Imprimir
Inicio » Especiales  »

Ley de Comisiones Militares: Un poder judicial clase B

| 1

Por IPS

El Capitan. Jeremy Foley, de Bloomington, Illinois, izquierda, y William Tobin de Pendleton, Oregon. Dos soldados del Batallón de la 2 ª, 12 º Regimiento de Infantería, 4 ª Brigada de Combate de la 4 ª división de infantería. Utilizan morteros de fuego en el Valle de Pech de la provincia afgana de Kunar. (Foto: AP)

El Capitan. Jeremy Foley, de Bloomington, Illinois, izquierda, y William Tobin de Pendleton, Oregon. Dos soldados del Batallón de la 2 ª, 12 º Regimiento de Infantería, 4 ª Brigada de Combate de la 4 ª división de infantería. Utilizan morteros de fuego en el Valle de Pech de la provincia afgana de Kunar. (Foto: AP)

Activistas de derechos humanos y juristas cuestionan la enmienda, y abrogada por el gobierno de Estados Unidos, de  la Ley de Comisiones Militares que durante la presidencia de George W.  Bush habilitó las cortes marciales contra supuestos terroristas.

Según los críticos, la revisión era innecesaria. La nueva ley, dicen, determinará nuevos retrasos en los procesos y creará un "sistema de justicia de segunda clase".

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en  inglés), la más antigua de las organizaciones de derechos humanos de  Estados Unidos, pidió al gobierno de Barack Obama "abandonar el sistema de  comisiones militares, fatalmente sesgado".

Las comisiones militares son cortes marciales instaladas en la base  naval estadounidense en el enclave de Guantánamo, Cuba, donde han sido  conducidos la mayoría de los acusados detenidos en el marco de la "guerra  contra el terrorismo" declarada por Bush en septiembre de 2001.

La ACLU también recomendó que, "cuando la evidencia de crímenes terroristas existan" se juzgue "a los detenidos en Guantánamo en  tribunales federales".

El no gubernamental Centro para los Derechos Constitucionales, docenas  de cuyos abogados defienden a prisioneros en Guantánamo, consideró en una declaración que "el uso de comisiones militares sólo conducirá a más retrasos en los procesos".

"Cualquier nuevo sistema" que repita el recurso de las cortes marciales determinará "crecientes dolores y errores, así como años de apelaciones para aventar las incertidumbres legales creadas hoy", agregó la institución.

"Aspectos fundamentales del sistema, como quién puede ser juzgado por  las comisiones, siguen siendo vagos", consideró el Centro.

La organización agregó que la nueva norma "incluye la 'conspiración' y  el 'apoyo material' (al terrorismo) como crímenes de guerra, lo cual contradice la anterior posición del gobierno de Obama" de rechazar la posibilidad de que esos delitos sean juzgados por las comisiones  militares.

El presidente Obama sancionó la revisión la semana pasada, como parte  de la Ley de Autorización de Defensa Nacional.

Otros expertos y activistas cuestionan la norma, pero notan ciertas mejoras.

El coronel David Frakt, oficial de la Fuerza Aérea y defensores de prisioneros de la "guerra contra el terrorismo", consideró que la ley original era "un error catastrófico".

Frakt defendió a un joven preso en Guantánamo, Mohammed Jawad, liberado  el pasado verano boreal y enviado a su hogar en Afganistán años después de  su arresto. El militar y abogado convenció a un juez militar de que su confesión había sido arrancada mediante coerción.

"Las nuevas comisiones militares son una mejora significativa, al menos  en el papel. La revisión de fallos y el establecimiento de criterios de admisibilidad de declaraciones voluntarias son dos de los avances más importantes", dijo a IPS el jurista, de vuelta en su cátedra de Derecho en la Universidad de Western State, en California.

Pero "las comisiones están aún fundamentalmente sesgadas en varios aspectos", acotó.

Frakt observó que no hay obligación de investigación previa al juicio, como una audiencia preliminar o gran jurado, y que las declaraciones arrancadas mediante coerción aún son admitidas como evidencia.

También cuestionó el hecho de que menores de edad aún puedan ser  juzgados por las comisiones militares.

La nueva ley "todavía autoriza el juzgamiento de detenidos por una variedad de delitos que no son crímenes de guerra tradicionales, entre ellos apoyo material al terrorismo, terrorismo, conspiración y la tipificación inventada de  asesinato en violación de la ley de guerra ", añadió.

Las comisiones militares, dijo Frakt a IPS, son "totalmente  innecesarias".

"Ahora que las reglas sobre evidencias en las comisiones militares se atenuaron para parecerse más a las reglas de los tribunales federales, la razón real para su creación --lograr condenas fáciles con pruebas contaminadas-- quedó removida. Pero la contaminación del proceso original persiste", indicó.

"El criterio para determinar qué casos van a las comisiones militares y cuáles a los tribunales federales no tiene sentido", sostuvo.  "Básicamente, los casos irán a la justicia civil si el Departamento de  Justicia (fiscalía general de Estados Unidos, de rango ministerial) quiere  y cree que puede acusar con éxito, y los restantes irán a las comisiones."  "Ésa es otra prueba de que las comisiones son una opción de segunda  clase", advirtió el jurista.

Una cláusula del proyecto, propuesta por el senador Linsey Graham, del opositor Partido Republicano, podría haber bloqueado la transferencia a la justicia civil de los sospechosos de los atentados del 9 de septiembre de
2001 en Nueva York y Washington. Pero fue rechazada por 54 votos a 45 en  el Senado.

Ésa fue "una gran victoria", dijo a IPS Christopher Anders, uno de los encargados de las relaciones de la ACLU con el Congreso  legislativo.

"Por suerte, el Senado tomó la decisión correcta al no atar las manos  del presidente cuando se trata de acusar a los detenidos en la justicia federal, lo cual retrasaría su procesamiento" y sus penurias, consideró.

Las autoridades de Estados Unidos juzgaron con éxito a casi 200  acusados de terrorismo en tribunales federales desde los atentados de  2001, recordó. "El sistema de justicia estadounidense funciona, y no hay  razones para no usarlo", indicó Anders.

En las comisiones militares, creadas por Bush luego de los atentados y luego avaladas por el Congreso, se procesaron, en contraste, apenas tres casos.

Pero no faltan las críticas a las nuevas comisiones militares. El  jurista Francis Boyle, de la Universidad de Illinois, dijo a IPS que su  propio funcionamiento equivale a cometer crímenes de guerra "de acuerdo  con la cuarta Convención de Ginebra de 1949 e incluso el propio Manual de  Campo del ejército estadounidense".

"Decir que los tribunales regulares son para delitos regulares y que  las comisiones militares son para crímenes de guerra es una mentira",  opinó, en diálogo con IPS, Gabor Rona, director de asuntos de derecho  internacional de la organización de derechos humanos Human Rights First.

"Si esto fuera verdad, ¿por qué tenemos un Estatuto de Crímenes de  Guerra que les asigna como jurisdicción nuestros tribunales federales?",  se preguntó.

"Me choca particularmente que" los asesores de Obama "reconozcan la limitación histórica para el uso de las comisiones militares, es decir, situaciones de  necesidad militar ", como "situaciones de ocupación, en  las que los mecanismos habituales de justicia no están operativos",  explicó.

"Pero a pesar de reconocer el éxito de las acusaciones de tribunales federales contra el terrorismo", los asesores fijaron "una serie de consideraciones para decidir si se envía un caso a una comisión militar  sin advertir que los tribunales federales están abiertos y funcionando", sostuvo Rona.

Para el director ejecutivo del Centro para los Derechos  Constitucionales, Vincent Warren, "ahora hay comisiones militares del  presidente Obama: él las posee y también posee todos los problemas que  vienen con ellas", con lo cual "dañará su legado y alentará a los  críticos" de Estados Unidos "en el mundo".

El gobierno anunciará el día 16 sus planes de acusar a varios detenidos  en Guantánamo, sea en tribunales federales o en las comisiones militares instaladas en esa base naval.

Medios de prensa informaron que supuestos planificadores de los  atentados de 2001 serían enviados a tribunales penales donde los acusará  el Departamento de Justicia.

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Ines Beatriz Citro Albizu dijo:

    EL INFIERNO DE GUANTÁNAMO....Y EL PEOR GUANTÁNAMO: Isla Diego García.

    Es una prisión secreta que se levanta en tierras que fueron robadas a los habitantes originarios del lugar. De su pista de vuelo despegaron los bombarderos de los USA, para invadir Camboya, Afganistán e Irak, a fuego, crímenes e impiedad; para controlar el Oriente medio y… hay más, ya se verá.
    «Diego García» es un embrión de la muerte. Es la cueva que eligieron los bárbaros —con la excusa de un supuesto «terrorismo» — para mejor torturar. Es un verdadero tesoro para Norteamérica y el Reino Unido. Es la base militar más importante que el Imperio tiene, para vigilar el mundo; y junto a sus pares — las bases de Guam y Ascensión— son claves para el invasor. Es un sitio ideal para acoger misiles de la ojiva nuclear, aunque estén prohibidos por los tratados internacionales. Pero, ¿acaso esto importa a los bárbaros?
    Los bárbaros no viven en el océano Índico, donde está «Diego García», ese atolón que nació con destino de oasis y se convirtió en el infierno mismo. No. Los bárbaros dan las órdenes a bárbaros de la CIA norteamericana, apoyados por Gran Bretaña y por la Unión Europea, que tan bien sabe callar cuando es el Poder la causa del terror.
    «Diego García», es el enclave justo, por si a los bárbaros se les ocurriera una acción sangrienta contra Irán. Es el lugar donde la tortura exhibe su mayor sofisticación. Es una suerte de patíbulo —la muerte en vida—, y el primer escalón, la antesala, para merecer el alivio de pasar a Guantánamo: ese cadalso con el que Barack Obama prometió terminar. A «Diego García» nadie la nombra y no figura en las agendas presidenciales, a pesar de ser peor aún que Guantánamo. Está dicho: «peor». Pero comparar dos horrores no arroja claridad: ¿Quién es peor, Drácula o Frankestein?

    La tierra del planeta no ha sido suficiente para el Poder imperial. Los Estados Unidos del norte surcan los mares del mundo con entre diecisiete y veinte barcos- «prisiones flotantes». En ellas fueron detenidas e interrogadas bajo suplicio, miles de personas. Pero casi nadie informa sobre esto. No, de eso no se habla.
    Habla, sí, y actúa por la justicia, la ONG londinense de derechos humanos «Reprieve», que representa a treinta detenidos no procesados de Guantánamo, a los presidiarios que esperan condenas y a los acusados de supuesto «terrorismo».

    Fue en 1998, durante la presidencia de Bill Clinton y la vicepresidencia de Al Gore —Premio Nobel de la Paz— cuando empezaron las detenciones fuera de toda ley y sentido de la existencia humana. Y George Bush los fomentó en progresión geométrica. Cuando todavía era presidente, admitió la existencia de al menos 26.000 personas en prisiones flotantes; pero según los sondeos de «Reprieve», la cifra de quienes pasaron por ellas, es de 80.000, a contar desde 2001. ¿A quién creer? La opción es clara.......

    ¿Y qué, con la prisión de «Diego García»? «Diego García» es el mayor centro de torturas —les llaman eufemísticamente «interrogaciones»— para los presos considerados más «importantes» por el Imperio. Fue allí que el prisionero Ibn Al-Sheikh Al-Libi tuvo que mentir, pues no resistía el suplicio a que era sometido. Dijo, para evitar que siguieran lacerándolo, que Saddam Hussein era aliado de Al-Qaeda, y que tenía las famosas armas destrucción masiva, de las cuales tanto se ha hablado.
    Por cierto que se demostró que esas armas no existían. Pero eran los argumentos que George W. necesitaba, para la guerra del petróleo: la que el lanzó, hambriento de dólares, con la excusa del «terrorismo»; como si hubiera sido un salvador del mundo, al que aniquilaba y por lo cual hoy se intenta juzgarlo. Desde todo el planeta, se levantan cada vez más voces que demandan, precisamente, llevarlo frente a la justicia como un reo que cometiócrímenes contra la humanidad.
    La mazmorra de «Diego García» se conoce como «Campamento de Justicia». Seguimos con los eufemismos. Y las seis mil bases militares mundiales de los USA, se mencionan como «huellas» en la jerga castrense estadounidense. Entre ellas, «Diego García» tiene un nombre que suena a burla: «Huella de la libertad». Las palabras perdieron su significado.
    Mientras tanto, los traslados de prisioneros drogados, encapuchados, y fuertemente torturados, desde allí hasta Guantánamo, ha sido lo habitual. Personas cautivas trasladadas de un horror, a otro. De «Diego García» a Guantánamo. De Drácula a Frankestein, estaba dicho.
    Los 2.000 soldados yanquis destinados permanentemente en el lugar, son la población central de «Diego García ». La tortura necesita vigilancia, ¡caramba! Ironías de la vida, son 2.000 también los desterrados: las armas reemplazan a la vida.
    Los bárbaros niegan todo, pero las evidencias y pruebas existen. Por ejemplo, las de ex prisioneros que, por algún milagro lograron la libertad, y cuentan cómo fueron trasladados a Guantánamo, así como el espanto de las torturas, imposibles siquiera de imaginar por cualquier mente humana. Por ejemplo, el testimonio fundamentado del historiador británico Andy Worthington, autor de «The Guantánamo files: the stories of the 774 detainees in America’s illegal prison» (Los archivos Guantánamo: las historias de los 774 detenidos en la prisión ilegal de América).
    Worthington relata que «una honrada persona con acceso a información privilegiada», Barry McCaffrey, general norteamericano en retiro y profesor prestigioso de estudios de Seguridad internacional, reconoció en dos oportunidades que en «Diego García» se retienen personas acusadas de terrorismo; de la misma manera, aceptó que lo mismo ocurre en Bagram, Guantánamo, por cierto, e Irak.
    Guantánamo parece ser prioridad en la agenda de Barack Obama. ¿Y «Diego García»? Es verdad que el flamante presidente de la Casa Blanca tiene demasiados desafíos, rompecabezas y crisis a resolver, así como una oposición conservadora que no le hace fácil gobernar. Pero, ¿tiene la voluntad política para terminar con esta abyección? ¿Podrá —y sobre todo querrá— ir contra la siembra de muerte de los bárbaros?

    La libertad, la justicia y los desterrados de «Diego García» esperan su palabra y la de la Unión Europea.
    ARTÍCULO EXTRACTADO DE:http://elproyectomatriz.wordpress.com/
    SUGIERO QUE SE ZAMBULLAN EN SU WEB.... Y ENCONTRARÁN MATERIAL TAN ABERRANTE COMO ÉSTE QUE LES ENVÍO...
    ES QUE EL IMPERIO TIENE SED Y HAMBRE DE SANGRE PERMANENTEMENTE....
    AUNQUE LOS HAMBRIENTOS, SEAMOS LOS PUEBLOS QUE SUS SANGUINARIOS Y HOMICIDAS GOBERNANTES, YA VIENEN VAMPIRIZANDO...
    Licenciada Ines Beatriz Citro Albizu.

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también