Imprimir
Inicio » Especiales  »

Caso de los Cinco cubanos presentado durante protesta contra Escuela de las Américas

| +

Por Nancy Kohn
Comité Internacional por la Libertad de los Cinco Cubanos
Boston, Massachusetts

cinco630x131Miles de religiosos, líderes sindicales, y activistas por los derechos humanos participaron en una conmovedora vigilia y rally a la entrada de la Escuela de las Américas (SOA por sus siglas en ingles) en el Fuerte Benning, Georgia el 22 de noviembre para demandar el cierre de la misma.

Esta “escuela” a la cual en el 2001 le cambiaron su nombre por Instituto del Hemisferio Occidental para la Cooperación en Seguridad ha entrenado a más de 64,000 personal militar de America Latina en contrainsurgencia, inteligencia militar y técnicas de interrogación. Luis Posada Carriles, el conocido terrorista y autor de la destrucción en pleno vuelo de una nave de Cubana de Aviación en 1976 fue entrenado en la Escuela de los Asesinos (como se llama comúnmente a esta escuela) en 1961.

Los graduados de la SOA, perteneciente al Departamento de Defensa de los EEUU, han estado conectados a violaciones de los derechos humanos y a la supresión de los movimientos populares de las Américas, mas recientemente en Honduras donde lideraron un golpe de estado contra el Presidente Manuel Zelaya.

Este año marca el veinte aniversario de la masacre de seis curas jesuitas, su ama de llaves junto a su hija adolescente, en El Salvador en 1989. Aquellos responsables del asesinato fueron entrenados en la Escuela militar norteamericana de las Américas de acuerdo a un grupo de expertos del Congreso de los Estados Unidos. Desde entonces, el grupo de base contra la violencia llamado SOA Watch (por sus siglas en ingles) organiza protestas anuales en la entrada del Fuerte Benning, organizando frecuentemente actos de desobediencia civil. Por 10 años, el movimiento SOA Watch ha tomado una postura de solidaridad con los pueblos de America Latina para cambiar la política exterior opresora de los EEUU.

Este año, por primera vez, el tema de los Cinco Cubanos fue presentado a miles de participantes. Una mesa con información en el camino hacia la entrada del Fuerte Benning atrajo activistas de todas partes del país, con dos carteles grandes. Muchas personas hicieron fila para firmar peticiones demandando el fin de las prohibiciones de viajar a Cuba y agregaron sus nombres a cartas demandando al Presidente Obama la inmediata libertad de los Cinco Héroes. Además se llevaron copias de cartas para Hillary Clinton pidiéndole que le otorgara visas a las esposas de ellos y llenaron tarjetas para ser enviadas a diferentes medios de comunicación pidiéndoles que cubran la historia. Muchos recogieron plegables, volantes, y se llevaron DVD sobre el caso para mostrarlos en sus comunidades. Lo que mas llamo la atención fue la curiosidad de las personas que se acercaron a la mesa y su curiosidad por aprender y entender la complejidad de la situación sobre el caso. Muchos se mostraron sorprendidos de que nunca habían escuchado sobre esa colosal injusticia y preguntaban “¿Que puedo hacer?”

Un taller el 20 de noviembre titulado, “Terroristas Contra Cuba y Cubanos Contra el Terrorismo: La Conexión Luis Posada Carriles, la SOA, y los Cinco Cubanos” atrajo a unos 70 participantes. El taller fue organizado por Stan Smith del Comité por la Libertad de los Cinco de Chicago y por mí, y se llevo a cabo en el Centro de Convenciones de Columbus, GA. Los participantes se llevaron con ellos la indignación que les produjo conocer el caso y también ideas de cómo envolverse mas para lograr la libertad de Gerardo, Antonio, Rene, Fernando y Ramón.

En la vigilia del domingo por la mañana, miles de personas permanecieron bajo la lluvia mostrando pequeñas cruces con los nombres de victimas de muertos y desaparecidos en las manos de los graduados de la SOA. Por cerca de tres horas, mientras que los nombres eran leído uno a uno, las personas levantaban las cruces en alto y al unísono decían “¡Presente!” Este año, gracias Marilyn McKenna, ex coordinadora de la Red Nacional de Solidaridad con Cuba (NNOC), también se incluyeron cruces con el nombre de integrantes del Equipo Cubano de Esgrima que perecieron en el ataque terrorista de 1976.

Mientras llevaba conmigo la cruz con el nombre de Julio Herrera Aldama, de 25 años, un hombre a mi lado llevaba la de Jesús Méndez Silva, de 30 años, deportistas del equipo de esgrima, me impactó el profundo significado de la solidaridad entre el movimiento norteamericano y el pueblo cubano. Y mientras marchamos hacia la entrada, para depositar esas pequeñas cruces en la cerca, entendí que las generosas acciones de los Cinco Cubanos para proteger la isla de Cuba de ataques terroristas pronto serán llevados a la luz por personas de conciencia que levantarán sus voces por la libertad de los Cinco.

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también