Imprimir
Inicio » Cultura  »

A mí la inquisición me hubiera achicharrado (II y final)

Publicado en: NosOtros
En este artículo: Antropología, Cultura, Religión, Tierra, Vida
| 22

Entrevista con el santero Remberto

InquisiciónRMLG: ¿Qué piensa usted de las sectas satánicas?

Remberto: Desconozco lo que hacen, cómo se organizan; ni siquiera sé dónde están. Yo le tengo terror al diablo, a lo que se entiende por diablo, a todas esas cosas raras y oscuras. Eso me produce pánico.

RMLG: ¿Usted considera racional que existan esas sectas?

Remberto: Racional no. No puede haber racionalidad antihumana. Pero sí creo que es lógico que existan. La adscripción de las personas a una u otra denominación religiosa está en dependencia de la personalidad de cada cual. Hay individuos que son verdaderos Satanás. Y hay otros que son verdaderos santos. La sociedad tiene mucha influencia en eso. Y es lógico que la gente se agrupe por afinidades e intereses.

RMLG: ¿La sociedad debe oponerse a este tipo de prácticas religiosas o se les debe dar oportunidad de expresarse?

Remberto: Eso debe frenarse; todo lo que conduzca a la destrucción de la humanidad debe frenarse. Esas religiones son como un mundo sin sol. Y existen de verdad.

RMLG: ¿Cree usted en el Juicio Final?

Remberto: De alguna forma creo. Pienso que en el momento en que hagas tu deceso y te retires del globo terráqueo, habrá alguien -al que nosotros llamamos Dios, Olofi, Olorum, Olodumare, como quiera que sea- que debe determinar, de acuerdo a la actitud tuya en la vida, el lugar que te ha de corresponder en el otro mundo. Un mundo que no sabemos cómo es. Para los católicos está muy bien definida la existencia de un paraíso, un purgatorio y un infierno. Para mí la el asunto no está tan bien definido. Yo imagino que solamente deben existir dos lugares: uno maravilloso, y otro en que tengas que pagar por el daño que hiciste durante tu trayectoria como humano, como ente material aquí en La Tierra. Pero no puede ser que te pases la eternidad pagando. Eso es ilógico. Tampoco puede ser que todos vayan al mismo lugar, que se dé el mismo estímulo al individuo que siempre ha hecho daño y al individuo que no ha hecho daño nunca. Digo yo, quizá yo esté equivocado.

RMLG: ¿Sobre qué base usted piensa que debe ser así?

Remberto: Certeza no tengo ninguna. Podría no existir ese Juicio Final. Podría ocurrir que tuviéramos una trayectoria determinada, un ciclo vital en que crecemos, nos desarrollamos, caminamos, amamos, estudiamos, trabajamos, no sé, y de pronto, se acabó todo. Sólo quedarían cenizas. Es triste imaginar que las cosas fueran así. Aquí entra la reflexión sobre el sentido de la vida y sobre la regulación de la conducta. Quizá nunca se sepa la verdad.

RMLG: ¿Cómo usted se representa el otro mundo?

Remberto: No me he puesto nunca a reflexionar sobre el otro mundo, quiero decir, a intentar penetrar con lógica en ese arcano, seguramente por el hecho de que estoy convencido de que eso está vedado a toda inteligencia humana. Sin embargo, a veces, cuando me voy fuera de mí y me pongo a jugar con ideas que me rondan, imagino un lugar muy plano, de una quietud extrema, donde existen cosas que en La Tierra conoces como bonitas, atractivas; digamos, flores, olores agradables, paisajes hermosos…

RMLG: ¿Cree en el infierno?

Remberto: No. Te decía que existen dos espacios: uno donde se tienen que pagar las deudas que uno contrae en la tierra por las malas acciones, que no sé cómo será, si es con llamas, si es con aceite hirviendo, si es con el diablo, no sé…, pero es un lugar donde no es agradable estar, hasta que cumplas y pagues el daño que hiciste; y otro espacio donde, de entrada, vas a estar agradablemente acomodado, donde te vas a sentir bien.

RMLG: Usted cree más bien en el purgatorio.

Remberto: Creo que sí, se ajusta más a mi idea, claro, no en la forma de La Divina Comedia de Dante, con los círculos, el embudo, los diferentes niveles. Lo que no conozco es la manera en que se va a pagar. Pienso que el castigo no debe cerrar la puerta al arrepentimiento.

RMLG: Y en el Diablo, ¿cree?

Remberto: En el Diablo-Diablo no creo. Hay personas que, por su manera de actuar y de pensar, por su actitud ante la vida, se les dice que son el Diablo. Es una forma de denominar esa cosa maléfica que tienen arriba.

RMLG: Pero, ¿cabe concebir un espíritu en el que se concentre el Mal?

Remberto: No, no, no, ni en una forma en que tenga rabo, ni tarros, ni tridente. No, eso no, Esas son concepciones humanas.

RMLG: ¿Y por qué se ha creado esa imagen?

Remberto: Porque el hombre representa lo maléfico bajo un aspecto anatómico desagradable. En cambio, lo que sea beneficioso lo representa con una forma agradable. ¿Imaginas que el Diablo pueda representarse con la imagen de un individuo angelical, con la cara bonita, vestimentas claras, nobleza en la mirada? En cambio, las representaciones de Jesucristo son diametralmente opuestas. Aquí entran a jugar consideraciones estéticas; se relacionan el arte y la moral, lo bello y lo feo con lo bueno y lo malo.

RMLG: ¿El Diablo le parece un símbolo?

Remberto: Un símbolo del mal.

RMLG: ¿Cabe admitir la existencia de espíritus maléficos?

Remberto: Eso sí: esas mismas personas que existieron y que, al morir, pasan a otra dimensión y desde allí ejercitan su maldad.

RMLG: ¿Usted acepta el concepto de “fuerzas del mal”?

Remberto: Sí. Son fuerzas que influencian sobre uno y lo conducen a actuar mal, a hacer daño. Por ejemplo, si te encuentras en la calle un animalito con sarna u otra enfermedad, ¿por qué habrías de lastimarlo, darle una patada, qué sé yo? La influencia de las fuerzas del mal es esa: darle la patada. Lo mismo ocurriría si pasas por al lado de un anciano y lo empujas.

RMLG: ¿Por qué Olofi admite esas fuerzas?

Remberto: No sé. ¿Por qué Dios admite que nazcan niños con cáncer? ¿Por qué Dios admite las guerras? ¿Por qué Dios admite la mezquindad humana? ¿Por qué Dios admite los odios? ¿Por qué Dios admite que peleen hermanos contra hermanos, padres contra hijos? ¿Por qué admitió aquella diabólica Inquisición que hubiera querido achicharrarme?

Se han publicado 22 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Bruno dijo:

    Estimado Remberto haced a un lado vuestros temores, pues si vos os fijais bien en la imagen medieval que encabeza este oscuro manuscrito, vereis el semblante consumido por las llamas en horrible pena de quien te escribe estas ultimas letras. El escogido, por sus abominables pecados herejistas ha sido Bruno. Espero que mi condena no sea eterna y que algun dia, no muy lejano, Mefistofeles se apiade de mi alma.

  • Carlos Valdés Sarmiento dijo:

    Me gustó mucho el comentario; un anciano sacerdote que quise mucho en mi juventud, siempre decia que la mayor conquista del Diablo era que convenció a los hombres que no existía.
    Es bueno que sepamos que esas fuerzas de la oscuridad existen, para que estemos atentos a no dejarnos influenciar por ellas.
    Todo lo que hagamos, hagamoslo de forma que pueda realizarse en la luz, todo lo que se hace a la luz es porque es bueno.
    Con respecto a la otra vida,…dejemóslo para … la otra vida.

  • Jochila dijo:

    Ok, estoy de acuerdo. No creo que en diablos ni en inquisidores contemporáneos. esos si existen no son parte de mi religión, son del mundo de la aberrante política.

  • Aparicio dijo:

    Esa visión de Remberto corresponde más a una visión católica que yoruba. Los yorubas no tienen paraíso ni infierno y consideran que, al morir, el alma se integra a una especie de espíritu universal. Como vemos, el sincretismo sigue siendo fuerte entre los religiosos cubanos.

  • Ana María dijo:

    Bruno, tampoco tengas miedo tú, que nadie te va a achicharrar. Tú debes ser un buen tipo, a quien seguro pondrán en el paraíso plano del que habla el entrevistado oliendo flores y escuchando pajaritos.

  • José Antonio dijo:

    Yo estoy de acuerdo con Remberto, pues ponerse a hablar del diablo en el siglo XXI me parece la cosa más ingenua del mundo. El diablo es el propio hombre que no ha sido iluminado por la idea del Bien. Es la fiera, la bestia, el animal de la selva.

  • Juan A. dijo:

    ¡Así que Giordano Bruno bajó del (o subió desde) el Infierno para escribir en Cubadebate! ¿O lo estará haciendo desde allá?

  • Umar dijo:

    Decididamente la vida es demasiado breve para que una persona pueda abarcar todos los conocimientos.Si esta misma entrevista fuera realizada a mil religiosos de diferentes denominaciones obtendríamos mil criterios diferentes sobre estos mismos tópicos que evidencian entre otras cosas,la pertinencia del tema,la necesidad de debatirlo de sacarlo de esos compartimentos estancos donde han permanecido durante tanto tiempo y sobre todo, cuan simplistas tienden a se la sexplicaciones que en ocasiones dan ¨conocedores del tema¨a asuntos tan complejos como son las creencias religiosas y sus manifestaciones asi como el tan complejo concepto del mal y del bien.Pero Martí sabía que una sociedad que niega o no cree en Dios es una sociedad que se extravía que pierde sus valores éticos.Invito a que si se va tratar el tema se abra a los que también tienen algo que decir al respecto:urge.

  • Evangelista dijo:

    “En lo que se refiere a los diablos, la raza humana puede caer en dos errores iguales
    y de signo opuesto. Uno consiste en no creer en su existencia. El otro, en creer en
    los diablos y sentir por ellos un interés excesivo y malsano. Los diablos se sienten
    igualmente halagados por ambos errores, y acogen con idéntico entusiasmo a un
    materialista que a un hechicero.” C.S.Lewis
    creo q decirle ingenuo a alguien q hable del Diablo en este siglo, o en cualquier otro, es un grave error, aunque la humanidad lo niegue, existe del principio de la creación y creánme su presencia va muchísimo más allá q simples sectas satánicas. Saludos

  • Juan A. dijo:

    Umar, me inspiran respeto tus palabras, muy sobrias y ponderadas. Sugiero expongas aquí mismo tu visión. Por experiencia conozco que la gente lee tanto los comentarios como los propios trabajos.

  • Fukux dijo:

    Evamgelista, el diablo no existe. No existe, no existe, no existe.

  • Evangelista dijo:

    Amigo Fukux, acaso posees tú la fuente de Verdad absoluta, que te permite hablar con tanta vehemencia y convicción…te invito a reflexionar, y por favor no me respondas basado en la lógica porque ese campo, aunque pertenece a la realidad, está fuera de su alcance. Para profundizar más puedo decirles que conozco personas que han tenido experiencias personales con él. Saludos

  • Fukux dijo:

    Ni sé qué decirte, Evangelista. Estoy de acuerdo con que estas cuestiones rebasan la Lógica, pero la suposición de que existe un espíritu que concentra en sí el Mal trasciende no sólo mi entendimiento, sino incluso mi capacidad de intuir, imaginar, forjar quimeras. Yo he tenido experiencias espirituales, pero benignas todas. Me ionclino a creer que Remberto tiene razón: existen fuerzas del mal, espíritus maléficos, pero no el Diablo con mayúscula, el Anticristo, Belcebú, Satanás, Mefistófeles, etc. Esto lo digo, por supuesto, con respeto por las opiniones contrarias.
    ¿Tendrías la amabilidad de comentarme sobre las experiencias de este tipo que tuvo tu conocido? hasta donde se pueda, claro está.

  • Bruno dijo:

    Gracias, amiga Ana Maria por tus palabras de consuelo, pero no hay apelacion posible. Este Sr. de la cola larga y flechada es tan desalmado como el conocido ex-presidente del norte, cuya proximidad se puede detectar por el pungente olor a azufre y quien no se compadece de nadie. A proposito, dicen que ahora salio de su escondite y quiere hacerse el bueno escribiendo libritos, pero no se ha percatado de que a “Filiberto”(Lucifer) no se le escapa nadie y tampoco tolera impostores con olor a huevos podridos. Le tiene reservada una caldera especial a temperatura moderada pero sin telefono y cerca del punto de ebullicion, pero sin llegar a el para que no se desmaye antes del tiempo que le corresponde.

    Al amigo Juan A. Quiero comunicarle que el sitio de Cubadebate es bien popular por aqui y que si nos portamos bien y no gritamos mucho, los Domingos se nos permite leer las noticias y los comentarios tan interesantes e informativos de ese sitio digital.
    Agun dia, si el diablo me lo permite, les voy a enviar una larga lista de los personajes de la “Cuba de Ayer” que he visto por estos andares con el trasero lleno de ampollas y la misma ropa conque llegaron. Ahora se arrepienten de haber tratado mal a los pobres. Bien tarde!
    Los que aqui entran tienen que abandonar toda esperanza y someterese a un cateo peor que los de los aeropuertos de USA.
    Mis consejos para todos en la acojedora y añorada tierra es : Portense bien, porque aqui si que no valen las protestas de algunos blogeros ni de los llamados “Defensores de los Derechos Humanos!
    Saludos a todos mis amigos de Cubadebate!

  • Bruno dijo:

    El (el ser humano) se cree que es la mascota del Creador … y llega a creerse que el Creador lo ama; que tiene pasion por el; que se sienta por las noches a admirarlo y que lo vigila para protegerlo. El le reza y se piensa que el Creador lo escucha. No es esta una idea extrana?. El le ruega por ayuda y favores todos los dias y lo hace con esperanza y confidencia tambien, aunque ninguna oracion haya sido escuchada alguna vez.
    Mark Twain (De su serie tituladas : “Cartas desde el Infierno”)

  • Jochila dijo:

    Fukux ¿por qué estás tan seguro de que no existe esa entidad?
    ¿pruebas? ¿O qué?

  • Fukux dijo:

    Seguro no hay nada. A Seguro se lo llevan preso. Yo creo que el Diablo es una abstracción de los seres humanos. Coge a los hombres y quítales todo lo bueno que puedan tener (el amor, la bondad, la justica, etc.) y déjales sólo lo malo (el odio, la destruccuión, el egoísmo, etc.). Eso que te queda es el Diablo.

  • Juan A. dijo:

    Bruno, ¿tú escribes desde los Estados Unidos?
    Ese es otro infierno.
    ¡Envíanos la lista de la que hablas!

  • Ismar Yhanpozka dijo:

    Aparicio, hombre, no se si lea esto. Pero le explico algo, no existe nada en estado total de pureza. Nosotros los cubanos somos ese sincretismo. Y lo amamos.
    Debe saber que no somos yorubas puros ni europeos cristianos… somo eso: puro sincretismo de todo. Y como le dije: lo amamos.

  • Bruno dijo:

    Juan A.
    Estoy aproximadamente a unos 150 Km del centro de la tierra. El Diablo escogio este lugar por las altas temperaturas y obviamente por razones economicas. Estoy planeando salir por el crater de un volcan apagado cuando todos esten durmiendo. Estuve, a escondidas, escribiendo un diario pero las paginas se quemaron, asi que olvidate de la lista.
    Dice Filiberto (Lucifer) que los que no creen en el se van a llevar tremenda sorpresa.

Se han publicado 22 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Rosa María de Lahaye Guerra

Es doctora en Ciencias Filosóficas y antropóloga cubana. Actualmente es profesora de la Facultad de Filosofía e Historia de la Universidad de La Habana. Tiene varios libros publicados, entre ellos “Yemayá a través de sus mitos”, en coautoría con Rubén Zardoya.

Vea también