIVO dijo:

    Muy bueno el artículo. Menos mal que eso no solo sucede en Cuba. Hay familias viviendo de dineros que, de todas maneras nos conviene, no llegan a surtir los efectos deseados. Un detalle en la redacción del artículo: hay pequeños errores ortográficos, de concordancia, etc. Muy bueno que se divulguen estas cosas.

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Néstor Garía Iturbe

Néstor Garía Iturbe

Doctor en Ciencias Históricas. Profesor e Investigador Titular. Ha impartido docencia en el Instituto Superior de Relaciones Internacionales Raúl Roa García. Especialista en las relaciones Cuba-Estados Unidos. Cuenta con varios artículos publicados en medios nacionales y extranjeros.

Vea también