Imprimir
Inicio » Especiales  »

Ni aldeanos, ni avestruces

| 17

gerardoHoy comienza el Congreso de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC). Como ha escrito el profesor Raúl Garcés, un modelo de prensa se halla en la encrucijada.

Las deficiencias de nuestros medios de comunicación y la necesidad de su transformación es un tema que aflora hoy en cualquier conversación sobre Cuba. En un diálogo con Félix Povedano, de Tercera Información, me interrogaron sobre el tema y expliqué: “es difícil que tú te encuentres un revolucionario cubano que esté feliz con el comportamiento de nuestros medios (…) porque nuestros medios de comunicación todavía no expresan toda la pluralidad de nuestra sociedad, no están acordes con el nivel de formación, cultural y educativo que ha alcanzado nuestra población y, desde luego, la percepción que hay es que tienen que reflejar los distintos puntos de vista de la población, deben ser más cercanos y críticos con nuestra realidad”.

Se acude también a los paradigmas históricos. María del Carmen Ramón, de CubaAhora, me preguntó “¿Cuánto cree que tienen la Cuba de hoy y el periodismo que se hace en nuestro país de Rubén?, y ¿cuánto nos falta?”, le respondí: “Su honestidad, su compromiso con los humildes, su antiimperialismo. Creo que nos falta su creatividad, su originalidad, en eso tenemos un camino por recorrer. Cuando vemos a Rubén y al propio Pablo de la Torriente Brau, nos damos cuenta de que son herejes, son iconoclastas. Yo creo que esa herejía tiene que estar en nuestro periodismo, la herejía de Fidel, de la Revolución cubana; nosotros tenemos que hacer compatible esa herejía revolucionaria con nuestro periodismo. Es muy difícil por las circunstancias en la que se desenvuelve, pero creo que no hay otro camino si queremos que perdure, sin hacer concesiones a los que nos piden concesiones. Sin embargo, yo sí creo que tenemos que representar mejor los intereses de nuestra gente, esos por los que vivió, se sacrificó y murió Rubén Martínez Villena. No podemos dar lugar a que tengan que buscar información fuera de nuestro periodismo”.

Tracey Eaton, periodista norteamericano, también ha incluido el tema en sus encuestas a  blogueros cubanos y esta fue mi respuesta: “Los revolucionarios, y es a lo que nos ha llamado nuestro Presidente en los últimos tiempos con mucha insistencia, tenemos el deber y el derecho de ser muy críticos con nuestra obra, es la única manera de hacer que sea mejor. Y es un error concederle el monopolio de la crítica al gobierno norteamericano. Yo creo que también mientras más críticos seamos, más profundos en esa crítica con nuestro proyecto, también lo defenderemos mejor.”

No creo haber aportado nada nuevo, son aspectos reiterados por muchos desde hace bastante tiempo. Lo nuevo aquí es la circunstancia. Por un lado la transformación del modelo económico en curso en la sociedad cubana; por otro, el minucioso inventario de problemas de raíz ética que acaba de realizar el Presidente Raúl Castro ante la Asamblea Nacional del Poder Popular colocan al periodismo cubano ante un gran desafío profesional que es también una oportunidad. Se trata, creo, de abordar a profundidad las causas de esas problemáticas y hacerlo de modo tal que contribuya a movilizar las enormes reservas morales del pueblo cubano con un lenguaje y una factura que comuniquen desde los datos y los hechos la urgencia de la participación popular en su enfrentamiento y reflejen, sin retórica ni triunfalismo, los métodos empleados para solucionarlos allí donde haya una victoria que mostrar.

No será posible donde haya un jefe que no vea en la prensa un instrumento para rendir cuentas al pueblo al que se debe y una vía para lograr que éste actúe con más conciencia, al estar mejor informado, ante los derroteros que enfrentamos. Ver al compañero Raúl y al Jefe de la Comisión de implementación de los Lineamientos Económicos y Sociales abordar en la Asamblea Nacional los más complejos problemas con transparencia y realismo debería convertirse en una guía de actuación de nuestros cuadros a todos los niveles.

Hoy, con la circulación de la información multiplicada por las nuevas tecnologías el argumento de no analizar nuestros problemas para no dar armas al enemigo se vuelve en contra nuestra. En los errores y vacíos de nuestra prensa viene a pescar el enemigo y mientras más profesionales, más efectivos. Como escribió Fernando Martínez Heredia sobre The New York Times:

“puede ser un vehículo mucho más eficaz que los medios de comunicación que hacen el trabajo sucio, si se trata de confundirnos, dividirnos, ponernos a pelear alrededor de nuestros males y deficiencias, y de sembrar desconfianza y cizaña entre nuestros amigos de la América Latina, el Caribe y los propios EE.UU.”

“Por eso me preocupa que en la ampliación de los contratos en unas relaciones que crecen, ellos lleguen a incluir el tratamiento de nuestras cuestiones sociales en los medios del imperialismo. Estamos viviendo en Cuba un tiempo crucial de enfrentamiento cultural entre el socialismo y el capitalismo. Los que bregamos a favor de la victoria del socialismo estamos obligados a actuar acertadamente y a mostrar con claridad las cuestiones principales, porque, en tiempos como estos, esas cuestiones exigen claridad y determinación.”

En esas condiciones nuestra torpeza -que tiende a tratar con métodos administrativos procesos que son en primer lugar ideológicos- puede alimentar heroísmos fatuos. Una joven periodista ha escrito que “lo que falta en nuestra prensa no es coraje para decir la verdad. Lo que nos falta es ética periodística, consciencia social, compromiso con la historia. Porque hoy cualquiera hace una catarsis, escribe par de líneas agresivas y se convierte en héroe o heroína. La censura se ha vuelto una distinción. Ser marginado, contrariado, excluido, incomprendido. Cualquiera puede hacerse de un nombre a golpe, o a mimos, de la censura.”

Se puede escribir muy bien sin jamás haber dedicado una letra a la libertad de nuestros cinco hermanos injustamente condenados en Estados Unidos, abstenerse de aceptar invitaciones a Venezuela para no verse atrapado en la intensa lucha de clases que allí ocurre y estar siempre dispuesto a criticar el país donde vives en las páginas que te puedan abrir los grandes medios. Puede ser hasta un derecho, y muy respetable si no sientes reflejadas tus opiniones en lo que publica nuestra prensa, aunque sería un error reconocer a quien preserva así sus contratos con la industria mediática global autoridad para brindarnos lecciones de ética y periodismo.

Para evitar el triste final del “planeta de los avestruces” no podemos seguir “todos felices con la cabeza en el agujero”, evadiendo problemas que gritan a nuestro alrededor y afectan la vida del pueblo pero el periodismo es investigación, mirada aguda y no la anécdota fútil y quejosa por lo que me puede haber sucedido a mi o a mi vecino.

A raíz del anterior Congreso de la UPEC, Fidel escribió a los participantes: “La verdad en nuestros tiempos navega por mares tempestuosos, donde los medios de divulgación masiva están en manos de los que amenazan la supervivencia humana con sus inmensos recursos económicos, tecnológicos y militares. ¡Ese es el desafío de los periodistas cubanos!”. A pesar de ello resulta muy peligroso que de tanto malinformar sobre los acontecimientos internacionales fomentemos un rechazo a la política en amplios sectores, especialmente jóvenes, y terminemos alimentando en ellos -al decir de Martí- el “aldeano vanidoso” que cree que “el mundo entero es su aldea, y con tal que él quede de alcalde, o le mortifique al rival que le quitó la novia, o le crezcan en la alcancía los ahorros, ya da por bueno el orden universal, sin saber de los gigantes que llevan siete leguas en las botas y le pueden poner la bota encima, ni de la pelea de los cometas en el Cielo, que van por el aire dormidos engullendo mundos” justo cuando más agresivos son los aparatos ideológicos del imperialismo.

Ni aldeanos, ni avestruces. “Desde el punto de vista revolucionario, no importan las discrepancias; lo que importa es la honestidad con que se opine”, escribió Fidel hace cinco años a los periodistas cubanos y Raúl ha venido reiterando -desde el análisis popular  de su discurso el 26 de julio de 2007 en Camagüey- la misma idea porque los retos que Cuba asume requieren movilizar la inteligencia, el esfuerzo y el compromiso de cada cubano y para ello hay pocos  instrumentos como el buen periodismo. De transformar métodos de trabajo, estructuras y sistemas de dirección para que la honestidad revolucionaria pueda triunfar sobre la mediocridad y el burocratismo que en otros lugares enterraron el socialismo,  se tratará en estos días.

(Tomado de La pupila insomne)

Se han publicado 17 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Bernardo dijo:

    Muy bueno el artículo. Pienso que para ser consecuente con lo que se plantea, se deben televisar las discusiones que tengan lugar durante el Congreso de la UPEC.

    • arq. Guillermo Morán Loyola dijo:

      Hacer periodismo en Cuba, es no imitar a los que se creen que porque han visto mal periodismo sensacionalista y fuera de los limites normales de tele-comunicación, es una manera muy buena de hacer periodismo.
      No coincido con Alfredo Guevara (que en paz descance) al decir que deben hacerlo mejor,sino a mi modeta opinión: que deben continuar perfeccionando lo que hacen.

      Recuerdo los Sputniks después de la Perestroika, y realmente aquello no era periodismo, era forma de vender palabras, tirandole a capa y espada,a todo lo que había hecho ese glorioso país durante muchos, muchos años, y que costó la muerte a millones de sus hijos…..

      Creo que la crítica constructiva si hace falta, pues hay una cantidad de personas irresponsables, y que desatienden su trabajo, que los responsables deben pagar, y es la forma de hacer algo por el país.

      Si bien hay periodistas como Thalia González, y otros que intentan hacer una crítica responsable, y un trabajo menos rutinario, a veces las noticias y los reportajes son del mismo tema o de la misma forma con palabras diferentes o sea las noticias productivas de la zafra,las afectaciones en la agricultura por las lluvias,etc., y saber buscar la noticia, como muchas veces hace Gladys Rubio, o Ribalta, entre otros periodistas es siempre una tarea muy difícil.

      Martí nos legó un periodismo de primer órden, llegar a todos, y saber usar la crítica, o lo que pudiera parecer sensacionalista pero objetivo y concreto, es una necesidad de estos días.

      Han proliferado programas por la Internet como: Desiciones, caso cerrado, etc., que a veces me recuerda programas como: Nuestros hijos, o detrás de la fachada, pero que en realidad no logran llegar a trasmitir ideas como: Pasaje a lo desconocido, Agenda Abierta, o La mesa redonda ( que debe cuidar su estructura y guión, pues ya no logra siempre llamar la atención con los temas que trata). Recordar que antes no había Internet, y ya la mesa redonda, y cuba debate tiene sus reflexiones digitalmente.

      Romper esquemas, y lograr tascendencia por la autenticidad, inmaginación, y enfoque, al igual que el uso adecuado de los medios informativos, para dar una noticia es siempre mejor para un periodista, que depende del medio su mayor o menor impacto.
      Barbara Walter en su entrevista a Fidel Castro, hizo una de las mejores entrevistas a Fidel castro y no se olvida, como tampoco Frai Betto, para citar algunos casos.
      El futuro pertenece a la comunicación, sin escuchas telefónicas, ni espionajes norteamericanos, Un mundo mejor es posible. Transformemos el actual, y logrémoslo.

  • Diego dijo:

    La prensa debe cambiar de forma radical y decir todo como es, el pueblo lo está pidiendo, que los medios reflejen nuestra sociedad.

  • Alberto López dijo:

    Exelente reportaje!!, bravo!!!. El Periodismo que se hace aqui en CUBADEBATE y en el sitio CubaSi.cu es lo mejor que se está haciendo y esa es la clase de periodismo que pide el pueblo para la TV y la Radio, sobretodo el NTV debe mejorar muchisimo y que los locutores sean un poco más ´´relajados´´ pero más que nada se deben tratar los temas de interes nacional que es lo que más nos importa, y que en la MESA REDONDA se hable más de la realidad de nuestro país, nuestros logros y retos.

  • Guajiro dijo:

    Sí creo que deben tener coraje los periodistas para exponer lo que piensan sobre la realidad que nos rodea, sólo deben arriesgarse a que le publiquen los trabajos ya sea en la prensa escrita, en la radio o la televisión.
    La prensa en nuestro país debe responder al pueblo, informarlo, educarlo porque la prensa es tambié un medio de educación.
    Pero les planteo una pregunta interesante , creen ustedes que siendo remunerados por el estado pueden los periodistas arriesgarse a exponer o criticar con dureza el accionar de las instituciones estatales? Tienen ante sí una difícil elección.

  • José Alberto dijo:

    Muy buen trabajo, el periodista de hoy debe ser valiente, no autocensurarse y defender su derecho de reflejar la realidad objetivamente.

  • Albor Arzuaga dijo:

    Y también deben permitir que las personas se expresen libremente siempre que lo hagan con respeto

  • aurelio dijo:

    Cuantos congresos y lineamientos hay que esperar para que la prensa cambie y refleje la realidad y no solo el sobrecumplimiento «ficticio» del plan de papa.

  • NRT dijo:

    Para mi el periodismo cubano es uno de los mejores, pues no se regodea en noticias sangrientas ni en presunciones sin fundamento. Como todas las cosas debe seguir mejorando y ajustandose para informar con responsabilidad y seriedad. En realidad son muchos los periodistas reconocidos en Cuba por su labor y tambien son muchos los premiados.
    Confio en que se seguira trabajando en busca de la excelencia.

    • jose dijo:

      NRT de ser como Ud dice de los mejores del mundo, sería un sinsentido este artículo y no lo es. Nuestro periodismo esta muy lejos de serlo. Recuerdo a Alfredo Guevara, que les aconsejó que lo fueran. Esperamos que empiecen a partir de este congreso a reflejar verdaderamente el país que vivimos, con sus luces y sombras.

      • NRT dijo:

        Jose, no se cuanta prensa Ud. conoce, ni a cuantos medios Ud. puede acceder, pero sepa que solo en America Latina hay algunos paises que estan procurando leyes de comunicacion debido a la manipulacion y las calumnias de esa prensa. Una prensa mala, es mejor que una prensa mal intencionada.
        Cuando digo que es una de las mejores es porque se interesa por los intereses publicos y no privados. En cuanto a eso, seguro, le aseguro que esta entre las mejores, y ya que Ud. lo menciona, entre las mejores del mundo aunque como senalo en mi comentario debe seguir mejorando y ajustandose a los nuevos tiempos. Es una de las prensas mas eticas del mundo. y ojo, esa es mi opinion.

  • cubanito 2013 dijo:

    Genial, la caricatura de Gerardo lo dice todo. Muy bueno el artículo, coincido en todo y lo he dicho aquí varias veces.
    Esa es la prensa que queremos, porque hoy ningún medio refleja nuestra realidad tal cual es, los de allá resaltan nuestros defectos y muestran una falsa imagen de fracaso y los de aquí nos dan una imagen demasiado edulcorada, autocomplaciente y falsa también.
    La prensa tiene que poner la cara a los problemas, esa es su trinchera y, como dijo Raúl, hay que buscarse problemas.

    Lo que pasa es que muchos jefes tienen demasiado amor a sus cargos y muy poco amor a la revolución. Y a veces el periodista tiene miedo que tomen represalias con él, el director del medio de prensa al que pertenece, porque recuerden que el periodista es un trabajador asalariado igual que los demás.
    Por eso muchos temen meterse en la raíz de los problemas y cuando escriben algo lo hacen con timidez, con temor a que se malinterprete, porque si le raya la pintura a alguna de las vacas sagradas de su localidad ahí mismo se buscó el lío.
    Al otro día es un análisis en el núcleo, tienes problemas ideológicos, estas coqueteando con el enemigo, y todavía mas, imagínense. Se queda sin trabajo y con un expediente manchado y todo por qué? Porque se atrevió a decir algo que descubre el mal trabajo de otros, la mala gestión de algunos y la indolencia de alguien.
    Eso es lo que pasa con la prensa, los periodistas cubanos son muy profesionales y muy buenos pero no los dejan trabajar. Además la política informativa de muchos medios locales y territoriales tienen demasiada censura y la mayoría de los trabajos periodísticos realmente críticos no los aprueban. Necesitan un instrumento jurídico que los ampare y los defienda. La UPEC como organización tiene que ser más activa y más influyente en los medios.

  • Melio dijo:

    A si es Jose,deben trabajar en lo serio,desnudar el lado mal del problema no a la censura,yo no tengo que copiar de otros medios ,ser yo autocrítico,mi problema tratarlo de resolverlo desde adentro,sin secretísmo ninguno,es tu opinión NRT,pero es nuestra inquietud también,hay que reflejar la verdad con señalamiento para tratar de desbloquear factores que pueden incidir en nuestro proceso,se debe hacer un buen trabajo periodístico sin improvisaciones no hay mentiras chiquitas ,ni piadosas son mentiras iguales ,esto se convierten en engaños,no lo podemos pasar por lo alto

  • Miguel dijo:

    Muy importante este análisis. Es verdad que cuando se ve el NTV y demás espacios informativos, estamos observando una información generalmente triunfalista, da la impresión que la mayoría de las cosas marchan de maravilla y cuando algún periodista hace algún trabajo crítico y de valor, parece al otro día que el mundo se va a caer. Hay veces que un medio nacional realiza un trabajo crítico y acusatorio hacia problemas e indolencias de las que hay bastante y en no pocos territorios se convocan a reuniones para analizar lo que se publicó en vez de discutir y resolver el problema en cuestión. Cuando observo Telesur y veo con qué dinámica trabajan los locutores y periodistas me pregunto el por qué nuestros locutores del NTV y otros espacios noticiosos tiene que ser tan almidonados a la hora de leer e informar. Y a propósito de los presentadores, tengo la mejor opinión de los de la Mesa Redonda pero últimamene estoy percibiendo que en la preguntas que hacen ya están casi que pidiendo el tipo de respuestas que desean que se diga, parece más bien una respuesta y no una pregunta, otras veces interrumpen la explicación del panelista sin dejar que concluya su explicación. En fin, nuestra prensa hoy no se parece a la vida de los cubanos y hay que hacerla parecer.

  • Caridad dijo:

    Iroel
    me gusta tu manera de poner el dedo sobre la llaga. Acompañar tu articulo con la «caricatura» de Gerardo, yo diria pintura buena de la que no se cae si se deja arañar. Es interesante como tras nuestro raul haber tocado el tema de nuestras debilidades eticas y en valores, ahora todos quieren hablar del asunto, tal como si se les hubiesen abierto los ojos, como si hubiesen acabado de «aterrizar» en este bello planeta con forma de caiman. como se te puede contactar?

  • Yo si dijo:

    El pariodista debe ser consecuente con el momento que vive y con las dificultades pero debe ser bien exigente ante lo mal hecho y denunciar los atropellos sociales. El único compromiso de los periodistas debe ser con la verdad fuera de eso para mí no existe periodismo alguno.

  • armando dijo:

    SALUDOS:

    UN ARTICULO QUE PRESTIGIA ESTE SITIO.

    PIENSO QUE NO DEBE UTILIZAR A LOS ANIMALES PARA ENCABEZAR EL ARTICULO, LAS AVESTRUCES NO SON RESPONSABLES QUE EN CUBA:

    » NO SE HAYA PENSADO TANTO TIEMPO EN CUBANO» , Y SE HAYAN INFORMADO MAS NOTICIAS DEL EXTRANJERO , QUE DE NUESTRO PAIS.

    RECTIFICAR ES DE SABIO,PERO » SE DEBE PENSAR Y ACTUAR EN CUBANO» PARA FORTALECER ESTE PROCESO REVOLUCIONARIO :

    !!! QUE SIEMPRE SERA MAYOR QUE TODOS NOSTOROS JUNTOS !!!

Se han publicado 17 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Iroel Sánchez

Iroel Sánchez

Ingeniero y periodista cubano. Trabaja en la Oficina para la Informatización de la Sociedad cubana. Fue Presidente del Instituto Cubano del Libro. En twitter @iroelsanchez

Vea también