Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

Obama en Afganistán: pacifista violento

En este artículo: Afganistán, Barack Obama, Estados Unidos
| 2
Barack Obama. Foto: Archivo.

Barack Obama. Foto: Archivo.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, realizó ayer una visita sorpresiva a una base militar de su país en Afganistán, a fin de dar aliento a las tropas de Washington que, de acuerdo con lo previsto, abandonarán esa nación de Asia central a fines de este año –aunque aún no es claro si después de ese retiro permanecerá allí o no un contingente menor–, una vez que el gobierno de Kabul asuma plenamente la seguridad local.

Lo cierto es que la intervención violenta de Washington en Afganistán, iniciada con el pretexto de vengar los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 y continuada desde entonces con cobertura de Naciones Unidas y de la OTAN, cumplió ya 13 años sin que se haya logrado el objetivo reclamado por George W. Bush y por Obama: destruir a la organización fundamentalista islámica Al Qaeda y a sus aliados afganos conocidos como el talibán.

El conflicto bélico ha dejado, en cambio, decenas de miles de muertos en el país víctima de la agresión, miles de bajas entre los agresores y una devastación material incalculable. Por lo demás, Afganistán dista mucho de ser una nación pacificada, y la violencia del régimen que encabeza Hamid Karzai y la de los grupos terroristas que se le enfrentan no tiene, a diferencia de la intervención militar occidental, un fin a la vista.

En contraste, la invasión y ocupación militares han dejado beneficios astronómicos a un puñado de empresas estadunidenses y europeas dedicadas a la fabricación de armamento, a la seguridad privada y a la realización de obras de infraestructura.

Junto con la invasión de Iraq, iniciada por el antecesor de Obama en 2003, el conflicto bélico afgano se ha caracterizado por la violación sistemática de derechos humanos y por una pérdida del más elemental sentido ético en la conducción de la guerra, como exhibieron los expedientes de ambas guerras obtenidos por Chelsea Manning y universalmente divulgados por Wikileaks a fines de 2010. Las ejecuciones extrajudiciales, las torturas, los secuestros y las masacres de civiles han sido constantes de ambas intervenciones. Al mismo tiempo, diversas investigaciones han dejado al descubierto la corrupción monumental con que se ha manejado el presupuesto bélico estadunidense en ambos casos y la que corroe a las autoridades de Kabul. Si bien es cierto que ello ha producido una grave erosión de la imagen internacional del gobierno de Washington y de sus aliados, no ha bastado para movilizar en forma decisiva a la opinión pública de Estados Unidos en contra de la guerra aún en curso en Afganistán.

Un aspecto particularmente indignante de la presencia militar estadunidense en el país centroasiático es el uso sistemático de aviones no tripulados (drones) en las operaciones de los ocupantes, recurso que ha causado miles de víctimas civiles y que debiera ser considerado crimen de lesa humanidad cuya responsabilidad principal recae en el propio Barack Obama, quien desde 2008, antes de arribar a la Casa Blanca, anunciaba que dejaría de lado la intervención en Iraq para centrarse en la de Afganistán, y cuya administración ha sido férrea defensora de esas armas inteligentes que, a juzgar por la tragedia social que han dejado, no lo son tanto.

Aunque es difícil determinar un número confiable de víctimas porque los ataques suelen realizarse en regiones alejadas, sin cobertura de los medios, y porque Washington cuelga sobre todos los muertos la etiqueta de terroristas, hay algunos datos indicativos. En febrero del año pasado, por ejemplo, el Comité de la ONU por los Derechos de los Niños expresó su alarma por la muerte de cientos de menores como resultado de ataques y golpes aéreos de las fuerzas militares estadunidenses en Afganistán y debido a una notable falta de medidas preventivas y el uso indiscriminado de la fuerza.

En el vecino Pakistán esta clase de ataques ha dejado más de dos mil 200 muertos en la década pasada (dato de Ben Emmerson, relator especial de la ONU en Derechos Humanos y Antiterrorismo), de los cuales 80 por ciento son civiles (estimación del ministro paquistaní del Interior, Rehman Malik). El mismo Karzai, considerado un gobernante más leal a las potencias ocupantes que a su propio país, se ha visto obligado a protestar en diferentes ocasiones por las reiteradas agresiones realizadas mediante drones en contra de grupos civiles.

Significativamente, la mayor parte de los ataques con drones han sido ordenados por el gobierno de Obama después de que este fue galardonado (2009) con el Premio Nobel de la Paz.

(Tomado de La Jornada)

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Cuba sí dijo:

    Resulta aun hoy una ofensa recordar que a Obama se le otorgó el Premio Nobel de la Paz. Efectivamente son muchos los muertos, que si tuviera algo de conciencia, en ella cargaría. Evidentemente ha sido un PRESIDENTE más de los Estados Unidos, nada original, lo mismo que sus predecesores, hipócrita, agresivo, cobarde, terrorista, juguete de los monopolios, asesino… que más se lepodría decir??

  • Victor M. Veliz Sampson dijo:

    Obama es un fracazado politica y militarmente, cuando ya no este en la silla presidencial, pasará a la historia como uno más que ocupo la primera majistratura de los Estados Unidos con muchas penas y pocas glorias, con el perdón de grandes figuras galardonadas con el Pemio Nobel, está al llegar el momento de que otros a los que se les otorgue el galardón lo rechacen, pues ya está quedando entredicho el prestigio de la Institución Sueca que lo otorga. Con Obama se apuraron mucho, él debía concentrarse más en los compromisos de campaña que no ha cumplido como el tema del cierre de la Base Naval de Guantánamo y los problemas de los emigrantes, que seguir gastando dinero en guerras de rapiña.Lo mas triste es que al final de toda esta historia el pueblo Afgano no ha nejorado un ápice su situación de antes de la guerra, entre otras cosas gracias a Obama.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también