Imprimir
Inicio » Especiales, Cultura  »

Revolu Son de Carlos Puebla

En este artículo: Carlos Puebla, Cuba, Cultura, Música
| 4

carlos-puebla Nos pegábamos por horas a Radio Habana Cuba. Uno escuchaba unos inconfundibles acordes de Son Montuno seguido de una igualmente inconfundible voz: “Aquí pensaban seguir jugando a la democracia/ y que el pueblo en su desgracia/ se acabara de morir…”. Y hasta había en la programación un espacio para aquella voz que no era la del Benny, ni la de Roberto Faz ni la de Barbarito Diez. Era la de Carlos Puebla con su grupo “Los Tradicionales”. Con los meses fueron llegando de a poquito las canciones de Puebla. Luego vendría la combinación con los temas de Alí Primera, con la Nueva trova Cubana, con la Canta (como dice Lilia) Latinoamericana emergida desde el Sur y en fin, con aquellos temas militantes que todavía conservamos en aquellos álbumes de “El cielo por asalto” y otros mas. Las canciones de Carlos Puebla entraban  para algunos en aquella odiosa definición de panfletarias, y Alí Primera puso las cosas en su sitio cuando cantó: “Será panfletaria / pero milito con ella”. Y Puebla ahí: el mas viejo del grupo de los insurrectos cantores caribeños, con una historia que no comenzó en 1959 ni por asomo. Era el trovador que daba serenatas para distraer a la gente mientras los rebeldes sacaban armas de un sitio a otro en tiempos de Batista.

Así conocimos a Carlos Puebla, el hombre que falleció hoy hace 20 años, generando el empellón luctuoso de otra pérdida de la música popular latinoamericana.

Carlos Puebla

De las curiosidades asociadas a sus fechas tenemos que Carlos Manuel Puebla nació un 11 de septiembre (1917) el día del cumpleaños 5 de Ignacio Villa, Bola de Nieve. Sólo que el Bola nació en Guanabacoa (tierra embrujada en la que también nacieron Rita Montaner y Ernesto Lecuona entre otros) y Carlos Puebla nació en Manzanillo, la hermosa ciudad caribeña ubicada sobre el inmenso golfo de Guacanayabo.

Le tomó gusto a la guitarra de tanto ver a su hermano tratando de aprenderla en un central azucarero, y tenía una armónica que no dejaba de tocar por las calles de su pueblo. Su padre era un mecánico casi siempre desempleado y el jovencito tuvo que trabajar  en varios oficios para aportar a la casa. La cosa es que cuando se abrió la primera radio en Manzanillo comenzando la década de los treinta, Carlos se fue para la radio a cantar… y no paró nunca mas. En Manzanillo conoció a Rosalba Juárez, quien era de Holguín y de ella se enamoró, siendo siempre el amor de su vida. Con ella se casaría en 1948, tendrían una hija y con el tiempo, los nietos.

Para 1952 Ya Carlos Puebla estaba en La Habana y conformado “Los Tradicionales” agrupación de pequeño formato integrada por  Santiago Martínez, Pedro Sosa y Rafael Lorenzo. La cosa se puso fuerte en Cuba con el Asalto al Cuartel Moncada en julio de 1953, pero lejos intimidarlo el asalto se convirtió en un estímulo para Puebla y su grupo. Y es que efectivamente antes del triunfo de la revolución Cubana en 1959 ya Carlos Puebla hacía y cantaba letras incendiarias en tiempo de Son montuno con todas las de la ley.

Los Tradicionales se hicieron grupo de planta en “La Bodeguita del Medio” y allí vivió Puebla episodios importantes. Por ejemplo, había que saber quiénes estaban en el local a la hora de cantar temas políticos. Eran tiempos de Batista. Sin embargo una vez cantó delante de un esbirro “Los caminos de mi Cuba” en el que hacía un paralelo entre  los caminos pobres y los de las propiedades de los presidentes. El esbirro sólo le dijo que le agregara un verso cuando él fuera presidente. “Este es mi pueblo”, “Plan de machete” y “Ay, pobre de mi Cuba” eran temas políticos suyos antes del triunfo de los barbudos. Con relación a “Ay, pobre de mi Cuba” hay una anécdota  reveladora.  Mandaba Batista y Puebla fue invitado a la televisión debido a su fama. Le pidieron hacer tres temas. Los dos primeros fueron románticos, pero el tercero fue precisamente “Pobre de mi Cuba”, una guajira con versos como éste: “Aquí falta, según veo, un nuevo gesto mambí/ la palabra de Martí o el machete de Maceo”. Y cuentan que cuando terminó de cantar nadie quería salir del canal porque pensaban que afuera ya estaba la policía.

De la Bodeguita del Medio es también la historia de Puebla y Nicolás Guillén. Un día llegó Guillén y Puebla lo saludó: “¿Cómo está, poeta?”. Y Guillén le dijo: “El poeta eres tú”. En entrevista concedida en Cuba la viuda de Puebla, Rosalba Juárez señaló que entre los amigos del trovador  estaban Guayasamín, quien incluso le hizo un retrato, Salvador Allende, Pablo Neruda, Agostinho Neto  y Ernest Hemingway, quien escribió en Cuba “Por quién doblan las campanas” y “El viejo y el mar” y que recibió un Pulitzer en 1953 y el Nobel de Literatura en 1954, ambos festejados  con Puebla en La Bodeguita. (El Nobel descansa a los pies de la Virgen de la Caridad del Cobre en Santiago de Cuba)

Carlos Puebla le dio la vuelta al mundo con sus sones militantes y su grupo Los Tradicionales. Le vimos una vez en Maracaibo en el teatro Baralt  y hasta en Venezolana de Televisión. (¿Se conservará esa presentación?)

Falleció en La Habana el 12 de julio de 1989. Estuvimos en su sepelio en el cementerio habanero. Fue trasladado a Manzanillo en 1994. En su ciudad natal tiene una imponente estatua y una imagen en el Museo de Cera de Bayamo. La casa de la Trova de Manzanillo se llama “Carlos Puebla”, el hombre que compuso Hasta siempre Comandante de un tirón cuando escuchó a Fidel leer la carta de despedida del Che, (3-10-1965) y que compuso “Que pare el Son” cuando se conoció de la muerte del Guerrillero Heroico, además de haber retratado musicalmente como nadie la cotidianidad de su pueblo en revolución.

Quién iba a decir que 4 días después de la muerte de Carlos Puebla se marcharía también el Poeta  Nicolás Guillén…

Una vez dijo Puebla: “Yo no soy un cantante. Yo soy un cantor. Cantante es el que tiene con qué. Cantor es el que tiene por qué”. Así sigue siendo.

Lil Rodríguez, Periodista
lilrodriguez@cantv.net

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Agustín Dimas López Guevara dijo:

    Lil, muy conmovedora tu crónica sobre Carlos Puebla: este es un pequeñó homenaje que le he escrito y forma parte del libro “Todo es música y razón”

    Carlos Puebla

    Carlos Puebla, tradición,
    compositor de la urgencia,
    puebla con la inteligencia,
    el timbre suyo en el son.
    Canto de aliento, la acción
    patriótica que dispara
    su canción al Che Guevara,
    despedida que es regreso:
    la voz dulce de su beso
    sembrándolo en Santa Clara.

    Agustín Dimas López Guevara

  • Deyanira Chávez dijo:

    Para tener esta fibra que tenían cantautores como Puebla y Alí Primera tiene que llevarse el sentimiento de pueblo en la piel, en la sangre, en el corazón. Por eso estarán presentes en nuestros corazones al igual que el Ché, Chávez o Fidel. HASTA LA VICTORIA SIEMPRE.
    VIVA EL ALBA, VIVA HONDURAS, VIVA LA PATRIA GRANDE: AMERICA.

  • Claudio Cataldo dijo:

    Poema
    “SALVADOR Allende”

    En las faldas de la gran Casona
    Reposa tu imagen serena
    Forjada con manos de arte
    Tu estampa figura,
    Rodeado de piletas y árboles
    Por donde pasaran los Hawker Hunters.
    Aquella mañana de cobardía
    Concierto de botas y voces
    Que se imponían con sangre
    Cambiaban el destino de la historia.
    Cubierta de lodo quedaba la gran Casona,
    Se desplomaron paredes, ventanas y puertas,
    Vainillas de balas decoraron las Grandes Avenidas,
    Como pompones de nieve en los nórdicos caían
    Santiago en penumbras las calles morían.
    Estadio repleto de almas puras
    Con pasión te siguieron hasta la última hora.
    Salvador tu imagen esta perpetua
    Grabada en la mente, fundida en la historia.
    Hoy visitan tu imagen reposada
    Hombres, mujeres, jóvenes y niños
    De todos los continentes,
    Que pasan observando tu implacable figura
    Esculpida sobre piedra
    En las faldas de la gran Casona,
    A la izquierda del portal de la Casona
    Observada de la plaza constitución
    Rodeado banderas flamean al viento
    Susurrando tú último aliento.
    Grabadas tus últimas palabras
    A tus pies, Tengo Fe en Chile y su Destino…
    A lo lejos pareciera que de pronto
    De Tomas Moro llegando
    En el negro carro mustang
    Presidente con escoltas y tu pueblo aclamando,
    Aparecieras con tu mano en alto
    Salvador Allende, querido Presidente
    Tú imagen viva estás presente.
    Abro mis ojos y todo se ha esfumado
    Era solo un sueño que por segundos
    La gran Casona me ha obsequiado.
    Pasado y futuro se fusionan
    Formando una estela de pasiones
    Con tu imagen reposada
    A los pies de la gran casona
    Tu imagen serena,
    Quedo tu huella tallada
    En pilares, paredes, puertas y ventanas.
    De la Gran Casona Blanca, tu vida Consolidada…

    Claudio Roberto Cataldo Monsalves
    Autor

  • Ana dijo:

    Garcías por recodar a quien le dio tanta energía revolucionaria a los que hoy estamos en los 40 y algo

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Lil Rodríguez

Periodista venezolana. Ex directora del canal de Televisión de su país TVES.

Vea también