Imprimir
Inicio » Especiales  »

¿Águila o paloma?

En este artículo: Barack Obama, Cuba, Estados Unidos, Guerra
| 2

Miguel Ángel Untoria Pedroso

Existen marcadas diferencias entre las características físicas y los hábitos de vida del águila y la paloma. El águila, es ave rapaz diurna de entre 80 y 90 centímetros de altura, de vista muy aguda, fuerte musculatura y vuelo rapidísimo. Con sus fuertes garras y poderoso pico, ataca ferozmente a sus presas, principalmente otras aves, reptiles, y pequeños mamíferos entre otras.

La paloma, mucho más pequeña, es ave domesticada que provino de la paloma silvestre y de la que hay muchas variedades o castas, que se diferencian principalmente por el tamaño o el color.

Tan diferentes son, y tan específicos sus hábitos, que a través de la historia, el hombre las ha identificado con conceptos totalmente opuestos, como la guerra y la paz.

El águila constituyó la enseña principal de la legión romana y hoy la de algunos ejércitos modernos. En particular representa al imperialismo norteamericano, que se caracteriza por tratar de imponer y extender su hegemonía sobre el resto de los países del mundo por medio de la fuerza militar, económica o política. Al ver la imagen de la depredadora, nos viene a la mente la agresión o la guerra.
Por su parte la paloma, nos hace pensar en lo apacible y la tranquilidad, por lo que el hombre la reconoce como el símbolo de la paz.
El actual presidente de los Estados Unidos, el afronorteamericano Barack Obama, durante su campaña política como aspirante a inquilino principal de la Casa Blanca, se presentó como amante de la paz, del restablecimiento de las relaciones pacíficas de su país con el resto del mundo, y de la retirada de las fuerzas militares estadounidenses que ocupan el territorio de Iraq.

Cuando asumió la presidencia en enero del 2009, Obama, dio a entender que era su intención variar la política de Estados Unidos hacia América Latina, incluida la que el imperio ha mantenido contra la Mayor de las Antillas, durante medio siglo. Pero en la práctica, nada ha cambiado.

Actualmente, Estados Unidos incrementa su presencia militar en la región, con el establecimiento de siete bases militares en Colombia, apoya acciones tan antidemocráticas como el reciente golpe militar en Honduras y recrudece sus acciones contra Cuba, como la más reciente determinación de la Casa Blanca, criticada incluso por el influyente periódico The Washington Post, que califica de ridícula la decisión de incluir a Cuba en un listado de países promotores del terrorismo y que los cubanos deberán someterse en lo adelante a una revisión extra de sus equipajes y cacheos exhaustivos antes de viajar con destino a Estados Unidos.
Por otra parte, desde que Obama es el Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, 149 militares estadounidenses han perdido la vida en Iraq durante el y otros tres en lo que va del 2010, mientras que entre enero y octubre del pasado año, otros 615 resultaron heridos. No mencionamos por falta de datos concretos, el número de iraquíes muertos y heridos en el mismo período.

En Afganistán, 307 efectivos de las fuerzas armadas de EE.UU. perdieron la vida durante el 2009 y otros cinco han muerto en lo que va del 2010. En este caso, como en el anterior, no es posible citar las bajas mortales y no mortales entre los afganos por falta de información concreta, a pesar de que incompletos despachos de prensa dan a conocer con bastante frecuencia los desmanes de la aviación sin pilotos sobre la indefensa población civil afgana y paquistaní.

En vez de comenzar la retirada de sus tropas como había anunciado durante su campaña política como aspirante a presidente del imperio, Obama decidió incrementar la ya numerosa presencia militar de su país en Afganistán, con otros 30 000 efectivos.

Evidentemente Obama vive entre grandes contradicciones, sin embargo, a pesar de todas sus acciones guerreristas
le fue otorgado recientemente el Premio Nóbel de la Paz.

Ante esas evidencias, ¿que usted cree: Barack Obama representa al águila o la paloma?

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • naturaleza dijo:

    Una vez más, como otros tantos aspirantes a la Presidencia de un país, presentan un programa solapado y demagógico de los verdaderos propósitos para lograr el trono, habría que preguntarles a los mismos norteamericanos, sobre todo a los jóvenes que su favorito era Obama para presidente, cual serían sus criterios en el día de hoy respecto al ya declarado presidente de la guerra, ya lo decía el Che Guevara, “al imperialismo ni un tantico así”. El pueblo norteamericano seguirá como dicen creyendo todo lo que les digan sus gobernantes, hasta cuando, cuando despertarán, creo que seguirán así, mientras no se les afecte su modo consumista de vida a la mayoría no les interesá que esta nueva águila continúe el camino de sus antecesores.

  • NINFA ADARME RINCÓN dijo:

    La magia de la industria del cine, acostumbró a todos los cineastas a vivir de la fantasía y del ilusionismo, si se me permite llamar así a la euforia por la imitación de la vida. Es decir, la despersonalización no permitió el desarrollo del criterio propio, cónsono con la realidad de su patria. El sueño americano aún mantiene en estado hinóptico a gran cantidad de latinoamericanos. De tal manera que para los disociados, el Águila es la figura fuerte y la Paloma es la poesía, la fragilidad, mal entendida. Los valores que buscan la dignificación de la persona poco cuentan.

    Lo que cuenta es la acción, el coraje para destruir naciones, lo cual está muy bien representado en el Águila.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también