Imprimir
Inicio » Cultura  »

La hierba que deben buscar y la música que deben oír

| 26
  • Por los rumbos de la curandería popular

babalu-ayeRM- Yuriel, quedamos la semana antepasada en que, tanto para los santeros y babalaos como para los médicos, el sentido de su acción es proporcionar bienestar a las personas. La entrega es absoluta, pero difieren los caminos a seguir. ¿Pudiera hablarme sobre esto?

Y- Antes quisiera insistir en que mucha gente inteligente y con alto nivel de instrucción se vincula a nuestras formas de curar que, como hablábamos, se han visto despreciadas por ciertos sectores de la medicina occidental. Pienso firmemente que existen múltiples factores sociales, psicológicos y cognitivos que intervienen en estos modos de pensar y de actuar. ¿Por qué han ganado mérito estas prácticas, pese a estar desacreditadas por la ciencia? Es lo que me pregunto a cada rato. Soy babalao e ingeniero graduado en la ex URSS. En la ciudad donde estudié conocí personas de más de cincuenta países y ninguno tenía hábitos ni siquiera parecidos respecto a la salud, y mucho menos respecto a las formas de restablecerla cuando la perdíamos. Aquel fue el laboratorio que me llevó a reflexionar en este complejo proceso. Aparte de los libros gruesos de ingeniería, leí mucho sobre medicina alternativa y tradicional de muchísimos lugares. Me impresionó conocer que todos los medicamentos que existen en el mundo no ayudarían tanto a África como el agua. Si se garantizara el agua debidamente potabilizada en ese continente, se resolvería el 90% de las enfermedades que padecen los africanos. Unido con el agua, esas personas necesitan escuelas, viviendas decentes, recreación adecuada. Y necesitan ser oídas por el médico, necesitan percibir que se les trata como seres humanos, con problemas, preocupaciones, angustias, esperanzas. Por otro lado, no es posible comprender la reacción de la gente ante la enfermedad y la muerte si no se conoce el tipo de sociedad en la que han crecido y de la que forman parte. Creo que es lo que ocurre con las personas de origen africano en Cuba; tienen un arsenal de conocimientos legado por sus padres, abuelos y bisabuelos, que de alguna manera contrasta con otras formas de conocimiento que coexisten con él y que tienen el mismo derecho a la existencia.

RM- ¿Por qué dice que esas son prácticas desacreditadas?

Y- Es una manera de decir. Tenemos un diálogo bien difícil con la medicina occidental, o de hospital, o científica, a la que algunos llaman cartesiana. Sería todo un reto escribir extensamente sobre esto. Aunque existen grupos de médicos que mantienen un diálogo más suave con nosotros, nos miran con interés y hasta se interesan por prácticas concretas que tenemos. Leí en Internet, hace algo menos de diez años, un artículo de una doctora cubana sobre la medicina tradicional y natural, que era un intento de aproximación de ambas cosmovisiones; pero en su análisis no se incluía la curandería que viene de los ancestros africanos, y eso en Cuba no es un desliz, es un “olvido” consciente. Hay muchas causas que generan esta falta de entendimiento entre las formas populares y tradicionales de sanar y la que llaman científica. Nadie está por encima de nadie a la hora de procurar salud y bienestar. Creo que los estereotipos que nos han endilgado han servido para meternos a todos los curadores en un saco. Me disgusta que digan que esto es brujería o movimiento diabólico. Nada que ver. Hablan de esa manera los que no conocen, los etnocéntricos que sólo quieren que el mundo se vea a través de sus espejuelos y no admiten otra manera de enfrentar o ver la vida. Hay que seguir insistiendo sin cansancio en las lecciones de tolerancia que nos dejó Don Fernando Ortiz. Es un proceso complejo porque está relacionado con el conocimiento de las formas de pensar que tiene la gente sobre su enfermedad, para que los curadores actúen en correspondencia, y eso no es fácil, ni se adquiere con sólo querer. Cuando usted me propuso hacer esta serie de entrevistas, traté de leer lo que se había estado publicando en esta sección de Cubadebate, y los comentarios de algunos lectores me espantaron. Al parecer, de una constatación particular hacen una teoría general.

RM- Sucede, pero los cibernautas nos sometemos a estos y otros riesgos. Usted me decía en nuestro encuentro anterior que el 50% de las personas que atiende no tienen creencias religiosas. ¿Les pregunta?

Y- Casi un 50% no lo es. No hay necesidad de preguntar si tienen o no creencias religiosas, ellos mismos lo dejan saber. Y con esta paciencia que me caracteriza les explico a todos los visitantes lo que sé, para que conozcan su propio cuerpo. Cuando las personas se autoconocen se independizan muchísimo. Esas enfermedades cíclicas como las alergias, la artritis, la migraña, el asma, que tienen períodos de baja y de alza, deben ser bien conocidas por quienes las padecen, para no invadir el cuerpo innecesariamente. Las personas salen complacidas y me lo demuestran. Los resultados están ahí, hablan por sí solos. Desde la hierba que deben buscar hasta la música que deben oír si quieren vencer el stress que los hace padecer.

RM- Y en caso de que no pueda resolver alguna complicación que traiga alguien, ¿lo manda para el hospital?

Y- Por lo menos aquí hay mucha gente preparada que sabe lo que debe hacer respecto a su salud. No es el caso de otros países en que el número de analfabetos es impresionante. Y si sus enfermedades o dolencias tienen alguna complicación, saben a dónde dirigirse. Algunas premisas indican por dónde cada cual debe dirigirse, como es el caso del reconocimiento de las capacidades de las prácticas tradicionales, la manifestación biológica de la enfermedad, el miedo a someterse al dolor, la idea que tienen sobre el riesgo que corren. A ello se unen los patrones culturales de cada cual, que determinan su comprensión de la enfermedad.

RM- ¿Habló indistintamente de enfermedad y dolencia?

Y- Indistintamente no. Son estados diferentes.

RM- Perfecto. Es un buen tema para otro encuentro. ¿Le parece?

Y- De acuerdo.

RM- ¿Me decía sobre su nombre?

Y- Ah sí, que mi nombre de nacimiento es José Andrés y Yuriel es adoptado. Lo quería aclarar por la lectora que me reconoció. Efectivamente desde hace quince años vivo en La Habana Vieja. Si me lo permite, de paso deseo enviar un mensaje para los lectores de esta sección. Es una idea que me impactó desde que la leí en mis tiempos de estudiante, del director inglés Thomas Beecham: “Si yo fuera un dictador, obligaría a cada persona entre los 4 y 80 años de edad a escuchar a Mozart durante un mínimo de 15 minutos al día, al menos durante cinco años”. Sin dictadura, háganlo, les hará mucho bien.

Se han publicado 26 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • F. Juan Águila dijo:

    Las Plantas Medicinales reciben este nombre debido a que están en los principios activos de infinidad de medicamentos desde hace mucho tiempo.

    La historia relata las formas en que individuos de comunicdades primitivas “Curaban”, que ahora se ha adoptado el término “Sanar” o “Sanadores” asociados con ciertas técnicas utilizadas.

    ¿Por qué es que las personas que tienen “Facultades” en el mundo de los espíiritus tienen más posibilidades de manejar el Reike, según mi experiencia de hablar con muchos en Cuba y otros países,por ejemplo?

    Es un tema sumamente interesante.

  • F. Juan Águila dijo:

    Ya que hice mención a las “Sanación” me gustaría aclarar que así como dije que los que poseen “Facultades” manejan mejor el Reike, también debo decir que tanto los que poseen estas facultades como los que han tomado cursos o leído libros y no saben de Anatomía del Cuerpo humano no podrán ser nunca buenos “Sanadores”.

    Dije una vez “las enfermedades de los médicos para los médicos” y los problemas de la “Santería del daño” para los que manejan estos temas.

    No se pueden negar uno al otro.

    Un médico santero tienen muchas posibilidades de descartar cual es el verdadero problema o si son ambos.

    Detrás de la medicina hay Ciencia y de la Santería también. Por ello mi libro “Ciencia y Religión” y ya pasé el Índice la semana pasada.

    Lamento no poder participar en los debates. Hay 6 horas de diferencia y salvo que se mantenga hasta el día siguiente no es posible.

    He reconocido que el flujo de información es muy veloz y constante y hay que renovar.

    Prof. Dr. F.. Juan Águila
    Especialista de II grado en Ortodoncia. Ph. D.; Dr. Sc.

    e-mail f.juanaguila@ymail.com
    Web http://www..aguiram.com

  • Ana María dijo:

    El compañero Yuriel se ve que es una persona entendida, bien preparada, sólida. Me parece muy interesante lo que dice. Conozco personas que se emborrachan con pastillas que no saben bien de dónde salieron ni para qué sirven en verdad y que viven albergados en los hospitales. Paz, tranquilidad, comprensión, amor, saber que tus seres queridos están asegurados, eso es lo que necesitamos para estar saludables. Y buena música, aunque tantas horas de Mozart quizá sea demasiado.
    Maestro, mis respetos para usted.
    Ana María Carricarte

  • Evelio Montoto dijo:

    Por lo visto hay curanderos reales y otros farsantes, ¿cómo determinar cuál no es farsante? Del otro artículo me pareció entender que los no farsantes eran los babalaos, ¿es así? ¿o hay “también” babalaos farsantes? Por favor, respondan con sinceridad a estas preguntas, no las dejen en suspenso. La iglesia Católica ha tenido que reconocer la existencia de sacerdotes pederastas.

    Una cosa es la medicina tradicional y otra curar mediante ofrendas a deidades, creo en la primera no en la segunda. Hay quien liga las dos cosas y tal parece entonces que fueron los dioses los que curan.

    Que alguien sea universitario no significa, por favor, que sus creencias sean las adecuadas. Cualquiera es universitario, aunque no tenga dos dedos de frente. Se puede ser instruido y no sensato.

    Tengo una anécdota que honra a un babalao:

    Hace más de 10 años una vieja amiga no creyente en nada, desesperada por tener un nieto en fase terminal, se dirigió a un babalao (universitario como el entrevistado) y éste le dijo: “Mira, no está en mis manos ni en las tuyas su cura, no te dirijas a otros ya que te pedirán muchas cosas para ofrendas y rituales que por tus condiciones económicas te van a arruinar, usa todo el dinero que tengas para alimentar bien a tu nieto y darle bienestar, reza al Dios en que tu creas y dale amor a tu nieto”. A eso yo le llamo ser sincero y no farsante, pero todos sabemos bien que la gran mayoría no es así, estoy cansado de oir anécdotas de babalaos farsantes, incluso una canción muy de moda.

  • Ana María dijo:

    Oye Evelio, dónde tú has visto que hay seres humanos y no hay farsantes? Desde el año de la corneta para acá los farsantes son una constante pi en todo lo humano y lo divino. Hay maridos farsantes y jefes farsantes, hay farsantes curas, militares, y por ahí ni sigo. También hay médicos farsantes que deben haberse graduado haciendo fraude porque una se da cuenta de que no saben donde están parados y hay que estar locos para hacerles caso, vaya a saber usted cuanta gente han matado. Hasta relojeros farsantes conozco, a los que vas a ver para que te cambien las pilas y te ponen pilas viejas. Claro que hay babalaos farsantes. Pero menos mal que al lado de todos esos hay mucha gente decente tanto entre los militares como entre los médicos como entre los babalaos. Ahí es donde tú tienes que observar, probar y pensar, porque no hay como un día tras otro para conocer a la gente.
    Dios te bendiga Evelio.
    Un beso de Ana María Carricarte

  • F. Juan Águila dijo:

    La pregunta es el epicentro de la cuestión. Puede ser considerada con un comentario que leí hace unos días de esta sección pero es anterior si existe “Código ético”

    Desde que comencé a escribir algunos comentarios para Cubadebate en una ocasión comenté e hice hincapié, en los problemas religiosos en Cuba hoy. Esto no tenía nada que ver con que no hubiera plena libertad para que cada cual elija y siga la religión que entienda.

    No se debe decir que haya “Sacerdotes”. con sus categorías, de las religiones que tienen que ver con el “Manejo” de los espíritus, ya sean “Santos” o sencillamente espíritus (Muertos, como se suele decir en el argot) sea mejores que otros. Puede haber un médico capaz de curar las secuelas de un Accidente Vascular Encefálico (Trombosis Cerebral, porque las cardíacas, pulmonares, muslo) y eliminar la mayor parte de los síntomas que aquejan a la paciente (Ya lo comenté); pero que si el origen fue una “Brujería”, hablando claro (Daño, como se dice) si el médico no tiene la preparación necesaria no le quitara el 2Agente etiológico” o causa nunca. Solo lo podrá hacer un Sacerdote, sin entrar en rangos.

    LO que hay Santeros que todo lo quieren llevar al campo de la santería y es donde se convertiría en un farsante; pero también en un estafador.

    Mi gran batalla es contra el enriquecimiento a costa de las personas necesitadas y es verdad que hay elementos que ofrecen Villas y Castillas y al final no resuelven nada. Yo le llamo a ese “Un Delincuente” o “Farsante si les parece mejor.

    Critiqué el tipo de celebraciones exuberantes que incluían ya hasta grupos de cuerdas, etc. y decía que la música clásica está muy bien, como el Ballet y o la música de cámara. Lo que no veía bien las celebraciones “fastuosas” para honrar un Santo atentando contra el bolsillo de cualquier ciudadano “Normal”.

    Dije también que cualquier día diría que Ochún había pedido un concierto de le “Sinfónica”. Repito que utilizo el Sincretismo inverso. Comentario anterior, para ahorrarle dinero a la gente que pide ayuda, sincera. Los Santos católicos no piden animales. En lugar de llamar a Changó llamo a Santa Bárbara.

    Changó fue homologada con Santa Bárbara. Entonces ambas están homologadas.

    Cuando veo que le dicen a una madre que un niño de 7 años de edad tiene que convertirse en “Sacerdote” y le cuesta miles de pesos. No creo en el que se lo dijo.

    Nuestra religión debería convertir a los sacerdotes en Santos después que fallezcan, según su obra en la tierra.

    Resumiendo: decir que un profesional de una categoría superior tiene más experiencia es lógico; pero los hay farsantes como los de menos categoría.

    Una señora se cansó de visitar lugares pidiendo que quería casarse con su jefe. Le habían sacado dinero donde quiera.

    La que es mi Madrina hoy, lo conté. (Espíritu de 200 años) la trajo a donde su “Caballo” y le dijo: no se gaste “un medio más” Ese hombre casa con “utié”, cuando no se lo pida más.

    Y así fue. Fueron felices y comieron perdices. No le costó un centavo; pero el caballo de mi madrina fue invitada a su boda y le regaló la parejita del “Cake” o la Tarta.

    Recomendar un tipo de música determinado resulta complicado; pero es bueno decir que “toda es música”. No hay culta, no culta y no culta, lo he comentado

    Un muchacho de 17 años de edad acaba de ser elegido ” Director de la Orquesta Sinfónica de en “Seattle y colaborará con todos los “Insignes” directores invitados en los próximos 6 meses.

    Como diríamos en Cuba: el muchacho, es “Enfermo” al POP y cuanta manifestación musical de estos años hay.

  • Lisber Rodríguez dijo:

    PUBLICAN COSAS DE RELIGION YORUBA, PERO NO ESCRIBEN SOBRE EL CRISTIANISMO Y LA FÉ. SOBRE LA CREENCIA EN CRISTO DE LAS PERSONAS Y DEMÁS.

    QUIZÁS SEA UN ERROR MÍO. PERO LA RELIGIÓN YORUBA NO ES ALGO BUENO, AL MENOS PARA MÍ. SUS RITOS SON ESPELUZNANTES, COSAS SOBRENATURALES, NUNCA VISTAS HACEN ALLÍ. SIN EMBARGO, DONDE VIVO, TODOS LOS QUE PRACTICAN EL SANTERISMO LLEGAN A VIEJOS SUMIDOS EN ENFERMEDADES Y EN CONDICIONES PRECARIAS.

    LOS QUE CREEN EN JESUCRISTO NO LES PASA ESO. SON PERSONAS PRINCIPALMENTE EDUCADAS, FORMALES Y EXCELENTES PERSONAS Y SIN TACHA. Y VIVEN UNA VIDA DE GOZO, SIN AVARICIA, SIN ODIO NI CODICIA. INVITO A ALGUN PERIODISTA AFILIADO A ESTE SITIO A HACER FUTUROS TRABAJOS SOBRE EL CRISTIANISMO. NO EL CATOLICISMO, SINO LA FÉ EN CRISTO JESÚS…

    DIOS LES BENDIGA

    SALUDOS A TODOS;

  • Zera dijo:

    ño Lisber, la pusiste buena, jejeje…

    Saludos

  • Iván Fundora dijo:

    Lisber ¿y usted de donde es? Dice que donde usted vive todos los que creen en la santería están en las peores condiciones. ¿Me puede poner al tanto de qué lugar es ese?
    Si responde luego, podemos seguir el diálogo.
    Olofi esté con usted tambien.
    Su amigo Iván.
    Y no lo dude, estaré siempre dispuesto a hecrle el bien.

  • Carlos Valdés Sarmiento dijo:

    Doy la palabra a José Martí, para opinar sobre el tema:
    “Yo vengo a esta discusión con el espíritu de consiliación que norma todos loss actos de mi vida. Yo estoy entre el materialismo que es la exageración de la materia, y el espiritismo que es la exageración del espíritu.“

    José Martí Obras Completas. Edición Crítica. Tomo 3. Página 240.
    Centro de Estudios Martianos; La Habana. 2000.

  • Eneida dijo:

    Lisber, tú lo que eres una fanática, o un fanático (excusa, pero el nombre no me ayuda a precisar). Lo que dices no tiene ningún fundamento empírico, es pura invención y puro proselitismo. Ni los ritos de la santería son espeluznantes, ni es verdad que la gente esté mejor o peor por la religión que profesa. Pareces una conquistadora española, que así hablaban de las celebraciones de los esclavos. Eso en el fondo es ignorancia,y vaya usted a saber, racismo. ¿Qué eres? ¿Testigo de Jehová?
    Dices que Dios nos bendiga y un poco más y nos llamas diablos. Yo le voy a pedir a mi Ochún que no se moleste con tu desfachatez y tus injurias.
    ¿Hasta cuándo cada cual va a a creer que tiene a Dios agarrado por las barbas y que todos los demás son retrógradas, supersticiosos o espeluznantes?
    Cristo, en quien yo también creo, no puede estar feliz con las barrabasadas que hablas y con la discordia que generas. El vino a sembrar paz y comprensión entre los seres humanos.

  • Osvaldo Peniche dijo:

    Me pregunto ¿por qué hay algunos que son tan feroces con los curadores populares y no arremeten contra los que son como el Doctor Nick Rivera (el ejemplo de matasanos que proponen en Los Simpson? Hay tantos ejemplos en los hospitales como Nick y por eso no hay que generalizar y meter a todos los bata blanca en el mismo saco. Es justo y lógico no confundir la gimnasia con la magnesia. Pero, esa ley es para todo y para todos. Mire yo mismo tengo tres casos que conozco de negligencia en un mismo hospital donde los tres fallecieron en el 2009, y no se me ocurre pensar y menos decir que la medicina es superchería con disfraces científicos. Esto es según la experiencia de cada cual.

  • Ana Ester dijo:

    A mi no me interesa mucho esto de las religiones, no soy religiosa, pero tengo como todo el mundo mis opiniones. ¿Qué le garantiza a la gente que una pastilla es más eficaz que un cocimiento de yerbacualquiera? A mi me ido muy mal con pastillas y he resuelto con yerbas y en otras ocasiones al revés. Me he sentado frente a médicos que son troncos de yuca y me he sentado frente a curanderos que son personas muy decentes e inteligentes, y la buena fama está a favor de los médicos, y otros dicen que hay cada clase de curanderos que son tremendos embaucadores. Esto es como todo, cada cual habla de la feria según le va en ella. Y lo que estamos viendo es que los más intolerantes son los que se dicen más “civilizados y cultos”. “Señores cultos y civilizados” dejen existir a todo el mundo, no se crean dioses, que no son tales. Esto no es debate, es intolerancia, pongámosle el nombre que lleva.

  • Ivan Fundora dijo:

    Según los yorubas, siempre que nosotros sepamos escuchar a nuestro cuerpo, él dará la vía y los medios de cómo recobrar el equilibrio perdido.

  • Afredo Martínez Tamayo dijo:

    Este tema es propicio para echarle una mirada al negocio farmacéutico en el mundo, dominado por transnacionales inescrupulosas. No sólo ponen precios de monopolio en muchos casos inaccesibles a mucha gente, sino que inventan toda clase de medicamentos falsos, que no sirven, lo mismo para el mal de Alzheimer, que todavía no tiene cura y un frasquito de pastillas inútiles vales más de cien pesos, que para la diabetes, que tampoco tiene cura definitiva.
    El problema del embaucamiento médico tiene cinco mil años, y tiene que ver con los interese privados, pero a donde ha llegado el capitalismo ya no tiene nombre.
    Por mi parte, hago el esfuerzo de no tomar nunca ninguna pastilla, ni pincharme, ni nada, porque todo tiene efectos secundarios. Tiene que ser que me esté muriendo. Sólo una veaz fui a un curandero, y no estoy seguro de si me sirvió para algo. Por lo menos me atendió bien. Lo que sí yo hago es tomar muchas infusiones, de muchas yerbas distintas, y comer muchos vegetales y frutas. Eso es salud.

  • Alberto dijo:

    Compañero Evelio:
    Mis saludos de nuevo, con todo respeto.
    La respuesta que le dio Ana María a su primera pregunta es exacta: farsantes hay en todas las esferas de la vida humana, y no existe una regla universal que permita conocer quién lo es y quién no. En este caso, solamente la experiencia y la intuición pueden ayudar.
    Pero quiero referirme brevemente a la conducta del babalao “sincero y no farsante” en el ejemplo que usted puso. Esto tiene que ver con la percepción que él tuvo del origen de la enfermedad. Según nuestra religión, ésta puede tener causas naturales y causas sobrenaturales.
    En el primer caso, la cura debe realizarse por vías igualmente naturales, bien con un médico graduado en la universidad, bien con un sanador tradicional (yerbero, curandero, etc.).
    Sólo en el segundo caso el religioso actúa con métodos propiamente religiosos, que invocan eso que llaman fuerzas sobrenaturales, en los que yo sé que Usted no cree, pero de todas formas le explico. En el fondo, yo estoy convencido de que son tan naturales como las otras, pero esta es harina de otro costal.
    A veces estos métodos se cruzan con los del curandero e, incluso, con los de la medicina occidental (la de los hospitales, que en la discusión ha sido llamada científica o cartesiana, que es más o menos lo mismo que racionalista), y te encuentras quien tira el écuele y te manda a hacer ebó, metodología netamente religiosa, y además te recomienda yerbas que actúan por vía natural y hasta te receta medicamentos de farmacia (porque muchos cubanos nos creemos que somos médicos), lo cual es incorrecto.
    Pero hay babalaos, y creo que es la mayoría de los que no son farsantes, que solo trabajan cuando la enfermedad tuvo causas sobrenaturales, “oscuras” como se dice (lo que llaman brujería, etc.). Imagino que ese haya sido el caso de su historia. Es un hombre decente que se percató de que esa enfermedad era totalmente natural, es decir, se originó por razones genéticas, medioambientales o de cultura alimenticia, y le dijo a la señora: “Vaya con quien puede ayudarla; yo de eso no me ocupo”, al igual (salvando las distancias) que un ingeniero eléctrico puede decirle a un cliente que le pide le arregle una computadora: “Amigo, eso no es lo mío. Vaya a ver a un ingeniero electrónico. Pero le recomiendo que proteja la computadora del sol, le ponga un refrescador…”
    Espero haber logrado explicarme.
    Aprovecho para desearle un feliz año nuevo.
    Alberto

  • Reinaldo dijo:

    ¿Alguien puede decirme si en algún lugar Fernando Ortiz habló sobre los curanderos populares?

  • Animada dijo:

    Está bien interesante eso que comenta Alberto. Mi mamá decía que unas enfermedades vienen por la mano del hombre y otras por la mano de Dios. Alberto explica lo que ella quería decir. Lo difícil es saber por dónde viene cada una.

  • Paquita dijo:

    ¿Alguien me da una luz de un buen curandero bababao o no, que me ayude con desmayos constantes de mi niña de once años? Nadie me ha logrado ayudar hasta ahora.
    Gracias por lo que puedan hacer.

  • Ivan Fundora dijo:

    Reinaldo sería bueno que ayudaras a buscar información sobre ese tema preguntas. Al parecer Cubadebate no responde muchas de estas preguntas que hacemos los lectores. Debería prestar más tención a esto. Fernando Ortiz habló de miles de temas, incluso de algunos de ellos tuvo una postura al principio de su vida y otra opuesta al final.

Se han publicado 26 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Rosa María de Lahaye Guerra

Es doctora en Ciencias Filosóficas y antropóloga cubana. Actualmente es profesora de la Facultad de Filosofía e Historia de la Universidad de La Habana. Tiene varios libros publicados, entre ellos “Yemayá a través de sus mitos”, en coautoría con Rubén Zardoya.

Vea también